Día: 23 junio 2018

Jesús es Santo

Posted on

ESJ-2018 0623-002

Jesús es Santo

Por John F. Macarthur

La santidad de Cristo es un tema inagotable: su altura, profundidad y amplitud llenarán algún día nuestra maravilla perfeccionada. Este tema ocupará tanto nuestra santa fascinación como nuestra eterna curiosidad. Se cuenta la historia de un niño que estaba visitando el Océano Atlántico por primera vez. Tomó una botellita y la llenó con agua del océano para llevar a casa a Kansas y mostrarles el océano a sus amigos. De manera similar, al considerar el gran tema de la santidad de Cristo, intentaré mostrar mi pequeña botella. Pero, ¿De qué parte de la Escritura vamos a llenarlo y mostrar la santidad de Cristo?

Podríamos recurrir a Lucas 1 y el anuncio de Gabriel a María de que ella tendría un hijo santo. Podríamos ir al testimonio de Dios el Padre en el bautismo de Jesús, cuando el Padre afirmó la santidad de Cristo al decir: “Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco” (Lucas 3:22). Podríamos considerar el testimonio del Espíritu Santo, cuando descendió sobre Jesús, afirmando la perfecta unión y acuerdo dentro de la Trinidad. Podríamos considerar el testimonio de Jesús de su propia santidad cuando confesó que Él y el Padre son uno (Juan 10:30). Podríamos examinar las Epístolas del Nuevo Testamento y escuchar a sus escritores testificar -a través de la inspiración del Espíritu Santo- a la deidad de Jesucristo y, en consecuencia, a Su santidad. Y ciertamente podríamos ir al libro de Hebreos, donde encontramos que el Espíritu Santo en repetidas ocasiones exalta y ensalza la santidad de Cristo. Leer el resto de esta entrada »

Sin Letras Pequeñas

Posted on

ESJ-2018 0623-001

Sin Letras Pequeñas

por Steven J. Lawson

El, volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.. (Lucas 14:25-26).

Una cosa era cierta acerca de la invitación que Jesús le hizo a esta multitud: no había letras pequeñas en los términos. Él no ocultó el costo requerido en seguirlo. Nunca marcó el precio por ser su discípulo. Él nunca trató de manipular a nadie minimizando los términos. Él nunca simplificó el mensaje. Él nunca trató de inducir una decisión superficial de nadie. Nunca rebajó el requisito de seguirlo para poder aumentar las multitudes. Leer el resto de esta entrada »