El Cristiano es un Enigma

Posted on Actualizado enn

clip_image002El Cristiano es un Enigma

Por Ian Hamilton

“El hombre es un enigma, cuya solución sólo puede encontrarse en Dios.” Así escribió Herman Bavinck , el gran teólogo holandés. Lo que escribió Bavinck es de aplicación inmediata a los hombres y mujeres caídos. La ciencia no nos puede decir lo que en última instancia va a ser de nosotros. No puede explicar el misterio que es el hombre. Porque somos un misterio. Cuando la “ciencia” nos quiere explicar en términos puramente humanistas y evolutivos, nos rebelamos. Sabemos que somos más que una amalgama de posibilidades de partículas subatómicas. Sabemos, incluso cuando no queremos reconocerlo, que hay más de nosotros de lo que parece. El hombre es un enigma cuya solución sólo puede encontrarse en Dios.

Lo que es menos obvio para muchos cristianos, sin embargo, es que lo que Bavinck escribe no es menos aplicable a los creyentes. Hay, incluso en el más bendito de los cristianos, una perplejidad que a veces puede ser abrumador. Podemos echar un vistazo de esta perplejidad en la confesión de Pablo en Romanos 7:15 ff:

“15 Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena. 17 Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 18 Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19 Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. 20 Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22 Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, 23 pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de[k] la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?"

Pablo es un enigma para sí mismo. Él está profundamente perplejo por la inconsistencia de su vida.

Paul no es un anormal, no-espiritual, un cristiana deficiente en el Espíritu. El está reconociendo la tensión ineludible que se encuentra dentro del corazón y la vida de cada creyente verdadero. Él es un hijo de Dios, pero aún marcado por la carne frágil y caída.  Él es un heredero de la gloria de Dios, pero todavía cercado con debilidad. Él está unido a Jesucristo, el Señor de la gloria, pero vive en un ambiente desfigurado por el diablo. Es un cristiano santificado, pero está en problemas, y en ocasiones casi abrumado, al morar el pecado. El cristiano es un enigma cuya solución sólo puede encontrarse en Dios. Esta es la conclusión de Pablo en Romanos 7:24-25:

“¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte? Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.”

El enigma y la inconsistencia no va a durar para siempre. Nuestra unión con el Dios-hombre glorificado, es la garantía de que vamos todos, un día porvenir, ser partícipes de su “resolución perfecta.” Ahora “gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos” (Romanos 8:23) . El día aún no ha llegado cuando nuestro cuerpo miserable será transformado para ser como su cuerpo glorioso-pero ese día viene porque Dios lo ha ordenado.

Ahora vivimos en la intersección de dos mundos-este mundo caído que está pasando, y el mundo futuro, que ya ha llegado en la persona de nuestro Señor Jesucristo y el Espíritu Santo, enviados del Padre. Por tanto, existe un dolor ineludible en cada corazón verdaderamente cristiano: no estamos todavía en casa. Ese dolor es a veces aumentado por las agravaciones del pecado que mora en nosotros y los ataques del diablo. Tanto es así, que podemos pensar que porque nosotros no hacemos lo que deseamos hacer, sino que hacemos lo que odiamos hacer, no podemos ser cristianos. Si no somos dolidos y humillados por este enigma que mora en nosotros, debemos preguntarnos seriamente a nosotros mismos si en verdad podemos posiblemente ser cristianos. Pero si usted es perplejo y humillado por sus inconsistencias y se afligen por ellos en sus vidas, me permito sugerir a usted evidenciar una de las marcas de la auténtica fe salvadora.

Escribo estas líneas no para excusar nuestras incoherencias, sino de animar, esperanzar, el corazón de cualquier santo que está agobiado por ellos. Un día el Señor será finalmente liberar todo su pueblo de su “cuerpo de muerte". Entonces dejaremos de ser hombres y mujeres miserables (que son al mismo tiempo hijos e hijas del Dios vivo), sino que seamos santos glorificados, con todos nuestros enigmas y contradicciones siempre borrados de nuestras vidas, conformados perfectamente a la imagen de nuestro Salvador Jesucristo.

Este hecho innegable debe marcar e incluso penetrar en la predicación de los embajadores de Cristo. La vida cristiana es una vida de “gozo inefable y glorioso,” pero también es, al mismo tiempo, una vida de lucha y contradicción. No hay atajos para escapar de esta tensión, salvo en el acceso directo de la muerte o el retorno del Salvador. Hasta que cualquiera de éstos llegue a pasar, continuaremos, fijando los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s