La Predicación Cristo-Céntrica: Una Visión General

Posted on Actualizado enn

ESJ-2016 1208-001

LA PREDICACIÓN CRISTO-CENTRICA: UNA VISIÓN GENERAL

Richard L. Mayhue, Th.D. Profesor de Investigación de Teología Emérito De The Master’s Seminary

Este panorama ofrece una introducción sobre el movimiento de Predicación centrado en Cristo contemporáneo (en adelante, PCC), centrándose en su: (1) perfil, (2) proponentes y (3) supuestas pruebas de aceptación. A continuación, se discuten las impropiedades involuntarias de este fenómeno con atención dedicada a: 1) un uso inadecuado de la hermenéutica; 2) una visión impropia de Dios; y 3) una visión impropia de la Escritura. Finalmente, debido a que la predicación centrada en Cristo practicada apropiadamente refleja los ejemplos reales de la predicación del Nuevo Testamento, se exploran los énfasis principales del Nuevo Testamento. En conclusión, se describen siete características de identificación de un predicador bíblicamente dirigido y centrado en Cristo.

* * * * *

Alrededor de 1985 escribí una serie de artículos para un periódico cristiano popular que delineaba las maneras apropiadas e impropias de interpretar la Biblia. Un artículo advirtió contra leer la información en un texto bíblico y luego sacar conclusiones que no estaban realmente en el texto. Un ejemplo de esta práctica inadecuada, llamada eisegesis, se refería a Cantares de Salomón. Observé que, aunque muchos a lo largo de los siglos concluyeron que Cristo era la pieza central de cantares, Cristo en realidad no se encontraba allí. Semanas después, en el siguiente número, una carta al editor me reprendió con mordacidad porque no creía que Cristo se encontrara en todos los textos de la Biblia. Esa fue la introducción inicial de este joven pastor a la tendencia contemporánea de la “Predicación centrada en Cristo.”

Desafortunadamente, hacer la pregunta “¿Crees en el PCC?” Es como responder a la clásica pregunta manipuladora “¿Has dejado de golpear a tu esposa?” Sin importar qué la respuesta sea sí o no, acusará al entrevistado ante los ojos de muchos. Sin embargo, el problema no radica en las respuestas sino más bien en las preguntas. A menos que se enmarquen con más detalle, las respuestas exactas de sí o no pueden ser respondidas por el interrogado.

Así que permítanme enmarcar la pregunta así para la siguiente discusión: “¿Cree usted que Cristo debe ser predicado a partir de todo texto en la Escritura contenido en el Antiguo Testamento, y que Dios pretendió hacer referencia a Cristo?” Por supuesto, la respuesta es “¡Absolutamente!” Para cualquier expositor temeroso de Dios, creyente de la Biblia, justificado por la fe solamente, que desee honrar a Cristo y seguir el inolvidable e innegable testimonio de Pablo: “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús.” (2 Cor 4, 5).

El propósito de este artículo es proporcionar un breve resumen introductorio del PCC. Esta visión general consta de tres partes:

1. Resumen de las prácticas contemporáneas de la PCC

2. Resumen de las prácticas inadecuadas de la PCC

3. Resumen de las prácticas bíblicas de la PCC

Resumen de las Prácticas Contemporáneas de la PCC

No hay un estilo de la PCC. Existen muchas variaciones; Por lo tanto, el movimiento contemporáneo no puede ser considerado monolítico. Los pensamientos que siguen – Perfil, Proponentes y Pruebas – representan un resumen general derivado de múltiples fuentes.

Perfil

Ocho características frecuentemente mencionadas forman un perfil general del movimiento la PCC moderna:

1. La convicción de que Cristo es el tema central y la persona de la Escritura.

2. Una hermenéutica especializada de PCC que va más allá de la práctica histórico-gramatical normal de la interpretación para encontrar a Cristo.

3. Toda la Biblia es Escritura Cristiana con un énfasis exclusivo en la unidad teológica de la Biblia en el descuido de su diversidad.

