¿Está Dios Formado por Partes? Simplicidad

Posted on

ESJ-blog 20200731_01

¿Está Dios Formado por Partes? Simplicidad

POR MATTHEW BARRETT

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.. Deuteronomio 6:4

La naturaleza de Dios es simple e inmutable e imperturbable, ni él mismo es una cosa y lo que es y tiene otra cosa. AUGUSTIN, On the Trinity

Dios, … siendo luz, no se compone de cosas que son oscuridad. – HILARIO  DE POITIERS, On the Trinity

La negación de la simplicidad divina equivale al ateísmo.. -DAVID BENTLEY HART, The Experience of God

Tarta de Caramelo de Manzana Holandesa

En mis tiempos de seminarista, nuestra familia vivía en Louisville, Kentucky. Una de las ventajas de vivir en Louisville era ir de vez en cuando a Homemade Pie and Ice Cream, que tenía las tartas más deliciosas de la ciudad. Cada año, gente de todo el país, incluso del mundo, viaja a Louisville para asistir al famoso Derby de Kentucky. Antes de la carrera, los festejos no sólo se caracterizan por los sombreros extravagantes y los julepes de menta, sino que la mayoría de las pastelerías agotan su tarta del Derby, una apetitosa tarta de chocolate y nueces a la que nadie puede resistirse. Me gusta la clásica tarta Derby, pero hay una tarta que me gusta aún más: la galardonada tarta holandesa de manzana y caramelo. Como puede deducirse, me gustan los holandeses; en este libro no faltarán citas del teólogo reformado holandés Herman Bavinck. No sé si Bavinck comió una tarta holandesa de manzana y caramelo en su día, pero (sígueme la corriente) no se me ocurre nada mejor que sentarse junto a un jardín de tulipanes, con la Dogmática Reformada de Bavinck en una mano y un trozo de tarta holandesa de manzana y caramelo en la otra. Lo sé, lo sé: las cosas con las que sueñan los teólogos.

A decir verdad, el caramelo de la tarta es tan espeso (demasiado para las papilas gustativas de algunos) que se necesita un cuchillo de carnicero para cortarlo. Pero digamos que has encontrado tu cuchillo y empiezas a repartir la tarta: un trozo bastante grande para mí, gracias, y quizás trozos más pequeños para los demás. Me mata admitir esto, porque un teólogo siempre busca una ilustración perspicaz dondequiera que pueda encontrarla, pero la tarta holandesa de manzana y caramelo es una mala ilustración de cómo es Dios. Así es, una muy mala. Y, sin embargo, es la forma en que mucha gente piensa en los atributos de Dios. De hecho, es lo que me pone nervioso al escribir un capítulo tras otro sobre diferentes atributos de Dios, como si estuviéramos cortando el pastel llamado “Dios.”

Las perfecciones de Dios no son como un pastel, como si cortáramos el pastel en diferentes partes, siendo el amor el 10%, la santidad el 15%, la omnipotencia el 7%, y así sucesivamente. Desgraciadamente, así es como muchos cristianos hablan de Dios hoy en día, como si el amor, la santidad y la omnipotencia fueran partes diferentes de Dios, estando Dios dividido por igual entre sus diversos atributos. Algunos incluso van más allá, creyendo que algunos atributos son más importantes que otros. Esto ocurre sobre todo con el amor divino, del que algunos dicen que es el atributo más importante (el trozo más grande del pastel).

HERMAN BAVINCK

Fue durante mi primer año en el seminario cuando recibí el juego completo de la Dogmática Reformada de Herman Bavinck (1854-1921). Ya había leído a este gran pensador, pero en aquel momento era demasiado pobre para permitirme su obra magna. Al día de hoy, es uno de los mejores regalos de Navidad que he recibido. Nadie sintetiza con tanta facilidad todas las disciplinas -estudios bíblicos, teología histórica, filosofía, psicología, ciencia- en una sola presentación de la teología cristiana. Bavinck es, según J. I. Packer, "sólido pero lúcido, exigente pero satisfactorio, amplio y profundo y agudo y estabilizador".[a] Bavinck fue el sucesor de Abraham Kuyper, el estadista holandés, en la Universidad Libre de Ámsterdam. En una época en la que Bavinck fue testigo del fuerte tirón del liberalismo en su propia denominación, el teólogo holandés llegó a ser venerado por su firme fidelidad a las Escrituras. Su tratamiento de la doctrina de Dios ha quedado bien establecido como uno de los mejores, manteniendo la línea contra las muchas tendencias de su época moderna que habían abandonado un retrato bíblico de Dios.

[a] Endoso de Bavinck, Reformed Dogmatics, contra portada.

Este enfoque es profundamente problemático, ya que convierte a Dios en una colección de atributos. Incluso suena como si Dios fuera una cosa y sus atributos otra, algo añadido a él, unido a lo que es. Este enfoque no sólo divide la esencia de Dios, sino que corre el riesgo de oponer una parte de Dios a otra (por ejemplo, ¿podría su amor oponerse a su justicia?). A veces este error es comprensible; se cuela involuntariamente en nuestro discurso sobre Dios. Podemos decir: "Dios tiene amor" o "Dios posee todo poder". Todos entendemos lo que se comunica, pero el lenguaje puede ser engañoso. Sería mucho mejor decir: "Dios es amor" o "Dios es todopoderoso". Al ajustar nuestro lenguaje, estamos protegiendo la unidad de la esencia de Dios. Hacerlo es proteger la "simplicidad" de Dios.

