¿Cómo Será Justo el Hombre Ante Dios? – Romanos 3:21 – 31

Posted on

ESJ-2018 0509-002

¿Cómo Será Justo el Hombre Ante Dios? – Romanos 3:21 – 31

Por S. Lewis Johnson

Pablo ha desafiado el orgullo humano con sus plumas de pavo real en Romanos 1 y 2. Él ha demostrado convincentemente la fatal enfermedad del pecado, tanto original como total. Y lo que hace al hombre tan lamentable en su condición es que en su mayor parte está ciego a su pecado. Cuando no hay reconocimiento del pecado, no se percibe la necesidad de la cruz salvadora de Cristo.

Esta sección de Romanos da la solución al problema del pecado y contiene el pasaje normativo sobre la gran doctrina protestante de la justificación solo por la fe. En cuanto a los dos últimos versículos de la sección, Frédéric Godet escribió:

No es de extrañar que estos dos versículos han sido llamados “la médula de la teología.” Calvino declaró “que probablemente no haya en toda la Biblia un pasaje que exponga más profundamente la justicia de Dios en Cristo.” Y sin embargo, es ¡tan breve que la afirmación apenas parece haber comenzado cuando todo está dicho, dentro de tan pocas líneas se concentran los pensamientos más decisivos! Es realmente, como lo ha dicho Vitringa: “el breve resumen de la sabiduría divina” [1].

Las palabras de Martyn Lloyd-Jones respaldan la afirmación: “Es una tontería decirlo, tal vez, pero iba a decir que si me preguntaran cuál es, en mi opinión, el pasaje más importante y crucial de toda la Escritura, tendría que incluir Romanos 3:21 – 31.” [2]

LA MANIFESTACION DE LA JUSTIFICACION

21 Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada por la ley y los profetas; 22 es decir, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen; porque no hay distinción; 23 por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,

Sus Relaciones (Romanos 3:21)

“En las primeras palabras de Romanos 3:21, ‘Pero ahora. .’ Casi se puede escuchar un suspiro de alivio,” comenta Ray Stedman, y agrega: “Ahora, después de la evaluación de Dios de los esfuerzos del hombre por lograr algo ante Él, vienen las palabras de alivio de Dios. La respuesta total de Dios al fracaso total del hombre.” [3] “Pero ahora” hace el cambio en la discusión. La justicia de Dios “revelada” (véase 1:17) ahora ha sido “manifestada.”

Fue Martin Lutero quien, al tratar con el pecado y la desesperanza del hombre, se refirió a la regla de arte dramático de Horace que un dios no debe ser introducido en la acción a menos que la trama se enrede en tal forma que solo un dios pueda desentrañarla. Ese es el estatus de la historia en Romanos en este punto. La justicia de Dios se dice que “aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada por la ley y los profetas.” La justicia no se gana por el esfuerzo legal o por las obras de la ley. No es contrario a la ley, porque la ley no enseña que el hombre haya obtenido la vida con buenas obras. En cambio, la ley presentó por medio de sus demandas, que el hombre no podía cumplir, el conocimiento del pecado (véase 3:20).

El Antiguo Testamento fue testigo de la justicia que era aparte de las obras legales. Decía que la justicia venía por los méritos de un Redentor que justificaba a las personas por fe (véase Génesis 15: 6; Sal. 32:1 – 2; Is. 8:14; 28:16; 59:20 – 21; Hab. 2:4; todos estos textos son usados por Pablo en Romanos). Los sacrificios del Antiguo Testamento, por una especie de reflejo condicionado pavlovjiano, imprimieron en las mentes de los israelitas que Dios debía ser abordado solo en el terreno del sacrificio, y que el perdón se recibía únicamente sobre la base de la sangre derramada (cf. Heb 9:22).

Su Fundamento (Romanos 3:22)

Pablo da una explicación más amplia al exponer la razón de ser de la justicia. Es una justicia (véase 1:17) dada por la instrumentalidad de la fe en Jesucristo a todos los creyentes. Esto es necesario, a saber, que sea a través de la fe y no de las obras, porque no hay diferencia en la capucha de pecador de todas las personas.

