El Verdadero Significado de la Navidad

Posted on

clip_image001El Verdadero Significado de la Navidad

Por Stephen Nichols

Una de las historias más notables de la Navidad viene de uno de los momentos más oscuros de la historia moderna. La Primera Guerra Mundial asolaba un continente, dejando destrucción y escombros a su paso. El costo humano, y en los millones, nos abruma. Pero en medio de este conflicto oscuro viene la historia de la Tregua de Navidad de 1914.. El frente occidental, a pocos meses de la guerra, era una escena deplorable de devastación. Tal vez, como para dar a los combatientes un día para volver a respirar, una tregua fue declarada desde la víspera de Navidad hasta el Día de Navidad.

Cuando la oscuridad cayó sobre el frente como una manta, el sonido de los proyectiles que estallan y la rata-tat-tat de los disparos se desvanecieron. Villancicos débiles, en las voces francesas o inglesas, por un lado, y en voces alemanas, por el otro, se levantaron para llenar el silencio de la noche.

Por la mañana, los soldados, al principio vacilantes, comenzaron saliendo de las trincheras del laberinto en la tierra reseca y temido de la tierra de nadie. Había más canto. Se intercambiaron regalos de raciones y cigarrillos. Se mostraron fotos de la familia.. Aparecieron los balones de fútbol. Arriba y abajo del frente occidental, los soldados, que sólo unas horas antes había estado en un combate mortal, ahora se enfrentaron en partidos de fútbol.

Por un breve pero completo notable día, había paz en la tierra. Algunos han llamado a la Tregua de Navidad de 1914 “Milagro en el Frente Occidental.”

Deseoso de imprimir algunas buenas noticias, The Times de Londres informó sobre los acontecimientos de la Tregua de Navidad. Los soldados registraron el día en cartas a las casas y en los diarios. Algunas de estas líneas llegaron a los periódicos, mientras que otros permanecieron desconocidas hasta que más tarde salieron a la luz. He aquí una de esas líneas del diario de un soldado de infantería alemana:

El Inglés trajo una pelota de fútbol de las trincheras, y muy pronto siguió un juego animado. Cómo maravilloso era, pero cuan extraño era. Los oficiales ingleses sentían lo mismo al respecto. Así, la Navidad, la celebración del amor, logró reunir enemigos mortales como amigos por un tiempo.

“Amigos por un tiempo,” “la celebración del amor,” “paz en la tierra”-este es el significado de la Navidad. Pero estas celebraciones, estas treguas, no duran. Después del día de Navidad, los balones de fútbol y los soldados volvieron a las trincheras. Los villancicos se calmaron y la guerra continuó su actividad. Y a pesar de la Primera Guerra Mundial, finalmente terminó, unas décadas más tarde, el campo y las ciudades de Europa se convirtieron en el campo de batalla una vez más, al igual que África y el Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial.

Eventos como la Tregua de Navidad vale la pena celebrar. Pero les falta algo. Ellos carecen de la permanencia. Esta paz no permanente es lo que a menudo encontramos en nuestra búsqueda del verdadero significado de la Navidad. Si estamos buscando la buena voluntad permanente y definitiva, el amor y la paz, tenemos que mirar más allá de nuestra entrega de regalos, tertulias y fiestas de oficina. Debemos mirar a ningún otro lugar que a un pesebre.

Debemos mirar a un bebé recién nacido no con bombo y platillo, pompa y circunstancia, sino a pobres padres en tiempos de desesperación. José y María y el Niño Jesús en realidad, eran personajes históricos reales. Pero en cierto modo, José y María se extienden más allá de sí mismos, más allá de su lugar y tiempo particular. Ellos representan a todos nosotros. Todos somos pobres viviendo en tiempos de desesperación. Algunos de nosotros somos mejores que otros en el camuflaje de ella. Sin embargo, todos somos pobres y desesperados, por lo que todos necesitamos la promesa ligada a ese bebé.

Estamos en la necesidad de una forma de salir de nuestra pobreza de alma y el estado desesperado de nuestra condición humana. Lo encontramos en el niño acostado en el pesebre, que era y es Jesucristo, el Mesías prometido, Simiente, Redentor y Rey.

El nacimiento de Jesús hace tantos siglos podría haber sido un parto ligeramente fuera de lo común. Ya en la antigüedad, los establos típicamente no se dividían como salas de parto y los pesebres no suelen funcionar como cunas para los bebés recién nacidos. Y ese bebé recién nacido era muy fuera de lo común. Por supuesto, en algunos aspectos, era perfectamente normal. Él era un ser humano, un bebé. Él tenía hambre. Él tuvo sed. Se cansó. Cuando nació, fue envuelto en pañales –el equivalente antiguo de Pampers.

Un infante. Impotente, hambre, frío y cansancio.

Sin embargo, este niño era el Hijo de Dios encarnado. Él era Emmanuel, que traducido significa: "Dios con nosotros". Según el relato del apóstol Pablo, este infante creó todas las cosas. Este niño creó Su propio pesebre. Y este niño, este Rey, trae la paz en la tierra, una paz final y permanente.

Un extracto de Peace: Classic Readings for Christmas por Stephen Nichols.

2 comentarios sobre “El Verdadero Significado de la Navidad

    Ingrid Zetterberg escribió:
    6 diciembre 2013 en 10:52 pm

    Precioso relato, que yo hace algún tiempo escuché nombrar. Fue maravilloso, sencillamente los soldados hicieron una tregua de paz en honor al Rey de reyes y Señor de señores. Los villancicos traen paz y la dulce presencia de nuestro Jesús. Aunque muchos hoy en día tratan de ignorar la navidad, ya que los adornos que se usan en ella, como el árbol con lucecitas, y las imágenes del nacimiento en realidad son de origen pagano. Pues no debemos inclinarnos ante las imágenes, pero yo a pesar de que sé perfectamente que Cristo no nació el 25 de diciembre, y a pesar de que no coloco el árbol ni el nacimiento, sin embargo si celebramos en casa con una cena en familia, el advenimiento de nuestro Salvador a este mundo. Porque aunque no sepamos la fecha exacta de su nacimiento, de todos modos sabemos que vino al mundo en una noche inolvidable para la cristiandad. De hecho fue la noche más importante de la historia, y no es justo pasarla por alto. El Señor no nos manda en la Biblia celebrar su nacimiento, pero tampoco lo prohibe. Así como conmemoro el día de su sacrificio, su muerte y resurrección, me parece lo más natural conmemorar una noche en el año su admirable nacimiento. Gracias amigo por compartir esta hermosa historia, que yo sé es verídica. Un saludo fraternal. Ingrid Zetterberg

    Pedro Garcia Gomez escribió:
    10 diciembre 2013 en 1:12 pm

    «La noche mas importante de la humanidad» que cierto es…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s