Siete Lecciones Simples de Números 13-14

Posted on

ESJ-2018 0611-002

Siete Lecciones Simples de Números 13-14

Por David Huffstutler

Números 13 a 14 registran que Israel no tomó inicialmente la tierra prometida. Con respecto a esta historia y otras de la historia de Israel, “Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros” ( 1 Cor 10:11; ver 10:5, 10). Si bien la lista a continuación no es exhaustiva y no profundiza en la historia más amplia de la redención, no obstante, hay algunos puntos que pueden ser instructivos y útiles para nosotros hoy.

Nuestro Dios es un Dios de lo imposible.

Aunque los enemigos de Israel eran numerosos, físicamente imponentes, y moraban en ciudades fortificadas en medio de un terreno difícil ( Números 13:28 -29, 31-33), Dios podría haber eliminado fácilmente su protección ( Números 14: 9) y finalmente lo hizo entonces, cuando Josué condujo a Israel a conquistar Canaán.

Seguimos a Dios por fe para que Él pueda hacer lo imposible a través de nosotros.

Esta generación de israelitas despreciaba a Dios y rehusaba creer en él ( Números 14:11 ). Fueron exhortados a vencer al enemigo, y si hubieran creído, Dios se habría deleitado en concederles la victoria ( Num. 13:30 ; 14:6-8). Caleb y Josué verían que esta lección se hiciera realidad a tiempo.

Si el liderazgo languidece, la congregación se derrumbará.

Los doce espías eran jefes de las tribus de Israel ( Números 13: 1-14). Al traer de vuelta un mal informe, diez de los espías incitaron al caos y al rechazo de Moisés y Aarón ( Números 14:1-4; ver 13:25-33 ). Israel incluso quiso apedrear a Caleb y Josué que se opusieron a este mal informe ( Núm. 14:10 ). Si solo estos diez hubieran creído con Caleb y Josué y hubieran guiado a sus compañeros israelitas a hacer lo mismo.

Dios demanda a los líderes un estándar más alto.

En cuanto a los diez que no creyeron y dieron un mal informe, Dios los mató de inmediato ( Num 14:36-38), un castigo diferente que simplemente dejar que una generación muera durante los próximos cuarenta años ( Números 14:26 -35).

La oración del justo puede mucho.

Dios estaba listo inicialmente para herir a toda la nación con la peste, desheredarlos y hacer una nueva nación de Moisés ( Números 14:11 -12). Como lo hizo Moisés antes (véase Éxodo 32:7-14), intercedió por Israel, y Dios perdonó a Israel de tal destino ( Números 14:13 -20).

Cuida tu boca; es posible que obtengas lo que deseas.

Temiendo a sus enemigos, Israel deseaba haber muerto en el desierto ( Números 14:2 ). Dios les concedió este deseo como un castigo por su incredulidad ( Números 14:28 ).

La incredulidad puede retrasar la bendición de Dios y traer el desastre en el peor de los casos.

Israel recibiría la Tierra Prometida tarde o temprano porque Dios siempre cumple sus promesas. Para esta generación de israelitas, ellos no creyeron ni siguieron a Dios, así que cambió sus planes para ellos, dándoles cuarenta años y muerte en el desierto en lugar de recibir la tierra ( Números 14:25, 32 -35). Y lo que es peor, eligieron ir en contra de este nuevo plan e intentaron tomar la tierra sin su ayuda, lo que resultó en derrota, muerte y desastre ( Números 14:39 -45).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s