Conoce al Enemigo

Posted on Actualizado enn

clip_image002Conoce al Enemigo

Por Tim Challies

Durante miles de años los soldados han sabido que para derrotar a tu enemigo tienes que conocer a tu enemigo. Si usted entra en una ciega batalla, sin conocimiento del ejército en contra de usted, usted puede esperar ser derrotado. Sin embargo, entre mejor conoces a tu enemigo-la forma en que se mueve, la forma en que ataca, el tipo de armamento que utiliza, más usted puede estar preparado para derrotarlo.

En Efesios 6, mientras Pablo se acerca a la clausura de esta carta, comienza a hablar de la guerra espiritual y retrata la vida cristiana como un campo de batalla. Cuando él hace eso, él introduce el enemigo de los cristianos y nos dice cinco cosas acerca de él.

El líder enemigo es Satanás

El enemigo está dirigido por Satanás. Pablo nos dice que tenemos que “ponernos toda la armadura de Dios, para poder ser capaz de hacer frente a las asechanzas del diablo.” Lo primero que hace es nombrar al general enemigo o al rey enemigo. Este ejército está dirigido por Satanás. Desde que cayó en pecado, Satanás ha sido el enemigo de Dios y del pueblo de Dios. Él no es el único enemigo, sino el gran enemigo, el líder de todos los demás.

Satanás diferente de Dios en que él no es omnipresente –él no está presente en todas partes. Él es un ser creado que puede estar en un solo lugar al mismo tiempo, pero al igual que cualquier general, tiene muchos capitanes y soldados que hacen su trabajo por él. Así que luchamos contra Satanás en la forma en que los soldados aliados en la Segunda Guerra Mundial lucharon contra Hitler: No directamente, sino luchando en contra de sus soldados de infantería. Pero al mismo tiempo, sabemos que en realidad es Satanás quien está detrás de las fuerzas enemigas y que él es el enemigo definitivo.

El enemigo es espiritual

El enemigo es espiritual. Pablo dice “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra huestes espirituales de maldad.” Esto nos dice que nuestro enemigo es un enemigo espiritual. Si vamos a luchar contra un enemigo espiritual, es lógico pensar que necesitamos una armadura espiritual. Pablo continua diciendo, por supuesto, que el Señor nos proporciona exactamente la armadura que necesitamos. Esto también significa que nuestra lucha no es contra otras personas no-ante todo-, sino contra fuerzas espirituales. Sus vecinos incrédulos no son su enemigo, sino que es una persona creada a imagen de Dios que ha sido tomado prisionera por el enemigo y está en extrema necesidad de salvación. Pero la batalla no es con él, la batalla es espiritual contra las fuerzas espirituales.

El enemigo tiene muchos aliados

clip_image004El enemigo tiene muchos aliados. Una vez más, Pablo dice que nuestra lucha es “contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” Hay algunos cristianos que miran esta lista y tratan de sugerir lo que significa cada uno de ellos –como los gobernantes son los demonios que gobiernan sobre una zona del país y los poderes cósmicos gobiernan un área más pequeña, y así sucesivamente. Pero eso no es lo que Pablo está tratando aquí. Lo que está diciendo es que Satanás no es el único, sino que tiene un gran ejército con él. Estos seres, cualesquiera que sean, varían en su rango, poder, autoridad y capacidad. Sólo tenemos que saber que el enemigo está allí, que es espiritual, son muchos, y van por nosotros. Satanás lucha su batalla a través de un gran número de capitanes y soldados de infantería.

El enemigo usa muchas tácticas

El enemigo usa muchas tácticas. Pablo dice que tenemos que estar firmes contra las asechanzas del diablo. ¿Conoce a alguien que sea un estafador? Se trata de una persona que retuerce las manos y que trama y planea. Él es una persona astuta que le gusta planificar la forma de encontrar la debilidad de otra persona y explotarla.

Satanás es un estafador. Él usará cualquier táctica, cualquier estrategia. Tiene espías que se estudian y buscar sus debilidades y explotan cualquier debilidad que encuentre. Él intentará todo lo que vea que pueda funcionar bien y que no. El puede usar la tentación como lo hizo con Jesús. El puede usar la falsa doctrina, tratando de llegar a negar lo que es verdad o tratando de que usted llegue a creer y enseñar el error. El puede usar la división, haciendo lo que puede hacer entre usted y los demás cristianos, dándole razones para darle la espalda a los demás cristianos. Sea lo que sea, él va a hacer todo lo posible y siempre estará conspirando contra usted.

El enemigo buscará destruirte

El enemigo buscará destruirte. Satanás planea en su contra y alista a sus aliados en contra de usted con el fin de destruirlo. Pablo usa esta palabra “lucha” para describir el tipo de batalla con el que estamos comprometidos aquí. Este es un combate mano-a-mano. Estamos cara a cara con el enemigo y luchando contra él. El enemigo esta buscando destruirte. Sabemos que en Cristo estamos seguros, también sabemos que este enemigo está apuntando a lo sumo, haciendo todo lo posible para destruirnos por completo.

Ese es el enemigo contra el que estamos luchando contra aquí. Es bueno conocer a tu enemigo para que puedas conocer sus tácticas y estar preparado para derrotar a sus tácticas. Pero permítanme ofrecerle una advertencia. Mientras que usted necesita saber quién es su enemigo y mientras que usted quiere saber cómo actúa, es necesario tener cuidado de no obsesionarse con él. Hay demasiados cristianos que pasan demasiado tiempo pensando acerca de Satanás y estudiando las formas en que actúa. Cuando haces eso, te pones en territorio peligroso. Este enemigo es tan malo que si lo estudiamos muy de cerca, podemos llegar a ser como él. Se nos dice que pensemos en lo que es bueno y verdadero, puro y santo y precioso. Conoce a tu enemigo, pero conoce a tu Salvador mucho mejor. ¡Por cada mirada a Satanás, mire diez veces a Cristo!

Así que ese es el enemigo –tu enemigo. Satanás es el enemigo final, es un enemigo espiritual y él ha conseguido todo tipo de aliados espirituales. Todos estos seres están para destruir y tienen muchas formas y maneras de hacer precisamente eso. Usted y yo estamos en el centro de esta gran batalla, cósmica. Y las batallas son a menudo cosas simples, como no provocar ira a tu hijo, incluso cuando se es desobediente o elegir usted va ó no a mostrar amor a su esposa al hacer la cama. Se trata de cosas sencillas, como decidir si usted va ó no a leer la Biblia hoy en día o se presentará a la iglesia el domingo. Cada una de ellas es un pequeño conflicto en una guerra mucho más grande.

Un comentario sobre “Conoce al Enemigo

    oscar escribió:
    8 abril 2012 en 8:34 pm

    la batalla contra satanás es desde nuestro corazón donde el habita debido al pecado original, debemos derrotarlo dentro de nosotros para ayudar a otros fieles a vencerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s