4. Cristo puede ser encontrado en y debe ser predicado de cada texto y pasaje de la Escritura.

5. Las interpretaciones tipológicas y / o alegóricas del Antiguo Testamento son permitidas / alentadas, aunque no sean validadas por el Nuevo Testamento.

6. Una marco o trayectoria teológica “histórico-redentor” (heilshistorisch) derivado es la lente a través de la cual se debe ver toda la Escritura.

7. Un enfoque de interpretación PCC sensus plenior es aceptable, incluso necesario.

8. Un fuerte énfasis en predicar a Cristo desde el Antiguo Testamento.

Proponentes

Por la persuasión teológica, los partidarios de la PCC con rara excepción son Pactalistas. Por afiliación denominacional, usualmente son, pero no siempre, presbiterianos, bautistas reformados o bautistas del sur.

Debido a sus escritos, los siguientes autores / pastores son frecuentemente considerados como líderes representativos en el movimiento:

  1. Bryan Chapell –ex del Covenant Theological Seminary
  2. Edmund Clowney – ex del Seminario Teológico de Westminster
  3. Graeme Goldsworthy –ex del Seminario Teológico de Moore
  4. Sidney Greidanus – ex del Seminario Teológico de Calvino
  5. James Hamilton – Seminario Teológico Bautista del Sur
  6. Seminario Dennis Johnson – Westminster California
  7. Tim Keller – pastor presbiteriano en la ciudad de Nueva York
  8. David Murray – Seminario Teológico Reformado Puritano

Pruebas

Los defensores y practicantes casi siempre tienen una visión elevada de Dios y de las Escrituras. Por lo tanto, ellos sustentan su énfasis de predicación con el deseo de exaltar a Cristo y ser fieles a la Escritura. Los siguientes seis textos bíblicos representan el soporte bíblico usual que supuestamente demuestra la validez de la PCC:

13 Y he aquí que aquel mismo día dos de ellos iban a una aldea llamada Emaús, que estaba como a once kilómetros de Jerusalén. 14 Y conversaban entre sí acerca de todas estas cosas que habían acontecido. 15 Y sucedió que mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se acercó y caminaba con ellos. 16 Pero sus ojos estaban velados para que no le reconocieran. 17 Y El les dijo: ¿Qué discusiones son estas que tenéis entre vosotros mientras vais andando? Y ellos se detuvieron, con semblante triste. 18 Respondiendo uno de ellos, llamado Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días? 19 Entonces El les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: Las referentes a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; 20 y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes le entregaron a sentencia de muerte y le crucificaron. 21 Pero nosotros esperábamos que El era el que iba a redimir a Israel. Pero además de todo esto, este es el tercer día desde que estas cosas acontecieron. 22 Y también algunas mujeres de entre nosotros nos asombraron; pues cuando fueron de madrugada al sepulcro, 23 y al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto una aparición de ángeles que decían que El vivía. 24 Algunos de los que estaban con nosotros fueron al sepulcro, y lo hallaron tal como también las mujeres habían dicho; pero a El no le vieron. 25 Entonces Jesús les dijo: ¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! 26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera todas estas cosas y entrara en su gloria? 27 Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a El en todas las Escrituras (Lucas 24:13-27)

44 Y les dijo: Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 45 Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras, 46 y les dijo: Así está escrito, que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día; 47 y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Vosotros sois testigos de estas cosas. (Lucas 24:44-48)

Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí (Juan 5:39)

Porque en verdad los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles (1 Cor 1:22-23)

Pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado. (1 Cor 2:2)

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús. (2 Cor 4:5)

Sin embargo, los motivos apropiados deben estar acompañados de interpretaciones textuales correctas para poder honrar constantemente a Dios ya Su Palabra con la predicación y la enseñanza.

Una repaso rápido de las citas directas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento (usando UBS, 4th ed., GNT, 887-88 como referencia) arroja algunos datos interesantes:

1. Hay 360 citas directas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento.

2. 24 de los 39 libros del Antiguo Testamento se citan en el Nuevo Testamento (61.5%).

3. El 87.8% de las citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento vienen de solamente 7 (17.9%) libros del Antiguo Testamento.

