El Campo de Entrenamiento de la Sana Doctrina

Posted on

ESJ-2017 0306-002

El Campo de Entrenamiento de la Sana Doctrina

Por Tim Challies

Durante más de una década, he estado revisando libros que son de particular interés para los cristianos. Aunque la gran mayoría de los títulos que he revisado son sólidas obras fundadas en principios bíblicos, soy mucho más conocido por esas reseñas ocasionales de los peores libros del mundo cristiano. Lamentablemente, estos libros que enseñan lo peor son a menudo los libros que venden mejor.

No me gusta escribir esas críticas. Eso es en parte porque reúne un montón de reacción. Pero es sobre todo porque considero que escribirlos es muy triste. Es triste ver la ignorancia teológica generalizada de la iglesia expuesta por la popularidad de estos libros. Debido a que los cristianos no están entrenados en la sana doctrina, abrazan de todo corazón el error, encontrándolo a menudo más satisfactorio que la verdad revelada de Dios.

Hay muchas razones de que la ignorancia impregna la iglesia de hoy. Durante décadas, los cristianos se han centrado en las necesidades sentidas más que en la verdad doctrinal. Nos hemos centrado en sermones tópicos de aplicación inmediata en lugar de exposición de versículo por versículo que desata la totalidad de la verdad de la Palabra de Dios. Hemos dejado de catequizar a nuestros hijos, construyendo en ellos un fundamento sólido y sistemático para su fe. Hemos enfatizado el cristianismo como una relación con Dios a expensas del cristianismo como cuerpo establecido de verdad. De muchas maneras, nos hemos centrado en los sentimientos más que en los hechos. Hemos intentado hacer que el cristianismo sea agradable al hacerlo simplista.

Mientras que la fe cristiana es mucho más que hechos, mucho más que doctrinas, nunca puede ser menor. El cristianismo depende de verdades que son enseñadas por la Palabra de Dios y recibidas por el pueblo de Dios. Todo cristiano es responsable de aprender la sana doctrina, de estar entrenado en la verdad para discernir el error. A continuación hay tres medios que Dios nos ha provisto para entrenarnos en la sana doctrina.

Entrénese en la Sana Doctrina

Cada cristiano es individualmente responsable de estudiar la sana doctrina y aprender por sí mismo. Pablo dijo a Timoteo: "Al señalar estas cosas a los hermanos serás un buen ministro de Cristo Jesús, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido." (1 Timoteo 4: 6). Pablo quería que Timoteo supiera que este entrenamiento sería un trabajo duro: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad." (2 Timoteo 2:15) .

Para conocer la sana doctrina, debemos conocer la Palabra de Dios, porque “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17). Todo cristiano debe leer, estudiar y conocer la Biblia y la verdad contenida. El Rey David modela un amor apropiado a la Palabra de Dios cuando exclama: “¡Cuánto amo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.” (Salmo 119:97). De día y de noche leyó la Biblia, aprendió la Biblia y la aplicó a su vida.

Cristiano, debes conocer la verdad de la fe cristiana. Y para conocer la verdad de la fe cristiana, debes conocer la Biblia. Usted debe sentarse bajo la enseñanza de la Palabra de Dios semana a semana en la iglesia local. Usted debe asegurar un hábito de una ingesta regular, consistente de la Biblia, leyendo la Palabra, reflexionando la Palabra, y asegurándose que usted está viviendo de manera coherente con ella. Usted tiene acceso a una miríada de recursos para ayudarle en esto – libros y comentarios y sitios web que le ayudarán a entender, abrazar y aplicar las verdades de la Palabra de Dios. Comprometa su vida a la búsqueda de la sana doctrina mediante un profundo compromiso con la Palabra de Dios.

Entrénese en la Doctrina Sana con su Familia

Cada cristiano es responsable de conocer y abrazar personalmente la sana doctrina. Cada padre cristiano también es responsable de enseñar la sana doctrina dentro del hogar. Moisés ordenó esto desde el principio cuando dijo: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.” (Deuteronomio 6:6-9). Los padres tienen una responsabilidad seria y dada por Dios de instruir a sus hijos en la Palabra. Esto implica leer la Biblia a sus hijos, pero también explicarla de manera apropiada para su edad y aplicarla a situaciones específicas.

Vemos esto muy bien modelado en el joven Timoteo. Pablo elogió a la madre y la abuela de Timoteo por la forma en que habían criado al muchacho para conocer, entender y atesorar la Palabra de Dios. Pablo pudo decir: “Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.” (2 Timoteo 3:14-15). Timoteo tenía el privilegio inestimable de pasar toda su vida siendo instruido de la Palabra y la sana doctrina que esta contiene.

Padres, es su solemne responsabilidad instruir a sus hijos en la Palabra de Dios y en su doctrina. Familiarícelos con la Palabra, con la historia que contiene y los personajes que describe. Pero también asegúrese de familiarizarse también con su patrón de sana doctrina. Aprovecha los muchos devocionales, credos y catecismos que los cristianos han creado para este propósito. Instruya a sus hijos para que ellos también conozcan la verdad.

Entrénese en la Sana Doctrina con su Iglesia

Así como los padres tienen la responsabilidad de enseñar la sana doctrina con el hogar, los pastores tienen la responsabilidad de enseñar la sana doctrina dentro de la iglesia. Como Pablo escribe a sus colegas Tito y Timoteo, él les suplica que enseñen la sana doctrina, que la guarden fielmente y que aseguren su preservación confiándola a otros (Tito 2: 2, 2 Timoteo 1:13, 2: 2) . Pablo mismo enseñó la sana doctrina instruyendo a los creyentes tanto "en público como de casa en casa" (Hechos 20:20). En el ministerio público y el ministerio privado, en grandes grupos y grupos pequeños, Pablo enseñó activamente a la gente las verdades clave de la Biblia. El más solemne encargo de Pablo fue que Timoteo predicara la Palabra y toda su verdad: “Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.” (2 Timoteo 4:1-2).

Pero no son sólo los pastores quienes soportan el peso del entrenamiento en la sana doctrina. Cada miembro de la iglesia debe estar enraizado en la verdad. Pablo ordenó a todos los creyentes en Éfeso: " Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría.” Dios ha proveído a los hermanos creyentes en la iglesia local para amonestarnos en sana doctrina y protegernos de caer de eso.

Cuando Pablo habló la palabra a los judíos en Berea, “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11). De la misma manera, todos los cristianos son convocados para probar todas las cosas según las Escrituras. Este es un llamamiento noble a la vista de Dios.

Entrene en la Doctrina Sana para Toda la Vida

Entrenarnos en la sana doctrina no puede suceder sin diligencia. Pero incluso cuando usamos todos los medios que Dios nos ha dado, el entrenamiento en la sana doctrina no puede suceder de la noche a la mañana. Requiere pequeñas inversiones diarias de mañanas en estudio privado, veladas de adoración con la familia y fidelidad semanal en la reunión con la iglesia. Con el tiempo, estas pequeñas semillas de entrenamiento darán el fruto de justicia.

Cristiano, comiencen a entrenarse en la sana doctrina hoy. Haga inversiones diarias de fidelidad en privado, con su familia y con su iglesia. Entonces estarán "preparados para toda buena obra", listos para sostener la verdad inmutable de Dios y rechazar cualquier doctrina mortal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s