El Síndrome de Genovese en la iglesia

Posted on

ESJ-2017 0308-001

El Síndrome de Genovese en la iglesia

Por Jordan Standridge

Era alrededor de las 3:20 de la mañana en una noche fría en marzo de 1964, cuando Kitty Genovese volvió de su turno regular en un bar en Nueva York. Ella estacionó su auto, y comenzó su caminata a su complejo de apartamentos como cada noche de la semana del año pasado.

Esta vez sin embargo, Kitty notó a un hombre que la seguía, tan nerviosamente, que se encaminó hacia una calle adyacente con la esperanza de alejarse del hombre. En vano. El hombre la agarró y la apuñaló.

Ella gritó de dolor, "¡Me apuñaló!¡Me apuñaló! "Un hombre mirando hacia abajo desde su complejo de apartamentos gritó “Deja a esa chica en paz” por lo que el agresor, tomando su tiempo, se alejó. Pero tan pronto como las luces se apagaron en los apartamentos, volvió rápidamente y la apuñaló otra vez. Esta vez más personas parecían notar mientras gritaba: "¡Me estoy muriendo! Esta vez más luces se encendieron como más gente se daban cuenta, por lo que el atacante se fue.

Finalmente, el agresor regresó y la encontró angustiada mientras intentaba desesperadamente arrastrarse por las escaleras hasta su apartamento y apuñalarla por tercera y última vez. La policía finalmente fue llamada a las 3:50 am. En menos de 2 minutos estaban en la escena. Un hombre y una anciana se acercaron para hablar con la policía y nadie más.

El New York Times informó que había casi 40 personas que oyeron o vieron el ataque esa noche y no llamaron a la policía. “Una simple llamada telefónica y ella seguiría viva,” suspiró un detective.

Cuando la historia ganó interés, muchos de los vecinos fueron entrevistados y le preguntaron por qué no llamaron a la policía. Se dieron todo tipo de excusas. Algunos de los más memorables fueron:

“ Estaba cansado. Así que volví a la cama.

"Teníamos miedo, no queríamos involucrarnos"

“No quería que mi esposo se involucrara”

“Pensé que alguien lo haría”

Eran las 4:25 de la mañana cuando la ambulancia llegó para llevar su cuerpo muerto, y entonces sólo entonces la gente salió.

Si bien es fácil señalar con el dedo a estos vecinos y decir que eran egoístas y perezosos, creo que esta actitud fácilmente se arrastra en nuestras iglesias también. El síndrome de Genovese (alias el efecto del espectador ) está vivo y coleando en nuestras congregaciones.

La gente entra y sale de las iglesias. Vienen y se sientan en nuestras bancas, incluso durante unos meses, y luego salir sin que nunca se les hable o los atienda. Tal vez debido a nuestro malentendido acerca de cuál es nuestro papel en la Iglesia y porque la Iglesia se ha convertido en un lugar donde los asistentes son animados a ser espectadores en lugar de participantes , parecemos carecer de un deseo y un fervor en cuidar a los que pueden salir de nuestras iglesias y volver al mundo.

Santiago, en Santiago 5: 19-20 quiere animar a las iglesias a ser diferentes. Quiere que la gente en la Iglesia se vea a sí misma como los instrumentos potenciales que Dios puede usar para reconquistar a un cristiano rebelde. Observe lo que dice,

Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver, sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados..

Aunque amo el evangelismo y por lo general lo veo en cada pasaje, no creo que Santiago esté pensando aquí de manera evangelistica. Note que él dice, hermanos míos, que está hablando a sus compañeros cristianos y dice si alguno de ellos se desvía de la verdad. Santiago cree que los cristianos pueden desviarse. Y, por supuesto, Santiago sabe mejor que nadie que hay quienes afirman a Cristo, pero que no son genuinamente salvados. Después de darnos 5 capítulos sobre lo crítico que es que vivimos nuestra fe de una manera que agrada a Cristo, su deseo ahora al final de su carta, es alentar a los creyentes a ir tras los que se caen. No dejarlos salir sin nuestros brazos en los tobillos, implorándoles que se quedaran.

