Domine Sus Finanzas

Posted on

ESJ-2017 0809-003

Domine Sus Finanzas

Por Tim Challies

Tengo una relación amor-odio con el dinero. Me encantan las cosas buenas que el dinero puede lograr. Me encanta cómo se puede utilizar para satisfacer mis necesidades y las necesidades de mi esposa e hijos. Me encanta cómo se puede usar para apoyar la obra de Dios en el mundo. Me encanta ser el colaborador y el destinatario de la generosidad financiera; hay mucha alegría en dar alegremente y recibir agradecidamente. Sin embargo, odio la manera en que el dinero puede mantenerme cautivo, la forma en que sutilmente promete lo que sólo Dios puede ofrecer. Odio lo rápido que sale de mis manos en un torrente interminable de facturas, pagos y gastos. El dinero es una alegría y el dinero es una carga.

En esta serie de hombres cristianos, estamos examinando la vida a través de la metáfora bíblica de una carrera. Escribiendo a los Corintios, Pablo pregunta: " ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero sólo uno obtiene el premio?" Entonces él provee una aplicación obvia, una carga: " Corred de tal modo que ganéis." Hemos aprendido que la carrera victoriosa de la vida implica una amplia gama de habilidades y rasgos de carácter. A nuestra lista creciente ahora agregamos esto: Si usted va a correr para ganar, usted necesita dominar sus finanzas.

Lo Que Posees

La cuenta bancaria puede estar a su nombre, pero en realidad no es su dinero. La escritura de su casa puede tener su nombre y apellido impreso en la parte superior, pero su casa no le pertenece realmente. Usted vino a este mundo desnudo y con las manos vacías, y dejará este mundo desnudo y con las manos vacías.

Todo lo que disfrutas entre el nacimiento y la muerte es un regalo.

Pertenece a Dios, pero le está asignado a su cuidado.

Esto se conoce como mayordomía. Dios es el creador de todo lo que es y, por lo tanto, Dios es el dueño de todo lo que es. “Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan” ( Salmo 24:1). Él es dueño de su casa, su automóvil, su dinero y todo lo demás. Usted se relaciona con estas cosas como un mayordomo, como alguien a quien se le ha dado la responsabilidad de usarlas en nombre del dueño. Un administrador es un gerente, una persona responsable de la gestión hábil de los recursos.

Jesús ilustró el principio de mayordomía en una de sus parábolas más conocidas, la que hoy conocemos como "La Parábola de los Talentos". Cuenta la historia de un maestro que va de viaje, y antes de partir, distribuye su Riqueza a sus siervos para su custodia. A uno da cinco talentos, a otro dos, ya otro uno. Luego se va, y los sirvientes se ponen a trabajar. Dos de los sirvientes usan el dinero sabiamente y lo duplican; uno de ellos lo entierra en el suelo. Cuando el amo regresa, exige una contabilidad. Los dos que han mostrado sabiduría son recompensados, mientras que el que había sido frugal e imprudente es reprendido. Jesús provee esta aplicación: “Porque a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.” (Mateo 25:29).

Derechos y Responsabilidades

Dios es dueño de todas las cosas y las distribuye para que las pueda usar bien y sabiamente. Todo el dinero es dinero de Dios, y mientras tiene derechos sobre él, usted tiene responsabilidades. El no responde a nadie, pero usted le respondes. Usted tiene la responsabilidad de no desperdiciar su dinero, no usarlo de manera que no cumpla con sus propósitos o incluso contradiga sus propósitos. Por el contrario, usted es responsable ante Dios de usar su dinero en formas que le son agradables, de maneras que cumplan su voluntad en la tierra. Dios da cada dólar en confianza y tiene el derecho de exigir una explicación de ello.

Esta es una responsabilidad importante y sagrada. Se podría pensar, entonces, que los únicos propósitos nobles para el dinero son darlo a iglesias y caridades y ministerios cristianos. Pero no es tan simple. Dios es un Padre amoroso que "nos da abundantemente todas las cosas para que las disfrutemos." (1 Timoteo 6:17). No compara la mayordomía con la austeridad. Más bien, le ordena que encuentre un equilibrio apropiado entre lo que guarda y lo que da, entre lo que usa con fines de comodidad y lo que usa para propósitos del avance del reino.

Dios se dirige a la relación de su corazón con el dinero tanto negativa como positivamente. Negativamente, le advierte que "el amor al dinero es la raíz de todo tipo de mal" (1 Timoteo 6:10) e insiste en que el dinero ofrece más de lo que puede ofrecer: “El que ama el dinero no se saciará de dinero, y el que ama la abundancia no se saciará de ganancias. También esto es vanidad.” (Eclesiastés 5:10). Debes ser muy cuidadoso con el dinero, sabiendo que tiene el poder de mantenerte cautivo.

