Israel En La Profecía

Posted on

ESJ-2018 0703-003

Israel En La Profecía

Por Arnold Fruchtenbaum

¿Qué dice la Profecía Bíblica sobre el futuro de Israel? Hay al menos cinco perspectivas diferentes, que examinaremos aquí, y en el camino examinaremos las Escrituras cuidadosamente para determinar lo que dicen.

LAS CINCO PERSPECTIVAS

La Primera Perspectiva: La Teología Del Reemplazo

La teología del reemplazo entiende que el estado judío moderno es puramente un accidente de la historia que no tiene relación con la profecía bíblica. De acuerdo con este primer punto de vista, cuando Israel rechazó a Jesús como el Mesías, Dios rechazó al pueblo judío. Por lo tanto, todas las profecías sobre el pueblo judío ya se han cumplido, y no se espera ninguna restauración final en el futuro. Dios transfirió todas las promesas de su pacto de Israel a la iglesia y las cumplirá en la iglesia. Las profecías que hablan de una reunión mundial del pueblo judío no deben tomarse literalmente. Más bien, se refieren a Dios trayendo a los elegidos a la iglesia hasta que la iglesia esté completa. Los judíos de hoy pueden venir a la salvación en Cristo, pero simplemente se unirían en la iglesia. Dios no tiene restauración futura para Israel como pueblo étnico. Nada que suceda con Israel hoy está relacionado con la profecía, e Israel no tiene futuro profético.

La Segunda Perspectiva: Restauración Pero Sin Relevancia

La segunda perspectiva toma la perspectiva opuesta. Dios reunirá al pueblo judío de todo el mundo y los restaurará a la Tierra Prometida. Sin embargo, esta interpretación no acepta el estado judío moderno como el cumplimiento de la profecía bíblica porque Israel no se ha arrepentido y no ha recibido al Mesías. El arrepentimiento nacional debe preceder a la restauración nacional (Deuteronomio 30:1-5, Isaías 27:12-13, Ezequiel 39:25-29). Israel experimentará una futura restauración final, pero el estado judío moderno no es relevante para la profecía bíblica en absoluto.

La Tercera Perspectiva: Un Proceso Gradual

La tercera perspectiva entiende que los eventos actuales son el comienzo de la restauración final de Israel. Cada vez más judíos regresarán gradualmente a la Tierra. En algún momento, experimentarán una regeneración y salvación nacional, y el Mesías regresará.

Esta perspectiva aplica las profecías de la Tribulación al Holocausto. La Tribulación ya pasó, y lo que estamos viendo hoy es la restauración final.

La Cuarta Perspectiva: Dos Reuniones Mundiales

Las primeras tres perspectivas no observan que cuando la Biblia habla de una reunión mundial del pueblo judío, en realidad habla de dos eventos distintos. El primero será una reunión mundial en incredulidad en preparación para el juicio: el juicio de la Tribulación. El segundo será una reunión mundial de fe en preparación para la bendición: la bendición del reino mesiánico. Este artículo se centrará en aquellas profecías que claramente hablan de una reunión mundial en incredulidad en preparación para el juicio en lugar de las profecías que hablan de la reunión mundial de fe en preparación para la bendición. Para obtener más información sobre la segunda reunión, consulte el artículo titulado “Reino Mesiánico”.

Tres pasajes bíblicos clave hablan acerca de la reunión en incredulidad en preparación para el juicio.

Encuentro En La Tierra: Ezequiel 20: 33-38

En estos versículos, Ezequiel compara esta reunión con el Éxodo, cuando Dios sacó a toda la nación de Israel de la tierra de Egipto y al desierto de la península del Sinaí. El plan y programa de Dios para Israel en el Sinaí consistió en lograr dos cosas: Primero, debían recibir la ley de Moisés, y segundo, construir un Tabernáculo a través del cual pudieran mantener gran parte de la ley. Con estas dos cosas logradas, debían seguir avanzando hacia la Tierra Prometida. Pero el pueblo se rebeló y murmuró contra el Señor, y en el oasis de Cades Barnea, que estaba en el límite de la Tierra Prometida, Dios juzgó a su pueblo. Aquellos que salieron de Egipto tendrían que continuar vagando por el desierto durante 40 años. Todos los que salieron morirían en el desierto a excepción de dos espías justos y menores de 20 años. Israel se convirtió en una nación de personas libres, nacidas no en la esclavitud, sino en el desierto.

