Día: 27 febrero 2018

¿Las Personas Divorciadas Aún Están Casadas Ante Los Ojos De Dios?

Posted on

ESJ-2018 0227-003

¿Las Personas Divorciadas Aún Están Casadas Ante Los Ojos De Dios?

Por Jim Newheiser

Muchos que se oponen a todo divorcio y segundas nupcias afirman que, aunque una pareja se haya divorciado, aún están casados ​​ante los ojos de Dios. Incluso los maestros y eruditos que creen que hay ciertas bases bíblicas para el divorcio y segundas nupcias hacen afirmaciones inexactas similares que conducen a la confusión.

EL PACTO MATRIMONIAL TERMINA CON EL DIVORCIO

Ya vimos anteriormente que el pacto matrimonial no es irrompible. Si bien es ideal que el matrimonio sea para toda la vida, Jesús no dice que ningún hombre puede separar lo que Dios ha unido. Más bien, él dice que no debería suceder (Mateo 19:6). Algunos argumentan que incluso si el matrimonio ha terminado, sigue existiendo una relación de “una sola carne” (según Gen. 2:24). Pero también vimos que las relaciones de una sola carne no son necesariamente permanentes, como es el caso cuando un hombre se une como “una sola carne” a una prostituta (1 Co. 6:16). Un hombre y una mujer anteriormente casados ​​ya no son una sola carne. Cuando una pareja está divorciada, ya no están casados ​​entre sí. Ellos han sido separados. Leer el resto de esta entrada »

Un Error Común Sobre El Sufrimiento

Posted on

ESJ-2018 0227-001

Un Error Común Sobre El Sufrimiento

Por David Powlison

Haciendo Las Preguntas Difíciles

La pregunta de por qué sufrimos probablemente esté en el corazón de cada persona honesta. Un concepto equivocado frecuente sobre el sufrimiento a menudo se repite en los círculos cristianos. Dice: “Estás sufriendo porque Dios está tratando de enseñarte algo”. La implicación es que el sufrimiento se correlaciona con abordar algún pecado particular en tu vida.

Ahora bien, es cierto que Dios se encuentra con nosotros y nos hace crecer en medio del sufrimiento, pero esa no es toda la historia. Considera a Job, por ejemplo. Los consejeros de Job se equivocaron al llegar a una conclusión punitiva: “Debes tener un pecado secreto y estás sufriendo porque Dios está enojado contigo”. También es incorrecto sacar conclusiones moralistas: “Debes tener algún pecado o deficiencia o punto ciego que Dios está poniendo su dedo y te está dando una lección”.

Leer el resto de esta entrada »