El Poder de una Madre Suplicante

Posted on

ESJ-2017 0527-001

El Poder de una Madre Suplicante

(Hombres Cristianos y sus Madres Piadosas)

Por Tim Challies

Su nombre es conocido en todo el mundo. Multitudes acudían a su iglesia para oírlo predicar, y en todas partes la gente devoraba las ediciones impresas de sus sermones. Cuando él murió, 60.000 admiradores se enfilaron ante su ataúd y 100.000 alinearon su ruta fúnebre. Incluso hoy, la gente visita su tumba para rendir homenaje. Muchos más leen sus libros y se inspiran en sus sermones. Sin embargo, antes de que Charles Spurgeon fuera El Príncipe de los Predicadores, era un muchacho joven en los brazos de una madre piadosa. En medio de todo su éxito y toda su fama, no olvidaría su primer y mejor instructor. “No puedo decir," dijo, "cuánto debo a las palabras solemnes de mi buena madre." Como su hermano diría, "Ella fue el punto de partida de toda la grandeza y la bondad de cualquiera de nosotros, por la gracia de Dios, lo he disfrutado.

En este artículo de la serie “Hombres Cristianos y Sus Madres Piadosas,” nos volvemos a otra madre que fue la influencia espiritual más formativa sobre su joven hijo, una madre que enseñaría y entrenaría a su hijo mientras suplicaba por su alma. En ella vemos el poder de una madre suplicante.

Una Madre Que Ora y Vigila

Charles Spurgeon nació el 19 de junio de 1834, en Essex, Inglaterra, el primer hijo de John y Eliza. Eliza había nacido y criado en la cercana Belchamp Otten, y aunque poco se sabe de su juventud, sabemos que se casó temprano, porque tenía sólo 19 años cuando dio a luz a Charles. John, al igual que su padre antes que él, era un pastor bi-vocacional, independiente, que trabajó como empleado durante la semana para apoyar su ministerio los fines de semana. Su trabajo y ministerio lo llevaron a menudo fuera de casa y dejaron a Eliza a cargo de los niños.¡Y había muchos niños! Eliza dio a luz a 17, aunque nueve morirían en la infancia.

Poco después de que Charles naciera, fue a vivir con sus abuelos, presumiblemente porque Eliza estaba luchando con un embarazo difícil o con un niño pequeño. Permaneció allí hasta los 4 ó 5 años, luego regresó a casa, aunque durante toda su infancia continuaría disfrutando de largas visitas con sus abuelos. Allí tuvo acceso a una gran biblioteca que despertó un amor de toda la vida por la lectura, y allí escuchó los debates teológicos y comenzó a desarrollar entendimiento y convicciones. Él obtuvo un cariño especial por las obras de los puritanos y, a los 6 años, leyó El Progreso del Peregrino la primera de lo que finalmente sería cientos de veces.

Cuando regresó a su familia, era el hermano mayor de tres hermanos, y era hora de que comenzara su educación. Fue también durante este tiempo que su madre se convirtió en su influencia espiritual más formativa. Aunque Charles se comportaba bien, era precocemente consciente de su profunda depravación. “Siempre que pude", dijo más tarde, "me rebelé, me rebelé y luché contra Dios. Cuando Él quería que orara, yo no oraría, y cuando Él quería que escuchara el sonido del ministerio, yo no lo haría. Y cuando oí, y la lágrima rodó por mi mejilla, lo limpié y desafié a derretir mi alma. Pero mucho antes de comenzar con Cristo, Él comenzó conmigo.”

Cristo comenzó con él a través del ministerio atento de su madre. Debido a que John estaba tan ocupado con su trabajo y tan a menudo dedicado a cuidar de las almas de su congregación, gran parte de la responsabilidad de la crianza de los hijos recayó en Eliza. Aunque esto le preocupaba a John y, a veces le dejaba sentirse culpable, una experiencia le aseguró que sus hijos estaban en buenas manos. Durante un tiempo de ocupación, interrumpió su ministerio para volver a casa. “Abrí la puerta y me sorprendí al no encontrar a ninguno de los niños en el vestíbulo. Al subir en silencio, escuché la voz de mi esposa. Ella estaba en oración con los niños; a oí orar por ellos uno por uno por su nombre. Ella vino a Charles, y especialmente oró por él, porque él era de gran espíritu y temperamento atrevido. Escuché hasta que terminó su oración, y sentí y dije: ‘Señor, seguiré con tu trabajo. Los niños serán atendidos.’”

Algunos de los recuerdos más tempranos de Charles son de su madre reuniendo a los niños para leer la biblia a ellos y rogar con ellos para volverse a Cristo. Para sus hijos ella no era sólo una maestra, sino una evangelista.

Era costumbre de los domingos por la noche, cuando aún éramos niños pequeños, quedarse en casa con nosotros, y luego nos sentábamos alrededor de la mesa, y leíamos versículo por versículo, y ella nos explicaba la Escritura. Después de eso, llegó el tiempo de la súplica; había un pequeño pedazo de La Alarma de Alleine, o El Llamado a los Inconversos de Baxter, y esto fue leído con observaciones puntuales hechas a cada uno de nosotros mientras nos sentábamos alrededor de la mesa; y preguntaba cuando seria el tiempo que pensaríamos sobre nuestra condición, cuánto tiempo más buscaríamos al Señor. Luego vino una oración de madre, y algunas de las palabras de esa oración que nunca olvidaremos, incluso cuando nuestro pelo fue gris.