Un Pub, un Bronceado y el Equipo A

La simplicidad puede ser un concepto nuevo para su vocabulario teológico, pero ha sido afirmado por la mayoría de nuestros antepasados cristianos durante los últimos dos mil años de historia de la iglesia, incluso por algunos de los primeros padres de la iglesia. Y por una buena razón también. Consultemos a nuestro equipo A una vez más.

Al parecer, no soy el único que ha apelado a una ilustración para demostrar cómo no es Dios. En el siglo V, el padre de la iglesia Agustín hizo lo mismo, aunque no fue la tarta de manzana holandesa con caramelo. En su lugar, Agustín apeló al licor, al cuerpo humano y al sol. La naturaleza de la Trinidad se llama simple, porque "no puede perder ningún atributo que posea" y porque "no hay diferencia entre lo que es y lo que tiene, como la hay, por ejemplo, entre un vaso [copa] y el líquido que contiene, un cuerpo y su color, la atmósfera y su luz o calor, el alma y su sabiduría". Agustín concluye: "Ninguno de ellos es lo que contiene".[1] Un vaso y el líquido, un cuerpo y su color, la atmósfera y su luz o calor, el alma y su sabiduría, ¿qué tienen todos ellos en común? Respuesta: la división.

Nací en Los Ángeles, la Ciudad de los Ángeles. Los californianos del sur son conocidos por sus bronceados. Ya sea en Huntington Beach, Newport Beach o Laguna Beach (que tiene los mejores batidos, por cierto), todos tienen algo en común: los bañistas. En traje de baño, los bañistas se tumban en la playa durante todo el día, tomando el sol hasta que su piel parece de bronce. Pero no querrás ver a los bañistas dentro de casa en uno de esos raros días de lluvia en el sur de California. Tienen un aspecto horrible. Claramente, su color bronce no es natural, y cuando se desvanece, parece una calabaza dos semanas después de Halloween.

Según nuestra experiencia, parece que el color de la piel cambia y se transforma en diferentes tonos según la cantidad de sol que recibe. Un cuerpo y su color en la playa, una copa y su licor en el bar: aunque están relacionados, siguen siendo entidades totalmente distintas entre sí. No sólo son distintas, sino que una (el color, el licor) añade a la otra (el cuerpo, la copa) algo que no existía antes. Son accidentales, no esenciales y opcionales.

Sin embargo, no es así con Dios y sus atributos.

Los atributos de Dios no son externos a su esencia, como si le añadieran una cualidad que de otro modo no poseería. No es como si hubiera atributos que fueran accidentales a Dios, capaces de ser añadidos o sustraídos, perdidos y luego encontrados, como si ni siquiera tuvieran que existir en primer lugar. Más bien, Dios es sus atributos. En lugar de adición y división, hay una unidad absoluta. Su esencia es sus atributos, y sus atributos, su esencia. O como dice Agustín: "Dios no tiene propiedades, sino que es pura esencia. . . . No difieren de su esencia ni difieren materialmente entre sí.” [2]

Agustín no está solo. Si se recurre a la sabiduría del equipo A (Agustín, Anselmo, Aquino), se descubre un consenso. Por ejemplo, Anselmo. Si algo está "compuesto de partes", señala, entonces no puede ser "totalmente uno". Cuando hay una pluralidad de partes, lo que está compuesto por esas partes es vulnerable a ser disuelto. ¡Qué desastroso sería esto para Dios! Por el contrario, Dios es "verdaderamente un ser unitario", uno que es "idéntico a" sí mismo e "indivisible". “La vida y la sabiduría y los otros [atributos], entonces, no son partes de Ti, sino que todos son uno y cada uno de ellos es enteramente lo que Tú eres y lo que todos los demás son.”[3]

O consideremos a Tomás de Aquino. Como Dios no tiene cuerpo (como nosotros), "no está compuesto de partes extendidas", como si estuviera compuesto de "forma y materia". No es como si Dios fuera algo diferente de "su propia naturaleza". Tampoco es que su naturaleza sea una cosa y su existencia otra. Tampoco debemos suponer que Dios sea una especie de sustancia, que tenga accidentes, rasgos de los que se pueda disponer o dejar de existir. “Dios no es de ninguna manera compuesto. Más bien, es completamente simple.”[4]

Mientras que Aquino utiliza las palabras "compuesto" y "composición" para explicar lo que Dios no es, el padre de la iglesia Ireneo utiliza la palabra "compuesto" para explicar lo que Dios no es. Si algo está compuesto, significa que tiene más de una parte, cada una de las cuales está separada de la otra. Por el contrario, Dios, siendo simple, es un "Ser no compuesto", que no tiene diferentes "miembros". Es totalmente "igual a sí mismo". Tal vez sea apropiado, entonces, poner la palabra "totalmente" delante de cada uno de sus atributos para enfatizar este mismo punto. "Dios no es como los hombres", explica Ireneo. "Porque el Padre de todos está a gran distancia de los afectos y pasiones que operan entre los hombres. Es un Ser simple, no compuesto, sin miembros diversos, y totalmente semejante e igual a sí mismo, ya que es totalmente entendimiento, y totalmente espíritu, y totalmente pensamiento, y totalmente inteligencia, y totalmente razón, … totalmente luz, y toda la fuente de todo lo que es bueno".[5]

Con el equipo A a nuestro lado, conviene concluir que la simplicidad no es una mera afirmación negativa -Dios no tiene partes-, sino también positiva: Dios es idéntico a todo lo que es en sí mismo.[6] En el sentido más puro, Dios es uno; es la perfección singular. En la Escritura, esto no puede decirse de los dioses hechos por los humanos, dioses compuestos de partes. Por tanto, dado lo singular que es Dios, es justo que el pueblo de Dios confiese conjuntamente, como lo hace Israel, que "Yahveh nuestro Dios, Yahveh es uno" (Dt 6,4).