Su Razón (Romanos 3:23)

Todas las personas fallan, porque tanto los judíos como los gentiles son pecadores. La declaración del apóstol de que “todos pecaron” puede tomarse como una referencia al pecado de Adán en el jardín del Edén, donde todas las personas cayeron en su representación federal (véase 5:12). La mayoría de los comentaristas, sin embargo, toman como referencia los pecados personales, [4] sugeridos por el contexto de 1:18 – 3:20.

El verbo griego traducido “destituidos” está en tiempo presente y se refiere a la situación presente. La gente constantemente está faltando a la gloria de Dios. Pablo no dice que todos están por debajo del estándar. El estándar no es nada menos que la perfección, y nada menos puede pasar. Eso significa que la falta de una pulgada es tan fatal como la falta de un pie. Por lo tanto, a la luz del estándar de Dios (ver Mt. 5:20, 22:37), la religión, la cultura, la educación, las buenas obras y las ordenanzas religiosas no pueden salvar. El hombre está perdido; su boca está “silenciada” ante las demandas de un Soberano justo y santo. La nota necesaria e inevitable de Pablo con respecto al estado del hombre es que él es un pecador, bajo el juicio divino. Su destino es la muerte (véase 6:23).

LA DESCRIPCION DE LA JUSTIFICACION

24 siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús,25 a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente, 26 para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús..

El Modo ó Principio (Romans 3:24, “gratuitamente”)

Dos palabras exigen definición si queremos entender al apóstol aquí. A “justificar” se le debe dar el sentido forense o legal de “declarar justo” (véase Deuteronomio 25:1; 1 Reyes 8:32; Isaías 5:23; Romanos 2:13; 3:4; 4:3 – 25; 5:17) en virtud de la imputación de los méritos del Salvador crucificado, Jesucristo. La otra palabra, “propiciación” (3:25), puede ser vagamente parafraseada con la palabra “satisfacción” o, como en la Nueva Versión Internacional, “sacrificio de expiación.” Puede significar “propiciatorio,” porque es dudoso que una el judío podría dejar de hacer la conexión, ya que la raíz se usaba comúnmente en el Antiguo Testamento para la parte de los muebles del tabernáculo donde se rociaba la sangre en el Lugar Santísimo. Dado que el artículo carece de la palabra en el uso de Pablo aquí, el énfasis se basa en la misericordia del propiciatorio. La cruz, es un propiciatorio.

El apóstol habla del modo, o principio, de justificación en el uso del adverbio, “gratuitamente.” Se traduce por la frase “sin causa” en Juan 15:25 y por “de balde” en 2 Tesalonicenses 3:8. (ver Ap. 22:17) Está claro que la palabra aquí subraya la gracia que subyace a los tratos de Dios con el hombre en la justificación. Es lo que R. C. H. Lenski llama “gracia pura, abundante y asombrosa”. [5]

El Método (Romanos 3:24 – 25a)

En el curso de la exposición del método de justificación, Pablo se refiere a la instrumentalidad de la redención. La palabra que Pablo usa es una palabra bellamente intensiva. Podría haber usado simplemente “rescatar” [6] (NVI “redención”), pero usó la palabra griega que significa “librarse.” [7] Como señala Adolf Deissmann, la justificación no es a través del rescate, sino la libertad, que está en Cristo Jesús. Sugiere que nunca más volveremos a la misma esclavitud del pecado (véase Levítico 16:22).[8] El Padre proporcionó aquello que era la satisfacción de su santidad y justicia en sus demandas contra el hombre. Esa satisfacción fue asegurada por la muerte sustitutiva del Señor Jesucristo. Fue la satisfacción de la santidad divina y sus afirmaciones sobre el hombre en el juicio a través de la muerte del Representante de su pueblo lo que aseguró la redención de la esclavitud del pecado.

El Medio de Apropiación (Romanos 3:25)

El medio de apropiación de los beneficios de la muerte de Cristo es a través de la fe y únicamente la fe.

