No Siga Sentimientos, Siga a Cristo

Posted on

ESJ-2017 0530-001

No Siga Sentimientos, Siga a Cristo

Por Joe Thorn

Los seres humanos son criaturas emocionales. Amamos u odiamos, nos sentimos felices o tristes, enojados o alegres. Sin embargo, los cristianos a veces luchan con la integración de la emoción en sus vidas espirituales y terminan siendo víctima de las tendencias peligrosas cuando se trata de sus emociones. Estas tendencias ocupan dos extremos de un espectro, y han llevado a muchos a un tipo superficial de cristianismo. Vemos estas tendencias tanto a nivel personal como a nivel corporativo.

Un peligro es el emocionalismo, en el cual permitimos que nuestros sentimientos interpreten nuestras circunstancias y formen nuestros pensamientos acerca de Dios. Esto es poner sentimientos ante la fe. El otro peligro es una especie de estoicismo, donde la fe está arraigada en la teología pero vacía de afecto. Esta tendencia elimina por completo los sentimientos de la fe. Si bien es cierto que nuestras emociones no deben conducir nuestra teología, es vital para nuestra fe que la teología conduzca a una profunda experiencia de nuestro Dios trino.

La buena doctrina es de importancia crítica para la salud del cristiano y de la iglesia. Pero la iglesia no necesita hombres y mujeres que puedan definir simplemente el arrepentimiento. Más bien, la iglesia necesita personas que odian el pecado y aman la justicia. Memorizar nuestros catecismos es importante, pero es inútil si no produce también en nosotros temor, humildad, amor y adoración. La expiación sustitutiva de Jesucristo no es sólo algo que afirmar y defender, sino que también debe ser algo en lo que nos regocijamos. Sí, "el celo sin conocimiento está muerto", pero el conocimiento sin afecto profundo es igual de sin vida.

Debe ser obvio que la Escritura nos llama a ser personas que sienten lo que creemos, que no sólo conocen la verdad sino que la experimentan. Hay una orden para esto. Nuestros sentimientos y emociones deben ser gobernados y guiados por la verdad. Debemos temer al Señor, odiar el mal, amar la verdad, llorar por el pecado y la injusticia, y regocijarnos en nuestros sufrimientos. Estos no son mandamientos desnudos, sino preceptos dados por Dios a la luz de lo que Él es y lo que Él ha hecho. Se supone que debemos sentir el peso y el poder de la verdad revelada en la Escritura. La teología debe hacer más que informarnos: debe encender y agitar nuestros corazones. Y si no lo hace, entonces hemos perdido la conexión que la revelación de Dios está diseñada para hacer entre la cabeza y el corazón.

La clave no es buscar los sentimientos, sino buscar al Señor Jesucristo mirando a Él, conociendo Sus caminos, reflexionando en Sus promesas y obedeciendo Sus mandamientos. La fe es lo que da nacimiento al sentimiento. El componente emocional de la vida cristiana no siempre está tan presente como nos gustaría. A menudo se queda atrás. Como dijo el reformador inglés John Bradford: “La fe primero debe ir antes, y luego el sentimiento le seguirá.”

Considere la frecuencia con la que nos encontramos temiendo cuando nos enfrentamos a lo desconocido o lo peligroso. Cuando nos topamos con la fragilidad de la vida o el potencial de la pérdida, la ansiedad y el miedo están a nuestro lado, dominando en nuestro corazón. Esto es precisamente cuando Dios nos llama a "no temer", pero la esperanza de alivio del miedo no se encuentra en ignorar lo que está por delante, sino en mirar al Dios cuya soberanía es segura y cuyas promesas son seguras. Es cuando buscamos al Señor y fundamos nuestra fe en Él para que nuestros temores sean superados (Salmo 34:4). El problema mismo no puede desaparecer, pero el conocimiento de Dios vence lo que nos da miedo. Su amor por nosotros, demostrado en Su adopción de nosotros en Jesucristo, es sólo una de las verdades que reemplaza el miedo con consuelo y confianza (Rom. 8:15).

El dolor y el sufrimiento no sólo son comunes a todos, sino también para el cristiano, como resultado de seguir a Jesús. Conocemos el sentimiento de temor que puede acompañar a las pruebas severas. Pero el levantamiento de nuestras cabezas y el valor de la fe está ligado al carácter y la promesa de Dios. Sabemos que Él está “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu.” (Salmo 34:18). Podemos echar todas nuestras angustias sobre Él porque estamos seguros de que Él cuida de nosotros (1 Pedro 5: 7).

Cuando luchamos con seguridad y anhelamos una esperanza segura en Jesús, debemos aprender a confiar más en Él. La seguridad de nuestra salvación se basa primero y sobre todo en la misericordia y los méritos de Jesucristo. Nosotros fijamos nuestros ojos en Él por la fe y encontramos en Su vida, muerte y resurrección toda la esperanza necesaria para estar ante la faz de Dios sin la amenaza del juicio. Cristo es nuestra única seguridad. Esto nos transforma de un pueblo que desespera sobre nuestro pecado en un pueblo que canta las alabanzas del Salvador que nos ha librado de nuestras transgresiones.

Dios nos ha creado como personas emotivas. Hay un tiempo para llorar y reír, para llorar y bailar, para odiar y amar (Ec. 3: 1-8). Ni el estoicismo ni el emocionalismo son marcas de una fe sana. Lo que se necesita es una teología bíblica y robusta que informe y transforme nuestras emociones.

Este post fue publicado originalmente en la revista Tabletalk .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s