La Única Sinfonía cuyo Compositor no tiene Composición

Pero, ¿es la simplicidad realmente un problema tan grande? Después de todo, ¿qué tendría de malo un Dios "compuesto", es decir, un Dios que posee diferentes partes?

Uno de los edificios más artísticos del país es el Kauffman Center for the Performing Arts de Kansas City (Misuri). Su arquitectura tiene la forma de dos olas gigantes, pero con capas como una cebolla o una alcachofa. En el lado descendente de estas olas se encuentra una entrada totalmente de cristal a lo largo de todo el edificio. Al pasar por la autopista, se puede ver directamente esta obra maestra de la arquitectura.

El interior del edificio es igual de impresionante. Los asientos se curvan alrededor de la sinfónica, cuya música rebota en las vigas de madera que cuelgan por encima. Escuchar la música que interpreta la sinfónica da un nuevo significado a la frase "música para mis oídos". Uno sale inspirado por el bramido del violonchelo y cortejado por la imponente presencia del contrabajo. Qué extraño sería, debo admitir, salir preguntando si hay un compositor. Por supuesto que lo hay. El violín, la trompa y la tuba interpretan diferentes partes que conforman la sinfonía, y estas partes deben ser unidas por un compositor para construir una pieza musical. Las partes -y la forma en que se tocan- pueden hacer que un compositor triunfe o fracase. Un compositor es tan bueno como las partes musicales que constituyen una pieza musical, y por esa razón el compositor depende de ellas para recibir una ovación al final de la hora.

Pero esto es lo único que tiene Dios: no tiene partes. Y como Dios sin partes, no tiene compositor. El mundo, en cambio, sí tiene partes y debe ser compuesto. No es autoexistente ni autosuficiente. No tiene vida en sí mismo. Sólo el que es vida en sí mismo, el único que no tiene composición, tiene la capacidad de actuar como su compositor. En resumen, es porque Dios no tiene compositor que puede ser el compositor de la sinfonía natural que vemos a nuestro alrededor. Es, por milagroso que sea, la única sinfonía cuyo compositor no tiene composición.

El Matrimonio de la Aseidad y la Sencillez en un ser Perfecto e Infinito

Si Dios tuviera un compositor, las consecuencias serían peligrosas. Para empezar, su perfección y supremacía quedarían en entredicho. Si Aquino tiene razón en que “toda composición” realmente “necesita algún compositor,”[7] entonces también Anselmo debe tener razón cuando dice que quien es compuesto “simplemente no es supremo.”[8] Piénsalo así: ¿Quién es más grande, un Dios que depende de alguien o de algo más para ser lo que es, o un Dios que no está compuesto por nadie, sino que simplemente es?

Ciertamente, debe ser lo segundo. Si fuera lo primero, ¿no estaría en duda la perfección de Dios?[9] ¿Qué impediría que una de sus partes fuera más avanzada que otra? Qué situación tan extraña sería para Dios. Estaría en desacuerdo consigo mismo, una parte totalmente desarrollada pero otra parte todavía esperando su pleno potencial. Sin embargo, esa es la naturaleza de todo lo que tiene partes que conforman el todo. Y así sería con Dios.[10]

Si Dios es compuesto, formado por partes, entonces no sólo su perfección y supremacía están comprometidas, sino también su aseidad. Si Dios es vida en sí mismo, siendo autoexistente y autosuficiente, entonces se deduce que no es un Dios compuesto de varias partes, porque si lo fuera, entonces dependería de esas partes, lo que violaría su aseidad. Por si fuera poco, no sólo dependería de esas partes, sino que esas partes le precederían. “Todo lo compuesto,” señala el Aquino, “es posterior a sus componentes y depende de ellos.” Un Dios compuesto de partes no puede ser “el primero de todos los seres.”[12]

En una de las más grandes definiciones de la simplicidad, Stephen Charnock subraya este punto: “Dios es el ser más simple; porque lo que es primero en la naturaleza, no teniendo nada más allá de él, no puede de ninguna manera ser pensado como compuesto.” Charnock nos dice entonces por qué: “Porque todo lo que es así, depende de las partes de las que está compuesto, y por eso no es el primer ser.” Pero recuerda que el ser de Dios es “infinitamente simple, no tiene nada en sí mismo que no sea él mismo, y por lo tanto no puede querer ningún cambio en sí mismo, siendo él su propia esencia y existencia.”[13]