Este contexto histórico es el telón de fondo para el futuro. Pero esta vez, Ezequiel profetiza, Dios reunirá a su pueblo de todas partes del mundo. Esta será una reunión de ira y para ira. Dios reunió a los judíos fuera de la ira del Holocausto. Los eventos del Holocausto nazi, en el que murieron seis millones de personas judías, crearon el escenario mundial para que Israel se convirtiera en un estado. Creó el escenario mundial para la reunión en incredulidad.

Y debido a que es una reunión de incredulidad, es una reunión para un tiempo futuro de ira. En ese tiempo futuro de ira, Dios juzgará una vez más a su pueblo y purgará a los rebeldes entre ellos. Los que permanecen se volverán al Señor; serán llevados al “vínculo del pacto” -específicamente, el vínculo del Nuevo Pacto (Jeremías 31:31-34). Israel experimentará una salvación nacional. Entonces será una nación nueva, una nación regenerada que ingresará a la Tierra bajo su Rey y Mesías para la restauración final.

En estos versículos, Ezequiel describe claramente una reunión mundial en la incredulidad, de ira y para ira, en preparación para un período específico de juicio que conducirá a una salvación nacional y restauración final.

Reunión en Jerusalén: Ezequiel 22:17-22

Ezequiel describe nuevamente una reunión, esta vez enfocándose en la ciudad de Jerusalén. Esta es también una reunión de incredulidad porque Israel está lleno de impurezas de “bronce, estaño, hierro y plomo”. Se reúnen para un tiempo futuro de ira cuando Dios los derretirá y los purificará. Como nación creyente purificada, ellos se volverán al Señor.

Ezequiel habla nuevamente de una reunión mundial en incredulidad en preparación para un juicio futuro específico, pero el propósito del juicio es llevar a Israel al arrepentimiento nacional. Solo entonces Israel experimentará la restauración mundial final en la fe.

Reunión Antes de la Tribulación: Sofonías 2:1-2

En Sofonías 1:7-18, el profeta describe un período de tiempo que él llama “el día de Jehová” o “el día del Señor.” Este es el término bíblico más común para la Tribulación. Describe un terrible período de tiempo que Israel y el mundo tendrán que atravesar antes del establecimiento del reino.

Sofonías 2:1-2 discute un evento que debe ocurrir antes del día del Señor. Cuatro veces el profeta dice “antes” (tres veces en el texto hebreo). Antes de que llegue el período de ira descrito en el capítulo 1, antes de que venga el día de Jehová, Israel debe reunirse. Pero es una reunión de incredulidad, porque la nación todavía no está avergonzada de sus pecados. El propósito de este período es sacar esa vergüenza, hacer que la nación se vuelva hacia el Dios verdadero. Esta profecía claramente especifica una reunión en incredulidad en preparación para el juicio del día del Señor.

La Quinta Perspectiva: Isaías 11:11-12: 6

Entonces acontecerá en aquel día que el Señor ha de recobrar de nuevo con su mano, por segunda vez, al remanente de su pueblo que haya quedado de Asiria, de Egipto, de Patros, de Cus, de Elam, de Sinar, de Hamat y de las islas del mar. Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra. (Isaías 11:11-12).

La quinta opinión reconoce que Israel se reunirá dos veces: una en incredulidad y otra en fe. Pero este punto de vista continúa diciendo que realmente no podemos estar seguros de que el estado judío actual, tal como lo vemos hoy, sea un cumplimiento de esas profecías que hablaron de la reunión en incredulidad. Este punto de vista sostiene que varias reuniones en incredulidad pueden ocurrir antes del específico que cumple las profecías que hemos discutido. Sin embargo, este pasaje en Isaías muestra que solo pueden ocurrir dos reuniones en incredulidad.

LOS HECHOS PERTINENTES

Solo Dos Reuniones

Isaías 11:11-12:6 está hablando de la reunión mundial final en fe en preparación para la bendición. Puede parecer irrelevante para nuestro tema, pero es relevante debido a la forma en que Isaías enumera la reunión mundial final de fe en preparación para el reino mesiánico. En el versículo 11, él lo etiqueta como el segundo. Si el último es el segundo, ¿cuántos pueden tener lugar antes de eso? Solo uno.

