Pizarra Limpia: Perdónanos Nuestras Deudas Como También Perdonamos A Nuestros Deudores

Posted on

ESJ-2018 0109-001

Pizarra Limpia: Perdónanos Nuestras Deudas Como También Perdonamos A Nuestros Deudores

Por Clint Archer

Henry Gustav Molaison nació en 1926. Después de un accidente de bicicleta a la edad de nueve años, sufrió tremendamente de convulsiones epilépticas constantes que crecieron lentamente en severidad. Cuando tenía veintisiete años, Henry se sometió a una cirugía radical para extirpar pequeñas partes de los lóbulos temporales medios de su cerebro en un intento de controlar las convulsiones. La cirugía logró su objetivo: las convulsiones se detuvieron. Pero pronto se hizo evidente que había un problema. Como efecto secundario imprevisto de la cirugía, Henry ahora sufría de amnesia anterógrada, es decir, pérdida severa de la memoria a corto plazo.

Henry fue totalmente incapaz de aprender nada nuevo. Podía recordar la vida antes de su cirugía: sabía su nombre, conservaba todas las habilidades y la información que había adquirido en su educación, y podía completar crucigramas impresos antes de 1953 con facilidad. Pero ahora solo podía comprometerse con la realidad en breves momentos.

Todas las mañanas Henry despertaba esperando que su cirugía sucediera ese día, creyendo que tenía veintisiete años, aunque en realidad, vivió hasta los ochenta y dos.

Los investigadores se reunieron para examinar “Patient HM”, como lo conocían. Lo acribillaron con preguntas día y noche durante años con el fin de descubrir los misterios de la función cerebral en relación con la memoria. El paciente HM siempre fue perfectamente paciente. Nunca se cansó de los interrogatorios, nunca se sintió frustrado con la interminable letanía de entrevistas, pruebas, acertijos y juegos. No puedes aburrirte de una actividad si no recuerdas haberlo hecho antes. Nada en la vida era tedioso, monótono o repetitivo para él, y nunca se volvió cínico ni deprimido.

Henry mantuvo el idealismo y la confianza de un joven de unos veinte años hasta el día de su muerte, a pesar del frecuente desconcierto de redescubrir la realidad de su vejez y su condición varias veces al día. Uno de los efectos secundarios virtuosos fue que Henry nunca se mantuvo enojado por nada por mucho tiempo. Nunca albergaba resentimiento o amargura, y nunca guardaba rencor.

Aunque esta condición es indescriptiblemente trágica, no puedo evitar preguntarme cómo sería el mundo si todos estuviéramos afectados por esta única incapacidad: guardando rencor contra quienes nos ofenden.

Todos necesitamos dominar el arte de la “tabula rasa”, una pizarra en blanco.

Esto es exactamente lo que Jesús espera de todos sus seguidores …

Examinemos dos hábitos que mejorarían nuestra relación con Dios y el hombre.

Lucas 11:1 Y aconteció que estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó también a sus discípulos. 2 Y El les dijo: Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. 3 “Danos hoy el pan nuestro de cada día. 4 “Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación.”

1. Habitualmente Pida Una Pizarra Limpia

La palabra perdonar o ἄφες significa soltar, liberar, enviar. En otras palabras, limpie la pizarra.

Esta es una de las razones por las que Dios condescendió para tomar carne humana: limpiar nuestras pizarras. Cuando Juan estaba bautizando en el Jordán, notó a Jesús y señaló: “¡He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29)

Jesús vino a cargar con la ira de Dios por nuestros pecados en la cruz y a llevarse nuestros pecados.

No necesitamos a Jesús como entrenador espiritual de la vida o simplemente como un ejemplo de amor. Necesitamos que Jesús lleve nuestros pecados y borre el registro del error en el que hemos incurrido.

Colosenses 2:13-14 13 Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con El, habiéndonos perdonado todos los delitos, 14 habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz.

No hay pago, ni penitencia, ni dinero, ni soborno, ni apaciguamiento, ni un conjunto de buenas obras, que puedas hacer para compensar la culpa devastadora de incluso uno de tus pecados. Un pecado contra un Dios infinitamente justo es infinitamente inaceptable para él.

Entonces, por eso vino Jesús: para ser el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Pero…

¿Por qué Jesús les dice a los que ya son sus discípulos que oren “perdónanos nuestros pecados”? ¿No están ya perdonados sus pecados? ¿Por qué nosotros, los creyentes, debemos orar “perdónenme” una y otra vez?

Hay dos categorías de perdón en la Biblia. Una es forense, o una declaración legal de perdón. Y la otro es el perdón relacional.

• El perdón forense ocurre una vez, en el momento de la conversión, en la justificación.
• El perdón relacional ocurre repetidamente cuando hay una interrupción en la relación.

Juan 13:5-11 5 Luego echó agua en una vasija, y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía ceñida. 6 Entonces llegó a Simón Pedro. Este le dijo: Señor, ¿tú lavarme a mí los pies? 7 Jesús respondió, y le dijo: Ahora tú no comprendes lo que yo hago, pero lo entenderás después. 8 Pedro le contestó: ¡Jamás me lavarás los pies! Jesús le respondió: Si no te lavo, no tienes parte conmigo. 9 Simón Pedro le dijo: Señor, entonces no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza. 10 Jesús le dijo: El que se ha bañado no necesita lavarse, excepto los pies, pues está todo limpio; y vosotros estáis limpios, pero no todos. 11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No todos estáis limpios.

Aquí Jesús compara ser perdonado de manera forense con un baño de una vez. Sin embargo, aún necesita repetidas veces que Jesús se limpie los pies para que no se sienta culpable y avergonzado, lo que perturbaría su sentido de relación con su Salvador.

Así que haz que sea parte de tu oración diaria confesar tu pecado a Jesús y pedirle perdón. No esperes hasta que tu conciencia se sienta mejor acerca de tu pecado. Pide perdón tan pronto como hayas pecado, y él te lavará los pies y restaurará la cercanía de tu relación con él.

2. Habitualmente Otorgar A Otros Una Pizarra En Blanco

La otra cara de la moneda del perdón es Lucas 11:4b “porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben.”

Una persona que ha pedido perdón es una persona que otorga perdón.

Observe la palabra “porque.” Existe un vínculo causal entre las dos acciones. Me siento seguro pidiéndole perdón a Dios porque soy alguien que perdona a los demás. Tu habilidad para perdonar demuestra que la obra de perdón de Dios está teniendo un efecto sobre ti.

De hecho, cuando Jesús dio la oración del Señor durante el Sermón del Monte en Mateo 6, añadió estas palabras escalofriantes …

Mateo 6: 14-15 14 Porque si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre celestial os perdonará a vosotros. 15 Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras transgresiones.

¡Eso suena como una condición para mi salvación! Pero no es una condición de perdón, es una correlación asumida.

Una persona perdonada siempre perdona. Una persona que no perdona es una persona que aún no ha experimentado el perdón salvador de Dios.

Dicho de manera más directa: los verdaderos cristianos siempre perdonan.

Entonces, juntando todo esto:

Pide perdón todos los días, y
Concede el perdón profusamente, y
Ore con la conciencia tranquila: Perdónanos nuestros pecados, porque nosotros perdonamos a los que están en deuda con nosotros.

Esto te ayudará a disfrutar de la bendición de una borrón y cuenta nueva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s