La diferencia, pues, entre un ser simple (Dios) y un ser compuesto (todo lo demás) se reduce a la aseidad. En el mundo físico, dice David Bentley Hart, "nada tiene su actualidad enteramente en sí mismo, plenamente disfrutado en algún instante presente inexpugnable, sino que siempre debe recibirse de más allá de sí mismo, y entonces sólo perdiéndose al mismo tiempo. Nada dentro del cosmos contiene el fundamento de su propio ser". Eso es lo que hace a Dios tan asombrosamente, increíblemente único: contiene el fundamento de su propio ser en sí mismo. Nosotros somos una cosa hoy y otra mañana, "vacilando entre la existencia y la inexistencia."[14] Pero con Dios no hay vacilación. Como el que es la vida en sí mismo, permanece eternamente indivisible y, por tanto, constantemente fiable, “en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” (Stg. 1:17)

STEPHEN CHARNOCK

Stephen Charnock (1628-80) ejerció su ministerio en lo que J. I. Packer denomina la "Gran Bretaña nominalmente cristiana" del siglo XVII.a No sólo estaba dotado en el púlpito, como demuestra su carrera de predicador en Irlanda, sino que tenía la capacidad de comunicar las doctrinas más complicadas con claridad y profundidad, como se pone de manifiesto en su obra La Cruz de Cristo. Intentó escribir una teología sistemática-práctica, pero murió antes de poder terminarla. No obstante, poseemos el inicio de la misma, que consta de seiscientas mil palabras sobre la existencia y los atributos de Dios. Charnock es decisivo para nuestros propósitos porque no sólo expone cada atributo con una profundidad sin parangón, sino que siempre está dispuesto a mostrarnos la relevancia de dichos atributos para la vida cristiana..

a J. I. Packer, Puritan Portraits, 47.

Un Pensamiento Oscuro: La Destructibilidad, la Corruptibilidad y la Voluntad de Dios

Da miedo pensar en un Dios sin simplicidad, sobre todo porque un Dios así, por decirlo claramente, se autodestruiría. Como aprendimos en el capítulo 3, un ser perfecto es un ser infinito. Si Dios es aquel ser que no puede concebirse como mayor, entonces debe ser un ser sin limitaciones. Sin embargo, si Dios estuviera formado por partes -un ser compuesto, complejo y compuesto-, entonces sería un ser limitado, aunque sólo sea porque las partes hacen que Dios sea divisible.[15]

Pero aquí es donde todo se vuelve bastante oscuro: si Dios es divisible, entonces también es destructible.[16] Así es, destructible. Recordemos que todo lo que es físico en este universo está compuesto y por lo tanto debe ser transitorio, impermanente, reducible, mutable, frágil, incompleto y, por lo tanto, disoluble.[17] Además, si algo es divisible, entonces también es capaz de corromperse. Si algo puede ser desmontado, desarmado, ya sea física o intelectualmente, entonces esas partes deben ser capaces de descomponerse.18 La ruptura se produce ya que la propia unidad divina se ha desintegrado. En definitiva, la simplicidad es esencial para un Dios inmune a la división y la corrupción.

Esa corruptibilidad adopta muchas formas, pero la más sorprendente es la forma en que se ve afectada la buena voluntad de un Dios divisible y corruptible. Hágase esa pregunta que a menudo entretenía a las mentes más brillantes de la época medieval tardía: ¿Es algo bueno porque Dios quiere que sea bueno, o Dios quiere algo porque es bueno? Este famoso enigma es el último rompecabezas, que sitúa a Dios entre la espada y la pared. Si decimos que algo es bueno porque Dios quiere que sea bueno, entonces Dios parece arbitrario. Nada es intrínsecamente bueno, sino que Dios simplemente decide lo que quiere que sea bueno. Por otro lado, si Dios quiere algo porque es bueno, entonces ¿no está Dios supeditado a lo que sea bueno? Existe una norma de bondad externa a Dios mismo.

La paradoja es mucho menos problemática si tenemos en cuenta la simplicidad divina. ¿Cómo es eso? "Dios no obedece al orden moral, ni lo inventa", dice Katherin Rogers. "Él es la Bondad misma, y todo lo demás que es bueno lo es por imitación de la naturaleza de Dios".[19] Lo mismo se aplica a otras perfecciones. ¿Es algo verdadero porque Dios dice que es verdadero, o Dios declara algo verdadero porque es verdadero? La pregunta delata la sencillez de Dios. Dios no se somete a una norma externa para la verdad, ni inventa la verdad ex nihilo. Dios es la verdad misma. Toda verdad es verdad porque imita la naturaleza misma de Dios, que es la verdad.

Cada ejemplo debe amortiguar cualquier inversión de la distinción Creador-criatura. Si Dios es un Dios simple, entonces es sus perfecciones eternamente. Cualquier signo de sus perfecciones en el orden creado encuentra su origen en Dios. Como “fuente absoluta, Dios es, en efecto, la Sabiduría, la Justicia y la Bondad per se, y las demás cosas poseen estas cualidades por participación en lo divino.”[20]

Simplicidad, Refracción y Béisbol

Hay que reconocer que la simplicidad puede ser un concepto difícil de asimilar. Puede que te sientas inclinado a objetar: “Si afirmamos la simplicidad, entonces todos los atributos de Dios son iguales. No podemos distinguir adecuadamente entre ninguno de ellos.”

