Teología

La Verdad Acerca del Mal

Posted on

ESJ-2019 1107-003

La Verdad Acerca del Mal

Por John MacArthur

¿Cómo puede un Dios bueno y poderoso tolerar todo el mal del mundo?

Esa pregunta – frecuentemente planteada por escépticos y teólogos liberales – es un ataque no tan velado contra el Dios de la Biblia, y una excusa fácil para aquellos que buscan socavar o ignorar la autoridad de Su Palabra.

La última vez consideramos algunas de las respuestas más populares al problema del mal (teodicea), y consideramos los errores fatales y centrados en el hombre que cometen. En resumen, intentan hacer que Dios se someta a las normas y preferencias del hombre. Peor aún, intentan reconciliar la verdad sobre Dios a la satisfacción de un mundo incrédulo, y acomodar sus filosofías y cosmovisiones.

Esa no es forma de resolver el problema del mal. Leer el resto de esta entrada »

El Problema Del Mal

Posted on

ESJ-2019 1107-002

El Problema Del Mal

Por John MacArthur

Una de las excusas más comunes que dan los que rechazan al Dios de la Biblia es el tema del mal en el mundo. Los escépticos y los teólogos liberales preguntan: “¿Cómo puede Dios, representado en la Biblia como bueno, santo y amoroso, permitir injusticias masivas y maldad en el mundo? Algunos se preguntan: “¿Cómo puede un Dios todopoderoso amar y tolerar todos los efectos del mal que inflige tanto sufrimiento en todo el mundo? De hecho, muchos escépticos y liberales teológicos creen que este dilema hace que los cristianos se encuentren en una posición imposible.

Su argumento se reduce a un silogismo simplista: “El Dios bíblico es un Soberano amoroso, benevolente, santo, omnisciente, omnisapiente y omnipotente que creó todo en el universo. Si tal Dios existe, todo debe ser perfecto y bueno. Leer el resto de esta entrada »

Para Su Gloria Y Nuestro Bien

Posted on

ESJ-2019 1107-001

Para Su Gloria Y Nuestro Bien

Por John MacArthur

En tiempos de desilusión y pruebas, los creyentes reciben gran consuelo de las palabras tranquilizadoras del apóstol Pablo: “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas sean buenas para los que aman a Dios, para los que son llamados según su propósito” (Romanos 8:28). La promesa de ese versículo es a menudo un faro de esperanza para los cristianos que sufren, dándoles la confianza de que el Señor no es indiferente a su situación.

Sin embargo, la iglesia no siempre tiene la misma confianza en la supervisión soberana de Dios cuando se trata del mal que domina el mundo que nos rodea. Es como si algunos creyentes pensaran que el Señor tiene control sobre nuestras circunstancias individuales, pero no puede tener control sobre todo a la vez. Leer el resto de esta entrada »

¿Cuál Es El Tema Dominante De La Biblia?

Posted on

ESJ-2019 1106-001

¿Cuál Es El Tema Dominante De La Biblia?

POR THOMAS SCHREINER

Por ahora es un consenso común que ningún tema capta adecuadamente el mensaje de las Escrituras.

No es mi intención disputar esa hipótesis aquí, porque casi cualquier centro elegido tiende a domesticar un tema u otro. Yo sostengo que hay un número de maneras diferentes de juntar la línea de la historia y la teología de las Escrituras que son legítimas. Por lo tanto, no debemos insistir en que un tema capte el conjunto.

De hecho, la palabra `centro’ es ambigua. ¿Estamos hablando del tema central de la historia o de la razón última de la historia? Leer el resto de esta entrada »

Analogías E Ilustraciones Deficientes Usadas Para Enseñar La Trinidad

Posted on

ESJ-2019 1015-002

Analogías E Ilustraciones Deficientes Usadas Para Enseñar La Trinidad Que En Cambio Pueden Enseñar Herejía

por Gary Gilley

(Volumen 25, Edición 6, Noviembre 2019)

Sin duda, la Trinidad es una de las doctrinas más complicadas, misteriosas y difíciles de comprender para el pueblo de Dios. La doctrina central del judaísmo del Antiguo Testamento era el monoteísmo, tal como se expresa en el Shemá en Deuteronomio 6:4: “¡Escucha, Israel! ¡El Señor es nuestro Dios, el Señor es uno!” Y aunque hay referencias dispersas a los tres miembros que componen la Divinidad en el Antiguo Testamento, esas referencias se entienden mejor a la luz de la revelación del Nuevo Testamento. Ahora miramos hacia atrás con claridad y reconocemos que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están presentes antes de la encarnación, pero es dudoso que muchos santos del Antiguo Testamento hayan captado la idea de una Trinidad, al menos no con la precisión que los cristianos hacen hoy. Así que no es sorprendente que cuando los Padres trataron de entender y definir al Dios Trino que hubiese mucha confusión y diferencia de opinión. Cuando el polvo se había asentado y los credos, como el Niceno, Atanasio y el Apostólico estaban entintados, se había formulado una definición de la Trinidad que todos los verdaderos cristianos aceptarían. Una definición representativa sería: “Dentro del único Ser que es Dios, existen eternamente tres personas iguales y coeternas, a saber, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”[1]. Leer el resto de esta entrada »

¿Cómo Sé Que Dios Es Por Mí?

Posted on

ESJ-2019 0917-003

¿Cómo Sé Que Dios Es Por Mí?

Por Sinclair Ferguson

Dios ha prometido hacer que todo coopere para bien de su pueblo. Si Dios es por nosotros, se deduce que, en última instancia, nada puede oponerse a nosotros. Eso es lógico. De otra manera, Dios no sería Dios. Si algo pudiera levantarse en contra de Dios y vencerlo, eso otro sería Dios. Dios entonces demostraría ser un dios falso, no un Dios en absoluto. Pero al contrario, Pablo está diciendo que en el último análisis, nada puede estar en contra de nosotros si Dios está a nuestro favor. Leer el resto de esta entrada »

La Gran Visión Escatológica De Jeremías (2ª. Pte)

Posted on

ESJ-2019 0909-001

La Gran Visión Escatológica De Jeremías (2ª. Pte)

Por Paul M. Henebury

El Locus Classicus del Nuevo Pacto

Entonces llegamos a la profecía sobre el Nuevo Pacto (Jer. 31, 31-34). Los versículos son seguidos inmediatamente por una garantía Divina de cumplimiento futuro (Jer. 31:35-37). Así que nos corresponde mirarlo con atención:

31 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, 32 no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor; 33 porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 34 Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado. – Jeremías 31:31-34 Leer el resto de esta entrada »