¿Está Jesús Actualmente en el Trono de David?: El Uso de Pedro del Salmo 132:11 en Hechos 2:30

Posted on

ESJ-2018 0222-003

¿Está Jesús Actualmente en el Trono de David?: El Uso de Pedro del Salmo 132:11 en Hechos 2:30

Por Michael J. Vlach

El propósito de esta entrada de blog es examinar el uso de Pedro del Salmo 132: 11 en Hechos 2:30 con el fin de captar la comprensión de Pedro del concepto del trono de David.

Hechos 2 describe el ministerio de bautizar y llenar del Espíritu Santo después de la ascensión de Jesús. Todo esto está relacionado con Jesús, el Mesías resucitado, que actualmente está a la diestra del Padre. Jesús es el que derramó el Espíritu Santo (Hechos 2:33). La culminación del argumento de Pedro en Hechos 2 se encuentra en su declaración de que Dios ha hecho al Jesús resucitado “Señor y Cristo” (Hechos 2:36).

Tres citas de los Salmos se encuentran en Hechos 2: 29-36- Salmos 16, 132 y 110. Sin embargo, el enfoque de esta publicación del blog es sobre el uso de Pedro del Salmo 132:11 en Hechos 2:30 y cómo se relaciona esto. al trono de David. Pedro declaró:

Pero siendo profeta, y sabiendo que Dios le había jurado sentar a uno de sus descendientes en su trono (Hechos 2:30).

Existe mucho debate sobre las implicaciones de este versículo, principalmente sobre si implica que Jesús está actualmente sentado en el trono de David hoy en el cielo. ¿La cita de Pedro del Salmo 132:11 indica un cambio o avance en relación con el concepto del trono de David desde una realidad físico-terrenal a una espiritual-terrenal? Este tema involucra tanto cómo Pedro usa el Salmo 132:11 y lo que esto significa para entender el trono de David.

Para entender los usos de Pedro del Salmo 132:11, presentaré tanto el contexto del pasaje del Antiguo Testamento como la situación del Nuevo Testamento en la cual se cita el Salmo 132:11. Argumentaré que Pedro cita el Salmo 132:11 contextualmente, y que no está trascendiendo o cambiando el significado del trono de David de su significado normal de un trono terrenal. Por tanto, Hechos 2:30 es un ejemplo de una persona del Nuevo Testamento que cita un texto profético del Antiguo Testamento contextualmente con la expectativa de que este texto del Antiguo Testamento se cumplirá literalmente en el futuro.

Salmo 132

El Salmo 132 es un salmo de ascensión donde el salmista le suplica a Dios que recuerde a David y al Pacto Davídico (ver 2 Sam. 7). Como dice The Moody Bible Commentary: “Este salmo es el clímax de los Salmos de Ascensiones. En él, el salmista enfatiza que todas las esperanzas futuras de Israel dependen del cumplimiento del pacto Davídico” (p.866).

Después de notar la humildad de David (vv.1-9), el autor del Salmo 132 dice:

10 Por amor a David tu siervo,
no hagas volver el rostro de tu ungido.
11 El Señor ha jurado a David
una verdad de la cual no se retractará:
De tu descendencia pondré sobre tu trono.
12 Si tus hijos guardan mi pacto,
y mi testimonio que les enseñaré,
sus hijos también ocuparán tu trono para siempre”(vv. 10-12).

Pedro se enfocará principalmente en el versículo 11 y su declaración de que Dios establecerá un descendiente (s) sobre el trono de David. El contexto del Pacto Davídico y del trono Davídico es 2 Samuel 7 (véase 1 Crónicas 17). En segundo Samuel 7:16 dice: “Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí[a]; tu trono será establecido para siempre.’” Por lo tanto, el Salmo 132:10-12 reafirma aspectos clave del Pacto Davídico dado por primera vez en 2 Samuel 7.

Un estudio inductivo de varios pasajes de la Biblia revela que el trono de David está relacionado con la función y la ubicación. Funcionalmente, implicará autoridad y gobierno real. Con respecto a la ubicación, implicará un ámbito geográfico terrenal. El que funcionalmente gobierna desde el trono de David lo hará desde y hacia la ubicación de Israel. Estos dos aspectos se encuentran en Lucas 1:32b-33 cuando el ángel Gabriel le dijo a María:

Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. (Lucas 1:32b-33).

