Comience A Planear Su Propio Funeral

Posted on

ESJ-2018 0123-004

Comience A Planear Su Propio Funeral

Por Grayson Pope

Marilyn Johnson comienza cada mañana de la misma manera. Arregla su taza de té, alza sus zapatillas, sacude las páginas de The New York Times y lee los obituarios.

¿Por qué los obituarios? “Obituarios, como cualquier persona que lea o escriba obituarios le dirá, en realidad no se trata de la muerte”, dice ella.

Mientras que los obituarios explican las circunstancias de la muerte de una persona, pasan mucho más tiempo explicando cómo vivían, lo que los convierte en una forma fantástica de aprender sobre la vida.

Otro lector de obituarios diario, la artista Maira Kalman, reflexiona : “[Cuando leo obituarios], intento descubrir dos cosas muy simples: cómo vivir y cómo morir”.

Estos artistas, como muchos otros a lo largo de la historia, han tropezado con una de las prácticas más antiguas de obtener sabiduría para la vida: pensar en la muerte.

ENSEÑANOS A CONTAR NUESTROS DÍAS

Moisés, la imponente figura del Antiguo Testamento, es quizás el más famoso por el Éxodo, el episodio que registra su fiel obediencia a Dios, quien le encargó a Moisés que guiara a su pueblo a salir de la esclavitud en Egipto.

Los 120 años de vida de Moisés (ver Dt. 34: 7) incluyeron una increíble variedad de experiencias: ser criado en la casa de Faraón, matar a un hombre, huir de su pueblo y vivir escondido, regresar para sacar al pueblo de Dios de la esclavitud , viendo dividir el Mar Rojo frente a sus ojos, casi llegando a la Tierra Prometida, siendo forzado a deambular por el desierto durante 40 años, luego se le impidió entrar en esa Tierra Prometida.

Vale la pena aprender de personas que han vivido vidas largas, por la simple razón que han experimentado más de lo que nosotros hemos experimentado. En el caso de Moisés, su fiel ejemplo y liderazgo lo hacen aún más interesante para estudiar, por lo que debemos tomar en serio su oración por la sabiduría registrada en el Salmo 90 (debemos prestar aún más atención cuando consideremos que sus palabras fueron inspiradas por el Espíritu de Dios).

En el versículo 12, Moisés hace una oración colectiva para el pueblo de Dios, diciendo: “Así que enséñanos a contar nuestros días para que podamos obtener un corazón de sabiduría”.

Según Moisés, la clave de un corazón de sabiduría está en aprender a contar nuestros días. Dicho de otra manera, la clave de la sabiduría para la vida es pensar en la muerte. Al considerar cuán pocos son nuestros días, comenzamos a desarrollar un corazón de sabiduría.

IR A LA CASA DEL DUELO

Moisés realmente está diciendo lo mismo que el resto de las Escrituras. En algunas de las secciones más extrañas de la Biblia, Salomón escribe: “Mejor es ir a una casa de luto que ir a una casa de banquete, porque aquello es el fin de todo hombre, y al que vive lo hará reflexionar en su corazón” (Eclesiastés 7:2).

Sí, Salomon dijo que es mejor ir a un funeral que a una boda. ¿Por qué? Debido a que la casa de luto es el fin de toda la humanidad, es hacia donde se dirige cada uno de nosotros, y aquellos que reconocen este hecho reflexionarán sobre cómo pasan sus días. Los funerales no son mejores que las bodas en general; Salomón dice que los funerales son mejores que las bodas para obtener sabiduría.

Luego aclara, diciendo: “El corazón de los sabios está en la casa del luto, mientras que el corazón de los necios está en la casa del placer.” (Eclesiastés 7:4). Salomón, el hombre más sabio que haya vivido (ver 1 Reyes 3:12), nos dice que la sabiduría para la vida se encuentra en la consideración de la muerte.

No debemos pasar de la muerte demasiado rápido, yendo desde la casa del luto hasta la casa de la alegría, porque pensar en la brevedad de la vida es la clave para encontrar la sabiduría. La mayoría de nosotros estamos listos para ir a fiestas o recepciones después del funeral de alguien, pero tal vez sería mejor que nos sentemos un rato más en la tumba.

NUESTROS DÍAS ESTÁN NUMERADOS

¿Cómo es que pensar sobre la muerte nos hace mejores para vivir? Volvamos a David, otro salmista que vale la pena aprender de él.

David luchó con la forma de vivir una vida que honró a Dios mientras estaba rodeado por aquellos que lo denunciaron y menospreciaron. ¿Cómo podría él vivir para Dios cuando los malvados parecían recibir nada más que buena fortuna por su maldad? ¿Cómo podría darle sentido a todo?

Al pensar en la brevedad de la vida.

Señor, hazme saber mi fin, y cuál es la medida de mis días, para que yo sepa cuán efímero soy. (Salmos 39:4).

