¿Cómo Sé Si Soy Realmente Salvo?

Posted on

ESJ-2019 1003-001

¿Cómo Sé Si Soy Realmente Salvo?

Por Costi W. Hinn

Esta es una de las preguntas más comunes que le hacen a un pastor: ¿Cómo sé si realmente soy salvo?

Algunos creen que sólo hay que decir: “¡Yo creo!” Otros podrían insistir en que usted entregue un currículum de fe y algunas buenas obras – incluyendo la asistencia regular a la iglesia y un registro de donaciones.

Con la gran mayoría de las opiniones son inciertas o erradas, nos vemos obligados a preguntarnos, ¿Qué es lo que la Biblia tiene que decir? Para aquellos que buscan la seguridad de la salvación, eso es todo lo que importa.

¿Es una decisión de una sola vez o un estilo de vida?

La primera pregunta necesita ser considerada seriamente: ¿Ser un verdadero cristiano – como en el caso de un “individuo salvo” – es una decisión que se toma una sola vez o un estilo de vida continuo? Tomemos, por ejemplo, tres individuos que toman “decisiones” para seguir a Jesucristo. Ahora, diez años después, y el primero de esos individuos vive en pecado desenfrenado, pero afirma: “Yo soy cristiano. Yo creo. Pasé al frente, hice la oración del pecador, acepté el regalo gratuito de la gracia de Dios, y tomé mi boleto al cielo.” Mientras tanto, el segundo individuo tomó una decisión similar de seguir a Jesús, pero eventualmente se alejó de su fe y decidió no creer. Finalmente, el tercer individuo era completamente diferente. El pecado estaba presente en su vida a veces, pero no como un estilo de vida desenfrenado. Reconoce humildemente los defectos, pero puede señalar con confianza que el fruto del Espíritu está presente en ellos (Gálatas 5:22-23). Su vida no está marcada por la perfección, sino por una progresión definida en santidad, vida recta, devoción a Jesús y amor a los demás.

Los tres tomaron decisiones. Los tres dicen ser cristianos. ¿Cuál de ellos lo es?

Creer continuamente…

Si usted toma el significado original de las palabras de Pablo en Romanos 1:16 literalmente, usted verá que los verdaderos salvos serán conocidos por una fe continua. Pablo explica que el Evangelio es “el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree…”

“Cree” aquí es tener fe o confiar, y viene de la palabra griega pistis que significa persuasión o convicción. Gramaticalmente, esta palabra es un significado de participio activo presente, es una acción repetitiva continua. Este pasaje podría leerse como diciendo, “a todos los que creen continuamente” o en términos más amplios (pero todavía exactos), “a todos los que siguen caminando en convicciones profundamente persuadidas de que Jesucristo es el Señor.”

La conclusión es que los verdaderamente salvados se mantendrán salvos. “Retroceder” fue el término que usamos cuando crecíamos para la gente que “perdió su salvación”. Pero el hecho es que, basados en las Escrituras, nunca fueron salvos genuinamente. La parábola de los Cuatro Terrenos (Mateo 13:1-23) nos recuerda que algunos parecerán salvos, pero al final, no lo fueron. 1 Juan 2:19 es una expresión aleccionadora acerca de aquellos que “Salieron de nosotros, pero en realidad no eran de nosotros.”

Si realmente crees en algo, no sólo dirás que lo crees. Tus acciones respaldarán tus palabras. La Biblia es clara en que no eres salvo por buenas obras, sino que fuiste salvo para buenas obras (Efesios 2:8-10). Jesús dijo a sus discípulos: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14,15). Santiago nos dice que “la fe sin obras está muerta” y que incluso ¡los demonios creen! (Santiago 2:17, 19).

¿Cómo sé si realmente he creído y soy salvo?

Usted confiesa a Jesucristo como su Señor y Salvador y confía en Él por fe (Romanos 10:9)

Todo verdadero creyente debe venir a Cristo declarando: “¡Tú eres Dios! Tu camino es mejor. Mi camino no funciona. Te necesito a ti. Yo creo en ti. Confío en ti por fe para mi salvación. ¡Te seguiré por el resto de mi vida!” ¿Has creído en tu corazón y confesado con tu boca que Jesucristo es el Señor?

