4 Elementos Esenciales para la Madurez Espiritual

Posted on

ESJ-2017 0807-001

4 Elementos Esenciales para la Madurez Espiritual

Por Kent Hughes

Cuando el Nuevo Testamento se refiere a la madurez espiritual, utiliza la palabra griega común teleios, que significa "perfecto" o "completo". Cuando se aplica al crecimiento cristiano, indica la madurez espiritual en contraste con la inmadurez infantil como, por ejemplo, en este mandamiento de Pablo: "Hermanos, no seáis niños en la manera de pensar; más bien, sed niños en la malicia, pero en la manera de pensar sed maduros (teleioi).” (1 Corintios 14:20, véase también Heb.5:13-6: 1). A veces indica la perfección, como en el mandato resumido de Jesús en el Sermón del Monte: "Tú, pues, debes ser perfecto, como tu padre celestial es perfecto" (Mat.5: 48). Espiritualmente, siempre hace referencia a una sólida comprensión y conducta bíblicamente informada en Cristo, la adultez espiritual.

Significativamente, la descripción del trabajo para los pastores está cargada con la responsabilidad de llevar a la iglesia a la madurez espiritual, como se dice en las palabras clásicas a la iglesia en Éfeso:

Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo; hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo (Efesios 4: 11-13)

La pregunta para todos los pastores y ancianos es ¿Cómo? Aquí, sugerimos cuatro elementos esenciales.

La primera es predicar el misterio de Cristo, como lo hizo el apóstol Pablo para los Colosenses, cuando él trabajó

de la cual fui hecho ministro conforme a la administración de Dios que me fue dada para beneficio vuestro, a fin de llevar a cabo la predicación de la palabra de Dios, es decir, el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones pasadas, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria. A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo (Col. 1: 25a-28)

Proclamar el misterio de Cristo es predicar el Cristo canónico completo. La exposición enfocada en Cristo madura progresivamente al pueblo de Dios mientras aprenden a ver a Cristo en toda la Escritura y a entender que el evangelio es tan antiguo como el jardín. Además, debido a que Cristo es "nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención" (1 Corintios 1:30), la exposición centrada en Cristo lo presenta como la fuente y el sustentador de la madurez espiritual.

Para lograr la madurez en su pueblo, los predicadores también deben luchar en predicar el misterio. ¿Qué aspecto es tener a Dios actuando poderosamente en ti para proclamar a Cristo? La mayoría podría imaginar algo parecido a la facilidad de la omnipotencia, simplemente sentarse y ver a Dios hacerlo, ir en piloto automático y dejar que Dios vuele alrededor de los pilares homiléticos. No tanto así. El apóstol Pablo mismo agonizó para proclamar el misterio: «Y con este fin también trabajo, esforzándome según su poder que obra poderosamente en mí» (Colosenses 1:29). Lenguaje sorprendente. Pero hay una gran sorpresa, y es que Pablo, el fiel predicador, dijo que él lucha "con toda el poder [de Dios] que [Dios] obra poderosamente dentro de él". Por lo tanto, cuando Dios obra poderosamente dentro de nosotros predicadores, lucharemos y agonizaremos con todo Su poder.

La lógica es que Dios no invierte su energía en la homilética perezosa, incluso si pisan el eje histórico-redentor de la Escritura. Dios quiere que Sus predicadores suden mientras buscan a Cristo en oración en toda la Escritura y se preparan para enseñar. Cuando lo hacen, Su energía invadirá y santificará sus agonías. Por supuesto, la aplicación va más allá de la preparación para la predicación y se extiende a las luchas de aquellos que predican a Cristo tanto a los oyentes hostiles y apreciativos en tiempo y fuera de tiempo.

La tercera esencia para traer la madurez espiritual entre el pueblo de Dios es la comunidad viva de la iglesia. El apóstol escribe:

Porque quiero que sepáis qué gran lucha tengo por vosotros y por los que están en Laodicea, y por todos los que no me han visto en persona, para que sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. (Colosenses 2:1-3)

Pablo indica que la clave para la plena comprensión del misterio de Cristo y para madurar espiritualmente es que la comunidad creyente esté "unida en amor". Como dice FF Bruce, “La revelación de Dios no puede conocerse bien aparte de un cultivo de amor fraternal dentro de la comunidad cristiana.”

Esto significa que ningún proceso intelectual conducirá a una comprensión total del misterio de Cristo y la madurez que se pretende engendrar a menos que sea acompañado por un amor y devoción al cuerpo de Cristo. Esta es la realidad detrás de la oración de Pablo por el entendimiento espiritual en Efesios 3:18-19 que los Efesios "tengan la fortaleza para comprender con todos los santos cuál es la anchura y longitud, altura y profundidad, y conocer el amor de Cristo que Supera el conocimiento ".

Cuarto, los que pastorean la iglesia deben ser maduros en Cristo y demostrarlo en comunidad. Durante un período de tiempo, una congregación a menudo viene a parecerse e imitar a sus líderes. Esto es especialmente cierto cuando las dificultades se encuentran con líderes maduros cuyos corazones están informados y enriquecidos con el misterio canónico completo de Cristo, que trabajan y luchan con la energía que Dios provee, que ministran con un amor y compromiso firmes con el cuerpo de Cristo, Y que modelan la madurez en Cristo.

Un comentario sobre “4 Elementos Esenciales para la Madurez Espiritual

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    8 agosto 2017 en 5:45 pm

    La madurez fisico-espiritual hace brillar al que la posee y, que como una lurcienega en medio de la oscuridad se puede distinguir y señalar su trayectoria. Pero, su presencia es disfrutada y compartida de corazon solo por todos aquellos que saben de su maravillosa existencia y procedencia. Como escrito esta “Por sus frutos los conocereis” y para ello hay que conocer lo que la palabra de Dios nos dice sobre el comportamiento de todas aquellas personas que realmente logran alcanzar el extraordinario estado de conciencia de la madurez, fisico-espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s