Cualquiera de nosotros podría estar en una situación en la que necesitamos ser rescatados.

Como dice el himno: "Tengo la tendencia a vagar, Señor lo siento, propenso a dejar al Dios que amo".

Esta es la razón por la cual la membresía es importante. Debemos afiliarnos a una Iglesia local, con ancianos que pastorean a su pueblo; esto a su vez proveerá protección a nuestras familias, porque cualquiera de nosotros es capaz de desviarse de la verdad. Y el hecho de la cuestión es esto, que no sólo necesita la ayuda de otros en su vida, sino que la gente a su alrededor están en necesidad de su ayuda.

Y sin embargo, tantas veces nos privamos a nosotros mismos. Como los cobardes en esa noche en Nueva York, en 1964, fallamos a nuestros hermanos y hermanas en Cristo cuando mantenemos la boca cerrada.

Por supuesto, en última instancia, sabemos que no es nuestra culpa cuando alguien más peca, se aparta teológicamente, o en última instancia, se aleja de la Iglesia. Pero hay un sentido en el cual, parte de nuestro trabajo como creyentes, es estar allí cuando nuestros hermanos y hermanas caigan. Por supuesto, como he escrito antes de la manera en que nos acercamos a ellos es importante. Pero pocos de nosotros estamos en peligro de hablar con demasiada dureza, porque para hablar con dureza primeramente debemos hablar.

¿Conoce a alguien que ha dejado de venir a la Iglesia? ¿Conoces a alguien que cree en una doctrina o tiene una visión que es peligrosa? ¿Por qué no les hablas? ¿Por qué no les invitas un café?

Tantas excusas aparecen en nuestra mente.

No tengo tiempo, es el trabajo de los pastores, no quiero involucrarme, siento temor, no los conozco muy bien. Tantas excusas que suenan tan parecidas a esos hombres y mujeres esa noche en Nueva York.

Santiago termina su carta con una nota positiva. Él nos dice que debemos confesar nuestros pecados unos a otros y orar unos por otros. Y entonces, como si fuera inevitable, nos advierte sobre nuestro papel cuando uno de nosotros se aleja de la fe. Y anuncia que el que rescata a un creyente rebelde, salva su alma de la muerte y cubre una multitud de pecados.

Si bien es imposible saber si alguien que se alejó fue realmente un creyente o no, Santiago dice que rescatarlos es salvar su alma de la muerte.

El hermano de Santiago, Jesús, en un pasaje similar en Mateo 18: 15-18 habla sobre el proceso de disciplina de la iglesia. Jesús habla sobre el hecho de que si su hermano peca, usted lo confronta, y si él se arrepiente, que usted ha ganado a su hermano. Es una victoria absoluta.

Pero si él no se arrepiente y después de varios pasos más sigue siendo impenitente, usted debe tratarlo como si él o ella no es un creyente (un gentil y un recaudador de impuestos). Usted está llamado a evangelizar de nuevo como si nunca fueran salvos. La implicación es que un verdadero creyente se arrepiente de sus pecados cuando se confronta.

Santiago quiere que vayamos a rescatar a las personas que una vez afirmaron ser cristianos y que se han desviado de la verdad. ¿Conoces a alguien así? No seas el espectador que egoístamente se niega a sonar la alarma.

¿Serás tú quien los amará lo suficiente como para ir y tratar de rescatarlos?

No podemos convencer a nadie de que se arrepienta, no podemos impedir que alguien muera, pero podemos, con la ayuda de Dios y con valentía dada por el Espíritu Santo, amorosamente advertirlos e intentar devolverlos a Cristo.

Un comentario sobre “El Síndrome de Genovese en la iglesia

    […] papel en el rescate de un pecador. Demasiadas veces que experimentamos lo que es conocido como el "Síndrome de Genovese". Pensamos que alguien más ha ido tras de tal y tal, y, mientras tanto, tal y tal nunca se acercaron […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s