La Anatomía del Pecado Sexual

Posted on Actualizado enn

vitruvian

La Anatomía del Pecado Sexual

Por Matthew Holst

En todos los géneros de la Escritura, ya sea narrativa, Salmos, la sabiduría o los Evangelios y Epístolas, las advertencias contra el pecado sexual son prominentes. Desde Génesis hasta el Apocalipsis, todos los libros de la Escritura enseñan que los creyentes deben buscar enérgicamente la pureza sexual y advierte contra transgredir la ley de Dios en esta área. Tal vez la advertencia más grave está en Apocalipsis 21: 8 “Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”(LBLA). Sin embargo, cómo han cambiado las actitudes de la iglesia hacia el pecado sexual! Ya no es el escándalo que una vez fue, ya no es tanto un caso de "si" sino "cuando" este pecado va a suceder en la iglesia. No podemos negar que la actitud laxa y liberal del mundo sobre el pecado sexual ha permeado en la iglesia – hasta el punto que ahora está al borde de ser aceptado como uno de los llamados "pecados aceptables."

Tal vez esto se debe a que hemos perdido de vista lo que es cuan terrible ofensa es el pecado sexual a los ojos de Dios. Siguiendo el patrón del mundo, la iglesia rara vez ve la terrible naturaleza de este pecado tanto en su pecaminosidad inherente y su naturaleza destructiva para quienes se dedican a ella. Entonces, ¿qué podemos hacer en la iglesia, para ayudar a advertir contra la propagación epidémica del pecado sexual, especialmente, aunque no exclusivamente, en nuestros jóvenes. En primer lugar tenemos que diagnosticar lo que es el pecado sexual, antes de que podamos tratar de aconsejar y proteger a los que son tentados o han caído. Pablo, en Colosenses 3: 5 hace precisamente eso.

Pablo escribió “Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría.” Pablo es muy claro – el pecado sexual, que se manifiesta tanto en el pensamiento y la acción es en realidad avaricia, que a su vez es la idolatría. Más de eso en un momento, pero considere la respuesta común a aquellos atrapados o que confiesan su pecado sexual. “Simplemente de caímos en ello", o "Yo sólo quería a alguien me consolara durante mi prueba,”, o “por casualidad.” No es así, de acuerdo con Pablo. El pecado sexual NUNCA "sucede casualmente", sino que es el final de un largo proceso que se inicia con la idolatría.

En Colosenses 3:5 Pablo nos ofrece una lista de pecados, todos relacionados entre sí, que siempre acompañan a los pecados sexuales. Comienza con los actos de pecado sexual – la inmoralidad sexual y la impureza – y concluye con la causa – la idolatría. El retrocede desde la manifestación externa hasta la causa interna. Para decirlo de otra manera, se traslada de la ejecución del pecado hasta su concepción. Considere su flujo de pensamiento, al tratarlo a la inversa:

  • Avaricia que es idolatría.” Esta es la causa raíz. Aquellos que pecan sexualmente son culpables de cometer idolatría, en la que han hecho un dios del sexo. No importa qué tipo de pecado sexual es – heterosexual, homosexual, pornografía – o cualquier otro, el primer pecado es idolatría. Es decir, ha habido un golpe de estado en el corazón del hombre: Dios ha sido destronado y un deseo individual y egoísta reina en su lugar. En este sexo golpe en particular el sexo es el nuevo dios. Los fornicarios se han entregado a lo que es una práctica ilícita a los ojos de Dios. Mucho antes de que tengan lugar los clics del ratón sobre una imagen o un coqueteo o acto sexual, el corazón ha sido tomado cautivo por otro dios. Note que Pablo afirma que la idolatría está relacionada a la avaricia. Codiciar es desear algo que no tiene. En el pecado sexual, es el deseo por algo que no debería tener. En otras palabras, la persona sexualmente inmoral desea algo prohibido y lo consagra como dios en su propia vida.
  • El próximo pecado que Pablo destaca es "malos deseos." Nótese que todavía estamos en el reino del corazón, no el cuerpo. Tenga en cuenta que Pablo diagnostica el pecado sexual como un deseo malo. Querer algo que es intrínsecamente malo, es decir, algo que está prohibido por la ley de Dios. Desear esto es malo. ¿Cuántos de nosotros hacemos una pausa para pensar que la mirada de la cartelera, o la mirada persistente, el coqueteo con un compañero de trabajo o la fantasía de la mente, es de hecho, un mal deseo. Pablo dice que una vez que el corazón adora el sexo, se concebirá toda clase de malos deseos.
  • “Pasión” – esto es vivir de una manera consistente con los malos deseos. Es ser controlado por tales deseos, por lo que la moderación y la abstinencia de tales pensamientos son imposibles. Ser apasionado en el pecado sexual, es estar controlado por los deseos propios del sexo. Y cuando uno está controlado por el sexo, el sexo es su dios, y el Espíritu del Dios verdadero no gobierna en usted.
  • Pasando de las pasiones internas a la acción, Pablo afirma que "impureza" es la consecuencia natural de tales deseos. ¿Qué es impureza? Es hacer algo para ser menos puro, o para decirlo de otra manera, ser corrompido. En el contexto en Colosenses, Pablo está hablando del cristiano. El cristiano, que Pablo ha dicho antes, “habéis muerto con Cristo a los principios elementales del mundo,” que ha “recibido a Cristo,” que han "muerto en [sus] pecados … os dio vida juntamente con [Cristo]", en la práctica de la impureza, es aquel que contamina la buena obra de Dios en sí mismo y la iglesia. ¿Cuál es la impureza? En el contexto, es probable que tenga relación con la actividad sexual en la adoración pagana, que había penetrado en muchos aspectos de la vida, incluyendo el arte e incluso el diseño de muebles (tallas, etc.). La impureza hoy incluiría una participación en las prácticas, los acontecimientos, las ocasiones y ambientes que hacen alarde de la inmoralidad sexual. Eso, por supuesto, incluye ciertas formas de arte, algo de televisión y películas, y eventos donde la sexualidad es un programa abierto. El cristiano se hace impuro por el contacto con tales cosas. Y en la mente de Pablo, esto no es más que un paso lejos de los actos llenos de una vida sexual inmoral.
  • El pecado definitivo enumerado por el apóstol es el de "inmoralidad sexual". Porneia en el griego, de donde obtenemos nuestra palabra pornografía. La fornicación, el adulterio, la actividad sexual fuera del matrimonio, la pornografía, el sexting y así sucesivamente, estaría todo cubierto por este término. Aquí vemos el fruto fétido y mortal de la idolatría sexual. En el momento que esto se promulga, el corazón ha perdido casi todo el sentido de la decencia personal y sexual, los límites justos que una vez que se mantuvieron firmes han sido abatidos, y el cuerpo promulga la voluntad del corazón. El cumplimiento y la satisfacción se encuentran en la adoración del dios del sexo.

