Favoritismo En La Iglesia

Posted on

ESJ-2018 0914-002

Favoritismo En La Iglesia

Por Kent Butterfield

Parece que el favoritismo era un problema en la iglesia primitiva, ya que aquellos con mayor riqueza o prestigio recibían mejor trato que otros. El apóstol Santiago habló en contra de este impulso en su epístola:

Hermanos míos, no tengáis vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo con una actitud de favoritismo. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y vestido de ropa lujosa, y también entra un pobre con ropa sucia, y dais atención especial al que lleva la ropa lujosa, y decís: Tú siéntate aquí, en un buen lugar; y al pobre decís: Tú estate allí de pie, o siéntate junto a mi estrado;¿no habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis venido a ser jueces con malos pensamientos? (Santiago 2:1-4)

Él continúa diciendo,

Si en verdad cumplís la ley real conforme a la Escritura: Amaras a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis. Pero si mostráis favoritismo, cometéis pecado y sois hallados culpables por la ley como transgresores. (vv. 8-9)

UNA SOLUCIÓN TEMPRANA AL FAVORITISMO

Es interesante que, de los doce apóstoles originales, cuatro eran pescadores y uno era recaudador de impuestos, y no tenemos idea de lo que hicieron los demás antes de ser llamados por Cristo. El Señor usó esos discípulos “incultos” para ser el catalizador para formar una iglesia mundial. La clave fue la fidelidad, la obra del Espíritu Santo, y la predicación de Cristo y de Él crucificado. La belleza del libro de Hechos es ver a la iglesia crecer primero en Jerusalén, luego en Judea y en Samaria, y luego en todo el mundo romano y más allá.

Hubo un incidente que casi dividió a la iglesia y causó un profundo daño por un tiempo: se originó a partir del favoritismo. Se registra en Hechos 6, donde las viudas helenistas fueron descuidadas por la iglesia:

Por aquellos días, al multiplicarse el número de los discípulos, surgió una queja de parte de los judíos helenistas[en contra de los judíos nativos, porque sus viudas eran desatendidas en la distribución diaria de los alimentos. (v. 1)

Maltratar a los helenistas probablemente no fue intencional, pero las viudas hebreas recibían atención y las viudas de habla griega no. Esto mostró favoritismo, y alguien pierde cuando practicamos favoritismo. La solución al problema fue elegir siete hombres de fe para atender las necesidades de estas mujeres, por lo que los predecesores de los diáconos fueron designados para servir a los pobres y enfermos, primero en la casa de Dios y en segundo lugar fuera de la fe ( Gal 6:10).

EL VALOR DE LAS PERSONAS

La iglesia es una sociedad diseñada por el Señor para incluir a todos. Primero se nos ordena amar al Señor con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerza (Marcos 12:30). De este amor a Dios fluye amor por nuestros hermanos (1 Juan 4:21) y vecinos. Dios no hace acepción de personas; Él no muestra parcialidad en el pacto de la gracia. Entonces, ¿por qué evaluamos a las personas?

Prejuzgar a alguien es determinar su valor o inutilidad. Las personas usuales de alto valor son el maestro talentoso, el miembro rico y la familia joven que traerán niños u otras familias jóvenes. Los necesitados que toman mucho tiempo y necesitan una gran cantidad de discipulado no suelen encontrar un favor inmediato en la iglesia. ¿Dónde deja eso a la viuda anciana (o)? Ella o él puede ser su mejor guerrero de oración y el más cordial de los visitantes. Un santo que tiene setenta años o más y que durante toda su vida siguió al Señor y vivió para su gloria es un poderoso testimonio de las bendiciones de Dios y de su amor inquebrantable por sus santos. Para los niños de nuestra iglesia que no tienen abuelos creyentes en su familia biológica, los santos mayores en la iglesia se incorporan a ese rol de una manera grande. Los solteros que se hacen amigos del nuevo visitante, ayudan a los ancianos y dan su tiempo para misiones o participan en proyectos de trabajo son de inmensa importancia para el cuerpo de Cristo.

UN CUERPO, MUCHAS PARTES

Romanos 12 nos enseña que debemos entender que las diferentes personas tienen diferentes dones, pero todos somos parte del cuerpo de Cristo. La mano no debe despreciar el ojo o la oreja el pie. Todos somos importantes, porque formamos las joyas de la corona de Cristo (Mal. 3:16-18). Podemos tender fácilmente a favorecer a la nueva persona, que creemos que puede aportar algo maravilloso y más necesario a la vida de la congregación. Podemos admirar al empresario o académico consumado sobre el estudiante o jubilado o joven.

¿Puedes imaginar el favoritismo en el cielo? ¿Evitarían los santos del siglo veintiuno el compañerismo con los santos simplistas de, digamos, el siglo VII aC? Hace una imagen absurda, ¿no es así? Entonces, ¿por qué practicar ese absurdo en el presente? Los cristianos se renuevan a la imagen de Cristo, y podemos aceptar y estamos llamados a aceptar a todas las personas, independientemente de su estado, situación o historia. Jesucristo en su ministerio terrenal fue a todas partes en Israel. Él ministró tanto a los creyentes como a los incrédulos. Mostró compasión y misericordia a todos. Él no mostró favoritismo, porque Dios no muestra parcialidad (Gálatas 2: 6).

Somos adoptados en la familia de Dios. Dios nos ama si somos verdaderos creyentes. ¿No deberíamos tener ese amor imparcial por aquellos que necesitan a Cristo, y especialmente a aquellos de la familia de la fe?


El reverendo Kent Butterfield es pastor de la Primera Iglesia Presbiteriana Reformada de Durham en Durham, NC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s