El Espíritu Santo Y La Escatología

Posted on

ESJ-2018 0801-002

El Espíritu Santo Y La Escatología

Por Robert Gromacki

El premilenarismo Dispensacional enseña que el Espíritu Santo tendrá un ministerio diferente en el futuro de lo que lo ha hecho hoy.

EN EL RAPTO

El Completará a la Iglesia

Cuando Cristo ascendió al cielo, envió el Espíritu Santo, como se prometió en Juan 16:7. Por lo tanto, los creyentes fueron bautizados primero en el Espíritu Santo en el día de Pentecostés (Hechos 2:1-4). Cada vez que un pecador en esta etapa de la iglesia cree en Jesucristo para salvación, inmediatamente es bautizado por el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo.

Jesucristo vendrá algún día a llevar la iglesia a Sí mismo (1 Tesalonicenses 4:13-18). Cuando el último pecador se convierta en esta era de la iglesia, el cuerpo de Cristo estará completo, y el ministerio del bautismo por el Espíritu Santo terminará en el rapto. Aunque las personas se salvarán después del rapto, no se convertirán en miembros del cuerpo de Cristo.

Él Eliminará Su Restricción Del Pecado

En la correspondencia de Pablo con los nuevos creyentes en Tesalónica, él discutió estos temas de escatología: el rapto (1 Tesalonicenses 4:13-18), el día del Señor (5:1-11), el hombre de pecado, también conocido como el Anticristo (2 Tesalonicenses 2:3-4), y el regreso de Cristo a la tierra (2:8).

¿Cuándo se manifestará el Anticristo? Pablo explicó: “Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2:6-8). Alguien o algo está restringiendo la revelación de este futuro líder satánico. Él o ella debe ser más poderoso que el Anticristo o Satanás. El único que es más poderoso es Dios. ¿En qué sentido, sin embargo, será quitado?

La frase “lo que lo detiene” es la traducción de katechon, un participio verbal de género neutro. La frase “aquel que por ahora lo detiene” es ho katechon, un participio verbal del género masculino. Aparentemente, tanto la obra (neutro) como la persona (masculina) del que lo detiene se presentan en este pasaje. El Nuevo Testamento griego usa pronombres tanto masculino como neutro para el Espíritu Santo. La palabra pneuma (“espíritu”) está en el género neutro, pero el Espíritu es una Persona eterna.

El Espíritu es el Retenedor, y hace su obra de restricción a través de la iglesia. Cuando la iglesia sea removida de la tierra en el arrebatamiento, la presencia del Espíritu en los creyentes de la era de la iglesia también será eliminada. Él dejará la tierra tal como vino a la tierra.

El Espíritu Santo estuvo presente en la tierra antes de venir a cumplir ministerios distintivos en el día de Pentecostés. En la era del Antiguo Testamento, condenó y regeneró a los pecadores. Después del rapto, Él tendrá un ministerio similar al que tenía antes de que la iglesia comenzara: continuará convenciendo y regenerando a los pecadores.

EN LA TRIBULACION

El Salvará a Judíos y Gentiles

La Tribulación es el período completo de siete años que ocurrirá entre el rapto de la iglesia y la segunda venida de Cristo a la tierra. Es un sinónimo de la septuagésima semana de Daniel, el clímax del programa de Dios para Israel (Daniel 9:24-27). Durante este tiempo futuro, el Espíritu hará lo que hizo en las etapas anteriores a la era de la iglesia.

En el Discurso del Monte de los Olivos, Cristo describió lo que sucedería en el período de siete años justo antes de su regreso a la tierra (Mateo 24:24). En la parábola de las ovejas y los cabritos, las ovejas representan a los gentiles salvos de la Tribulación que mostrarán bondad a los judíos perseguidos (25:31-46). Los israelíes modernos los llamarían “los gentiles justos”. En la parábola de las vírgenes, las cinco vírgenes sabias simbolizan a los judíos salvos que estarán listos para recibir el al Cristo que retorna (25:1-13).

En las visiones de Juan registradas en el libro de Apocalipsis, vio 144,000 siervos sellados de Dios de las 12 tribus de Israel (Apocalipsis 7:4-8). A través del ministerio del Espíritu, Dios salvará a estos judíos en el período de la Tribulación. Juan también vio “una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero” (7:9). Esta descripción incluye tanto a judíos como a gentiles. Son los salvados que “que vienen de la gran tribulación, y han lavado sus vestiduras y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (7:14). Debido a que el Espíritu Santo es Dios, Él es omnipresente. Entonces, aunque dejará el mundo en el rapto, ya no morará en la iglesia, seguirá estando en la tierra, regenerando a los pecadores como lo hizo en épocas anteriores.

El Daráa Poder a los Siervos de Dios

Nadie puede servir a Dios con su propia poder. No somos suficientes para hacerlo en nosotros mismos (2 Corintios 3:5). Así los 144,000 siervos judíos en la Tribulación servirán por el poder del Espíritu (Apocalipsis 7:3-8).

Dios también usará dos testigos para un ministerio de 3½ años (11:3-12). Estos testigos anónimos profetizarán y realizarán milagros. De hecho, harán lo que Moisés y Elías hicieron una vez: evitar que la lluvia caiga, convertir el agua en sangre y herir la tierra con plagas. Moisés y Elías fueron capacitados por el Espíritu Santo, por lo que es razonable suponer que los dos testigos tendrán el mismo poder del Espíritu. Los dos testigos se asemejan a dos olivos y dos candeleros, una analogía utilizada por el sacerdote Josué y el líder Zorobabel, que guió a los judíos que regresaban para reconstruir el templo (Zacarías 4:1-14). Estos dos líderes del Antiguo Testamento fueron animados por estas palabras: “Esta es la palabra del Señor a Zorobabel: “No por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu” —dice el Señor de los ejércitos” (Zacarías 4:6). Los dos testigos en la Tribulación también ministrarán por el poder del Espíritu de Dios.

