Así Dice El Pastor: La Naturaleza Y Los Límites De La Autoridad Pastoral

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0509-001

Así Dice El Pastor: La Naturaleza Y Los Límites De La Autoridad Pastoral

POR AUSTIN T. DUNCAN

Si Jesús, el hijo de Dios perfecto y sin pecado, se limitó a no hablar nada durante su encarnación excepto la verdad que recibía de Su Padre, cuánto más deberían los que han sido llamados a su ministerio hablar únicamente bajo la autoridad de las Escrituras divinas – John MacArthur

En las iglesias de hoy abundan los líderes de mano dura y de tipo sectario. Están en iglesias pequeñas y grandes. Los microgerentes del rebaño y las juntas de ancianos prepotentes no se limitan a las megaiglesias corporativas profesionales. La autoridad pastoral ha sido abusada y ha sobrepasado los límites dados por Dios. El liderazgo de arriba hacia abajo, la mentalidad del CEO, el acoso y la intimidación no son el estilo de liderazgo de Jesús. Creo que gran parte de esto se debe a un malentendido de la naturaleza y los límites de la autoridad pastoral.Los pastores y los ancianos necesitan una comprensión funcional de la autoridad espiritual. La falta de claridad hará que el dirigir y el seguir sea más difícil en la iglesia. La autoridad es un don precioso de Dios destinado a nuestra estabilidad y dirección. La autoridad de Dios es suprema. La autoridad del pastor está delegada y limitada por la Palabra de Dios. El pastor que entiende su autoridad es una bendición para el pueblo de Dios porque opera dentro de los límites de la palabra escrita de Dios, hace crecer su confianza en las Escrituras y honra la conciencia y la competencia de las personas llenas del espíritu.

Entonces, ¿cuál es la naturaleza y los límites de la autoridad pastoral? No hay un solo versículo que lo explique todo, pero compilando y consolidando las enseñanzas de la Biblia sobre la autoridad, podemos derivar nueve principios que nos ayudarán a definir este equilibrio.

La autoridad pastoral es:

UNA AUTORIDAD DELEGADA

1 Pedro 5:2 se refiere a la iglesia como “el rebaño de Dios.” Jesús es llamado la cabeza de la iglesia (Efesios 5:23) y el Príncipe de los pastores (1 Pedro 5:4). La iglesia le pertenece a Cristo Ella es su posesión única y eso solo le recuerda al pastor que no tiene autoridad en la iglesia porque Cristo, y solo Cristo, exige ese derecho.

A menudo se cree que el pastor tiene un oficio paralelo al de un administrador. Remontando a los tiempos antiguos, un mayordomo era responsable de administrar el patrimonio de su amo, específicamente cuando el amo estaba ausente. El mayordomo delegaría tareas a los otros sirvientes en el hogar, realizar un seguimiento de las cuentas financieras del amo y supervisar el éxito de la herencia del amo.

Ese tipo de autoridad también es la autoridad del pastor. Hay una autoridad delegada, un liderazgo delegado. Mientras el Señor se prepara para regresar, el pastor es comisionado para administrar fielmente la casa de Dios a fin de que esté lista para Su venida.

LIMITADO POR LAS ESCRITURAS

Es importante entender que ningún pastor tiene autoridad fuera de la Palabra de Dios. Podemos mantener bajo control la autoridad bíblica y pastoral a través de la sana enseñanza y los parámetros establecidos en la Palabra de Dios.

El predicador está llamado a interpretar y proclamar las Escrituras con piedad, compasión y humildad. Pero también tiene el cargo divino de presentar la verdad bíblica con autoridad firme, ordenando al pueblo de Dios que escuche, crea y obedezca la Palabra de Dios. El pastor siempre debe estar consciente de que lo que proclama está limitado a la Palabra de Dios y no a una agenda dictatorial, egoísta y atada a las preferencias.

SEMEJANTE A CRISTO EN SU COMPORTAMIENTO

Jesús dijo en la Gran Comisión: “Toda autoridad me fue dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). Juan 3:36 nos dice que bajo Su autoridad, el que cree que el Hijo tiene vida eterna. En Mateo 8:27 vemos que “hasta los vientos y el mar le obedecen.” Innegablemente, estos versículos dan testimonio de la incomparable autoridad de Cristo.

Sin embargo, lo que es tan hermoso acerca de Cristo es que su incomparable autoridad y su inconmensurable compasión van siempre juntas. Y con nuestra autoridad limitada, delegada y definida bíblicamente, ¿cuánto más necesitamos la compasión de nuestro maestro? Nuestro Señor poseía toda la autoridad y vino a servir y a poner su vida en redención por muchos (Mateo 20:28). Ese tipo de sacrificio nos recuerda que no somos CEOs. Los pastores son siervos – siervos y esclavos como el Señor que nos precedió.