LA INTENCION DE LA JUSTIFICACION

Justicia por el Pasado (Romanos 3:25b)

En cierto sentido, tenemos el motivo en el corazón de Dios en la provisión de justicia. Hay una manifestación de la justicia de Dios en el pasado: “como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente” (v. 25b). Está claro que Dios tiene el primer lugar en la cruz, no el hombre. Es por su propiciación debido a los pecados pasados del hombre que Cristo debe morir. La referencia aquí no es a los pecados cometidos por los creyentes antes de venir a Cristo, sino a los pecados cometidos en la antigua economía, antes de que Cristo viniese (véase Hebreos 1:3, 9:15). La pregunta “¿Dónde están la paga del pecado?,” sin duda constantemente en los labios de los hombres y mujeres del Antiguo Testamento, se responde aquí. Godet escribe:

Durante cuatro mil años, el espectáculo presentado por la humanidad a todo el universo moral (comp. 1 Corintios 9) fue, por así decirlo, un escándalo continuo. Con la excepción de algunos grandes ejemplos de juicios, la justicia divina parecía estar dormida; uno incluso podría haber preguntado si existía. Los hombres pecaron aquí abajo y, sin embargo, vivieron. Pecaron y, sin embargo, alcanzaron en seguridad una buena vejez. . . . ¿Dónde estaban la paga del pecado? Fue esta relativa impunidad la que hizo necesaria una manifestación solemne. [9]

La cruz silencia la pregunta para siempre.

Justicia para el Presente (Romanos 3:26a)

Jesús también fue presentado para la manifestación de la justicia de Dios en la presente era. Él murió por los pecados de las personas que viven en la era presente.

Justicia para el Creyente (Romanos 3:26b)

La intención final del Padre es que él pueda ser visto como justo y el que justifica al que cree en Jesús. El gran problema, no de cómo llevar a las personas a Dios, sino de cómo hacer que Dios llegue a las personas, se resuelve con justicia (véase 5:21). En la cruz de Cristo, se le ve como justo en su juicio y amoroso en su misericordia (véase Salmos 85:10). Dios ha sido propiciado, y no es necesario persuadirlo, engatusarlo o sonsacarle misericordia. Dios es propicio por la muerte de Cristo. Solo crea en el y agradézcale, recibiendo el regalo de la vida eterna.

Todas las barreras se eliminan en la cruz, la cual manifiesta su justicia y, sin embargo, también transmite su amor. Su redención no es “una pena que acepta ignorar el pecado; sino un poder que lo cancela y se libera de su dominio,” como lo expresó un famoso maestro de la Biblia. A la luz de esto, solo podemos exclamar con el escritor de himnos Edward Mote:

Mi esperanza está basada en nada menos

Que la sangre y la justicia de Jesús;

No me atrevo a confiar en el marco más dulce,

Solo apóyate en el Nombre de Jesús,

En Cristo, la roca sólida, me afirmo,

Todo lo demás es arena movediza.

Todo lo demás se está hundiendo en la arena.[10]

JACTANCIA EXCLUIDA, DISTINCIONES RECHAZADAS, LA LEY ESTABLECIDA

El apóstol ahora explica las implicaciones de la enseñanza de que los humanos son justificados solo por la gracia, solo por medio de la fe, en Jesús, quien El solo ha sido presentado como una propiciación. El hecho de que las consecuencias están ante el lector es evidente a partir de las conjunciones que escribe el apóstol, “¿Dónde, entonces, esta la jactancia?” El “entonces” [11] indica que la pregunta se deriva de la exposición anterior de la justificación por la fe solamente.

El apóstol continúa su razonamiento al señalar lo que necesariamente seguiría si una persona no fuera justificada por la fe. Si la ley fuera el medio de justificación, eso sugeriría fuertemente que Dios estaba deseoso de la salvación de los judíos solamente, ya que la ley les fue dada a ellos.

LA EXCLUSIÓN DE LA JACTANCIA

27 ¿Dónde está, pues, la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿La de las obras? No, sino por la ley de la fe.28 Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley.

La Pregunta (Romanos 3:27)

Podríamos preguntarnos: “¿Por qué Pablo vuelve a la cuestión de la jactancia? Él ya se ocupó de eso en el capítulo anterior” (véase 2:17). Es útil declarar la verdad negativamente, ya que sirve para delimitar los aspectos positivos. Note que a lo largo de la sección, Pablo argumenta su caso no solo de manera convincente sino también polémica.

