Hillsong y la Adoración

Posted on

ESJ2016 1207-003

Hillsong y la Adoración

Juan 4:23-24

Por Cameron Buettel y Jeremiah Johnson

Esto no es una actuación
Señor, ruego que sea adoración

Palabras vacías que no puedo pagar

No estoy buscando sentimientos

No es por eso que estoy cantando

Eres la razón de mi canción

Y solo quiero cantar
Si canto con todo

Si canto para ti, mi Rey

No puedo imaginar por qué
Yo haría todo esto por el bombo

Porque todo es para levantarte

En este punto de la canción titulada "Solo Quiero Cantar,” la música se eleva, las luces estroboscópicas se encienden y todos en el escenario y en la multitud comienzan a bailar con imprudente abandono.

La ironía es difícil de perderse.

Esa canción -de la banda Hillsong Young y Free- resume muchos de los temas de gran parte de la música de adoración de Hillsong: contenido lírico vago, perspectivas doctrinales confusas y un énfasis en el estilo a costa de la sustancia.

Apelación a Través de la Ambigüedad

La filosofía de Hillsong encaja bien con el espíritu de la época. Los científicos sociales ahora nos dicen que la moralidad es subjetiva, el género es fluido y la verdad es una ilusión. Claramente, la teología precisa adoptada en los himnos antiguos no hará más el trabajo.

Hillsong probablemente ha hecho un trabajo mejor que nadie en llenar el vacío musical que muchas iglesias modernas han experimentado. Sus canciones son pegadizas, sus músicos son excelentes, y sus compositores saben "sonar lo suficientemente cristiano" como para untar las conciencias de todos los asistentes. En consecuencia, su música impregna el mundo cristiano, y sus ventas de álbumes son enormes, incluso por los estándares seculares.

A no sea que usted haya previsto alguna diatriba fundamentalista en este punto, tenemos que ser claros: Esto no es un discurso aburrido contra la música moderna infiltrándose en la iglesia.

Pero debemos ser cautelosos cuando nuestra fe antigua y exclusiva es invadida por canciones modernas con un mensaje fluido e indistinto. En muchos casos, las letras de Hillsong son tan vagas que podrían ser adoptadas por la mayoría de las religiones.

En una pausa del día, en esperanza nos levantamos
Hablamos Tu nombre, levantamos los ojos

Sintonizamos nuestros corazones en Tu ritmo

Donde caminemos, allí estarás

Con fuego en nuestros ojos, nuestras vidas una luz
Tu amor indomable, está ardiendo

Las calles resplandecerán para siempre brillantes

Tu gloria se da paso a través de la noche

Nunca te desvanecerás, Tu amor está aquí para quedarse
A mi lado, en mi vida, brillando a través de mí todos los días

Te despiertas dentro de mí, despierta dentro de mí
Estas en mi corazón para siempre

Esas letras provienen de "Despierta", una canción sin ningún elemento cristiano distintivo. De hecho, hay poco que la distinga de las divagaciones tristes de una carta de amor de la secundaria.

Los pastores de Hillsong señalan fácilmente que todas sus canciones son revisadas por su exactitud teológica. Pero cuando se trata de canciones como "Wake" y "Only Wanna Sing", ¿qué hay para revisar?

Lagunas Doctrinales y Negligencia

No todas las canciones de adoración de Hillsong sufren de ambigüedad; algunas demuestran intentan ser teológicamente más concretas. “What a Beautiful Name” (Que Bello Nombre) es un ejemplo donde los temas bíblicos son al menos discernibles.

El primer verso hace referencia a la eternidad y la deidad de Cristo: "Tú eras el Verbo al principio / Uno con Dios, el Altísimo" (Juan 1: 1). Más tarde, el puente de la canción se refiere a Su resurrección: "La muerte no pudo sostenerte / El velo se rasgó delante de Ti. . . . . Porque tú eres resucitado a la vida ". Y a lo largo de la canción, Cristo es referido como Rey.

Sin embargo, el segundo verso es un gran ejemplo de las enfermedades doctrinales que plagan la mayor parte del catálogo de Hillsong: mala praxis, centrado en el hombre y falta de información.

No querías un cielo sin nosotros
Así que Jesús trajo el cielo

Mi pecado fue grande, Tu amor fue mayor

Que podría separarnos ahora.
. . . .

