Instruya Al Niño … Su hijo

Posted on Actualizado enn

clip_image002 Instruya Al Niño … Su hijo

Por Ed Braswell

La formación puede ser un trabajo duro, largo, monótono y agotador.

Recientemente conocí a un niño en un campamento de verano de otra iglesia llamado Landon. Él es un corredor en el equipo de atletismo de su escuela. Landon hizo las Olimpiadas Junior porque él corre los 5k en poco más de quince minutos. ¡¡GUAU!! Un día en el campamento, algunos de los otros líderes y yo compramos nuestro grupo de granizadas en Sonic. Dylan también estaba en nuestro grupo. Fue un, día húmedo increíblemente caliente y los adolescentes acababa de terminar de terminar una carrera de relevos muy competitiva con todos otros grupos. Cuando empezamos a repartir los granizados a los estudiantes, estaban tan emocionados y sedientos que se arrastraban uno encima del otro para reclamar los suyos.

Cuando entregamos un granizado a Landon, el respetuosamente declinó y nos informó que, debido a su entrenamiento, no había tomado una bebida azucarada así o cualquier tipo de soda en cinco años. Eso significa que había estado entrenando, por lo menos, desde que tenía nueve años de edad. Eso es dedicación y trabajo duro.

Recientemente he estado pensando en un versículo en Proverbios que habla sobre el entrenamiento. Proverbios 22:6 dice: "Instruye al niño en su camino que debe andar, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él."

¡El libro de Proverbios es un libro de sentido común! Es un libro que todo creyente puede leer y obtener ideas piadosas y prácticas respecto a casi todas las situaciones de la vida que uno podría encontrar. Se habla de sabiduría, dinero, amor, las relaciones, la ira, el perdón, el trabajo, el ahorro, prestar ayuda, los padres, los hijos, y la lista sigue y sigue. El libro de los Proverbios, si se lee y debidamente es aplicado, nos ayudará a tomar decisiones sabias y evitaremos las insensatas … o más francamente, vivir sabiamente y no tontamente.

Mire el comienzo de los Proverbios (Proverbios 1: 1-6):

1 Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel:

2 para aprender sabiduría e instrucción,
para discernir dichos profundos,
3 para recibir instrucción en sabia conducta,
justicia, juicio y equidad;
4 para dar a los simples prudencia,
y a los jóvenes conocimiento y discreción.
5 El sabio oirá y crecerá en conocimiento,
y el inteligente adquirirá habilidad,
6 para entender proverbio y metáfora[c],
las palabras de los sabios y sus enigmas.

Proverbios ayudan a sus lectores a desarrollar la destreza del discernimiento moral y bíblico y ético en el diario vivir. El libro de Proverbios ayuda a reconocer la sabiduría y obtener comprensión … y el valor de buscar y escuchar sus sabios y bíblicos consejos.

Así pues, Proverbios 22: 6 es sólo eso. Es un versículo que está escrito a los padres sobre la importancia de la crianza de sus hijos en el camino que deben seguir. " Es sabio que los padres críen a sus hijos de la manera correcta. ¡Este versículo no es una promesa! Más bien, es un dicho sabio y una regla general. Debe proporcionar esperanza y aliento a los padres en medio de un mundo disfuncional y perverso. Yo diría que la antítesis de este versículo sería también una regla general.

Hay esperanza de encontrar en las Escrituras, porque hay esperanza al encontrada en Dios. Sé que, como padre, deseo que mis hijos crezcan en la gracia y conocimiento de nuestro gran Dios (2 Pedro 3:18). Yo deseo que ellos le amen y caminen con Él durante toda su vida. Así que vamos a ver brevemente, entonces, este versículo y que significa para el padre y el hijo.

1. Instruye al niño

La palabra instruye (Hb – chânak ) significa reducir, disciplinar, dedicar. Cuando pienso en la palabra instruye, pienso en un trabajo constante, continuo y duro. A veces es agradable y a veces no lo es, para una o ambas partes.

El versículo nos está diciendo que entrenemos a nuestros hijos. ¡Entrénelos! ¡Disciplínenlos! ¡Enséñeles a ser disciplinados en las cosas de Dios! Dedíquelos y enséñeles a ser dedicados a las cosas de Dios.

Deuteronomio 6:4-9 nos da una buena idea del compromiso que se requiere con el fin de entrenar a nuestros hijos. Moisés dice que debemos enseñarles diligentemente, hablándoles constantemente de las cosas de Dios … cuando estamos sentados en casa, al viajar, al ir a la cama, al despertarse … tomando / haciendo todas las oportunidades para mantener a Dios y Su palabra delante de nuestros hijos.

Debemos mostrarles que el Señor ha de ser nuestro primer y mayor prioridad (Mateo 22: 37-38). Debemos estimarle y adorarlo más que cualquier otra persona o cosa. Más que nuestras aficiones, la escuela, el trabajo, los deportes, banda, los amigos, etc … Tenemos que hablar de Dios a menudo y con sinceridad. Debemos mostrar a nuestros hijos como es la fe en la bondad de Dios es en nuestras propias vidas. Debemos usar tiempos de quebranto, dolor, fracaso, decepción, alegría, victoria y bendición en nuestras propias vidas y en las de ellos para señalarles a la persona de Jesucristo y Su gran Evangelio.

