Las 4 Crisis que Todo Matrimonio Debe Atravesar

Posted on

ESJ-2017 0809-005

Las 4 Crisis que Todo Matrimonio Debe Atravesar

Por Paul Carter

El matrimonio es un maratón, no un sprint. Es un viaje muy largo que pasa a través de muchos giros y revueltas. Para llegar al final con amor y gozo intactos, casi seguramente tendrá que pasar por cada una de las siguientes crisis maritales.

La Crisis del Pecado

El noviazgo es todo acerca de ver y amar lo mejor en el otro, y por lo que debe ser. El noviazgo es acerca del descubrimiento y deleite, pero el matrimonio es acerca de la revelación y de la realidad. No toma demasiado tiempo juntos bajo el mismo techo y bajo las mismas cubiertas antes de descubrir las imperfecciones en nuestra pareja. Puede ser devastador saber que su ser querido es un pecador.

Marque esto abajo: Su marido va a pecar. No estará a la altura de sus mejores intenciones.

Tenga en cuenta que su esposa pecará. Ella te amará menos de lo que debería y amará otras cosas más de lo que es bueno para ella o para tu matrimonio.

Te casaste con un pecador. Ahora lidia con ello.

No dejes que el pecado que deberías haber conocido que esta allí robe tu gozo o te robe del compromiso.

La Biblia es muy clara: "Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). “Todos" han pecado y están destituidos de la gloria de Dios.

Si ese versículo es verdad, y lo es, entonces, tarde o temprano, descubrirá que predice con precisión el comportamiento de su ser querido. Él o ella pecará. Usted será decepcionado. Usted será herido. Pero puedes perdonar.

Jesús dijo: "¡Tened cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. 4 Y si peca contra ti siete veces al día, y vuelve a ti siete veces, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo". (Lucas 17: 3-4 LBLA)

Antes de ser marido y mujer, usted es hermano y hermana en Cristo. Tu hermano pecará. Si se arrepiente, debe perdonarlo. Si él peca contra ti siete veces en el día y te vuelve siete veces diciendo: "Me arrepiento", debes perdonarlo.

Ese versículo es teóricamente difícil cuando uno es soltero; es una verdadera crisis cuando tiene que tratar con ello en su matrimonio..

El pecado vendrá. Lo enfrentará en su matrimonio y para superarlo, debe aprender a perdonar.

La Crisis del Conflicto

El noviazgo es todo acerca de descubrir y disfrutar de sus puntos en común y la complementariedad. Usted ama cómo ella recibe su sentido del humor, y usted le gusta gusto cómo él es bueno con los pequeños detalles. Esto es como debe ser, pero el matrimonio te lleva inevitablemente al ámbito del conflicto.

No hay personas perfectas y no hay partidos perfectos; sólo hay matrimonios hechos de dos pecadores en varias etapas de crecimiento y rehabilitación. Por lo tanto, habrá conflicto. Habrá lugares donde el pecado roza contra la imperfección. Habrá momentos en que el pecado está expuesto por nuevos desafíos, nuevas privaciones y nuevas responsabilidades.

No entre en pánico, y no se agredan entre sí.

Esto no es prueba de que se casó con la persona equivocada. Esto es sólo una prueba de que usted no es una persona perfecta. Usted está en proceso, su pareja está en proceso; por lo tanto, el conflicto es inevitable.

No deje que el conflicto que usted debe haber anticipado le robe su fe o amenace su compromiso. La Biblia dice que el conflicto puede ser algo bueno: “Mejor es la reprensión franca que el amor encubierto. Fieles son las heridas del amigo, pero engañosos los besos del enemigo” (Proverbios 27: 5-6) y “El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro” (Proverbios 27:17).

La Biblia no es una aversión al conflicto. Reconoce que el conflicto -en el contexto de una relación amorosa comprometida- puede servir para refinar y santificar a ambas partes. El conflicto revela nuestros ídolos ocultos. Santiago 4 dice:

¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís.” (Santiago 4:1-2)

Cuando nos enojamos el uno al otro y cuando gritamos y estampamos nuestros pies, revelamos las cosas que amamos demasiado. Tal vez sea nuestra propia dignidad. Quizás sea nuestras posesiones. Tal vez ses hacerlo a nuestra manera. Quizá son nuestros hijos. Tal vez sea el sexo. Tal vez sea nuestra carrera. Quizás es privacidad.

Una cosa es segura, si usted vive en estrechos confines con otro ser humano por cualquier período de tiempo usted descubrirá lo que es. Usted se enojará. Usted se volverá irracionalmente molesto y perderá su temperamento. Eso puede ser algo bueno. Te dice dónde están los cuerpos ocultos y te muestra dónde excavar.

Cuando el conflicto venga, y vendrá, trabajen juntos para descubrir y derribar sus ídolos ocultos.

La Crisis de los Hijos

Los hijos son una bendición del Señor, pero comienzan como una carga sobre el matrimonio. No hay manera de evitarlo y no hay vergüenza en admitirlo.

Los hijos son una carga.