La Biblia no permite varias reuniones mundiales en incredulidad. Permite una reunión mundial en incredulidad, seguida por una reunión en fe. Este texto solo permite dos reuniones mundiales de las cuatro esquinas de la tierra. Por lo tanto, el presente estado judío es muy relevante para la profecía bíblica.

Además de estos pasajes que hablan de una reunión mundial en incredulidad en preparación para el juicio, otros tres asuntos corolarios son relevantes para el tema del estado judío moderno en la profecía bíblica.

El Comienzo De La Tribulación

Daniel 9:24-27 registra la famosa visión de los 70 sietes, o el período de 490 años que Dios ha decretado sobre el pueblo judío. Al final del versículo 26, los primeros 483 años de este período de 490 años ya se han cumplido en la historia, llegando a su fin en la primera venida del Mesías.

Pero siete años de este reloj profético permanecen para Israel, los siete años de la Tribulación. ¿Qué evento comenzará los siete años de Tribulación, el septuagésimo séptimo de Daniel? La respuesta se encuentra en Daniel 9:27:

Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador.

El pronombre “él” vuelve a su antecedente más cercano, que se encuentra en el versículo 26: “del príncipe que ha de venir”. En otras palabras, “del príncipe que ha de venir” en el versículo 26 y el “él” que hace un pacto en el versículo 27 es uno y el mismo, el individuo mejor conocido en la mayoría de los círculos cristianos hoy simplemente como el Anticristo.

Los últimos siete años, el septuagésimo séptimo, comienzan con un evento específico y decisivo: la firma de un tratado de siete años entre Israel y el Anticristo. Este es el evento que inicia la Tribulación. El rapto no comenzará la Tribulación; la iglesia será raptada antes de que comience la Tribulación. El rapto es un evento inminente; podría suceder en cualquier momento. El rapto podría suceder muchos años antes de la Tribulación. El punto de partida de la Tribulación no es el rapto sino la firma de este pacto de siete años. Hasta que se firme este pacto, la Tribulación no puede comenzar.

Isaías 28:14-22 también menciona la firma de este pacto. Da la razón por la cual Israel se molesta en hacer un pacto como este: seguridad militar. Cuando Israel firma este pacto, ella confía en el Anticristo por su seguridad militar. Esto requiere la existencia de un estado judío antes de la Tribulación.

El cumplimiento de esta profecía presupone otras dos cosas. Uno no está en su lugar todavía, y el otro sí. Primero, el cumplimiento presupone que el Anticristo ya está en una posición de alto poder político antes de la Tribulación. Un estado soberano como Israel no firmaría un pacto con nadie de poder inconsecuente. Esto aún no ha tenido lugar, pero debe suceder antes de que la Tribulación pueda comenzar. En segundo lugar, un estado judío debe estar en su lugar. Esto solo ha sido verdad desde 1948. Esta es otra forma en que el estado moderno de Israel encaja dentro de la profecía bíblica.

El Tercer Templo y la Abominación de la Desolación

Cuatro pasajes de la Escritura (Daniel 9:27, Mateo 24: 15-16, 2 Tesalonicenses 2: 3-4, Apocalipsis 11: 1-2) describen la abominación de la desolación, que tiene lugar en el medio de la Tribulación cuando el Anticristo rompe el pacto de siete años con Israel. Él se hará cargo del Templo judío, se sentará en él, se proclamará Dios Todopoderoso, e invitará al mundo entero a adorarlo como a Dios. La aceptación de su deidad se verá reflejada en la marca del 666.

Para que esto ocurra, Israel debe tener el control del complejo del Templo. El hecho de que estos eventos ocurran en el medio de la Tribulación significa que el Templo está en pie y funcionando a la mitad de la Tribulación. El templo podría reconstruirse durante los primeros 3½ años de la Tribulación, o podría reconstruirse antes de que comience la Tribulación. No podemos ser más exactos que eso, pero sabemos que en el punto medio de la Tribulación, el Templo está en pie y ha estado funcionando por un tiempo.

