Cómo Jesús Señaló a los Falsos Maestros y la Doctrina Mortal

Posted on

ESJ-2017 0316-001

Cómo Jesús Señaló a los Falsos Maestros y la Doctrina Mortal

Por Tim Challies

Es un buen momento para ser un maestro falso y abrazar una doctrina mortal. Parece que al hereje más descarado de hoy se le concederá una audiencia y, con toda probabilidad, una oferta de libros. La novedad es atractiva, la ortodoxia es aburrida. Son los que emiten la advertencia y emiten el reto los que corren el riesgo: el riesgo de ser etiquetados de "enemigos". Hay más paciencia para aquellos que sonriendo trastornan la verdad que para quienes la defienden con valentía. La convicción es una señal de arrogancia, mientras que la humildad se expresa en la incertidumbre. El amor, al parecer, nos obliga a soportar pacientemente cualquier cantidad de error. Y este tipo de amor, se nos dice, es modelado por Jesús. Jesús no juzgó, Jesús dio la bienvenida a todas las opiniones, Jesús habría aceptado diferentes clases de enseñanzas, siempre y cuando esas enseñanzas incluyeran amor e indicios de verdad.

Un rápido escaneo de los evangelios, sin embargo, muestra que esta impresión está muy lejos del Jesús de la Biblia. Muestra que la sociedad ha reconsiderado a Jesús a través del relativismo de nuestros días. Cuando Jesús interactuaba con personas que buscaban, vagabundeaban o se equivocaban, él era invariablemente compasivo. Él les respondió con paciencia y mansedumbre. Pero cuando Jesús involucró con los hipócritas religiosos y con los falsos maestros, él respondió con ira justa y audaz convicción.

Hoy en día, los que aman la verdad deben aprender a mostrar una convicción tan audaz a través de la antigua disciplina de la polémica, la práctica de participar en el debate público y la disputa. El propósito de la polémica no es marcar puntos o flexionar el músculo teológico, sino reprender a los vendedores de errores y expresar preocupación por aquellos atrapados en sus mentiras. Como los antiguos herejes de Creta, los falsos maestros de hoy " a quienes es preciso tapar la boca, porque están trastornando familias enteras, enseñando, por ganancias deshonestas, cosas que no deben." (Tito 1:11). A medida que hacemos esto bien, imitamos a Jesucristo quien fue un hábil polemista.

Vemos un ejemplo de la polémica de Jesús en Mateo 23, donde Jesús habla a la multitud acerca de los escribas y fariseos. Lo que se despliega en esta escena no es una súplica privada, sino la censura pública. Jesús se dirige públicamente a la doctrina mortal de estos líderes religiosos en beneficio de sus víctimas y víctimas potenciales. No retiene nada. Él no hace tiempo para recomendarlos por las cosas que hacen bien. Él no modera su discurso para darles el beneficio de la duda. Más bien, él especifica su error doctrinal y las acciones de injusticia, los etiqueta con un lenguaje fuerte pero apropiado, advierte de las consecuencias de su error, y llama a sus oyentes a rechazar a los falsos maestros y, a su doctrina mortal.

Jesús Señala Su Error Doctrinal

Estas autoridades religiosas enmascaraban el error como verdad. Jesús confronta su error diciéndole a la multitud: "Se atan cargas pesadas, duras de soportar, y las ponen en los hombros de la gente, pero ellos mismos no están dispuestos a moverlos con el dedo" (Mateo 23: 4). En el nombre de Dios, estos líderes abogan por un sistema de justicia basado en las obras que ignora y niega la gracia gratuita de Dios.. Jesús les da un ejemplo de su falsa enseñanza: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis el mar y la tierra para hacer un prosélito, y cuando llega a serlo, lo hacéis hijo del infierno dos veces más que vosotros.” (Mateo 23:15). Ellos habían reconsiderado la fe para poder mantener una chapa religiosa, incluso cuando descaradamente quebrantaban los juramentos. Adaptaron sus creencias para poder permanecer justos de acuerdo con la letra de la ley aun cuando violaban su espíritu. Jesús identifica esto como falsa doctrina y lo aborda de frente.

Cuando respondemos al error dándole el beneficio de la duda, nos acercamos a cometer el mismo error que los falsos maestros: enmascarar el error como verdad. Como Jesús, debemos amar la verdad y amar a la gente lo suficiente como para llamar el error por lo que es.

