Reconstruyendo la Autoridad de los Padres

Posted on

ESJ-2018 0927-001

Reconstruyendo la Autoridad de los Padres

Por Julie Lowe

Dios coloca la autoridad amorosa en las manos de los padres. Es una responsabilidad conducir, supervisar y dirigir un hogar de manera sabia y piadosa. La autoridad amorosa es confiable; actuando en nombre de aquellos a quienes gobierna y hace lo correcto. Es juicioso y benévolo y entiende la necesidad de dirigir, instruir y establecer reglas. Modela la influencia de Cristo y señala a los hijos a un Dios en quien pueden confiar y seguir.

Pero los hijos a menudo se rebelan, rechazando la autoridad de los padres. Algunas veces esto se debe al desafío dentro del niño. Otras veces, puede deberse a la influencia de sus pares o reflejar la fuerte aversión a la autoridad que se encuentra en nuestra cultura. Cuando esto sucede, a menudo intentamos restablecer nuestros derechos paternos citando las Escrituras y exigiendo que los hijos cumplan. Pero la mayoría de los hijos no inclinan la cabeza y se arrepienten humildemente de sus costumbres cuando los padres hacen esto. Por el contrario, responden con una disposición a luchar por el control y la independencia.

Creo que la responsabilidad de gran parte de esto recae en los padres. En la forma en que estructuramos nuestras vidas, repetidamente, aunque quizás inconscientemente, abandonemos nuestro papel y lo entreguemos sin darse cuenta a los demás. Gran parte de nuestro tiempo lo pasamos ocupando a nuestros hijos y reaccionándolos, en lugar de involucrarlos en una relación. Nuestros hijos están en la escuela todo el día y luego participan en deportes, lecciones, pasatiempos e incluso actividades de la iglesia. Cuando los hijos están en casa, están haciendo la tarea o las tareas domésticas, o están ocupados por Internet o jugando. En resumen, nos hemos vuelto irrelevantes para gran parte de su experiencia diaria. Dada nuestra ausencia en gran parte de sus vidas, ¿por qué nuestros hijos seguirían aceptando nuestra autoridad?

Las actividades y los horarios ocupados limitan nuestras oportunidades de influenciar a nuestros hijos. Los estilos de vida activos no son incorrectos, sin embargo, debemos ser conscientes de cuánto tiempo dedicamos a nuestros hijos a una relación significativa en lugar de mantenerlos felizmente ocupados. Uno fomenta la intimidad, el otro fomenta el desapego pasivo. No se confundan, los niños buscan orientación y autoridad, y cuando la necesitan, es probable que recurran a la influencia que ha capturado su admiración y confianza, a menudo su grupo de compañeros.

La impotencia de los padres es difícil de enfrentar. A veces lo minimizamos y lo excusamos, pero no podemos simplemente aceptarlo como inevitable o atribuirlo a “actitudes adolescentes” o “los niños de estos días”. Aunque nuestro papel e influencia cambian a medida que nuestros hijos crecen, todavía necesitamos ser una voz en sus vidas. Pero recuperar ese impacto no se logra mediante la coacción, el soborno o las amenazas. Viene a través de la relación y el tiempo que pasan juntos.

Por lo tanto, para cumplir con nuestras responsabilidades paternales, debemos priorizar la construcción de relaciones dedicadas con nuestros hijos que muestren cuidado, generosidad, genuina compasión y ser para ellos. Mientras más corteses y piadosas sean nuestras autoridades, más desearán nuestros hijos seguir y someterse a ella.

Una relación fuerte y piadosa sirve de muchas maneras. Aquí hay algunos:

· Crea una atmósfera de respeto, admiración y cooperación.

· Evoca seguridad y conexión con los hijos.

· Fomenta una dependencia saludable de los padres para la nutrición espiritual y emocional.

· Modela dependencia en sabios consejos fuera de nosotros mismos y, en última instancia, en el Señor.

· Modela un respeto ordenado por el liderazgo y la gobernanza.

Fomentar estas cualidades en nuestros hijos imparte integridad a la vida diaria y los prepara para prosperar en el mundo en el que vivirán.

La autoridad de los padres no se trata de la fuerza, el poder o el dominio. Se trata de influencia sabia. Se trata de una relación y un liderazgo cristiano que valora el bien de los que están siendo guiados. Entonces, en lugar de volverse más autoritario con sus hijos, invierta en su relación con ellos. Demuéstreles que le importan y está comprometido con su bien. Puede que no sea bien recibido al principio, y puede tomar tiempo. Es posible que deba limitar las actividades, el tiempo con sus compañeros y la multitud de formas en que su familia se separa, pero los resultados bien valen la pena.

Un comentario sobre “Reconstruyendo la Autoridad de los Padres

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    27 septiembre 2018 en 6:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s