Lo que más me gusta de viajar es ver iglesias antiguas. Las iglesias de varios cientos de años suelen tener vidrieras. En aquella época, las iglesias contrataban a un artesano para que creara escenas bíblicas con el vidrio de colores. Al alejarse del cristal, uno podía ver toda la historia de la Biblia representada. La belleza de las vidrieras se aprecia más cuando un rayo de sol incide en el cristal y se representan varios colores diferentes en el interior del vidrio: amarillo, rojo, azul, etc. Esta imagen representa, en cierto modo, la simplicidad. Dios es uno, y sus atributos son idénticos entre sí. Sin embargo, cuando la esencia indivisa de Dios se revela a la humanidad, brilla de diversas maneras. Sin embargo, es el mismo y único rayo de luz el que irradia. Los atributos de Dios, dice el puritano George Swinnock, “son todos uno y el mismo; como cuando los rayos del sol brillan a través de un cristal amarillo son amarillos, un cristal verde son verdes, un cristal rojo son rojos, y sin embargo, todos los rayos son los mismos.”[21] Mucho antes que Swinnock, Agustín llamó a esto la "simple multiplicidad" y la "múltiple simplicidad" de Dios.[22] "Aunque esta luz es de un solo tipo, sin embargo, sofoca los objetos con un brillo que varía de acuerdo con sus diferentes cualidades".[23]

O considere cómo funciona la luz cuando entra en un prisma. Un "rayo de luz solar se compone de muchas longitudes de onda que, combinadas, parecen incoloras". ¿Qué ocurre si ese rayo entra en un prisma de cristal? "Las diferentes refracciones de las distintas longitudes de onda las separan como en un arco iris".[24] En física, esto se llama refracción. Aunque toda ilustración es imperfecta, la refracción ilustra la simplicidad.[25]

También podríamos decir que el prisma simboliza la revelación de Dios, no en su esencia sino según sus obras. Como el Dios único y simple se manifiesta a sus criaturas a través de palabras humanas y actos poderosos, esa esencia única e indivisa se muestra de diversas maneras. O como ha dicho James Dolezal: “En los efectos de Dios, la perfección de su esencia indivisa se muestra en una amplia gama de perfecciones de las criaturas. En consecuencia, lo que es una simple unidad en Dios se presenta al conocedor humano bajo la forma de multiplicidad creatural.”[26] Tal refracción no elimina la posibilidad de que la criatura conozca al Creador, pero sí la de conocerlo en su infinita simplicidad. “Esta refracción de su gloria simple en tantos rayos de perfección finita no significa que los rayos multiformes no digan la verdad sobre su naturaleza simple. Sólo que no dicen esa verdad bajo la incomprensible forma simple de esa naturaleza.”[27]

Se dijo en el capítulo 3 que ningún nombre puede describir la plenitud de un Dios infinito. La razón es que Dios es infinito, mientras que nosotros somos finitos. Como criaturas finitas con mentes finitas, nunca podremos comprender la plenitud de su infinita majestad o el inestimable esplendor de su gloria. La única manera de que pudiéramos comprender la esencia de Dios de una vez, en toda su inconmensurable perfección, sería si nosotros también fuéramos infinitos. Al no ser así, la pluralidad de nombres es esencial.[28] Dada nuestra finitud, cada nombre sirve para un propósito único, permitiéndonos comprender otro aspecto de la esencia única e indivisa de Dios. Dios no es un compuesto, hecho de muchas cosas buenas, sino que es "una sola cosa buena" que se "significa con muchos nombres", dice Anselmo.[29] Ya sea que la Escritura se refiera a su misericordia o a su justicia, a sus celos o a su amor, esa forma de nombrar es una manera de dirigirse al Dios que es uno, la "única realidad divina indiferenciada".[30]

Compárelo con los abonos para ver a su equipo de béisbol favorito. Tanto si te sientas en las gradas como detrás del home plate, estás viendo el mismo partido de béisbol, mirando el mismo campo de béisbol. Pero, como te dirá cualquiera que se haya sentado detrás del home plate, sales del partido con un punto de vista totalmente diferente. Aquino nunca jugó al béisbol (no tengo ni idea de qué deportes entretenían a los monjes medievales del siglo XII), pero entendía que esto era cierto: “Los diferentes y complejos conceptos que tenemos en mente corresponden a algo totalmente simple que nos permiten comprender imperfectamente. Así, las palabras que utilizamos para designar las perfecciones que atribuimos a Dios, aunque significan lo que es uno, no son sinónimos, pues lo significan desde muchos puntos de vista diferentes.”[31]

El Niño que Intentó Comprar Mil Dólares con Cincuenta Centavos

Los inviernos pueden ser brutalmente fríos si vives en el Medio Oeste o en la Costa Este de Estados Unidos. A nuestra familia le gusta hacer excursiones en el interior de la ciudad cuando hace demasiado frío para estar fuera. Tenemos la suerte de contar con uno de los únicos doce bancos de la Reserva Federal en nuestro propio patio. Así que cuando la temperatura desciende por debajo del punto de congelación, nos subimos a la furgoneta y disfrutamos de un día mirando, literalmente, miles de millones de dólares. Supongamos que usted también hace un viaje a un Banco de la Reserva Federal y escucha una conversación como la siguiente entre un padre y un hijo.[32]

“Papá,” dice Tommy, de cinco años, “quiero comprar esa moneda de oro que hay en la vitrina.” Tommy vacía rápidamente el cambio de sus bolsillos.

Empezando a reírse, papá dice: “Tommy, no creo que tengas suficientes monedas para comprarlo.”