Jesús Señala Sus Acciones Injustas

Las autoridades religiosas enseñan el error como verdad y, en consecuencia, actúan hipócritamente. Cuando Jesús advierte a la multitud del error doctrinal de estos líderes, él también cuenta sobre sus acciones impías. “¡¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas.” (Mateo 23:23). Y otra vez, “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio.” (Mateo 23:25-26). Jesús pone al descubierto las acciones injustas de los falsos maestros.

A algunos les resulta difícil reconciliar el amor de Jesús y su audaz reprensión en esta escena, pero esto traiciona una peligrosa tendencia a separar el amor de Dios de su incesante demanda de verdad. Deshonra a Dios cuando llamamos mal a la injusticia (Isaías 5:20). Lo honra cuando nosotros, como Jesús, llamamos malvado a la injusticia.

Jesús Señala Su Verdadera Identidad

Habiendo señalado su maldad, describe y etiqueta apropiadamente a los falsos maestros. En Mateo 23 solo, Jesús llama a los escribas y fariseos "hipócritas" seis veces. Además de eso, los llama "guías ciegos", "insensatos y ciegos ", "ciegos", "sepulcros blanqueados", "hijos de los que asesinaron a los profetas", "serpientes" y "camada de víboras". Usted entiende el punto. Jesús no se niega a llamar a los falsos maestros exactamente lo que son. “Jesús manso y humilde" sin pecado expresa la ira divina hacia aquellos que hablan la verdad en nombre del error, que enseñaría doctrinas de demonios bajo la bandera del cielo.

Es cierto que siempre debemos evitar calumniar a alguien llamándolos lo que no son. Pero es igualmente cierto que cuando Dios es calumniado por falsos maestros que dicen enseñar en su nombre, debemos llamarlos por lo que son.

Jesús Señala a Su Juicio Venidero

Jesús asegura a sus oyentes conocen la gravedad de esta doctrina letal. Sabe que la adhesión a esa enseñanza defectuosa tendrá las consecuencias más graves, por lo que seis veces repite la palabra "ay." Esta es una palabra de juicio divino, de miseria abyecta que anuncia un fin final miserable. “¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno ?” (Mateo 23:32). No escaparán, y tampoco los que se someten a tal error odioso.

Como hemos explorado a lo largo de esta serie, la falsa doctrina es una doctrina mortal. Conduce tanto a los maestros como a los oyentes a la destrucción. Es bueno y amoroso advertirles de esta destrucción, para que " y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad." (2 Timoteo 2:26).

Jesús Señala a Sus Oyentes Hacia la Verdad

Jesús expone la doctrina mortal y acciones injustas de estos falsos maestros. Él describe apropiadamente a los que la defienden, y él expone las consecuencias de tal error. Sin embargo, la polémica no es simplemente confrontar el error, sino también enseñar la verdad. Y la ortodoxia no es simplemente conocer la verdad, sino también someterse a ella. Por estas razones, Jesús llama a sus oyentes a apartarse del absurdo y la inconsistencia del error hacia la verdad de Dios. Contrario a los escribas y fariseos que hacen todas sus obras para ser vistos por otros, Jesús le dice a la multitud: "El mayor entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será exaltado "(Mateo 23: 11-12).

Si los oyentes de Jesús sólo aplican la razón y la lógica, verán que esta enseñanza no puede ser verdadera y que estas acciones no promueven la justicia. Ellos rechazarán lo que es falso y aceptarán gustosamente lo que es verdad. Dejarán de lado la falsa doctrina y la hipocresía religiosa para abrazar en cambio la sana doctrina y la vida piadosa.

Conclusión

Es un buen momento para ser un falso maestro y para abrazar doctrina mortal. Y seguirá siendo a menos que el pueblo de Dios abrace su responsabilidad de defender la fe y proteger a los vulnerables. Jesús nos ha dejado tanto el mandato como el modelo. Jesús muestra que mientras la polémica gana pocos amigos (después de todo, fueron los que reprendió quienes le llevaron a muerte y los que advirtió quienes lo abandonaron), honra a Dios y evita que los oyentes caigan en la trampa de la doctrina letal.

Estoy en deuda con Conrad Mbewe por su bosquejo de este pasaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s