Son muy demandantes. Requieren una atención constante y no serán ignorados.

Si eras egoísta cuando te casaste (y casi con seguridad lo fuiste), los niños arreglarán eso a toda prisa. Usted será llevado a la acera de su mundo marital más rápido de lo que puede decir "pañal sucio". Eso será una crisis.

Pero usted se recuperará.

No significa que no deberías haber tenido hijos. Sólo significa que tienes que dejar de ser uno.

No deje que los niños por los que oró y anheló le roben su intimidad o le roben su compromiso.

Reciba cualquier niño que el Señor traiga a su matrimonio como un regalo y una bendición de la mano de Dios, pero tenga cuidado de que no se conviertan en su ídolo. La Biblia dice: “He aquí, don del Señor son los hijos” (Salmo 127:3)

Recíbalos como tales; trátelos como tales. Pero no permita que se conviertan en un ídolo. La Biblia también dice:

“Y respondiendo Jesús, dijo: ¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra, y añadió: “Por esta razón el hombre dejara a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne”? Por consiguiente, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.” (Mateo 19:4-6)

A los hijos nunca se les debe permitir amenazar la primacía de la relación de una sola carne del matrimonio. Los hijos provienen de esa unión, pero no se les debe permitir que se interpongan entre ella. Tampoco se les debe permitir que se interpongan entre ustedes y el Señor. Jesús era igualmente claro acerca de eso. El dijo: “el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí.” (Mateo 10:37).

El regalo de los hijos puede crear una crisis en su matrimonio y una crisis en su vida espiritual. Si los reciben como les fueron dados, ellos traerán una bendición – pero si les permiten ser un ídolo, traerán una maldición.

Trabajen juntos para mantener a sus hijos en su lugar.

La Crisis de la Pérdida

La mañana de su día de la boda representará probablemente la marea alta en términos de optimismo y esperanza – ¡y así debe! Hay tantas cosas delante de usted en ese día: la posibilidad de los hijos, la anticipación de un nuevo hogar y la perspectiva de la vida, la misión y el trabajo con el que ama y adora. Usted debe estar emocionado y usted debe ser cautivado con esperanza y posibilidad! Pero esté preparado para la pérdida y la decepción.

Vendrá.

Jesús dijo: “En este mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33). Esa es una declaración inquietantemente incompetente. Usted la tendrá. No es que sea poible que lo tengas. Usted la tendrá. Tendrá tribulación, pérdida, frustración y dificultades. A menos que Jesús venga, la pérdida, las dificultades, el sufrimiento y el dolor seguramente vendrán.

Cuando llegue, y lo hará, no significa que Dios haya dejado de bendecirte; no significa que haya dejado de amarte. Simplemente significa que vives en el planeta Tierra.

No deje que la pérdida y el dolor por el que usted oró no viniera, le roben de esperanza y compromiso.

En el Antiguo Testamento, Job enfrentaba el peor dolor y la pérdida que cualquier humano podía imaginar. Perdió a todos sus hijos en un solo día. Todos los 10 de sus hijos murieron en un desastre natural, y cuando Job obtuvo la noticia la Biblia dice:

“Entonces Job se levantó, rasgó su manto, se rasuró la cabeza, y postrándose en tierra, adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El Señor dio y el Señor quitó; bendito sea el nombre del Señor.” (Job 1:20-21)

He oído a los padres citar este pasaje de memoria en el funeral de su hijo adolescente. Lo he oído sollozar en la fe, a través de las lágrimas de un marido y una esposa cuyo bebé murió en la sala de partos.

No hay mayor pérdida que esto y no hay mayor crisis que afrontar en su matrimonio.

Ya sea la pérdida de un hijo o la incapacidad de tener un hijo, o la muerte espiritual y la apostasía de un hijo, o si es la pérdida de salud, la pérdida de un trabajo o la muerte de un sueño –tarde o temprano la crisis de la pérdida debe ser enfrentado en su matrimonio.

Cuando llegue, no se vuelvan el uno contra el otro. No se culpen unos a otros y no se retraigan unos de otros. Únanse. Encuentren consuelo y refugio el uno en el otro.

¡Para eso es la amistad! Para esto es el matrimonio, sobre todo!

Y si alguien puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de tres hilos no se rompe fácilmente (Eclesiastés 4:12)

Me encanta lo que dice Matthew Henry acerca de este versículo: "Dos juntos se compara a un cordón triple; Porque donde dos están estrechamente unidos en el santo amor y comunión, Cristo por su Espíritu vendrá a ellos y hará el tercero.”

Cuando la crisis visite su matrimonio; cuando son asaltados por el pecado, el conflicto o el cambio, o los hijos o la pérdida – no renuncien a sus vínculos de amor santo y compañerismo! ¡Aguarden! ¡Aguarden y esperen a que Cristo por su Espíritu venga y haga el tercero!

Un cordón de tres dobleces no se rompe rápidamente. Usted soportará. Pasarás y por su gracia le darás gloria cuando llegues al otro lado.

Aún así, ven, Señor Jesús..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s