“¿Dónde está, pues, la jactancia?” Es la pregunta de Pablo. Jactarse, para decirlo de manera un tanto torpe, es autoanunciarse, mientras que la fe se renuncia a sí misma. La jactancia es introspectiva, mientras que la fe es extrospectiva. La jactancia mira hacia adentro al hombre mismo, mientras que la fe mira hacia fuera y hacia arriba a Dios. Es claro por estas simples consideraciones que la fe debe ser un regalo de Dios (ver 1 Corintios 4:7, Efesios 2:8-9). El apóstol responde su primera pregunta con una simple declaración: “Queda excluida” o “se deja fuera.” La razón por la cual el apóstol considera necesario plantear el tema con sus lectores es que jactarse era uno de los problemas esenciales del judío ( ver Romanos 2:17, Filipenses 3:4 – 6, Lucas 18:9 – 14).

Una segunda pregunta sigue en el interrogatorio: “¿Por cual ley?” El apóstol contesta rápidamente su propia pregunta con otra, “¿La de las obras?” Y luego señala la verdadera fuente de la exclusión de la jactancia, “sobre la de fe.” Generalmente se piensa que la expression “la de la fe” significa el principio de la fe en general, pero a la luz del contexto puede referirse a la ley del Antiguo Testamento, considerada como la enseñanza de que las personas deben ser justificadas por la fe ( ver 9:31-32; 10:6-8). Los judíos lo habían malentendido, pensando que la ley enseñaba a las personas a buscar la justificación como recompensa por guardar la ley o por buenas obras.[12] La referencia en el versículo 21 a “la Ley y los Profetas” confirma esta interpretación.

La Explicación (Romanos 3:28)

Es importante notar que el apóstol no dice que una persona es justificada por su fe, porque eso podría sugerir que es la fe la que salva. La fe no es la causa de la justificación; es el medio para ello. En definitiva, no es la fe lo que salva. Es Cristo quien salva por medio de la fe, siendo la fuente su obra vicaria perfecta en la cruz del Calvario. La fe no fue ni crucificada ni resucitada.

Es un hecho bien conocido que Lutero, al interpretar el versículo, insertó una palabra que no se encuentra en el texto de Pablo. Él tradujo: “Por lo tanto, concluimos que un hombre es justificado por la fe solamente, aparte de las obras de la ley” [13]. Su traducción está plenamente justificada a la luz de la frase “aparte de la observancia de la ley.” CK Barrett tenía razón: “Si algo más que la fe pudiera ser el medio de justificación, entonces las obras hechas en obediencia a la ley, que fueron establecidas por Dios mismo y son santas, justas, buenas y espirituales (vii 12, 14) podrían justificar. Si se excluyen, todo queda excluido, y solo la fe permanece” [14].

EL RECHAZO D ELAS DISTINCIONES

29 ¿O es Dios el Dios de los judíos solamente? ¿No es también el Dios de los gentiles? Sí, también de los gentiles, 30 porque en verdad Dios es uno, el cual justificará en virtud de la fe a los circuncisos y por medio de la fe a los incircuncisos

La Pregunta (Romanos 3:29a – b)

La segunda consecuencia se presenta aquí. El camino de justificación de Dios por la fe solamente en el principio de la gracia solamente rechaza todas las distinciones entre judíos y gentiles. Pablo escribe: “¿O es Dios el Dios de los judíos solamente? ¿No es también el Dios de los gentiles?” Todos los judíos concederían que Dios es el Dios de todas las personas en el sentido de que él es su Creador, Gobernante y Juez. El apóstol va un poco más lejos, escribiendo que él también es un Dios bondadoso y misericordioso para todas las personas. Esa no era una opinión común entre los judíos, ya que el comentario de Rabí Simeón ben Jochai sobre Éxodo 20:2 indica: “Dios habló a los israelitas: ‘Yo soy Dios sobre todos los que entran en el mundo, pero mi nombre lo he asociado solamente con ustedes; No me he llamado a mí mismo el Dios de las naciones del mundo, sino el Dios de Israel'”[15].