Por tanto:

Función : “reinará”

Ubicación : “sobre la casa de Jacob”

En múltiples ocasiones, el trono de David está vinculado geográficamente con Jerusalén e Israel. Segundo Samuel 3:10 habla del “el trono de David sobre Israel y sobre Judá desde Dan hasta Beerseba.” Con 1 Reyes 9:5 Dios le dijo a Salomón, “yo afirmaré el trono de tu reino sobre Israel para siempre, tal como prometí a tu padre David, diciendo: “No te faltará hombre sobre el trono de Israel.” Jeremías 17:25 vincula el trono de David con “Judá” y “Jerusalén.” En nueve ocasiones se llama el trono de David el “trono de Israel” (1 Reyes 2: 4, 8:20, 25, 9:5, 10:9, 2 Reyes 10:30, 15:12, 2 Crónicas 6:10, 16), enfatizando que este trono es terrenal en su ubicación. También se debe notar que este trono en Israel eventualmente impactará al mundo entero. El Salmo 72:8 indica que el reino del Mesías se extenderá por toda la tierra:

Domine él de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra.

Este énfasis de ubicación con respecto al trono de David es importante, ya que algunos han tratado de argumentar que este trono solo se trata de la función, no de la ubicación. Pero esto no es verdad y es una dicotomía falsa. Tanto la función como la ubicación son importantes.

Además, dado que el trono Davídico fue establecido por Dios, se lo denomina “el trono del Señor” en 1 Crónicas 29:23. Esto indica que el trono de David tiene al Señor como su fuente. Es el trono Davídico que el Señor ha establecido en la tierra. Primera de Crónicas 29:23 no es una declaración de que el trono del Señor en el cielo se difumina en el trono Davídico para que no haya distinción entre ellos.

Hechos 2:30-36

Con Hechos 2, Pedro argumentó que Jesús es el Mesías resucitado y el Señor que derramó el Espíritu Santo sobre Su pueblo. Justo antes de Hechos 2:30, Pedro citó el Salmo 16 para mostrar que David predijo conscientemente la resurrección de Jesús (Hechos 2: 22-29). Luego, con Hechos 2:30-32, Pedro dijo:

30 Pero siendo profeta, y sabiendo que Dios le habia jurado sentar a uno de sus descendientes en su trono, 31 miró hacia el futuro y habló de la resurrección de Cristo, que no fue abandonado en el Hades, ni su carne sufrio corrupcion. 32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.

Pedro dijo que David era un “profeta” que conscientemente predijo la resurrección de Jesús. Por lo tanto, hemos inspirado los comentarios de Pedro sobre lo que David creyó acerca de la venida del Mesías. David poseía una esperanza mesiánica específica y predijo la resurrección del Mesías que ahora conocemos como Jesús.

Con Hechos 2:30-32 Pedro cita tanto el Salmo 132:11 como el Salmo 16:10. El primero es un versículo del Pacto Davídico, y el último enfatiza al “Santo” de Dios que no sufrirá decadencia.

En cuanto al Salmo 132: 11, Pedro se basa en la verdad de que Dios juró a David que se sentara uno de los descendientes de David en el trono de David en Jerusalén. Entonces, cuando Pedro combina el Salmo 132:11 con el Salmo 16:10 parece estar diciendo esto: Ya que David sabía que el Mesías está destinado a sentarse y reinar desde el trono de David para siempre, el Mesías debe resucitar de los muertos. Un Mesías muerto no puede sentarse en el trono de David, por lo que el Mesías debe ser resucitado. Pedro no está diciendo que Jesús actualmente está sobre el trono de David, pero la resurrección significa que la promesa de Dios de sentar para siempre a un descendiente de David sobre el trono de David está vivita y coleando.

La comprensión de Pedro del trono Davídico en Hechos 2 es consistente con el significado de Salmo 132:10-12 y 2 Samuel 7. Nada en Hechos 2 indica que se ha producido un cambio o una adición con respecto al concepto del trono Davídico.

Abordando La Vista Celestial Del Trono Davídico

Este entendimiento anterior sobre un trono Davídico terrenal parece natural y probable. Pero no todos lo aceptan. Algunos creen que las citas de Pedro del Salmo 132: 11 (en Hechos 2:30) y del Salmo 110: 1 (en Hechos 2: 34-35a) indican una reinterpretación del trono Davídico de una realidad terrenal a una realidad celestial. Esto se ve a menudo en las comprensiones no dispensacionales del reino en las que las realidades físicas a menudo se espiritualizan o se reinterpretan a realidades espirituales. Por ejemplo, con respecto a la comprensión de Pedro de la ascensión de Jesús en Hechos 2, George Ladd dijo: “Esto implica una reinterpretación bastante radical de las profecías del Antiguo Testamento, pero no más que toda la reinterpretación del plan redentor de Dios por la iglesia primitiva” ( A Teología del Nuevo Testamento , 373).

