Regla # 3: Pensar Pensamientos Santos

Posted on

ESJ-2017 0404-001

Regla # 3: Pensar Pensamientos Santos (8 Reglas para Crecer en la Piedad)

Por Tim Challies

La vida cristiana es la de crecer continuamente en obediencia a Dios, de trabajar diligentemente en la salvación que Cristo realizó a nuestro favor. Esta obra de santificación comienza en el momento de la justificación y termina sólo en el momento de la glorificación final. Entre estos momentos, estamos comprometidos en lo que un autor ha llamado perspicazmente "una larga obediencia en la misma dirección". Esta obediencia comienza primero en nuestras cabezas y luego se desarrolla en nuestros corazones y manos, para tener deseos renovados y acciones renovadas, primero tenemos que renovar las mentes.

Continuamos nuestras "8 Reglas para Crecer en la Piedad", una serie de instrucciones sobre cómo crecer en conformidad con Jesucristo. Hemos visto que Dios nos llama a confiar en los medios de gracia para nuestra santificación y nos dice que debemos luchar duro contra la mundanalidad si queremos alcanzar alguna medida de piedad. Nuestra tercera regla para crecer en la piedad es esta: Pensar pensamientos santos. Como veremos, debemos pensar un tipo particular de pensamiento santo si queremos experimentar un gran progreso en nuestra santificación.

Pensamientos Impíos

En nuestra condición naturalmente pecaminosa, nuestros pensamientos solos son siempre impíos, solos siempre opuestos a Dios. Fue la acusación condenatoria de Dios de la humanidad que “todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.” (Génesis 6:5). El Apóstol Pablo, siguiendo la huella de la humanidad en profundidades cada vez más profundas de la depravación, lo describió así: “Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios…” (Romanos 1:21-22). Incluso los pensamientos más sabios son necios cuando no reconocen a Dios.

En nuestra condición natural, estamos sin esperanza, porque "el dios de este mundo ha cegado el entendimiento[a] de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.” (2 Corintios 4:4). Con nuestras mentes cegadas, no tenemos ningún deseo ni capacidad para hacer esas cosas que honran a Dios. Al contrario, servimos a nuestro maestro, el "dios de este mundo", en continuos actos de rebelión.

Por el poder de Dios, el evangelio rompe nuestros duros corazones con luz gloriosa. “Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo.” (2 Corintios 4:6).

Cuando la luz de Dios atraviesa la oscuridad de nuestras mentes oscuras, entonces comenzamos a entender y creer lo que es verdad. Así, la vida cristiana es aquella que depende primero de una mente renovada. “Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día.” (2 Corintios 4:16). A medida que se renueva ese yo interior a lo largo de toda una vida, acumulamos un creciente deseo de conocer la voluntad de Dios y una mayor capacidad de hacerla realmente.

Pensamientos Santos

Si hemos de vivir vidas santas, debemos pensar pensamientos santos, porque la renovación de una vida no puede progresar más allá de la renovación de la mente que la informa y la guía. Hay beneficio al pensar todo tipo de pensamientos santos y reflexionar sobre todo lo que es bueno y encantador. Pablo dice: “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.” (Colosenses 3: 2). Debemos elevar nuestras mentes, apartarlas de cosas menores para reflexionar sobre Cristo y lo que ha hecho. En otro lugar Pablo dice: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable[a], si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad.” (Filipenses 4:8). En toda la vida, debemos encontrar deleite en reflexionar lo que agrada a Dios.

Pero aquí hablamos de una manera particular y un método de pensamiento santo: reservar un tiempo en el que deliberadamente consideramos nuestras mentes, nuestros motivos, nuestros deseos, nuestras acciones y nuestra santificación. Guiados por la Biblia y ayudados por la oración, dedicamos tiempo a pensar en nuestras vidas y considerar si están alineados con una vida digna del evangelio. Pensamos en Cristo y discernimos si nuestras vidas han sido transformadas a su imagen o conformadas al mundo. Es demasiado fácil para nosotros caer en la complacencia, a la deriva con la misma mundanidad y la apatía que marca el mundo. Esta práctica de pensar pensamientos sagrados nos permite detenernos, examinarnos a nosotros mismos y dirigirnos hacia el sendero de santidad y gozo de Dios.