Positivamente, Dios promete gozo a aquellos que mantienen su dinero libremente y dan con generosidad. Salomón observa: “Hay quien reparte, y le es añadido más, y hay quien retiene lo que es justo, sólo para venir a menos. El alma generosa será prosperada, y el que riega será también regado.” (Proverbios 11:24-25). También hay gozo que habrá más allá de esta vida, ya que aunque no se puede llevar su riqueza con usted, puede, en cierto sentido, enviarla por delante (como Randy Alcorn quiere decir). “Vended vuestras posesiones y dad limosnas; haceos bolsas que no se deterioran, un tesoro en los cielos que no se agota, donde no se acerca ningún ladrón ni la polilla destruye.” (Lucas 12:33). A los que tienen riquezas: “Enséñales que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, generosos y prontos a compartir, acumulando para sí el tesoro de un buen fundamento para el futuro, para que puedan echar mano de lo que en verdad es vida.” (1 Timoteo 6:18-19).

Dios le ha dado dinero para que pueda ponerlo a trabajar en su mundo y para sus propósitos. Esto implicará la gestión financiera diaria de pagar facturas, comprar comestibles y hacer pagos en una cuenta de jubilación. También implicará dar generosamente a la iglesia y a los creyentes que tienen necesidades. Esto implicará una conciencia constante de que el dinero es un siervo maravilloso, pero un maestro terrible, que todo pertenece a Dios, y que debe usarse para traerle gloria.

¡Hazlo ahora!

Si va a dominar sus finanzas, es necesario tomar medidas. Aquí hay algunos lugares para comenzar.

  • Lea un buen libro sobre el dinero. Por alguna razón, a pocos de nosotros se les enseña la gestión financiera en la escuela, en la iglesia, o incluso en los hogares de nuestros padres. Afortunadamente, estamos bien servidos con excelentes libros que explican la visión de Dios sobre el dinero. Tal vez comience con la Gestionando el Dinero de Dios por Randy Alcorn, un favorito mío y una excelente introducción sobre el tema.
  • Haga presupuesto de su dinero. Pocas cosas hacen una diferencia más grande a su administración diligente del dinero que manteniendo un presupuesto. Hay cientos de maneras diferentes de mantener un presupuesto, pero el principio importante es este: Una cuenta para cada centavo. Un buen presupuesto le obligará a entender cómo gasta su dinero y le llaman a cuenta de donde está gastando mal. Cuando se trata de presupuestar, eso que haces es mucho más importante que cómo lo haces.
  • Disfrute de su dinero. Mientras Dios te llama a ser un administrador fiel de tu dinero, Dios se complace cuando lo disfrutas. Como dice Salomón: “Igualmente, a todo hombre a quien Dios ha dado riquezas y bienes, lo ha capacitado también para comer de ellos, para recibir su recompensa y regocijarse en su trabajo: esto es don de Dios” (Eclesiastés 5:19). Usted puede comprar artículos que traen comodidad y le permite viajar a lugares que son tranquilos. A veces la manera más sabia de gastar dinero es gastarlo en algo que le trae alegría y bendición.
  • Haga preguntas. Considere las cuatro preguntas que John Wesley hizo acerca de cualquier gasto: ¿Al gastar este dinero, estoy actuando como si yo lo tuviera o estoy actuando como administrador del Señor? ¿Qué pasaje bíblico me obliga a gastar este dinero de esta manera?¿Puedo ofrecer esta compra como un sacrificio al Señor? ¿Me recompensará Dios este gasto en la resurrección de los justos?
  • Planee su ofrenda. Muchas personas forman un plan para aumentar sus ahorros de jubilación o para aumentar la cantidad que están ahorrando para un coche nuevo. Pocas personas planean aumentar su ofrenda a la obra de Dios. Considere cómo va a dar más el próximo año que lo que hizo este año. ¿Por qué no planea agregar un pequeño porcentaje cada año? Si usted le da $ 200 al mes este año, planifique cómo usted puede hacer que $ 220 al mes el próximo año. Si usted da $ 1500 al mes este año, haga todo lo posible por subirlo a $ 1600 el próximo año. No permita que sus ingresos y gastos crezcan sin aumentar su ofrenda.
¡Corra Para Ganar!

Usted, como yo, puede tener una relación amor-odio con el dinero. Puedes amar todo lo bueno que hace y temer todo el mal que causa. Ayuda saber que la mano de Dios está detrás de nuestro dinero: “No sea que digas en tu corazón: “Mi poder y la fuerza de mi mano me han producido esta riqueza.” Mas acuérdate del Señor tu Dios, porque El es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como en este día….” (Deuteronomio 8: 17-18). Tu dinero es en realidad el dinero de Dios, y por medio del Espíritu Santo te equipa para usarlo bien, a administrarlo fielmente, a escuchar algún día las palabras del amo agradecido: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:23). Mientras tanto, si usted va a correr para ganar, debe dominar sus finanzas.

Un comentario sobre “Domine Sus Finanzas

    pedro7idiart escribió:
    9 agosto 2017 en 7:34 pm

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s