Tú confiesas el pecado; ya no eres indiferente a él (1 Juan 1:9)

Los verdaderos creyentes se preocupan por el pecado, no porque les guste cometerlo, sino porque quieren lidiar con él. La confesión es la marca de la fe genuina. Los que siguen a Jesús llevan su pecado y vergüenza a sus pies, diciendo: “¡Me arrepiento! Odio este pecado que sigue haciendo la guerra contra mi alma. Por favor, perdóname. Ayúdame a escapar”.

Los patrones habituales de pecado están disminuyendo y desvaneciéndose (1 Co. 6:11; 2 Co. 5:17)

Si eres una “nueva creación” no vas a parecer “vieja” por mucho tiempo. ¡La fe genuina nos transforma! Cuando la Biblia enumera pecados horribles y dice cosas como, “esto erais algunos,” el creyente genuino puede decir alegremente: “Sí, lo fui”.

Deseas ser obediente a Cristo (Santiago 1:22)

Si realmente deseas seguir a Jesús y Él ha ganado la victoria en tu corazón, no sólo vas a querer escuchar la palabra de Dios, ¡vas a querer llevarla a la práctica!

Tu amor por los demás está aumentando (1 Juan 3:14)

El cristiano con odio es un oxímoron. Sí, ser un seguidor de Jesús significa decir las cosas como son y decir la verdad sin importar el costo, pero eso siempre se debe hacer en amor (Ef. 4:15). Más que eso, los verdaderos creyentes están marcados por un amor por los demás que va mucho más allá de lo que dicen – se trata de lo que hacen.

Usted tiene hambre de la palabra de Dios (1 Pedro 2:2)

Un amor genuino por Jesús y una verdadera conversión de tu alma va a resultar en un hambre apasionada de saber lo que Él ha dicho y a lo que te ha llamado a hacer. Los verdaderos cristianos no son indiferentes a la palabra de Dios.

Usted está lleno de un deseo de ver a otros salvados (2 Cor. 5:18-20)

¡La gente que se ha reconciliado con Dios quiere ver lo mismo para los demás! Es así de simple.

Amas servir al cuerpo de Cristo con buenas obras (Efesios 2:10; 1 Pedro 4:7-11)

¡No hay tal cosa como un cristianismo de “llanero solitario” o una fe genuina que no quiera servir genuinamente! Las buenas obras no son requeridas para la salvación, son el resultado de la salvación. A los cristianos se les dan dones espirituales para edificar el cuerpo de Cristo.

Usted experimenta la disciplina de Dios (Hebreos 12:6-8; Romanos 1:18-32; Salmo 11:5)

¡Esto puede parecer una locura, pero experimentar la disciplina de Dios significa que Él te ama! Sólo un padre cruel deja que su hijo corra hacia el peligro. La corrección de Dios se hace con amor. Como un Padre misericordioso, Él no se contenta con dejar que Sus hijos continúen en pecado que los perjudica. Él guía al verdadero salvo como un fiel pastor guía al suyo, aunque eso signifique usar la “vara” a veces para corregir su camino torcido.

Usted está llevando el fruto del Espíritu; perseverando hasta el fin (Lucas 6:43; Gálatas 5:22)

Los árboles malos no producen buenos frutos. Los buenos árboles no producen malos frutos. Así es para la gente también. Un falso cristiano será conocido por su falso fruto o por no tenerlo en absoluto. Un creyente genuino mirará la lista de Gálatas 5:22-23 y por la gracia de Dios se regocijará diciendo: “¡Mi vida se parece más a eso que de lo que solía ser!”. Al final, ellos habrán sido testigos de que Dios terminó la obra que Él comenzó en ellos cuando su vida terrenal termina y se encuentran con Cristo cara a cara (Filipenses 1:16).

Puede ser difícil enfrentar ciertas realidades en su vida, pero el cristiano sabio y prudente encuentra consuelo en las palabras de Pablo a los Corintios cuando les exhortaba: “Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?” (2 Corintios 13:5).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s