Perplejo, Tommy responde: "¿Pero por qué no? Tengo diez monedas en el bolsillo. ¿No es más que suficiente para comprar sólo esa moneda?". Tommy mira lo que parece un puñado de riquezas, sin darse cuenta de que sus muchas monedas sólo suman cincuenta centavos, no lo suficiente para comprar una moneda que vale mil dólares.

Mientras Tommy recibe un aburrido sermón de papá sobre el valor monetario, no puedes dejar de notar cuán aplicable es este escenario a la divina simplicidad. Al volver a casa, a la cálida chimenea y a la biblioteca, recuerdas un pasaje de Bavinck: “Al igual que un niño no puede imaginarse el valor de una moneda de gran valor, sino que sólo adquiere cierta noción del mismo cuando se cuenta en un número de monedas más pequeñas, tampoco nosotros podemos formarnos una imagen de la infinita plenitud de la esencia de Dios a menos que se nos muestre ahora en una relación, luego en otra, y ahora desde un ángulo, luego desde otro.”[33]

Ya sea un prisma, el béisbol o la Reserva Federal, debemos tener siempre presente cómo funciona el lenguaje humano cuando habla de aquel que está por encima y más allá de nosotros. Intentamos describir al que no tiene composición, pero como criaturas finitas sólo podemos hacerlo utilizando objetos compuestos del mundo físico para retratar de algún modo al que es incomprensible.[34]

Simplicidad y Trinidad: ¿Amigos o Enemigos?

Con toda nuestra charla sobre la simplicidad, todavía no hemos abordado el elefante en la habitación. ¿Cómo puede Dios ser simple, sin partes, sin composición, si es trino? ¿No hay tres en Dios? ¿Padre, Hijo y Espíritu? ¿Y no distinguimos entre ellos? Parece que la Trinidad excluye la simplicidad, y parece que tenemos una contradicción en nuestras manos.[35]

En realidad, la simplicidad no sólo es compatible con la Trinidad, sino que es esencial para ella, habiendo incluso ayudado a los cristianos del pasado a evitar ciertas herejías trinitarias. Por ejemplo, cuando a un no cristiano (un musulmán, por ejemplo) se le presenta la Trinidad, es probable que objete: "Si Dios es Padre, Hijo y Espíritu, ¿no adoran los cristianos a tres dioses en lugar de uno?" El triteísmo es una acusación grave, que la Iglesia ha negado por muchas razones. Una de ellas es la siguiente: si el triteísmo es cierto, entonces la divinidad de Dios está dividida entre tres dioses.

Históricamente, la simplicidad ha sido la respuesta a este dilema, asegurando a los cristianos que el triteísmo es insostenible, una concepción errónea del Dios cristiano. La Trinidad no se compone de tres partes llamadas Padre, Hijo y Espíritu, sino que la Trinidad son tres personas. Cada persona no posee una parte de la divinidad (un tercio cada una), ni cada persona constituye una parte de Dios, como si hubiera que sumar las personas para llegar a la esencia total de Dios. Por el contrario, cada persona comparte por igual y en su totalidad la esencia única e indivisa, y la única esencia divina subsiste por completo en cada una de las tres personas.[36] Y puesto que la esencia y los atributos de Dios son idénticos (Dios es sus atributos), cada persona comparte por completo cada atributo.[37]

Para explicarlo mejor, el hecho de que cada persona sea completamente, totalmente Dios, y no parcialmente Dios, significa que Dios permanece indivisible en su esencia. La esencia única no está dividida en tres cosas (es decir, el triteísmo), sino que subsiste total y personalmente en tres personas distinguibles pero inseparables.[38] Como vimos en el capítulo 4, estas personas se distinguen entre sí por lo que los credos y confesiones de la Iglesia a lo largo de los tiempos llaman relaciones eternas de origen o modos personales de subsistencia: paternidad, filiación y espiración. El Padre genera eternamente al Hijo (paternidad y filiación), y el Espíritu procede eternamente del Padre y del Hijo (espiración). Estas tres relaciones de origen han permitido a la Iglesia distinguir entre los tres sin abortar la unidad de los tres como uno en esencia.[39] “Simplicidad respecto a la esencia, pero Trinidad respecto a las personas,” dice Francisco Turretin.[40]

Esta unidad en el propio ser o esencia del Dios Trino (la Trinidad inmanente) se manifiesta además en el modo en que Dios actúa hacia el mundo (la Trinidad económica).[41] Por ejemplo, cuando nos referimos a las tres personas que llevan a cabo nuestra redención, debemos tener siempre cuidado de añadir que lo hacen de forma inseparable entre sí. Esto es lo que se llama "operaciones inseparables" en teología, que se hizo famoso por padres como Gregorio de Nisa.[42] Una persona concreta de la Trinidad puede asumir un papel especial o focal (por ejemplo, el Hijo se encarna; el Espíritu desciende en Pentecostés). Esto se llama la doctrina de las "apropiaciones" divinas, porque una obra o acción específica se apropia a una persona particular de la Trinidad.[43] Sin embargo, toda obra externa de la Trinidad permanece indivisa (opera Trinitatis ad extra sunt indivisa), de modo que en cualquier obra de creación, providencia y redención las tres personas trabajan inseparablemente (es decir, operaciones inseparables).[44] Por ejemplo, es el Hijo de Dios quien se encarna y muere en la cruz; sin embargo, su misión proviene del Padre (Jn. 3:31-36; 5:19-23), y va a la cruz por el Espíritu eterno (Heb. 9:14). En toda actividad redentora las tres personas actúan indivisiblemente.