• Pentateuco 28.6%

• Salmos 43.9%

• Isaías 15.3%

4. Sólo el 12.2% de las citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento provienen de los 17 (43.6%) restantes citados en los libros del Antiguo Testamento.

5. 15 de los 39 libros del Antiguo Testamento no se citan en el Nuevo Testamento (38.5%).

Que Cristo se encuentra en el Antiguo Testamento no es un descubrimiento reciente. Que la gran mayoría de las citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento vienen de Moisés, los Salmos, e Isaías tampoco es sorprendente (ver Lucas 24:44). Lo sorprendente es la cantidad de citas, si las hay, de 32 de 39 libros del Antiguo Testamento. Si Cristo va a ser predicado de cada texto / pasaje del Antiguo Testamento, uno esperaría significativamente más citas del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, donde se mencione a Cristo c. 529 veces y Jesús es usado aprox. 917 veces.

Resumen de las Prácticas Inapropiada de la PCC

Los practicantes de la PCC emplean: (1) el uso inapropiado de la hermenéutica, (2) una visión inapropiada de Dios y (3) una visión inapropiada de la Escritura. Para la inmensa mayoría, estas innovaciones son involuntarias, pero no obstante reales. Un uso inapropiado de la hermenéutica conduce a una visión inapropiada de Dios y la Escritura. Si las prácticas hermenéuticas son inapropiadas, la interpretación y la exposición serán erróneas.

El Uso Inapropiado de la Hermenéutica

Esto se ilustra mejor con una introducción escrita por J. I. Packer:

¿Qué es la teología del pacto? La respuesta directa, aunque provocativa, a esa pregunta es que es lo que hoy en día se llama hermenéutica, es decir, una forma de leer toda la Biblia que es parte de la interpretación general de la Biblia que la sustenta[1].

Packer ha utilizado una construcción teológica, es decir, la teología del pacto, para definir su hermenéutica. Si se parte de un sistema teológico del que deriva una hermenéutica, se concluirá siempre con el sistema teológico. Esto representa un claro caso de razonamiento circular.

En realidad, se debe utilizar el enfoque histórico-gramatical de la hermenéutica, que incluye el énfasis en “sentido único” y “intención autoral”, para interpretar los textos individuales cuya suma define un sistema teológico. Ni un “motivo histórico-redentor”, ni un “contexto canónico”, ni un “sensus plenior canónico” deben usarse para desarrollar nuestro enfoque hermenéutico de interpretar la Biblia.[2]

Una Visión Inapropiada de Dios

La gran mayoría de los practicantes de la PCC hacen esto sin querer. Su motivo de exaltar a Cristo resulta honorable, pero su práctica de “corte recto” se queda corto (ver 2 Tim 2:15). La Escritura es exclusivamente teocéntrica en un sentido trino, no limitado a Cristo únicamente. Concentrarse en la PCC es en efecto ignorar o aparentemente degradar a Dios el Padre y Dios al Espíritu en importancia. Los tres miembros de la Divinidad deben ser predicados, no solo uno aislado de los otros dos. Inyectar artificialmente a Cristo en cada texto / pasaje comete este error.

Una Visión Inapropiada de la Escritura

Es incorrecto interpretar un pasaje del Antiguo Testamento como si fuera sobre Cristo cuando de hecho no lo es. Es incorrecto encontrar tipos de Cristo en el Antiguo Testamento que Dios no quiso. Es erróneo encontrar alegorías en el Antiguo Testamento que Dios nunca quiso. Daniel Block hace una evaluación directa y contundente con respecto a estas equivocaciones interpretativas. “Es exegéticamente fraudulento tratar de extraer de cada texto bíblico alguna verdad acerca de Cristo.”[3]

Dicho de otra manera: es un error de primer orden extraer una interpretación errante de una Biblia inerrante. El intérprete será avergonzado ante Dios, no será aprobado, sin importar cuán honorable sea la intención de exaltar a Cristo.