El autor de "What a Beautiful Name" (Que Bello Nombre) nos haría creer que la razón de la vida, muerte y resurrección de Cristo fue porque Él "no quería el cielo sin nosotros". Es un sentimiento agradable, pero no es remotamente bíblico. De hecho, es negligencia doctrinal por personas que deberían saberlo mejor.

En ninguna parte la Biblia declara que una soledad insatisfactoria en el cielo era la razón de Dios para redimir a la gente. Más bien, el tema que resuena a través de la Escritura es el deseo de Dios de glorificarse a Sí mismo al redimir a los pecadores. Romanos 3:21-26 describe explícitamente la expiación de Cristo como la manifestación de la justicia de Dios. Sin lugar a dudas, la cruz fue también la demostración del gran amor de Dios por los pecadores (Juan 3:16), pero eso no significa que Él estuviera solo sin nosotros.

Por otra parte, esta afirmación no bíblica fluye de una cosmovisión centrada en el hombre que impregna casi todo lo que Hillsong hace. En lugar de considerarnos a nosotros mismos como los beneficiarios no merecedores del plan redentor de Dios, nos convertimos en los personajes centrales de una historia que tiene el propósito de glorificar a Dios.

El otro gran problema que afecta a incluso las mejores canciones de la biblioteca de Hillsong es también evidente en "Qué Bello Nombre." Incluso cuando logran ser teológicamente correctos, la información que falta le roba el contenido de las letras de cualquier significado útil. “Mi pecado fue grande, tu amor fue mayor", provoca más preguntas de las que están dispuestos a responder. Es extremadamente raro que la adoración de Hillsong incluso mencione el pecado, pero incluso si lo hacen queda completamente indefinido.

Temas similares como la ira de Dios, el arrepentimiento, el juicio, la depravación y la santidad personal están prácticamente ausentes de todo el catálogo de Hillsong. Pero esas realidades bíblicas forman el trasfondo necesario para explicar la mayoría de las cosas sobre las que Hillsong habla: gracia, misericordia, perdón y salvación. Si la gracia es un favor inmerecido, necesitamos saber por qué no la merecemos. La misericordia no tiene sentido sin entender la ira que merecemos. El perdón es incomprensible sin captar nuestra culpa personal ante Dios. Y la salvación suena hueca cuando nunca se nos dice de qué somos salvos.

En la conferencia de Fuego Extraño , John MacArthur tenía esto que decir acerca de otra banda cristiana popular, y lo que pasa por la música de adoración en muchas iglesias hoy en día:

Permítanme explicar la adoración de una manera sencilla. La adoración está directamente relacionada con la comprensión. Cuanto más rica es tu teología, más llena será tu comprensión de la verdad bíblica, más elevada será tu adoración. No tienes que encender la música para que yo pueda adorar. El pobre entendimiento de Dios – el entendimiento superficial, trivial, de Dios – conduce a una histeria superficial, trivial, sin contenido. Puede estimular esto, puede crear esa clase del frenesí. No tiene nada que ver con la adoración; no es adoración; no está conectado con la adoración; es pura histeria en una expresión estúpida. Has estado cantando himnos esta semana. ¿Por qué? Porque hay una rica teología en los himnos. No tenemos que ser histéricos; queremos que su mente esté plenamente comprometida. . . . . . . No necesito 7-11 coros, siete palabras once veces más. Necesito avanzar la doctrina. Necesito avanzar la riqueza. Necesito profundizar la verdad y ampliar la verdad. Y los himnos tienen versos, no sólo cinco palabras repetidas y repetidas y repetidas, repetidas y repetidas, pero nunca realmente con los matices de la teología. Así que sí . . . . . eso no es adoración, eso ni siquiera es cristiano. Eso no es diferente de un concierto de rock. Hay muchas maneras de manipular las mentes de las personas, y han descubierto cómo hacer eso.

La doctrina importa. En el mejor de los casos, una dieta constante de música Hillsong te dejará con una teología incompleta de la salvación. En el peor de los casos, promueve falsedades no bíblicas sobre Dios, nosotros y cómo podemos reconciliarnos con Él.

Estilo Sobre la Sustancia

Vale la pena señalar que no escogimos las letras que se mencionan arriba. En un catálogo musical tan vasto como el de Hillsong, no sería difícil encontrar algunas canciones débiles para criticar.