Las Obras Externas de la Trinidad

Operaciones Inseparables

Las obras externas de la Trinidad son indivisas (opera Trinitatis ad extra sunt indivisa), de modo que en cualquier obra de creación, providencia y redención las tres personas trabajan inseparablemente. Esta unidad en sus misiones proviene de la unidad -la simplicidad- de la esencia divina eternamente.

Apropiación Divina

Una persona de la Trinidad asume un papel especial o focal en cualquier obra externa de la Trinidad (ejemplos: el Hijo se encarna; el Espíritu desciende en Pentecostés). Tal apropiación refleja las distinciones entre las tres personas en la eternidad (es decir, las relaciones eternas de origen).

Las operaciones inseparables tienen mucho que ver con la simplicidad. Sí, hay tres personas, pero como cada persona no es una parte de Dios, sino totalmente Dios, sólo puede haber una voluntad y un intelecto en Dios. La voluntad y el intelecto deben identificarse con la esencia divina única, indivisa y compartida (no con las tres personas). Al igual que una esencia significa que hay una sola bondad, un solo amor, un solo poder, etc., en Dios, también significa que hay una sola voluntad y un solo intelecto.[45] Si hubiera tres voluntades e intelectos en Dios, en lugar de una sola voluntad e intelecto, la simplicidad se vería comprometida, y sería mucho más difícil evitar el triteísmo (ya que cada persona tendría una voluntad diferente a las otras dos). Este punto de vista se denomina trinitarismo social, y no preserva la naturaleza simple del Dios Trino.

También existe un peligro herético en el otro extremo del espectro del triteísmo: el modalismo (también llamado sabelianismo o monarquianismo modalista), la creencia de que el Dios único no es tres personas distintas sino simplemente tres modos o fases impersonales en la existencia de Dios. El único Dios es Padre, y luego decide convertirse en Hijo, y en otro momento en Espíritu Santo. Simplemente lleva diferentes máscaras cuando es apropiado; no es tres personas sino una persona manifestada de tres maneras.

La simplicidad es la clave para evitar también esta herejía trinitaria. Si la esencia de Dios son sus atributos y sus atributos son su esencia, entonces cuando nos referimos al Padre, al Hijo y al Espíritu, no tenemos en mente simplemente tres "modos de subsistencia" impersonales, sino "modos de subsistencia personales".[46] La simplicidad protege a las tres personas de convertirse en impersonales por completo. La única esencia divina no se limita a adoptar diferentes formas o a llevar diferentes máscaras que llamamos Padre, Hijo y Espíritu. Más bien, la esencia divina única e indivisa (es decir, la simplicidad) subsiste totalmente en tres personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo), cada una de las cuales es distinta de la otra debido a sus relaciones eternas de origen (paternidad, filiación y espiración).

El padre de la iglesia Agustín es ejemplar en la forma en que articula la simplicidad y la Trinidad, evitando al mismo tiempo herejías como el modalismo (sabelianismo). En primer lugar, Agustín explica por qué la simplicidad no excluye la existencia de personas distintas: "La Trinidad es un solo Dios; el hecho de que sea una Trinidad no significa que no sea simple. Porque cuando hablamos de este [Dios] como simple por naturaleza, no queremos decir que consista únicamente en el Padre, o únicamente en el Hijo, o únicamente en el Espíritu Santo, o que realmente sólo haya una Trinidad nominal, sin Personas subsistentes; esa es la noción de los herejes sabelianos". Sin embargo, Agustín demuestra simultáneamente cómo la única y simple esencia divina subsiste totalmente en las tres personas. "Lo que se quiere decir con ‘simple’ es que su ser es idéntico a sus atributos, aparte de la relación en la que se dice que está cada persona. Porque el Padre, por supuesto, tiene al Hijo; y, sin embargo, él mismo no es el Hijo; y el Hijo tiene al Padre; y, sin embargo, él mismo no es el Padre. Pero cuando cada uno es considerado en sí mismo, no en relación con el otro, su ser es idéntico a sus atributos. Así, se dice que cada uno en sí mismo es viviente, porque tiene vida; y al mismo tiempo él mismo es vida.”[47]

La simplicidad, por tanto, es fundamental para proteger al cristianismo de la acusación de modalismo, y es igualmente decisiva para proteger su compromiso con el monoteísmo (la creencia en un solo Dios) frente al triteísmo.[48] Por un lado, la esencia no está compuesta de partes como si estas partes se sumaran luego, una sobre otra, para constituir cada persona de la Trinidad. Por otro lado, las personas tampoco actúan como partes, como si cada una fuera una porción del pastel divino que llamamos Dios.[49]

¿Qué Tan Grave es la Negación de la Simplicidad?

La negación de la simplicidad es grave. Tan grave que Hart dice que es "equivalente al ateísmo".[50] Eso suena extremo. Sin embargo, Hart nos recuerda que hasta el siglo XIX, la mayoría habría estado de acuerdo. Ya en el capítulo 3 hablamos de la opinión conocida como monopolio-teísmo (o personalismo teísta), es decir, la creencia de que hay un Dios, pero que se parece mucho a los dioses de la mitología, con atributos humanos, sólo que en mayor medida. Sin embargo, si el monopolio fuera cierto, Dios no sólo estaría compuesto por varias partes o propiedades, sino que sería “lógicamente dependiente de una realidad más amplia que lo abarcara a él y a otros seres.”[51] Y si Dios dependiera de algo o de alguien más, entonces habría renunciado a su deidad por completo, ya que aquello de lo que dependiera tendría que ser algo que no pudiera concebirse como algo más grande, algo más amplio que él mismo.