Un atleta serio no se aparecerá en el campo de golf, el campo de béisbol / fútbol, en la ​​cancha de baloncesto, en el campo de soccer una vez por semana, o dos veces por semana, o tres veces a la semana. ¡NO! El atleta serio practicará mucho. Cuando están cansados. Cuando ellos no quieren estar allí. Cuando está lloviendo. Cuando sus músculos están doloridos. Cuando no hay nadie más allí. Cuando se deja de ser divertido por un tiempo. Cuando están en una rutina. ¡Todo el tiempo!

De la misma manera, lo haría también un científico, periodista, médico, abogado, o un músico.

Del mismo modo, si nos tomamos en serio que nuestros hijos crezcan en su fe y en su amor por el Señor, que es de una importancia mucho mayor que cualquiera de los anteriores, entonces debemos hacer lo mismo, y más. ¡Llevar a nuestros hijos a la iglesia unas pocos veces a la semana no es suficiente entrenamiento! Los padres seguimos siendo los influenciadores No.1 en las vidas de nuestros hijos … y hay que entrenar con diligencia a nuestros hijos en el Señor. No debemos y no debemos dejar esa tarea a otra persona. Podemos tener la ayuda … y deberíamos tener ayuda, pero tenemos que ser nosotros los que nos aseguremos que nuestros hijos tengan una formación adecuada en las cosas de Dios. Cuanto antes empecemos, mejor. Henry Ward Beecher dice:

“No es difícil hacer que un niño o un árbol crezca bien si usted les entrena cuando son jóvenes, pero hacerlos enderezar después de haber permitido que las cosas vayan mal, no es un asunto fácil.”

¿Qué tan bien está entrenando a sus hijos en las cosas de Dios? ¿Qué tipo de entrenamiento bíblico y piadoso le está proporcionando a sus hijos?

2. En el Camino que Debe Seguir

En el libro de los Proverbios, en realidad hay sólo dos opciones en cuanto a de qué manera una persona puede ir. Podemos ir por el camino de los justos y sabios. O podemos ir por el camino de los impíos y necios.

Proverbios 4:18, 19 – “Pero la senda de los justos [justos] es como el sol que brilla, que va en aumento hasta el día perfecto. El camino de los impíos es como la oscuridad; no saben en qué tropiezan.”

Como padres cristianos, ¡es nuestra responsabilidad de entrenar con diligencia a nuestros hijos en el camino que deben seguir! No es el camino en que quieren ir.

Proverbios 21: 2 nos dice que "el camino de cada hombre es recto delante de sus propios ojos, pero Jehová pesa los corazones." Y de nuevo en Proverbios 28:26 dice: "El que confía en su propio corazón es un necio, pero el que paseos sabiamente será entregado ".

Debemos señalar a nuestros hijos hacia Cristo … en todo momento en cada circunstancia y en cualquier situación. Debemos formar a nuestros hijos, no sólo para confiar en Dios, sino también, que se puede confiar en Dios. A pesar de que nuestros caminos pueden parecer estar bien, Dios sabe lo que están hechos los corazones y que no pueden ser confiar. Él conoce nuestros deseos y motivos egoístas. Debemos formar a nuestros hijos a elegir sabiamente … y elegir sabiamente comienza al conocer y amar a Dios. Debemos formar a nuestros hijos a caminar con el Señor y conocerle a Él y Su Palabra.

Caminar con Jesús es el camino de los justos y sabios. Cualquier otra cosa es el camino de los impíos y de los necios.

¿Esta usted Señalando a sus hijos a Jesús … el camino de los sabios? ¿A qué "camino" les esta apuntando su vida? ¿Sus prioridades?

3. Él no se apartará de él

El entrenamiento temprano y constante ayudará a conseguir hábitos de por vida en nuestros hijos. El entrenamiento temprano y fiel también ofrecerá muchas oportunidades para que nuestros hijos vean y experimentan la obra de Dios en nuestras vidas y en la suya. Nuestros hijos van a aprender a orar con expectación. Nuestros hijos aprenderán a ver a Dios en la vida … toda la vida … no sólo la vida de la iglesia. Nuestros hijos aprenderán que Dios es fiel y se puede confiar.

Será más difícil para nuestros hijos caminar lejos de Dios cuando han visto Su obra y fidelidad de primera mano y, a menudo a lo largo de su infancia y en la vida de sus padres (2 Timoteo 1: 3-5). Después de todo, la formación de nuestros hijos es más de Dios de lo que se trata de nosotros. El entrenamiento fiel y consistentemente de nuestros hijos en las cosas de Dios es realmente sólo tomar / crear todas las oportunidades para mostrar a nuestros hijos la bondad y fidelidad de Dios (Salmo 63: 3)!

Pensamientos Finales

Como padre, debes saber que la esperanza sólo se encontrara en el Señor (Salmo 62:5-7). Esta verdad es especialmente importante aquí por un par de razones.

  1. Si hay aliento en nuestros pulmones, nunca es demasiado tarde. Padres, si ustedes están luchando con señalar a su hijo a Jesús y entrenarlos en justicia, encuentre su esperanza en Jesús hoy. El hará a través de usted lo que no puede hacer por su cuenta. El deseo, la creatividad, la pasión para entrenar a nuestros hijos en el camino del Señor … todo eso viene del Espíritu Santo que habita en el corazón de cada creyente.
  1. Si usted ha fallado en el pasado y su hijo (sin importar la edad) está lejos de Dios, no todo está perdido. Pídale a Dios que le perdone y corrija su corazón. Comience a orar fervientemente por su hijo (s). Es Dios quien salva … siempre lo ha sido (Romanos 1:16). Dios es el que restaura. ¡Nunca ha sido algo de nosotros!

Bendiciones,

Ed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s