Amplíe Su Cinturón De Disciplina Correctiva

Posted on

ESJ-2017 0316-002

Amplíe Su Cinturón De Disciplina Correctiva

Por Dave Dunham

La crianza de los hijos puede ser el trabajo más difícil en el planeta. Parece que criar a niños pequeños y pecadores, prueba nuestra paciencia, resistencia, compasión y amor de forma regular. La forma en que disciplinamos a nuestros hijos a menudo pone en evidencia la forma en que estamos haciendo con estas otras actitudes y respuestas del corazón. La mayoría de los padres luchan para no utilizar la disciplina como un medio para expresar nuestra propia frustración y / o desesperación. Podemos ayudarnos a nosotros mismos y nuestros hijos, sin embargo, si buscamos expandir nuestro cinturón de disciplina correctiva.

A menudo perdemos con nuestros hijos, porque nuestro enfoque de la disciplina es demasiado limitado. La mayoría de los padres tienen una, o, a lo sumo dos, herramientas en su haber: nalgadas y / o tiempos de espera. Pero ¿Qué sucede cuando usted ha utilizado su única herramienta y nada ha cambiado? ¿Qué hace cuando le ha pegado a su hijo o los pone en cintura y todavía está lanzando rabietas, aun desafiante y siguen, siendo desobedientes? ¿Qué hacer entonces? En esos momentos los padres suelen ser los más frustrados y comienzan a buscar cualquier cosa en su desesperación para hacer dócil a su hijo. A menudo se cruzan la línea entre la corrección firme y el enojo pecaminoso. Cuando nos sentimos fuera de control como padres es tentador hacer todo lo necesario para traer la situación de vuelta bajo nuestro control, y en esos momentos de desesperación los padres son más propensos al pecado. La creatividad en nuestro enfoque de la disciplina nos puede ayudar en gran medida.

Considere las siguientes cinco herramientas correctivas y / o disciplinarias:

Las consecuencias lógicas para el pecado

Una forma de implementar la disciplina es dejar que nuestros hijos sientan las consecuencias naturales de sus decisiones y conductas pecaminosas. La historia del hijo pródigo es un buen ejemplo de esto. Una vez que el hijo imprudente y egoísta ha gastado todo su dinero se encuentra a sí mismo comiendo con los cerdos (Lucas 15:11-24). Había llegado al final de su cuerda, y al final del mismo y se encontró en la situación humillante y desesperada de estar sin un hogar y sin alimentos. Estas consecuencias fueron el medio por el que "volvió en sí" y volvió a casa arrepentido.

Cuando tratamos de mitigar o intervenir en las consecuencias naturales de la conducta pecaminosa podemos interrumpir el incentivo natural para el cambio. Con tal de que no se amenace la vida, deje que sus hijos cosechen lo que siembran. La cosecha puede ser lo que Dios usa para ayudarles a sentir su necesidad de arrepentirse.

Trabajo adicional

En el Salmo 107:10-12 Dios responde a la rebelión de Israel contra él y los “humilló pues, sus corazones con trabajos, tropezaron y no hubo quien los socorriera.” El trabajo extra fue un medio por el cual serían humillados y aprenderían a arrepentirse de su extravío. Adición de tareas, responsabilidades y el trabajo con la vida de un niño desobediente pueden aumentar su aversión a un pecado específico. No es abordar un asunto del corazón, obviamente, pero se refuerza la necesidad de odiar su pecado. Los niños deben tener tareas normales, esto es algo más que la responsabilidad promedio. Este debería ser el tipo de trabajo que le duele un poco, cosas como: limpiar el azulejo del baño, rastrillar las hojas, lavar el coche, o quitar la maleza.

La Pérdida de Privilegios y Recompensas

Deuteronomio 28 detalla para los hijos de Israel que hay bendición para la obediencia y maldición por la desobediencia. Cuando los niños desobedecen, la eliminación de los privilegios y la pérdida de recompensas es una forma válida de castigo. La intención es hacer que se arrepienten de su comportamiento, a comprendan que las actitudes pecaminosas y las respuestas no garantizan beneficios y privilegios. La perdida de beneficios no deben estar relacionadas con algo que les guste. Enviar a los niños a su habitación cuando se puede jugar juegos de video y chatear en la computadora no es un castigo. Enviarlos a sus habitaciones cuando ellos prefieren estar solos y luego pasar tiempo con la familia no es una pérdida de privilegios, que está jugando en sus deseos. Utilice este consecuencias de llegar al punto central de que no se tolerará la conducta pecaminosa.

La Vara de los Hombres

Dios disciplina a los hijos de Israel a través de una variedad de reinos y oponentes. Ya sea Asiria o Babilonia, Él usa al hombre como su herramienta para castigar a sus hijos. 2 Samuel 7:14 dice, "le castigaré con vara de hombres." A veces, permitiendo que otros estén involucrados puede ayudar a comunicar un punto serio. A medida que nuestros hijos crecen, a veces pueden llegar a ser más resistentes a nuestra propia instrucción y reprensión, pero el refuerzo mediante otros pueden añadir peso a las consecuencias. Tenga en cuenta las funciones de otras personas piadosas en la vida de su hijo. ¿Quién puede ayudar a instituir consecuencias de conductas pecaminosas: un entrenador, un maestro, un empleador, un pastor, la ley. Los padres a veces son tentados a rescatar a sus hijos de los problemas, para protegerlos de las consecuencias que incurren por su pecado. Deje que la ley haga su trabajo, deje que los entrenadores dejen en la banca a su hijo, permita que los maestros den malas calificaciones. No luche contra estas personas que quieren hacer el bien a su hijo, trabaje con ellos.

El castigo Corporal

El castigo físico es aceptable cuando se hace correctamente. Proverbios 13:24 instruye famosamente a los padres que los que aman a sus hijos los disciplinan, y esto puede incluir la vara. Evitarles la vara, se nos dice, es echar a perder al niño. El castigo, sin embargo, debe utilizarse con moderación y sólo como último recurso para el desafío deliberado. Debe ir acompañado de instrucciones claras acerca de lo que está sucediendo y explicaciones de por qué está sucediendo. Su hijo nunca debería tener que preguntarse por qué están recibiendo una paliza. Siempre se debe hacer en la intimidad, a fin de no avergonzar a su hijo. Los padres deben expresar el dolor y deben dar seguimiento a los azotes con el consuelo y la seguridad del amor. El castigo con ira y frustración son siempre malos, asegúrese de que esté tranquilo y cuidadoso. Usted quiere que su hijo recuerde que el pecado tiene consecuencias, no es que mamá o papá se enojó.

Usando una variedad de herramientas en la corrección de nuestros hijos nos puede ayudar a evitar "perderlo". También toma en serio la importancia de instruir a nuestros hijos. Queremos disciplinar a nuestros hijos para su crecimiento, no sólo exigir su cumplimiento. Esto significa pensar con más cuidado y estratégicamente sobre la forma en que los corregimos. Padres: amplíen su cinturón de herramienta, y ayúdese a sí mismos y a sus hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s