Esto es grave.

1. Augustine, City of God 11.10. Véase también Augustine, Trinity 7.10.

2. Augustine, Trinity 6.7 (trans. McKenna); citado en Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:118. Tambien véase Turretin, Institutes, 1:187–89.

3. Anselm, Proslogion 18 (Major Works, 98).

4. Aquinas, Summa Theologiae 1a.3.7 (cf. 1a.3.1, donde el Aquinate explica por qué no hay accidentes en Dios, siendo su razón principal que los accidentes asumen potencialidad). Para aclarar, Dios no sólo está libre de toda y cualquier composición, sino que es totalmente incapaz de cualquier composición. Véase Turretin, Institutes, 1:191.

5. Irenaeus, Against Heresies 2.13.3 (p. 374); emphasis added.

6. Cf. Duby, Divine Simplicity, 88.

7. Aquinas, Summa contra Gentiles 1.18.3–5 (p. 103).

8. Anselm, Monologion 17 (Major Works, 30).

9. Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:173.

10. Aquinas, Summa Theologiae 1a.3.7.

11. Rogers, Perfect Being Theology, 25.

12. Aquinas, Summa Theologiae 1a.3.7 (cf. 1a.3.8 on God being the first efficient cause of things).

13. Charnock, Existence and Attributes of God, 1:333.

14. Hart, Experience of God, 92.

15. Rogers, Perfect Being Theology, 25.

16. Rogers, Perfect Being Theology, 25.

17. Hart, Experience of God, 92.

18. Rogers, Perfect Being Theology, 25.

19. Rogers, Perfect Being Theology, 26.

20. Rogers, Perfect Being Theology, 27.

21. Swinnock, Incomparableness of God, 4:423–24.

22. Augustine, Trinity 6.4 (trans. McKenna); Augustine, City of God 12.18; as quoted in Bavinck,Reformed Dogmatics, 2:127.

23. Augustine, Homily 341 §8; citado en Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:126.

24. Encyclopaedia Britannica, s.v. “refraction,” consultado el 20 de Agosto de 2018, https://www.britannica.com/science/refraction.

25. Es una ilustración o metáfora imperfecta. “Los prismas existen al margen de la luz, mientras que las esencias finitas dependen siempre del ser que reciben y, por así decirlo, modulan” (Hart, Experience of God, 133).

26. Dolezal, All That Is in God, 76.

27. Dolezal, All That Is in God, 76.

28. Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:127.

29. Anselm, Monologion 17 (Major Works, 30). Cf. Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:128.

30. Hart, Experience of God, 126.

31. Aquinas, Summa Theologiae 1a.13.4.

32. La ilustración de un niño y las monedas proviene de Bavinck, aunque yo le he dado vida (e historia) propia. Véase Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:176. Bavinck toma estas ilustraciones de Agustín, Moisés Maimónides y Basilio.

33. Bavinck, Reformed Dogmatics, 2:127.

34. Aquinas, Summa Theologiae 1a.3.3. Para un tratamiento útil de este punto, véase Dolezal, All That Is in God, 77.

35. E.g., Craig, “Toward a Tenable Social Trinitarianism,” 95–99; Moreland and Craig,Philosophical Foundations, 580–94.

36. Turretin, Institutes, 1:193.

37. Duby (Divine Simplicity, 214) añade útilmente un calificativo: "Sin embargo, cada uno tiene o es realmente la esencia divina (con sus atributos) a su manera peculiar.

38. À Brakel, Christian’s Reasonable Service, 1:141.

39. Para profundizar en las relaciones eternas de origen, véase Sanders, The Deep Things of God and The Triune God.

40. Turretin, Institutes, 1:193.

41. The eternal relations of origin are the basis for the way the three persons work in salvation history. The missions of the three persons in history stem from their eternal and personal modes of subsistence in eternity. However, one should not assume that the immanent Trinity is to be collapsed into the economic Trinity. Rather, the immanent is the metaphysical basis for the economic and remains distinct.

42. Gregory of Nyssa, Quod Non Sint Tres Dii, 45:125–28.

43. See Muller, The Triunity of God, 267–74.

44. John Owen destaca la apropiación divina y las operaciones inseparables en la misma frase: “Mientras que el orden de operación entre las distintas personas depende del orden de su subsistencia en la bendita Trinidad, en toda gran obra de Dios, los actos que concluyen, completan y perfeccionan se atribuyen al Espíritu Santo.” Owen, Works, 3:94.

45. Este punto es señalado por John of Damascus, Expositio de Fide Orthodoxa, 94:828–29. Cf. Duby,Divine Simplicity, 217.

46. Duby, Divine Simplicity, 214–15.

47. Augustine, City of God 11.10.

48. Irónicamente, el verdadero desafío es para el individuo que niega la simplicidad. Tal negación le deja a uno la curiosidad de saber cómo se puede seguir manteniendo el monoteísmo. Véase Dolezal, All That Is in God, 105; Swain, “Divine Trinity,” 102–3.

49. Duby, Divine Simplicity, 233.

50. Hart, Experience of God, 128 (cf. 134).

51. Hart, Experience of God, 128.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s