El pecado sexual no "acaba de suceder", y uno no se limita a "caer en el." No, es el proceso decidido de un corazón que ha establecido al sexo como su dios; un corazón que ha codiciado lo que no le pertenece (por ejemplo, la esposa o la hija de un vecino) – un corazón que ha practicado y repite los malos deseos del pecado sexual; un corazón que está tratando de encontrar maneras en que podría – sigilosamente – promulgar estos malos deseos; un corazón que ha sido entregado a sus pasiones y no puede luchar contra ellos por más tiempo; un corazón que no se detendrá ante nada, está intoxicado por el sexo, hasta que el impulso incontrolable se satisface con la práctica de la inmoralidad sexual. En la zona cero, la inmoralidad sexual es negar a Dios. Esa es la esencia de la idolatría.

Esta es la razón de porque la advertencia de Apocalipsis 21: 8 es tan grave. El pecado sexual es doloroso. No es una indiscreción o un mal juicio, y no importa cómo las circunstancias conspiren contra el cristiano, uno nunca tiene derecho de transgredir sexualmente. El pecado sexual es un pecado que condena al infierno.

Es por eso que no es suficiente simplemente poner guardias afuera de nuestro propio corazón, y sobre el comportamiento de quienes que participan del pecado sexual. Prohibir el acceso a Internet o detener el contacto con la "otra persona" simplemente nunca es suficiente. Esas son precauciones correctas y adecuadas, por supuesto, pero el corazón fornicario es idólatra. Necesita re-programación, por así decirlo. Es necesario reajuste de su luxación anterior. En el pecado sexual el corazón se ha perdido, se ha entregado a un dios falso, es esclavo de un amo cruel y exigente tarea que nunca puede ser satisfecho. Este corazón tiene que venir de nuevo bajo el poder y la libertad del evangelio de Cristo.

Para el incrédulo que está pecando sexualmente, necesita que la verdad liberadora del evangelio de Cristo se les predique. Necesitan que se les enseñe del pecado, la redención y luego la libertad del pecado. Ellos necesitan saber que hay Alguien más poderoso y bendecido y satisfactorio que el dios del sexo. Y para el cristiano que está atrapado en tal pecado, ¿qué es lo que necesita? ¡El mismo evangelio al igual que el incrédulo! Lo cual es exactamente cómo Pablo exhorta a los Colosenses a "hacer morir, pues, lo terrenal en vosotros". No es simplemente una mera orden de "¡no hagas esto!" – sino de cuan grandes bendiciones y realidades les recuerda!

Querido cristiano, las siguientes verdades nos enseñan que lo que somos en Cristo no sólo nos libera del pecado sexual – nos mantienen fuera de un estilo de vida de pecado sexual:

  • Jesucristo, el Salvador, ha hecho la paz con Dios por vosotros, por la sangre de su cruz (Colosenses 1: 20-22).
  • De la manera en que usted recibió a Jesucristo, así debe andar en él (Col 2: 6).
  • Usted no tiene que se llevado cautivo por cualquier filosofía o ídolo (Col 2: 9), porque Cristo no es sólo es su cabeza y autoridad, sino “la cabeza y autoridad de toda autoridad” (Col 2:10).
  • Su vieja naturaleza ha sido despojada – y aunque una vez fuiste muerto, usted ahora está vivo en Cristo (Col 2: 11-14).
  • Porque ha muerto a su vieja naturaleza, no es necesario vivir como si fuese esclavizado (2:20).
  • Porque habéis resucitado con Cristo, usted debe y puede buscar las cosas de arriba, donde está Cristo (Col 3, 1-2).

POR ELLO, ante todo esto “considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos[a] a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría” (Col 3:5).

3 comentarios sobre “La Anatomía del Pecado Sexual

    manuelaresti escribió:
    6 agosto 2015 en 1:43 am

    Reblogueó esto en Asociación Cultural Algorteña.

    […] La Anatomía del Pecado Sexual. […]

    lumbrera escribió:
    12 agosto 2015 en 7:53 am

    Reblogueó esto en Lumbrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s