Resumen de las Prácticas Bíblicas de la PCC

Amplias Instrucciones Bíblicas

Pablo señaló a la iglesia romana al Antiguo Testamento para perseverancia y estímulo que resulta en la esperanza cristiana (Rom 15:4):

Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.

Pablo exhortó a la iglesia de Corinto con ejemplos del Antiguo Testamento (1 Cor 10:6,

Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos lo malo, como ellos lo codiciaron…. Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin de los siglos.

Pablo exhortó a Timoteo a predicar el Antiguo Testamento para doctrina, reprensión, corrección e instrucción en la justicia (2 Tim 3:16):

Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia.

Cristo en el Nuevo Testamento

De los 260 capítulos que componen el Nuevo Testamento, Cristo se encuentra en 251, que equivale al 96.5% del Nuevo Testamento. Cristo se puede encontrar en cada capítulo en 23 de los 27 libros del Nuevo Testamento.

Sólo 9 capítulos del Nuevo Testamento no se refieren directamente al Señor Jesucristo:

• Hechos 12, 27 (narraciones históricas)

• 1 Corintios 13-14 (contexto de 1 Cor 12-14)

• 2 Corintios 7 (recordatorio histórico)

• Apocalipsis 8-10, 18 (contexto de juicio)

Esto está en contraste fuerte con el Antiguo Testamento. Cristo es enseñado esporádicamente en el Antiguo pero minuciosamente en el Nuevo.

Predicando a Cristo en el Nuevo Testamento

No sólo Cristo puede ser encontrado en todo el Nuevo Testamento; además, Cristo fue predicado en todo el Nuevo Testamento. Por ejemplo:

1. “Y todos los días, en el templo y de casa en casa, no cesaban de enseñar y predicar a Jesús como el Cristo.” (Hechos 5:42)

2. “Entonces Felipe abrió su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús” (Hechos 8:35).

3. “Pero había algunos de ellos, hombres de Chipre y de Cirene, los cuales al llegar a Antioquía, hablaban también a los griegos, predicando al Señor Jesús” (hechos 11:20).

4. “También disputaban con él algunos de los filósofos epicúreos y estoicos. Y algunos decían: ¿Qué quiere decir este palabrero? Y otros: Parece ser un predicador de divinidades extrañas porque les predicaba a Jesús y la resurrección” (Hechos 17:18).

5. “Pero también algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, trataron de invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os ordeno por Jesús, a quien Pablo predica” (Hechos 19:13 )

6. “Y a aquel que es poderoso para afirmaros conforme a mi evangelio y a la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que ha sido mantenido en secreto durante siglos sin fin” (Rom 16:25).

7. “Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, piedra de tropiezo para los judíos, y necedad para los gentiles” (1 Cor 1:23).

8. “Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?” (1 Cor 15:12)

9. “Porque el Hijo de Dios, Cristo Jesús, que fue predicado entre vosotros por nosotros (por mí y Silvano y Timoteo) no fue sí y no, sino que ha sido sí en El” (2 Cor 1:19).

10. “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por amor de Jesús” (2 Cor 4:5)

11. “Revelar a su Hijo en mí para que yo le anunciara entre los gentiles, no consulté enseguida con carne y sangre” (Gal 1:16)

12. “Algunos, a la verdad, predican a Cristo aun por envidia y rivalidad, pero también otros lo hacen de buena voluntad” (Fil. 1:15).

Ser un Expositor del Nuevo Pacto

Tres textos del Nuevo Testamento comparan la “sombra” de la verdad en el Antiguo Testamento con la “sustancia” de la verdad en el Nuevo:

Sombra

Colosenses 2:16-17

Hebreos 8:4-5

Hebreos 10:1

Sustancia

Colosenses 2:17

Hebreos 8:6

Hebreos 10:1

Hebreos 8:7, 13 habla del Antiguo Testamento como el primer pacto (Heb 9: 1, 15, 18, 10: 9) que ahora es defectuoso y obsoleto. Sin embargo, Hebreos 8:8, 13; 12:24 se refieren a un pacto mejor, un nuevo pacto que es nuevo en el tiempo (Heb 12:24 – neos) y nuevo en calidad (Heb 8:8, 13; 9:5 – kainos). La única conclusión razonable a alcanzar es que Cristo debe ser predicado principalmente y con mayor frecuencia del Nuevo Testamento, que es actual en el tiempo y claro en calidad porque revela la sustancia clara, no la sombra velada.