Para algunos teólogos, el trono de David ahora es una entidad celestial y ya no se refiere a un trono terrenal o posición de autoridad en Jerusalén. Otra opinión es que Pedro está agregando una dimensión espiritual al trono Davídico sin negar un aspecto terrenal en el futuro (algunos Dispensacionalistas Progresivos). Ambas interpretaciones, sin embargo, afirman que un trono celestial Davídico está en consideración en Hechos 2:30-36.

El argumento de que Pedro está viendo el trono de David como una realidad celestial en Hechos 2:30-36 a veces está relacionado con el hecho de que la sesión de Jesús en el cielo coincide con la referencia de Pedro al trono de David en Hechos 2:30. Este entendimiento parece depender de la siguiente lógica:

El Jesús resucitado y ascendido está ahora el cielo.

Pedro cita un pasaje que involucra el trono Davídico

Por lo tanto, Jesús debe estar sentado sobre el trono de David en el cielo.

Pero en lugar de simplemente unir el cielo con el trono de David, es más probable que Pedro esté haciendo un argumento de causa y efecto aquí. La ascensión de Jesús al cielo es un paso en el proceso para que Jesús reine desde el trono de David en el futuro, que es lo que realmente predice el Salmo 110:1-2. Por lo tanto, el vínculo correcto entre Jesús, el cielo y el trono de David es este: el Jesús resucitado que actualmente está en el cielo está destinado a reinar sobre el trono de David.

Note que Pedro no dice que Jesús ha sido exaltado al trono de David en Hechos 2:33. En cambio, Pedro dice que Jesús ha sido “exaltado a la diestra de Dios”. La Escritura consistentemente presenta el trono de Dios como existiendo en el cielo. Isaías 66:1 declara: “El cielo es mi trono.” Salmos 11:4 declara: “el trono del Señor está en los cielos.” Sin embargo, el trono de David se presenta consistentemente como una realidad terrenal que involucra a Israel y las naciones sobre la tierra (2 Sam. 3:10; 1 Reyes 2:12; Jeremías 17:25; Lucas 1: 32-33; Mateo 25:31).

Además, el énfasis de Pedro en Hechos 2: 33b no es sobre el reinado de Jesús. En cambio, Jesús está recibiendo y derramando el Espíritu Santo. Uno esperaría una declaración sobre el reinado de Jesús si Pedro vinculara la diestra de Dios con el trono Davídico. Además, después de Hechos 2: 30-36 hay trece declaraciones de que Jesús está a la “diestra” de Dios, pero nadie dice que está sentado en el trono de David. Los escritores del Nuevo Testamento parecen intencionales al identificar a Jesús como estando a la diestra de Dios pero no en el trono de David.

Tronos y Sentados

Otro argumento para la perspectiva celestial del trono Davídico se refiere al tema de sentarse, el cual Pedro menciona concerniente tanto al trono de David como a la diestra de Dios:

El trono de David : “sentar a uno de sus descendientes en su trono” ( Hechos 2:30).

El trono de Dios : “Siéntate a mi diestra” (Hechos 2:34).

Dado que tanto el Salmo 132:11 como el Salmo 110:1 hablan del Mesías sentado en estos contextos, algunos piensan que el trono Davídico del Salmo 132:11 y la diestra del padre del Salmo 110:1 deben ser lo mismo. O para decirlo de otra manera:

El Salmo 132: 11 habla de un descendiente de David sentado en el trono de David.

El Salmo 110: 1 habla del Mesías sentado a la diestra de Dios.

Por lo tanto, el trono de David y la diestra del Padre son lo mismo.

Pero el acto de sentarse solo no implica que los dos tronos sean lo mismo. El acto de sentarse puede aplicarse al trono del Padre en el cielo (Salmo 110:1) y al trono de David en Jerusalén (Salmo 132:11). De hecho, Jesús hace tal distinción en Apocalipsis 3:21:

‘Al vencedor le concederé sentarse conmigo en mi trono [el trono de David], como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono [el trono del Padre].

Entonces los dos tronos se distinguen. Además, parece que el acto de sentarse se aplica a dos tronos diferentes en dos momentos diferentes. Jesús ahora está sentado a la diestra del Padre (“Yo también vencí”), y en el futuro otorgará a los vencedores el derecho de sentarse en el trono de David (“le concederé”).

Otro punto a considerar es que Jesús mismo colocó su asunción del trono Davídico en el futuro en Mateo 25:31:

“Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de su gloria.”