La manera de salir de su pensamiento sobre la futilidad de la vida fue ver su vida a la luz de la eternidad. Para vivir bien cada día, tenía que reflexionar sobre cuán pocos de esos días le quedaban.

David, Salomón y Moisés se dieron cuenta de que pensar en la muerte nos ayuda a tomar mejores decisiones para la vida. Del mismo modo, Francis Chan escribe :

“[Nosotros] tomamos decisiones más acertadas después de que nuestros corazones pasan tiempo en la casa del duelo. Tiendo a tomar buenas decisiones en los funerales y los pobres en los restaurantes. Tomé decisiones financieras sabias mientras estaba rodeado de niños hambrientos y decisiones pobres de los suburbios. Necesitamos mantener nuestros corazones cerca de la casa de luto para evitar decisiones que lamentaremos. Tan difícil como es, debemos ser conscientes de la muerte. Debemos tomar decisiones teniendo en cuenta el día de nuestra muerte.”

COMIENCE A PLANEAR SU FUNERAL

Jonathan Edwards es conocido por sus famosas resoluciones: cortas promesas que hizo para ayudarse a mantenerse en el camino de la rectitud. Su novena resolución dice: “Resolvió, pensar mucho, en todas las ocasiones, en mi muerte y en las circunstancias comunes que acompañan a la muerte.”

Estaba decidido a pensar en su muerte y en las circunstancias normales que traería. Eso significa que Edwards estaba decidido a planear su propio funeral en su mente.

Pruebe este breve ejercicio: durante 10 minutos hoy, piense en la realidad de que va a morir. Reflexione sobre todo lo que trae el pensamiento, desde certificados de defunción hasta planes funerarios y elecciones de ataúdes.

Recuérdate a ti mismo que en Cristo “vivimos, nos movemos y existimos” (Hechos 17:28); que tu próximo aliento venga solo si Él lo permite. Imagine que morirá mañana, la próxima semana o el próximo año.

Luego, hágase preguntas como, “Si estuviera a punto de morir …”

  • “¿Qué haría diferente? ¿Qué empezaría a hacer? ¿Qué dejaría de hacer?”
  • “¿Seguiría viviendo como soy, viviendo donde vivo, haciendo las cosas que hago, trabajando en el trabajo que tengo?”
  • ¿De qué me avergonzaría no procurar de Dios?”
  • “¿Con quién pasaría más tiempo?”

Sin duda, Dios llamara nuestra atención a ciertas cosas, es decir, que debemos vivir hoy como si fuera a morir mañana.

Resuelva pensar en su muerte más a menudo. Resuelva planear su propio funeral de vez en cuando, al menos en su mente.

¿POR QUÉ PENSAR EN LA MUERTE NO DEBERÍAN ASUSTARTE?

Al principio, pensar en su propia muerte suena un poco mórbido (¡ciertamente, planificar tu propio funeral sí lo s!). Pero lo que Edwards y otros han visto es que al reflexionar sobre nuestra muerte obtenemos sabiduría para nuestra vida.

¿Los hombres y las mujeres que piensan en la muerte son más fuertes emocionalmente que el resto de nosotros? ¿Son de algún molde extraño y macabro?

Quizás, pero lo dudo. En cambio, parecen entender lo que Pablo dijo de manera tan memorable, que “vivir es Cristo y morir es ganancia” (Filipenses 1:21). Como creyentes, tenemos la oportunidad de vivir para Cristo hoy.

Tenemos que amar a su iglesia, amar a su gente y contarle a los demás la mejor noticia que se haya escuchado jamás. Nuestra vida eterna y celestial informa nuestra vida mundana y efímera. ¡Esa vida celestial es eterna junto a Cristo mismo!

La muerte puede asustarnos porque se desconoce, pero no tiene por qué. Si pensamos en la muerte a menudo, y nos damos cuenta de que vivir es Cristo y morir es realmente ganancia, entonces podemos vivir vidas llenas de sabiduría y piedad. Vivimos para Cristo hoy, y lo ganamos aún más si morimos mañana.

Ca da uno de nosotros comparecerá ante Dios un día para dar cuenta de nuestras vidas (2 Co. 5:10). No dejes que ese día sea el primero que piensas sobre la muerte.


Grayson Pope es un esposo y padre de tres hijos, y también es el editor web de GCD.

Un comentario sobre “Comience A Planear Su Propio Funeral

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    15 marzo 2018 en 6:58 am

    Buenos dias, Dios les bendiga.
    Es muy cierto debemos arreglar nuestro funeral, para estar listo en ese viaje sin retorno. Planeamos vaciones, fiestas y otras actividades con tiempo y en algunas ocaciones se suspenden por algún imprevisto. Pero, la muerte en sí muchas veces es un imprevisto inevitable, y una estar preparado para ella es tener presente la palabra de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s