En cambio, las canciones mencionadas anteriormente vienen directamente de nuestras visitas a los servicios religiosos de Hillsong. Desde hace unos meses, hemos estado visitando Hillsong Los Angeles, una de las iglesias más recientes del ministerio. Mientras que la audiencia estadounidense está familiarizada principalmente con las bandas de adoración, CDs y conciertos de Hillsong, en la mayor parte del resto del mundo, son una de las redes de iglesias de más rápido crecimiento de los evangélicos. Con franquicias establecidas en todo el mundo, que recientemente ha comenzado a expandirse a los EE.UU.

En nuestra opinión, Hillsong representa la próxima ola del tipo de sensible al buscador que John MacArthur ha advertido durante todo su ministerio. Están cortados de la misma tela que Robert Schuller, Bill Hybels, y Rick Warren -que sólo están apuntando para una audiencia más joven y hipper.

Los servicios religiosos de Hillsong LA son prácticamente indistinguibles de los conciertos de rock. Desde el momento en que entras, tus ojos y oídos son asaltados por pantallas multimedia incoherentes, con un vago arte pasando por la profundidad.

Mientras que los elementos familiares de un servicio de la iglesia están allí – la oración, la adoración, la enseñanza, etc. – son generalmente diseñados y desplegados como una apelación a sus sentidos, no a su alma. Te hace preguntarte qué es lo que la gente piensa que están haciendo durante el seudo-llamado al altar que termina cada servicio.

Al final, el descuido y la ambigüedad de Hillsong se extienden más allá de sus letras, tocando cada elemento de su ministerio global. En los días venideros, vamos a ver la teología práctica que proclaman, y la comparamos con sus propias declaraciones doctrinales y, en última instancia, con las Escrituras.

Lo que vas a ver -como hemos visto de primera mano- es que la influencia significativa que Hillsong maneja está sembrando confusión y corrupción en la siguiente generación de la iglesia.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B161128
COPYRIGHT © 2016 Grace a usted

3 comentarios sobre “Hillsong y la Adoración

    Sergio Rodríguez escribió:
    18 diciembre 2016 en 10:56 pm

    Opino que Cameron Buettel y Jeremiah Johnson se pasan de la raya con la crítica, a veces, y me da la sensación, que más que ser un análisis teológico serio, pareciera más bien, un asunto de resentimiento personal. Aclaro que mi motivación no es defender incondicionalmente a Hillsong pero cuando leo cosas injustas y acusaciones infundadas, pues no me puedo aguantar y tengo que comentar algo al respecto.

    Por ejemplo, catalogar de enfermedad y negligencia doctrinal a la canción cuya letra es: “No querías un cielo sin nosotros” e interpretar de esa frase que Dios padecía de soledad e insatisfacción en el cielo y por eso quiso redimirnos y llevarnos allá, me parece no menos que exagerado y claramente un juicio injusto. Luego no logró entender del todo que problema tienen con la declaración de que “mi pecado fue grande pero su amor fue mayor”. Por el contrario me parece prácticamente una paráfrasis de las palabras del apóstol Pablo al declarar que cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.

    Ya que critican la falta de información y la teología incompleta en las canciones de Hillsong, les diré que caen en lo mismo en el artículo (que es mucho más extenso que una canción) al escribir que “el tema que resuena a través de la Escritura es el deseo de Dios de glorificarse a Sí mismo al redimir a los pecadores.” Esto es verdad pero no es la verdad completa. Para que lo entiendan, cito a J.I Packer porque explica perfectamente este punto:

    “El amor de Dios hacia los pecadores conlleva el que él se identifique con el bienestar de ellos. En toda expresión de amor está involucrada esta clase de identificación: es, más aun, la prueba de si el amor es genuino o no. Si un padre sigue alegre y despreocupado mientras su hija se está metiendo en líos, o si un esposo permanece impasible cuando su mujer está angustiada, nos preguntamos en el acto cuánto amor puede haber en su relación, porque sabemos que los que realmente aman solo están contentos cuando aquellos a quienes aman están de verdad contentos también. Así es con Dios en su amor para con el hombre… el fin último de Dios en todas las cosas es su propia gloria: que él sea manifestado, conocido, admirado, adorado. Esta afirmación es verdad, pero es incompleta. Tiene que ser equilibrada por el reconocimiento de que, al centrar su amor en los hombres, Dios ha ligado voluntariamente su propia felicidad definitiva con la de ellos. No es por nada que la Biblia habla de forma habitual de Dios como el amante Padre y Esposo de su pueblo. Se deduce de la misma naturaleza de estas relaciones que la felicidad de Dios no será completa hasta que todos sus amados estén definitivamente libre de problemas y peligros: Hasta que toda la iglesia redimida de Dios sea salva para no pecar. Dios era feliz sin el hombre antes de que el hombre fuese creado; y hubiera seguido siendo feliz si se hubiese limitado simplemente a destruir al hombre después que pecó; pero, tal como están las cosas, ha derramado su amor hacia los pecadores particulares, y esto significa que, por su propia y libre elección, ya no ha de conocer la felicidad perfecta y permanente mientras no haya llevado al cielo a cada uno de ellos. En efecto, Dios ha resuelto que en adelante, y para toda la eternidad, su felicidad estará condicionada a la nuestra. Así Dios salva, no solo para su gloria, sino también para su felicidad. Esto sirve en buena medida para explicar por qué es que hay gozo (el gozo de Dios mismo) en la presencia de los ángeles cuando un pecador se arrepiente (Lucas 15:10), y por qué habrá «gran alegría» cuando Dios nos presente sin culpa en el día final en su propia presencia sacrosanta (Judas 24). Este pensamiento sobrepasa el entendimiento y casi agota la fe, pero no cabe duda de que, según la Escritura, tal es el amor de Dios.”

    Y para rizar el rizo, aseverar que “la influencia significativa que Hillsong maneja está sembrando confusión y corrupción en la siguiente generación de la iglesia” ya es la guinda al pastel de la exageración y la acusación injustificada.

    Posdata de Hillsong « escribió:
    21 diciembre 2016 en 5:42 pm

    […] de afirmar este punto por delante en el primer mensaje en la serie: “Esto no es una regla contra la música moderna infiltrada en la iglesia." Sin […]

    Fernando Carrillo escribió:
    25 diciembre 2016 en 5:48 am

    la realidad es que hay que dejar todas las costumbres del mundo , una iglesia que dice que Dios solo es amor , gracia y perdón , esta mintiendo , Jesús mismo incomodo mucho a los apóstoles y a cuantos le seguían diciéndoles que no debían ser como el mundo , no debían unirse a ellos , no por que tenemos que portarnos bien , mas bien por que los demonios son los que enseñan esas costumbres de ser frescos por que Dios te perdona todo ,,,, si recibo al Espíritu Santo , debo esforzarme por agradarle , no por sentir su presencia en mi cada que voy a la iglesia … muy fácil llamar al Espíritu Santo cada ves que fallo , o cada que recibo una bendición , pero ese no es el objetivo , el objetivo es cambiar , hasta dar el aspecto de un cristiano , alguien que se vea como cristiano donde sea que llegue y sea un cristiano por dentro y por fuera , que no de el ejemplo de que se puede ser cristiano sin dejar las costumbres del mundo ,,,, si no estoy dispuesto a dejar la vestimenta del mundo que muchas veces me hace ver como uno del mundo , solo por que Dios es chevere , es igual que si no dejara la costumbre de ver desfiles de mujeres en ropa interior por que yo no toco a ninguna de ellas , el Señor claramente dice que la obediencia es amor a El , y la música es un tema controversial , por que cuando llegamos a los caminos de Dios , escuchamos de todo , pero cuando dejamos de ser niños y empezamos a crecer , Dios nos cambia muchos gustos , lo hace con nuestra manera de ser y costumbres , es claro que también en gustos musicales , al punto que mucha musica que escuchabamos al principio , después nos desagrada ,,,,, lo raro es que siempre nos enseñan que la verdad esta en la palabra de Dios , que sin las palabras de la biblia no seguimos adelante , que esas palabras nos alientan , nos limpian y nos llenan de vida , y en cambio en las canciones eso no importa , ya no hay versículos para escuchar en las canciones , muy sospechoso o conveniente , pero mejor ser como Jesús , hablar con verdad y justicia , para no quedarnos hablando mentiras por que herimos a los demás , es mejor decir la verdad para que nos vayamos con Jesús al cielo , para que el Espíritu Santo no tenga obstáculos no solo para tocarnos , mas bien para que more por siempre en nuestros corazones …. el Señor nos siga iluminando con su verdad y nos siga bendiciendo y guardando …. Cristo nos ama …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s