En el Salmo 119, David habla de su compromiso con esta práctica. “Consideré mis caminos, y volví mis pasos a tus testimonios. Me apresuré y no me tardé en guardar tus mandamientos.” (Salmo 119:59-60). David sin duda está reflexionando sobre las épocas del pasado cuando él había estado vagando por la voluntad y los caminos de Dios. Es posible que haya violado deliberadamente los mandamientos de Dios y endurecido en su pecado, o puede haber estado transgrediendo la voluntad de Dios por simple ignorancia o abandono descuidado. Sin embargo, cuando se dedicó a evaluar sus actitudes y acciones, pronto vio que se había equivocado. Cuando reflexionó sobre sus caminos, vino a ver el mal del pecado y la belleza de la obediencia.

Habiendo visto su error, David respondió sin demora. No permitía complacencia, no permitía dilaciones. Él trató despiadadamente con su pecado, matándolo inmediatamente para que revivir a la justicia. Y ahora él habla de su determinación de vivir de esta manera, de encontrar deleite en evaluarse continuamente a sí mismo por la luz de la Palabra de Dios. En otro Salmo, declara su deseo de que cada palabra que hable y cada pensamiento que piensa sea aceptable a Dios (Salmo 19:14). Sin embargo, sabe que para que esto suceda, debe aplicarse diligentemente a la Palabra, pues sólo entonces podrá discernir sus errores, sólo entonces será liberado del dominio del pecado, sólo entonces será irreprensible ante Dios ( Salmo 19: 13-14).

Gran parte de nuestro pecado surge y persiste porque no consideramos seriamente nuestros caminos. Gran parte de nuestro pecado surge y persiste porque no consideramos seriamente nuestros caminos. No comparamos diligentemente nuestras acciones con la Palabra de Dios. No nos aplicamos a pensar pensamientos sagrados. Y sin tal disciplina, continuamos en nuestro pecado e impiedad. Descuidamos esta práctica porque nuestras vidas están ocupadas, nuestras mentes están esparcidas y nuestros corazones están cargados con los cuidados de este mundo. Pero esta es la razón más para dar tiempo a la reflexión, a la meditación, a la autoevaluación.

Conclusión

El cristiano se distingue visiblemente del no creyente en sus acciones. Por eso Pedro puede decir: “Mantened entre los gentiles una conducta irreprochable, a fin de que en aquello que os calumnian como malhechores, ellos, por razón de vuestras buenas obras, al considerarlas, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.” (1 Pedro 2:12). Sin embargo, el cristiano se distingue primeramente de forma invisible del incrédulo en su mente, porque el deseo de hacer obras que hagan el bien a otros y traer gloria a Dios debe surgir de una mente transformada. Sólo una mente que ha sido atravesada por la luz de Dios y deslumbrada por la visión de Cristo puede desear algo tan desinteresado, tan noble. La renovación de la mente depende de la práctica de pensar pensamientos piadosos, de aplicar deliberadamente la luz de la Palabra de Dios para que pueda investigar nuestros corazones y nuestras vidas, para exponer todo lo que es extraño, todo lo que es pecaminoso, todo lo que no pertenece. Haríamos bien en hacer la oración de David y practicar la nuestra: “Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno.” (Salmo 139:23-24).

Las "8 Reglas Para Crecer en la Piedad" se extraen de la obra de Thomas Watson. Aquí están las palabras que inspiraron este artículo: "habitúese en pensamientos piadosos: la meditación seria representa todo en su color natal; muestra un mal en el pecado, y un brillo en la gracia. Mediante pensamientos santos la cabeza se clarifica, y el corazón mejora, Sal. 119:59 ‘Consideré mis caminos, y volví mis pasos a tus testimonios.’ Si los hombres se apartaron un poco del ruido y la prisa de los negocios y pasaron sólo media hora todos los días pensando en sus almas y en la eternidad, produciría una maravillosa alteración en ellos y tenderían mucho a una verdadera y bendita conversión . "

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s