La Eficacia de la Oración

Posted on

clip_image002La Eficacia de la Oración

Por R.C. Sproul

Tenemos que evitar adoptar una visión fatalista de la oración. No podemos permitirnos descartar la oración de nuestras vidas simplemente porque puede ser que no parecen tener valor pragmático. Funcione o no la oración, debemos participar en ella, simplemente porque Dios mismo nos manda a hacerlo. Incluso una lectura superficial de la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, revela un profundo énfasis en la oración, súplica e intercesión. Es inevitable que la oración es una actividad prevista para el pueblo de Dios. Además, nuestro Señor mismo es el modelo supremo para nosotros en todas las cosas, y Él claramente hizo de la oración una gran prioridad en Su vida. No podemos hacer menos.


Funcione o no la oración funciona, debemos participar en ella, simplemente porque Dios mismo nos manda a hacerlo.

Pero también es cierto que la Escritura nos enseña que la oración "funciona" en algún sentido. Permítanme citar tres ejemplos.

Todos sabemos que el apóstol Pedro audazmente declaró que no volvería a traicionar a Jesús, que estaba dispuesto a ir a la cárcel e incluso a la muerte por su Señor. Pero en lugar de elogiar a Pedro por su determinación, Jesús le reprendió y le dijo: "De cierto os digo que esta noche, antes que cante el gallo, me negarás tres veces." (Mateo 26:34). El relato de Lucas añade un detalle interesante a este intercambio. Jesús dijo: “Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos.”(Lucas 22:31-32). Jesús advirtió a Pedro que un tiempo de "zarandear" venía en su vida, que Satanás iba a atacarlo. Pero Jesús sabía que Pedro iba a volverse de su pecado y regresaría a Jesús. ¿Cómo pudo Jesús estar seguro de eso? Bueno, había orado por Pedro, que la fe de Pedro no se tambaleara. Jesús tenía razón –Pedro, efectivamente, regresó a Jesús y él hizo mucho para fortalecer a los hermanos. La oración de Jesús por Pedro fue eficaz.

No sólo vemos las oraciones de Jesús que afectan el cambio en este mundo, también vemos las oraciones de los santos funcionando. En los primeros días de la iglesia, Pedro fue encarcelado, pero los creyentes se reunieron para una temporada de intensa oración por el. Ellos derramaron sus corazones ante Dios, rogándole a Dios vencer de alguna manera la adversidad de la situación y lograr la liberación de Pedro. Sabe lo que pasó: Mientras estaban involucrados en esta intensa oración, alguien llamó a la puerta. Ellos no quieren ser molestados de su tiempo de oración, así que enviaron al siervo a la puerta. Cuando fue a la puerta y preguntó quién estaba llamando, Pedro respondió y el criado reconoció su voz. Rebosante de alegría, salió de la puerta se cerró y corrió a decirle a los demás que Pedro estaba fuera. Los discípulos se negaron a creerlo hasta que abrieron la puerta y vieron a Pedro mismo de pie allí. Dios respondió a las oraciones de su pueblo, liberando a Pedro de la prisión con la ayuda de un ángel, pero cuando se presentó en la casa donde estaban reunidos los creyentes, estas personas que habían orado tan fervorosamente por su liberación se asustaron y se sorprendieron de que Dios en realidad había contestado su oración. Esa es la forma en que estamos tan a menudo; cuando Dios responde a nuestras oraciones, difícilmente podemos creerlo.

Moviéndonos a un pasaje didáctico, Santiago alienta firmemente al pueblo de Dios a orar:

¿Sufre alguno entre vosotros? Que haga oración. ¿Está alguno alegre? Que cante alabanzas. ¿Está alguno entre vosotros enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia y que ellos oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor; y la oración de fe restaurará al enfermo, y el Señor lo levantará, y si ha cometido pecados le serán perdonados. Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho. Elías era un hombre de pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto. (Santiago 5: 13-18)

Después de estas palabras conmovedoras, que enfatizan fuertemente la eficacia de la oración, Santiago pasa a hablar del profeta Elías. Él insiste en que Elías era un hombre igual que nosotros, él no era un súper santo o un mago. Sin embargo, sus oraciones eran extremadamente poderosas. Él oró para que Dios detuviera la lluvia, y ninguna lluvia cayó por tres años y medio. Entonces él oró para que Dios enviaría lluvia y cayeron torrentes.

Teniendo en cuenta estos pasajes de las Escrituras, y muchos, muchos más que muestran claramente que la oración puede lograr cosas, no somos libres de decir: “Bueno, Dios está en control. Él es soberano, inmutable, y omnisciente, lo que sea que suceda, será. No tiene sentido la oración.” La Escritura universal y absolutamente niega esa conclusión. En cambio, afirma que la oración provoca cambios. Dios, en Ssu soberanía, responde a nuestras oraciones.

Este extracto se toma deThe Prayer of the Lord por RC Sproul

Un comentario sobre “La Eficacia de la Oración

    manuelaresti escribió:
    13 agosto 2015 en 1:06 am

    Reblogueó esto en Asociación Cultural Algorteña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s