Eso, a su vez, presupone la soberanía judía sobre el área compuesta del Templo. Israel se convirtió en estado en 1948, pero la ciudad de Jerusalén estuvo dividida durante 19 años. De 1948 a 1967, la parte oriental de Jerusalén, que es la Jerusalén bíblica, la Ciudad Antigua donde se encuentra el complejo del Templo, estaba en manos jordanas, no judías. En 1967, uno de los subproductos de la Guerra de los Seis Días fue el control judío del complejo del Templo. Esta es otra forma en que el estado judío moderno encaja en la profecía bíblica.

El Israel de Ezequiel 38-39

Ezequiel 38-39 describe una confederación de naciones localizadas al norte y al sur de Israel que invaden Israel desde el norte. Dos elementos en este pasaje pertenecen directamente al estado judío moderno.

Primero, ¿qué tipo de Israel se describe en este pasaje en el momento de esta invasión? Según Ezequiel 38: 8 y 12b, Israel se ha reunido de las naciones de todo el mundo y está reconstruyendo las ciudades desperdiciadas que han estado desoladas durante muchos siglos. La nación ha sido perseguida por la espada; es una reunión de ira. También es una reunión de incredulidad porque Israel comienza a creer solo después de esta invasión.

En otras palabras, Ezequiel no está describiendo lo que era verdad de Israel en la historia antigua. Esto ha sido cierto solo desde 1948. Independientemente de la opinión de uno sobre el momento de esta invasión, el punto principal a tener en cuenta es que esta invasión no pudo haber sucedido antes de 1948; antes de eso, Israel no se ajustaba a esta descripción.

El Lugar De La Destrucción De Los Ejércitos Invasores

El segundo elemento a destacar en este pasaje es el lugar en Israel donde los ejércitos invasores son destruidos. Estos ejércitos lograrán penetrar en el centro del país. Solo entonces Dios se moverá para destruirlos por su poder divino. ¿Pero en qué parte de la Tierra serán destruidos? La ubicación se revela en Ezequiel 39: 2 y 4a: “‘Te haré dar vuelta y te empujaré, te recogeré de las partes remotas del norte y te traeré contra los montes de Israel… ‘Sobre los montes de Israel caerás,.”

Cuando el profeta se refiere a “los montes de Israel,” se refiere a la cordillera central que constituye la columna vertebral del país. En el Antiguo Testamento, estas montañas eran conocidas como la región montañosa de Efraín y la región montañosa de Judá. Las famosas ciudades bíblicas dentro de estas montañas incluyen Dothan, Siquem, Samaria, Bethel, Ai, Rama, Jerusalén, Belén, Hebrón y Debir.

Estos ejércitos penetrarán en las cadenas montañosas centrales de Israel porque su objetivo, obviamente, es la ciudad de Jerusalén. Sin embargo, desde 1948 hasta 1967, estas montañas no estaban en Israel; estaban en Jordania. Ahora están en la región conocida como Cisjordania. Las fuerzas jordanas tomaron estas montañas en 1948 y las anexaron a Jordania, dejando a Israel solo un pequeño corredor de acceso a Jerusalén.

Durante la Guerra de los Seis Días, el complejo del Templo no solo quedó bajo control judío, sino que también las montañas centrales quedaron bajo soberanía israelí. Por lo tanto, la profecía de Ezequiel 38-39 no pudo cumplirse antes de 1948 o incluso en 1967. Esta es otra forma en que el estado judío moderno encaja dentro de la profecía bíblica.

EL CUMPLIMIENTO Y EL FUTURO

La Biblia habla de dos reuniones mundiales. El estado judío actual no es un cumplimiento de esas profecías que hablaban de la reunión mundial en fe en preparación para la bendición, que está por venir. Más bien, es un cumplimiento de esas profecías que hablaban de la reunión mundial en incredulidad en preparación para el juicio.

Debemos mantener nuestro equilibrio. No debemos ver más cumplimiento de lo que realmente está allí. Pero, al mismo tiempo, no debemos dejar de ver el cumplimiento que sí existe.

-ARNOLD FRUCHTENBAUM

BIBLIOGRAFIA

Fruchtenbaum, Arnold. Footsteps of the Messiah. Tustin, CA: Ariel Ministries, 1983.

———. Israelology: The Missing Link in Systematic Theology. Tustin, CA: Ariel Ministries, 1992.

Pentecost, J. Dwight. Things to Come. Grand Rapids: Zondervan, 1982.

Walvoord, John F. Israel in Prophecy. Grand Rapids: Zondervan, 1962.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s