Aquí, el sentarse de Jesús en su trono glorioso debe ser futuro ya que está vinculado con Su venida en gloria con Sus ángeles. Mateo 25:32 luego vincula este trono con el juicio de las naciones, que es un evento futuro en la tierra.

Mateo 19:28 también enseña que el reino del trono Davídico de Jesús es futuro y está conectado con otros eventos futuros como la “regeneración” o renovación de la tierra ( palingenesia ) y el gobierno de los apóstoles sobre las doce tribus de Israel:

Y Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, os sentaréis también sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.

Finalmente, el Salmo 110: 1-2 enseña explícitamente que el Mesías tendría una sesión a la diestra de Dios en el cielo “hasta” el tiempo en que el Mesías inicie su reinado terrenal desde Jerusalén. Entonces, ¿por qué se tomaría una cita del Salmo 110 de Pedro para decir que Jesús está sobre el trono de David en el cielo ahora? El Salmo 110 predijo que una sesión del Mesías a la diestra de Dios (v. 1) eventualmente conducirá a un reinado desde Jerusalén (v. 2). Además, Hebreos 10:12-13 declara que Jesús está a la diestra de Dios “esperando” a reinar:

pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios, esperando de ahí en adelante hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies.

La diestra de Dios está vinculada con el trono de Dios en el cielo. No es simplemente un lugar de autoridad sin tener en cuenta un lugar. En Hechos 7:49, Esteban citó a Isaías 66:1 diciendo: “El cielo es mi trono [de Dios]”. Luego, mientras siendo apedreado, se nos dice que Esteban vio a “Jesús de pie a la diestra de Dios” (Hechos 7:55). y luego dijo: “He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios” (Hechos 7:56). Esteban vio a Jesús de pie a la diestra de Dios en el trono celestial de Dios. Entonces, así como el trono de David tiene un lugar en Jerusalén, la diestra de Dios tiene un lugar celestial en el trono de Dios en el cielo. Estos tronos no son lo mismo: uno es celestial y el otro está en la tierra.

Conclusión

El propósito de Hechos 2:30-36 (y todos los Hechos 2) es mostrar al pueblo de Israel que el Jesús resucitado es a la vez Señor y Mesías. Jesús está a la diestra de Dios y ha derramado su Espíritu Santo sobre Sus seguidores. Pedro no está afirmando que Jesús ha asumido un trono celestial transcendido y celestial para gobernar sobre un reino espiritual redefinido.

En resumen, la cita de Pedro del Salmo 132:11 en Hechos 2:30 es contextual y se basa en el significado literal del Salmo 132:11 que habla de un descendiente de David sentado en el trono Davídico en Israel. Pedro argumenta que Jesús es el que está destinado a reinar sobre el trono Davídico en la tierra. Debido a esto, Jesús no pudo permanecer muerto después de Su crucifixión. Él debe ser resucitado. Así que el uso de Pedro del Salmo 132:11 es un ejemplo de una persona del Nuevo Testamento (Pedro) que confía en el significado literal de un texto del Antiguo Testamento (Salmo 132:11), y ver el cumplimiento de este pasaje como una necesidad en el futuro.

Este entendimiento no significa que no hay implicaciones del Pacto Davídico en esta era. Jesús, el gran Hijo de David, se ha manifestado y sabemos quién es Él (Mateo 1:1). Él ahora está a la diestra de Dios en el cielo como lo predijo David (ver Salmo 110:1). Además, el ministerio del Nuevo Pacto del Espíritu Santo que proviene del Mesías está siendo derramado sobre todos los creyentes hoy. Los gentiles, además, están experimentando la salvación mesiánica como gentiles en esta era (Hechos 5:14-18, con Amós 9:11-12). Pero sostener que Hechos 2:30-36 indica que Jesús está sentado y que reina desde el trono de David en esta era va más allá de lo que Pedro dice en Hechos 2.

Un comentario sobre “¿Está Jesús Actualmente en el Trono de David?: El Uso de Pedro del Salmo 132:11 en Hechos 2:30

    Onamerh escribió:
    24 febrero 2018 en 6:12 pm

    Entendamos que todos los sucesos que ocurren en el mundo Hoy. Nos develan los tiempos que corren. Tal como El Hijo del Hombre lo advirtió. Y que la promesa de su regreso se a cumplido.Al dar a conocer a las naciones del mundo su luz de conocimiento plasmada en su Doctrina del Cordero de Dios.Hoy. Para que complete su obra, que quedo pendiente hace más de dos mil años. Y ocupe su Trono Divino que su Padre Creador Jehová le prometió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s