La Explicación (Romanos 3:29c – 30)

La respuesta del apóstol a sus propias preguntas es simple: “Sí, también de los gentiles.” El propósito divino incluye misericordia y gracia para todas las personas (es decir, “toda clase de hombres”, como el uso de “todos” a menudo exige; ver 3:22; 10:12).

En apoyo del hecho de que Dios también es el Dios de los gentiles, el apóstol apela a la doctrina enseñada en el gran Shema [16] de Deuteronomio 6: 4, el credo del judaísmo. “porque en verdad Dios es uno,” quizás se traduce más claramente “Si, como es verdad, Dios es uno,”, dando una clara expresión a la naturaleza de la cláusula condicional. La cláusula relativa que sigue, “el cual justificará en virtud de la fe a los circuncisos y por medio de la fe a los incircuncisos,” da el corolario que debe extraerse de la confesión de la unicidad de Dios, a saber, que él justificará a los judíos y gentiles de la misma manera (por la fe sobre el principio de la gracia).

Por lo tanto, el hecho de que Dios es uno significa para Pablo que no hay muchas formas diferentes de salvar a las personas. La declaración de Pablo aquí deja indudablemente claro que la salvación es para judíos y gentiles por el mismo método.

Ha habido muchos intentos de explicar por qué Pablo dice que los judíos son justificados “por la fe” [17] y los gentiles “por la fe.” [18] Agustín explicó la variación como puramente retórica. Me inclino a pensar que Agustín tiene razón, como lo mostrará un estudio cuidadoso de Gálatas 2:16 y 3:8. En el pasaje anterior, el apóstol dice que los judíos son justificados por medio de la fe, y en el segundo, dice que los gentiles son justificados por fe, las mismas expresiones griegas se usan para la otra raza de personas.

EL ESTABLECIMIENTO DE LA LEY.

31 ¿Anulamos entonces la ley por medio de la fe? ¡De ningún modo! Al contrario, confirmamos la ley.

La Pregunta (Romanos 3:31a)

La última pregunta de la sección es la conclusión de la sección e introduce la tercera consecuencia de la doctrina Paulina de la justificación por la fe. El “entonces” infiere una conclusión falsa que Pablo se da cuenta que puede extraerse de lo que ha estado diciendo. Alguien podría afirmar que la ley era un medio de salvación y que la enseñanza de Pablo lo anula, porque la ley no es de fe, sino que el que la hace vivirá por ella (véase Gálatas 3:12).

La Explicación (Romanos 3:31b – c)

Para llegar al significado de la explicación de Pablo, deben resolverse dos preguntas: “¡De ningún modo! Al contrario, confirmamos la ley.” La primera tiene que ver con el significado del término “ley,” y la segunda se refiere al significado de la expresión “confirmamos la ley.”

El término “ley” ha sido tomado para referirse a todo el Antiguo Testamento, un significado que parece tener en 3:19, ya que Pablo ha citado de un amplio espectro del Antiguo Testamento en 3:9-18. Alternativamente, ha sido tomado para referirse al Pentateuco solamente, un significado que el término “ley” tiene en 3:21, ya que allí está claro que los Profetas están excluidos de su significado. El significado más común del término en la epístola es la ley mosaica, los Diez Mandamientos, un significado que el término tiene en 3:20, 27 y 28. Pablo tiene este significado en mente aquí.

En segundo lugar, ¿en qué sentido su enseñanza “confirma” la ley? Algunos creen que las enseñanzas de Pablo establecen, o defienden, la ley en el sentido de que Cristo la ha cumplido; es decir, viviendo y muriendo como lo hizo, honró sus justos requisitos, pagando la pena de la ley quebrantada por aquellos a quienes él representaba. El Señor Jesús honró la ley mosaica por su obediencia activa en su vida, desde sus primeras acciones hasta las últimas (ver Mt. 3:13 – 17, 8:4, 26:17 – 29, Gálatas 4:6; y otros.). Además, honró la ley por su obediencia pasiva de someterse al juicio de la ley sobre el fracaso de aquellos a quienes él representaba para guardar la ley. De hecho, no hay mayor honra de la ley de Dios y de la base moral de la creación de Dios que la lograda en la muerte voluntaria del Redentor. Su obra confirmó la santidad de Dios, la ira de Dios y la pecaminosidad de los humanos.