Agustín (354-430 dC) es frecuentemente parafraseado escribiendo: “El Nuevo está contenido en el Antiguo – el Antiguo está explicado en el Nuevo.” Aunque el sentido general de esta afirmación es verdad, vale la pena leer lo que Agustín escribió. Aquí están las palabras exactas de Agustín:

Esta gracia se escondió bajo un velo en el Antiguo Testamento, pero se ha revelado en el Nuevo Testamento de acuerdo con la dispensación más perfectamente ordenada de las épocas, ya que Dios sabía cómo disponer todas las cosas. . . por esta misma circunstancia se podría entender que era entonces el momento de ocultar la gracia que debía ser revelada en el Nuevo Testamento por la muerte de Cristo, el rasgar, por así decirlo, el velo.[4]

La paráfrasis adecuada debe ser: “La gracia de la salvación de Dios en Cristo está en el velo Antiguo, es decir, oculto, pero en el Nuevo revelado, es decir, claro.” Él habla como el escritor de Hebreos acerca de la sombra, En el Antiguo Testamento contrastaba con la sustancia claramente revelada en el Nuevo Testamento.

Preguntas

Cualquier expositor bíblico debe plantear y responder a estas preguntas para determinar de qué partes de la Escritura debe predicar para ser un predicador auténtico centrado en Cristo:

1. ¿Qué hay acerca de que Cristo se explica mejor en el Antiguo Testamento que en el Nuevo Testamento?

2. ¿Qué doctrina relacionada con la salvación, la santificación y la glorificación se explica mejor en el Antiguo Testamento que en el Nuevo Testamento?

3. ¿Por qué predicar una visión velada de Cristo del Antiguo Testamento cuando uno puede predicar un Cristo claramente revelado del Nuevo Testamento?

4. Si Cristo hubiese predicado acerca de Sí mismo en la tierra después de que el Nuevo Testamento hubiera sido escrito, ¿Habría predicado principalmente del Antiguo o del Nuevo Testamento?

Desde una perspectiva bíblica y un punto de vista lógico, la única conclusión razonable que se debe sacar es que el expositor de hoy debe predicar a Cristo principalmente del Nuevo Testamento.

Una Palabra Final

Las siguientes descripciones básicas deben caracterizar al expositor bíblico y centrado en Cristo:

1. Reconoce la eternidad de Cristo, que se extiende desde la eternidad pasada a través del tiempo y hasta la eternidad futura.

2. Evita las prácticas hermenéuticas impulsadas por construcciones teológicas.

3. Emplea un énfasis trino en la comprensión de las personas de la Divinidad.

4. Se compromete con una hermenéutica histórico-gramatical que enfatiza la intención autoral original.

5. Él atesora ser un expositor del Nuevo Pacto.

6. Utiliza libremente el Antiguo Testamento en general para ejemplos e ilustraciones apropiadas.

Al predicar a Cristo del Antiguo Testamento, lo hace principalmente desde el Pentateuco, los Salmos y Isaías, como lo hicieron los autores del Nuevo Testamento.


[1] J. I. Packer, “Introduction: On Covenant Theology,” in Herman Witsius, The Economy of the Covenants Between God and Man, vol. 1 (1677; repr., Escondido, Calif.: The den Dulk Christian Foun- dation, 1990), 1.

[2] Milton S. Terry, Biblical Hermeneutics, 2nd ed. (1890; repr., Grand Rapids: Zondervan, 1950), 203–10.

[3] Daniel Block in Christ-Centered Preaching & Teaching, ed. Ed Stetzer (Nashville, TN: Life- Way, 2013), 6.

[4] Augustine, “Anti-Pelagian Writings,” in NPNF-1, vol. 5, chaps. 27, 95.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s