Él Será Derramado Sobre Israel

A través del profeta Joel, Dios le dijo a Israel: “Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. Y aun sobre los siervos y las siervas derramaré mi Espíritu en esos días.” (Joel 2:28-29). El derramamiento estará acompañado por “Y haré prodigios en el cielo y en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre” (2:30-31).

Pedro citó esta profecía de Joel en su sermón del Día de Pentecostés, por lo que los pentecostales y los carismáticos afirman que la profecía se cumplió en ese día. Sin embargo, los fenómenos visibles no ocurrieron entonces. El derramamiento del Espíritu en el día de Pentecostés simplemente manifestó el poder del Mesías resucitado. En el futuro, Dios derramará el Espíritu sobre Israel al final del período de la Tribulación cuando regrese Cristo.

Él Preparará A Israel Para La Venida De Cristo

Israel entrará en la Tribulación de siete años, también conocida como “el tiempo de la angustia de Jacob” (Jeremías 30:7), en una condición no salvada. En ese momento difícil, dos tercios de Israel morirán (Zacarías 13:8-9). Seis millones de judíos murieron durante el Holocausto Nazi, pero aún más perderán sus vidas a manos del Anticristo. Cristo dijo que este sería el peor período de persecución en la historia del mundo (Mateo 24:21).

Sin embargo, Dios protegerá y salvará a la tercera parte sobreviviente (Jeremías 30:7, Zacarías 13:9). El pueblo de Israel invocará el nombre del Señor y será salvo (Joel 2:32, Zacarías 13:9), y será liberado cuando vean a Cristo regresar a la tierra (Romanos 11:26). Ellos exclamarán: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” (Mateo 23:39).

Cristo le dijo a Nicodemo que una persona tenía que nacer del Espíritu para entrar en el reino de Dios (Juan 3:3-8). Por lo tanto, los israelitas nacerán del Espíritu durante la Tribulación y al regreso de Cristo para entrar en el reino espiritual y político de Cristo.

EN EL MILENIO

Él Fortalecerá al Cristo reinante

Las palabras “mil años” aparecen seis veces en las Escrituras (Apocalipsis 20:2-9). La palabra inglesa milenial se basa en el latín mille (“mil”) y annus (“año”). Aunque las palabras “mil años” no aparecen en el Antiguo Testamento, hay profecías en el Antiguo Testamento que describen el período milenial. Cuando Jesucristo regrese a la tierra después de la septuagésima semana de Daniel (Daniel 9:24-27), destruirá al Anticristo y a las naciones malvadas en la batalla de Armagedón (Apocalipsis 19:17-21). Él entonces gobernará en la tierra por 1000 años.

En una profecía que trata de las bendiciones del reino milenario, Isaías escribió: “Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto. Y reposará sobre El, el Espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor” (Isaías 11:1-2). El Espíritu de Dios vino sobre Jesús en Su bautismo y permaneció en él durante todo su ministerio terrenal. El Espíritu todavía permanece sobre Él hoy y continuará estando sobre Él a lo largo de su futuro reino terrenal.

El Morará en los Creyentes

Dios prometió hacer un Nuevo Pacto con Israel (Jeremías 31:31-37; Ezequiel 36:24-32), un pacto que finalmente se cumplirá en el reino milenial. Las bendiciones de ese pacto incluyen la restauración nacional y la unidad en la Tierra Prometida, la escritura divina de la ley de Dios sobre las mentes y los corazones de los israelitas redimidos, la adoración pura, el perdón de los pecados y la prosperidad material. Además, Dios prometió: “‘Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas” (36:26-27). En el milenio, todos los creyentes estarán permanentemente habitados por el Espíritu Santo, que les permitirá obedecer todos los mandamientos de Dios.

IMPLICACIONES PARA NOSOTROS

Primero, debemos darnos cuenta de que la tarea actual del Espíritu Santo es completar la formación de la iglesia. Los creyentes deben involucrarse en esa tarea divina al testificar y evangelizar. Dado que el rapto es inminente, debemos ser celosos en nuestros intentos de ganar a los perdidos.

Segundo, debemos ser canales sagrados a través de los cuales el Espíritu Santo puede restringir el pecado. Debemos ser sal y luz. No debemos contribuir al declive moral del mundo o la frialdad de la iglesia.

Tercero, debemos orar por la paz de Jerusalén. Debemos amar a Israel, el pueblo del pacto de Dios. Debemos apoyar el alcance del evangelio al mundo judío.

ROBERT GROMACKI

BIBLIOGRAFIA

Ferguson, Sinclair. The Holy Spirit. Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1996.

Gromacki, Robert. The Holy Spirit. Nashville: Word Publishing, 1999.

Ryrie, Charles C. The Holy Spirit. Chicago: Moody Press, 1997.

Unger, Merrill. The Baptizing Work of the Holy Spirit. Chicago: Moody Press, 1973.

Walvoord, John F. The Holy Spirit at Work Today. Chicago: Moody Press, 1973.

Un comentario sobre “El Espíritu Santo Y La Escatología

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    2 agosto 2018 en 9:29 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s