Lucas 12:37 me humilla cada vez que lo leo: “Dichosos aquellos siervos a quienes el señor, al venir, halle velando. En verdad os digo que se ceñirá para servir, y los sentará a la mesa, y acercándose, les servirá.” Jesús no está posando aquí, Él encarna la servidumbre. La autoridad bíblica no solo está marcada por la corrección, sino por la semejanza de Cristo.

UNA PLURALIDAD

El liderazgo en el Nuevo Testamento siempre se encuentra en una forma plural (1 Tim 5:17, Tito 1:5, Santiago 5:14, 1 Pedro 5). Incluso mirando hacia atrás a las escrituras de Salomón en los Proverbios demuestra la sabiduría de liderar en un sistema plural: “Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, pero en la abundancia de consejeros está la victoria” (Proverbios 11:14).

Los ancianos son responsables el uno con el otro en la política de la iglesia. Este tipo de pluralidad es sabiduría de Dios y actúa como protección contra el abuso de autoridad por parte de cualquier hombre en la iglesia. Donde un hombre puede equivocarse, tres hombres podrían corregirlo.

HONRANDO A LA LIBERTAD DE LOS CRISTIANOS

Los bautistas en los viejos tiempos llamaron a esto la “competencia del alma” o la “libertad de conciencia.” La idea aquí es confiar en la obra continua del Espíritu Santo para iluminar, convencer y transformar a su pueblo. Juan 17 dice que “Dios santificará a su pueblo.” Podemos confiar en que Dios está obrando en la gente que Él regenera. Eso no excusa la responsabilidad humana, pero debería facultarte para no microgestionar la santificación de las personas. Si los líderes son mandones, obstinados y pesados, su gente será como ellos. Si mantiene sus preferencias en sus recipientes apropiados, su gente también aprenderá a hacerlo.

HONRANDO AL SACERDOCIO DE TODOS LOS CREYENTES

El pastor no es el mediador entre Dios y el hombre. Debido a su posición, a veces los pastores piensan que están en un lugar que es diferente a las personas a quienes ministran. Esa no es una concepción bíblica de nuestra posición ante Cristo. Solo hay un jefe de la iglesia, Jesucristo. Pastor, usted es un miembro de la iglesia antes de ser pastor. La verdadera imagen en el Nuevo Testamento no es la de una congregación bajo la autoridad del predicador, sino tanto el predicador como la congregación bajo la autoridad de la Palabra escrita de Dios.

CONSISTENTEMENTE EJEMPLAR

1 Pedro 5 y 1 Timoteo 3 nos recuerdan que hay requisitos que cumplir antes de que pueda estar en el liderazgo. El autoritarismo no encaja con un hombre que debe ser gentil, irreprensible y preocupado por los demás. El pastor que conduce como Cristo ha ordenado modela una ilustración consistente de una vida bajo el sometimiento de la Palabra de Dios.

PREOCUPADO CON LA OBEDIENCIA A DIOS, NO AL PASTOR

No te ofendas fácilmente cuando alguien no sigue tu consejo, no eres un monarca medieval. John Owen dijo: “La autoridad del pastor es con respecto a su oficio solamente. Si los que se suponen en el oficio enseñan y ordenan cosas que no pertenecen a su oficio, no se les debe obediencia en virtud de este mandamiento.”

Owen está comunicando aquí que la autoridad del pastor es ministerial, no en todas las áreas de la vida. Cuando el pastor se aparta de la Escritura, no se le debe obediencia ni sumisión.

PROTECCIÓN CONTRA ABUSOS

Según manejes los tiempos en que te excedas definirá tu progreso en el manejo de tu autoridad pastoral de una manera que honre a Dios. Pastores: ustedes pueden disculparse y pueden admitir que están equivocados.

La autoridad pastoral no es una autoridad intrínseca, es una autoridad otorgada por Dios a aquellos que están llamados a administrar su posesión, es decir, a la iglesia. El Espíritu Santo llama y capacita al ministro. Es por eso que Él nos recuerda en 1 Pedro 5:3 que no debemos ser dominantes. Esta es una palabra importante en esta discusión; significa afirmar la voluntad con arrogancia, ser dictatorial, autoritario o incluso abusar.

Entre los seguidores de Jesús, el liderazgo no es sinónimo de señorío. Nuestro llamado es ser servidores, no jefes; esclavos, no amos. La autoridad pastoral apropiada se muestra no en el poder, sino en el amor, no en la fuerza, sino en el ejemplo, no en la coacción, sino en la razón. Los líderes tienen poder, pero el poder está a salvo solo en manos de aquellos que se humillan para servir.

FUENTE

Un comentario sobre “Así Dice El Pastor: La Naturaleza Y Los Límites De La Autoridad Pastoral

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    11 mayo 2018 en 11:29 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s