En estas oraciones, suplicó a Dios que extendiera su misericordia salvadora a sus hijos. Charles recordó que en una ocasión oró de esta manera: "Ahora bien, Señor, si mis hijos continúan en sus pecados, no será por ignorancia que perecerán, y mi alma tendrá que rendirles un rápido testimonio contra ellos en el día del juicio si no retienen a Cristo." El pensamiento de su propia madre testificando contra él traspasó su alma y agitó su corazón. Su intercesión causó una impresión tan profunda en su joven hijo que muchos años más tarde escribió: "¿Cómo puedo olvidar su ojo lloroso cuando me advirtió que me escapara de la ira venidera?" Otra vez ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello y clamó a Dios: "¡Oh, que mi hijo viva delante de Ti!" El deseo más profundo de su corazón era ver a sus hijos abrazar a su Salvador.

Pero aún así, Charles no se volvió hacia Cristo. A partir de los 10 a 15 años, él se preocuparía y trabajaría sobre el estado de su alma. Él sabía de su pecaminosidad pero no conocía del perdón; él sabía de su rebelión pero no tenía confianza en su arrepentimiento. Leyó las obras de los grandes pastores y teólogos de la historia, pero no encontró alivio alguno. Y entonces, una nevada mañana de domingo, se sintió atraído por una pequeña capilla primitiva metodista, donde un simple pastor tomó el texto: "Mirad a mí, y sed salvos, todos los confines de la tierra". ¡Jesucristo! -exclamó-. “¡Mira! ¡Mira! ¡Mira! Usted no tiene nada que hacer sino mirar y vivir.” La sencillez del mensaje era justo lo que Charles necesitaba, porque ahora entendía que Dios no le estaba llamando a hacer sino a creer. Y él lo hizo. Puso su fe en el Señor Jesucristo.

Poco después, escribió una carta a su madre en la que expresó su entusiasmo y su gratitud. Él le rindió homenaje por ser su principal maestro y por ser la que tan a menudo había suplicado a Dios por el don de la salvación. “Tu cumpleaños será ahora doblemente memorable, pues el tercer de mayo, el niño por quien oras con tanta frecuencia, el niño de esperanzas y temores, tu primogénito, se unirá a la Iglesia visible de los redimidos en la tierra y se unirá doblemente al Señor su Dios, por profesión abierta. Tú, mi Madre, has sido el gran medio en la mano de Dios para hacerme lo que yo espero ser. Sus amables y amonestadoras discusiones de la noche del Sabbath estaban demasiado profundamente arraigadas en mi corazón para ser olvidadas. Tú, por la bendición de Dios, preparasten el camino para la Palabra predicada y para ese libro sagrado, La Ascensión y el Progreso. Tengo animo, si me siento preparado para seguir a mi salvador, no sólo en el agua, sino que si me llama, incluso en el fuego, te amo como la predicadora a mi corazón de tal valor, como mi madre suplicante y vigilante.”

Spurgeon pronto se convertiría en El Joven Predicador y El Principe de los Predicadores. Primero miles y luego decenas de miles se reunirían para escuchar sus sermones. Pronto sus sermones serían transcritos y enviados a través del mundo. A lo largo de su vida, predicaría a millones. Recibiría la atención y los elogios de los presidentes y príncipes, pero debía todo a una madre cuya primera y más grande audiencia fuera su propia familia. En uno de sus primeros sermones, Spurgeon le rendía homenaje de esta manera: "Había un niño una vez – un niño muy pecador – que no escuchó el consejo de sus padres. Pero su madre oró por él, y ahora está de pie para predicar a esta congregación cada Sabbath. Y cuando su madre piensa en su primogénito predicando el Evangelio, obtiene una cosecha gloriosa que la hace una mujer feliz.

Eliza era una mujer alegre que obtuvo una cosecha gloriosa porque había sido fiel. El primer y gran deber de su maternidad era el cuidado espiritual de sus hijos, y ella se había aplicado a esa responsabilidad. Ella había enseñado a sus hijos la Palabra de Dios, había orado por sus almas, y ella les había rogado que se volvieran a Cristo. Ella había ganado la alabanza de su hijo: "Nunca podría ser posible para cualquier hombre estimar lo que debe a una madre piadosa."

Para obtener más información sobre Charles Spurgeon, recomiendo Spurgeon de Arnold Dallimore, Living by Revealed Truth de Tom Nettles y Charles Haddon Spurgeon de WY Fullerton. La información para este artículo se extrajo principalmente de esos recursos.

4 comentarios sobre “El Poder de una Madre Suplicante

    Hugo Alberto guaqueta escribió:
    28 mayo 2017 en 2:04 pm

    Edificante que nuestro Dios siga regalando dones y talentos a esos hombres que obedecen y temen a Dios

    Ministerios Ekklesia escribió:
    28 mayo 2017 en 9:59 pm

    Reblogueó esto en Ministerios Ekklesiay comentado:
    Interesante.

    mariaines6821 escribió:
    29 mayo 2017 en 12:18 pm

    Dios nos ayude a seguir este asombroso ejemplo de Eliza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s