La Verdad Sobre La Guerra Espiritual

Posted on

ESJ-2018 0926-002

La Verdad Sobre La Guerra Espiritual

2 Corintios 10: 3-5

John F. Macarthur

Cualquier discusión a fondo sobre la exclusividad de Cristo debería incluir el tema de la guerra espiritual. No las tonterías que vemos en la iglesia carismática, donde un sanador de fe intenta atar a los demonios del dolor de espalda y las alergias estacionales a través de la pantalla de televisión. La verdadera guerra espiritual no se trata de trucos de salón o conjuros. Es un esfuerzo incansable al que todos los creyentes han sido llamados, una batalla interminable que debemos librar todos los días.

En su primera epístola a la iglesia de Corinto, Pablo abordó un problema creciente entre los creyentes allí. La iglesia no solo era descuidada con su observancia de la Mesa del Señor, sino que también había muchos en la iglesia que aún participaban en las fiestas de los ídolos en los templos. Emitiendo una advertencia pastoral, Pablo escribió: “¿Qué quiero decir, entonces? ¿Que lo sacrificado a los ídolos es algo, o que un ídolo es algo? No, sino que digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios” (1 Corintios 10:19-20). El punto era simple: el ídolo en sí mismo podría no representar una amenaza espiritual para los creyentes, pero los corintios deberían, no obstante, respetar las realidades demoníacas detrás de tal idolatría. Pablo estaba haciendo una condena completa de todas las religiones falsas. Adorar cualquier cosa que no sea el Dios de la Biblia equivale a la adoración de demonios.

Tal conclusión es incompatible con la opinión de aquellos que sostienen que de alguna manera los hindúes, los budistas y las personas de todas las demás religiones y cosmovisiones pueden encontrar su camino hacia Dios a través de la intuición, la razón natural y las inclinaciones espirituales. Si Pablo está en lo cierto, y lo está, esas otras religiones no presentan vías alternativas al cielo, ni la razón humana presenta un medio alternativo de obtener la gracia. El apóstol dice sin rodeos que esas actividades no pueden llevar a las personas a Dios porque en realidad son adoración de demonios. Y aunque los devotos de otras religiones no se autoidentifican como adoradores de demonios, los demonios están, sin embargo, detrás de toda religión falsa y están trabajando en todos los sistemas falsos. Satanás es el padre de las mentiras que se disfraza de ángel de luz, y sus ministros se disfrazan como ángeles de luz y portadores de la verdad (2 Corintios 11: 13-15).

Necesitamos llevar ese entendimiento a la segunda epístola de Pablo a los Corintios y la siguiente exhortación:

Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo,. (2 Corintios 10: 3-5)

Pablo está describiendo cómo la iglesia debe responder a la religión falsa, las filosofías mundanas, las psicologías, las teorías y cualquier otra fortaleza ideológica que se oponga a la verdad del evangelio. La guerra espiritual es una batalla contra todas las ideas anti-Dios. Está llamando a los creyentes a luchar contra las religiones de los demonios.

La palabra que Pablo usa para describir estas mentiras demoníacas es fascinante. La palabra traducida como “fortaleza” es ochyrōma ; habla de una fortaleza fortificada. Podría ser un castillo, una prisión o una tumba. Todos son metáforas adecuadas para religiones falsas y cosmovisiones defectuosas. Muchas personas que siguen estos caminos alternativos hacia Dios construyen su fortaleza ideológica como un castillo, pero rápidamente se convierte en prisión, y termina siendo su tumba, a menos que sean rescatados y llevados cautivos a Cristo.

Todas las fortalezas de Satanás, independientemente de cuán majestuosas e impresionantes puedan parecer, son prisiones condenatorias. Toda religión falsa es demoníaca, y las personas no están ascendiendo a Dios a través de las mentiras demoníacas. Ninguna cantidad de buenas intenciones, piedad celosa o capacidad de razonamiento puede sacar a alguien de las engañosas tumbas ideológicas de Satanás.

Entonces, cuando te encuentras con una persona que sigue devotamente alguna religión falsa, no pienses que esa persona está haciendo el mejor esfuerzo posible para adorar al verdadero Dios. Él no está meramente en un camino más tortuoso hacia la salvación; él está adorando demonios. Dios no está en esos ídolos. Satanás está en esos ídolos, trabajando para corromper, distorsionar y confundir al hombre pecador con la creencia de que está buscando la verdad. Pablo dice que así es como debemos percibir la religión falsa, por el bien de aquellos que aún están atrapados en las garras de las mentiras de Satanás.

En 2 Tesalonicenses 1, Pablo nos da una declaración poderosa sobre el juicio de Dios. Los versículos 7-9 hablan del regreso de Cristo,

y daros alivio a vosotros que sois afligidos, y también a nosotros, cuando el Señor Jesús sea revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles en llama de fuego, dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús. Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder.

Eso es inconfundible. Pablo no deja espacio para una amplitud universal en la misericordia de Dios. No hay puerta de regreso al cielo. Si no conoces al Dios verdadero y crees en el Señor Jesucristo, sufrirás la furia de Dios.

La teología natural no puede salvar a nadie. Todo lo que puede hacer es atarlo a las mentiras demoníacas y condenarlo, y lo hace con sorprendente eficacia. Tal vez sea la mayor pena de mi corazón que los creyentes profesantes, aquellos que afirman conocer y amar al Señor, hayan obstaculizado severamente el esfuerzo misionero de la iglesia con este tipo de teología herética. En un momento en que el pueblo de Dios tiene los recursos financieros, la tecnología y los medios de transporte (cuando tenemos una aldea global que hace que proclamar el evangelio sea más fácil que nunca), Satanás ha convencido a muchos de que los perdidos están bien de la forma en que están. De hecho, algunos han ido tan lejos como para argumentar que no debemos llevar el evangelio a los confines del mundo, ya que aquellos que no creen serán culpables de rechazar más de la verdad. En la economía atrasada de la teología natural, la ignorancia es preferible a la iluminación y la predicación, el evangelio es peligroso y no un medio de liberación.

Nos sentimos afligidos cuando el nombre de Dios es deshonrado y cuando religiones falsas corrompen su verdad y tuercen las Escrituras. Tenemos razón en afligirnos por las personas que están atrapadas por esas mentiras y perdidas en sus pecados. Pero es aún más grave cuando las personas socavan activamente el evangelio y lo llaman “cristianismo”. Trae tanta deshonra al nombre de Dios, y con orgullo lleva a los pecadores más lejos de la verdad.

Que seamos fieles a la verdad de las Escrituras y fieles en proclamar el evangelio de Jesucristo. Y que Dios levante una gran fuerza de personas que, siendo fieles a ese evangelio, puedan ser usadas poderosamente para llevar el mensaje de Su Hijo glorioso, el único nombre por el cual la salvación está disponible, hasta los confines de la tierra. A pesar de estos esfuerzos demoníacos, Cristo será exaltado entre las naciones. Que Dios le dé a la iglesia un corazón para llevar el evangelio hasta los confines de la tierra, porque los hombres perecerán sin Él. Y podemos ser parte de eso, comenzando donde estamos.

(Adaptado de Good News )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180926
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Un comentario sobre “La Verdad Sobre La Guerra Espiritual

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    27 septiembre 2018 en 10:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s