Que Cristo ha cumplido la ley en ese sentido, no lo dudo. No estoy del todo seguro, sin embargo, de que eso es lo que Pablo tiene en mente aquí. En 3:20, el apóstol escribió: “por medio de la ley viene el conocimiento del pecado.” Es decir, es el oficio de la ley, no para salvar, sino para convencer del pecado (véase 4:15; 7: 7 – 13). Por lo tanto, el método de salvación de Pablo solo por la fe está en perfecta armonía con el propósito de la ley mosaica. La ley convence del pecado y así se prepara para la salvación por gracia a través de la fe. La doctrina de la justificación solo por la fe establece la ley en su legítimo oficio de revelador del pecado y preparación para la justificación.

La triple consecuencia de la justificación es clara. Se excluye toda jactancia, excepto esa genuina y permisible jactancia en el Señor. Todas las distinciones son abolidas entre judíos y gentiles en la doctrina del único Dios. Los falsos conceptos judíos de salvación a través de la ley, que fueron dados solo al judío, son rechazados.

A algunos puede parecerles que es tautológico o repetitivo hablar continuamente de la justificación por la gracia solo a través de la fe solamente. “¿No podemos continuar con algo nuevo?” Es el grito de muchos. Sin embargo, no es monótono mirar el mar y disfrutar de la uniformidad permanente de su superficie azul profunda, su ondulación fresca y ondulante, y la blancura de sus olas. No es difícil permanecer de pie junto al mar durante horas y disfrutar de su uniformidad repetitiva, emocionado por el llamado de su naturaleza. Nunca nos hemos quejado del sol en su falta de variedad, cada mañana se levanta en el este y se pone en el oeste sin falta. Tampoco nos quejamos de la monotonía del pan que continuamente, día a día, comemos. Así es con la doctrina de la justificación por la fe solamente a través del principio de gracia solamente. Es tan fresco como el maná sobrenatural de Dios para los israelitas todos los días.

PREGUNTAS PARA DISCUSION

1. ¿Qué consejo le darías a un cristiano que estaba buscando algo más que la doctrina de la justificación solo por la fe? ¿Podría un cristiano aburrirse con la obra de Cristo en el Calvario?

2. ¿Es práctica la justificación solo por fe? ¿Si es así, cómo?

3. ¿Una comprensión profunda del Antiguo Testamento contribuiría positivamente a una comprensión personal de la justicia de Dios y la justificación? ¿Qué explica la falta de familiaridad con el Antiguo Testamento?

4. A la luz de Efesios 2:8 – 9, ¿por qué la mayoría de los evangélicos cree que la fe causa su salvación (en lugar de ver la fe como el instrumento no meritorio de la salvación)?

*********

1. Godet, Commentary on the Epistle to the Romans, 1:252.

2. D. M. Lloyd-Jones, Romans: An Exposition of Chapters 3:20 – 4:25, Atonement and Justification (London: Banner of Truth, 1970), 149.

3. Ray Stedman, From Guilt to Glory, 2 vols. (Waco, TX: Word, 1978), 1:69.

4. El tiempo aoristo es entonces un aoristo constatativo.

5. Lenski, The Interpretation of St. Paul’s Epistle to the Romans, 251.

6. Gk., lytrōsis.

7. Gk., apolytrōsis.

8. Adolf Deissmann, Light from the Ancient East (New York: Harper, 1922), 327.

9. Godet, Commentary on the Epistle to the Romans, 1:261.

10. Edward Mote, “The Solid Rock,” dominio público.

11. “Entonces” representa la partícula inferencial griega oun.

12. C. E. B. Cranfield, The Epistle to the Romans, 2 vols. (Edinburg: T&T Clark, 1975), 1:220.

13. La traducción se originó con Origenes, no con Lutero.

14. Barrett, A Commentary on the Epistle to the Romans, 82 – 83.

15. Cranfield, Epistle to the Romans, 1:222.

16. El Shema es la declaración central de la creencia judía.

17. Gr., ek pisteōs.

18. Gr., dia tēs pisteōs.

Un comentario sobre “¿Cómo Será Justo el Hombre Ante Dios? – Romanos 3:21 – 31

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    11 mayo 2018 en 11:32 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s