¿Requiere La Biblia la Redistribución De Riqueza Y La Igualación?

Posted on

ESJ-2018 0929-001

¿Requiere La Biblia la Redistribución De Riqueza y La Igualación?

POR CALVIN BEISNER

Muchos defensores de la “justicia social” afirman que la Biblia requiere igualdad a través de la redistribución de la riqueza. Algunas personas, pensando que sería injusto, rechazan la autoridad de la Biblia por esa misma razón. El economista libertario Robert Higgs, por ejemplo, al enumerar defensores del comunismo, escribió: “Jesús les dijo a sus discípulos que vendieran todo lo que poseían y donaran lo que ganaban a los pobres.” [1] Una lectura un poco más cuidadosa de las palabras de Jesús y su contexto (Lucas 18:18-30) revela, sin embargo, que Jesús no les dijo a sus discípulos que hicieran eso. Estaba hablando con un hombre en particular: el joven y rico gobernante.

El gobernante estaba lleno de orgullo y confiado en que había cumplido los mandamientos de Dios desde su juventud, aunque en realidad había roto el primero, “No tendrás otros dioses delante de mí”, al hacer de sus riquezas su dios. Jesús reconoció que este hombre tenía un problema particular, y prescribió una cura particular, una dirigida directamente al problema. La prescripción no se aplicó a todos.

En el siguiente capítulo leemos (Lucas 19: 1-10) que Jesús se encontró con otra persona, Zaqueo. El recaudador de impuestos era detestado por sus vecinos por cooperar con los opresivos romanos. Admitió implícitamente que había cobrado de más a algunos de sus compatriotas por sus impuestos para enriquecerse. Zaqueo vino a Jesús humildemente, confesando su pecado, y anunció su voluntad de arrepentirse devolviendo a quien había perjudicado y luego entregando la mitad del resto a los pobres. ¿Cómo respondió Jesús? Al decir: “Oh, no, Zaqueo, debes dar todo lo que tienes a los pobres”. No. Dijo: “Hoy ha venido la salvación a esta casa”, no, por cierto, porque Zaqueo había comprado su camino al Cielo, sino “porque él también es un hijo de Abraham”, es decir, sus acciones manifestaron su fe en el pacto de Dios con Abraham (Romanos 4:9-17, 24-29; 9:1-9).

Contrariamente a Higgs, entonces, Jesús no les dijo a sus discípulos que vendieran todo lo que tenían y que le dieran todo a los pobres.

Pero hay otros, defensores de la “justicia social”, que todavía afirman que la Biblia requiere igualdad a través de al menos la redistribución periódica de la riqueza. A diferencia de Higgs, profesan aceptar la autoridad de la Biblia. Afirman que encuentran apoyo para la redistribución de la riqueza y la equiparación de cuatro enseñanzas en las Escrituras.

La Ley Del Año Sabático

La primera enseñanza bíblica a la cual Progresistas y otros defensores de la apelación a la “justicia social” es el requisito de la ley mosaica con respecto a las deudas en el año sabático: “Cada siete años perdonarás toda clase de deudas” (Deuteronomio 15:1, NIV). Eso parece bastante claro. ¿O es eso? Otra traducción lo expresa de manera diferente: “Al final de cada siete años concederás una liberación” (ESV). ¿Significan lo mismo? Más importante, ¿qué significa el hebreo subyacente?

El hebreo traducido perdonarás por la NIV y otorgar una liberación por el ESV es el verbo ‘asah , que significa ‘hacer’ o ‘hacer,’ seguido del sustantivo shemittah , ‘dejar caer las cobros, un remisión (temporal).’ [2] La palabra temporal nos interesa. ¿El “liberar” o “remitir” o “dejar caer” las deudas fue una cancelación permanente? ¿O fue una suspensión temporal? Para que la aplicación de los progresistas sea correcta, debe ser permanente.

El sustantivo shemittah aparece solo cuatro veces en el Antiguo Testamento (Deuteronomio 15:1-2, 9, 31:10), todos conectados con esta ley, por lo que el uso del AT no responderá a la pregunta. Sin embargo, el sustantivo proviene del verbo shamat, “dejar caer, caer.” [3] Tanto el nombre como el verbo aparecen en el siguiente versículo: “Así se hará la remisión ( shemittah ): todo acreedor hará remisión de lo que haya prestado a su prójimo; no lo exigirá de su prójimo ni de su hermano, porque se ha proclamado la remisión del Señor ( shemittah )” (Deuteronomio 15:2).

El uso más antiguo de Shamat en el Antiguo Testamento se encuentra en Éxodo 23, nuevamente con respecto al año sabático. Pero aquí describe qué hacer con las deudas, pero no con la tierra: “Seis años sembrarás tu tierra y recogerás su producto; pero el séptimo año la dejarás descansar, sin cultivar” (Éxodo 23:10-11). La frase “dejarás descansar” traduce shamat . ¿Debían los hebreos abandonar una parcela particular de tierra para siempre después del año sabático? No, debían “liberarla,” “dejarla descansar,” durante ese año, pero reanudar al siguiente. Los requisitos para liberar tierras y deudas en el año sabático eran análogos al requisito de descansar en el sábado semanal (Éxodo 23:12). Así como la gente, refrescada por un sábado semanal, volvería a trabajar después de ella, la tierra se cultivaría de nuevo, y los deudores reanudarían sus pagos. [4]

Por lo tanto, en cada instancia en que shamat y shemittah aparecen con respecto al año sabático, deben entenderse en el sentido de una liberación temporal, no permanente. De hecho, Deuteronomio 15:3, “De un extranjero lo puedes exigir, mas tu mano perdonará ( shamat ) cualquier cosa tuya que tu hermano tenga,” aclara que lo que el acreedor le había prestado permaneció igual incluso durante el año sabático- simplemente no pudo cobrar los pagos durante ese año.

En resumen, la ley de liberación de deuda del año sabático no requirió la cancelación permanente sino una suspensión de pagos de un año para que los deudores pudieran refrescarse descansando, junto con sus compañeros israelitas, en el año sabático, pero los acreedores aún serían reembolsados.

La Ley Del Año del Jubileo

La segunda enseñanza bíblica a la que los progresistas apelan para justificar la redistribución y la igualación de la riqueza es el Jubileo (Levítico 25).

Cuando Dios trajo a Israel a la Tierra Prometida, Él dividió la tierra entre las tribus, proporcionando a cada familia un plan sobre el cual se convirtió en mayordomo y que debía entregar a sus descendientes. Sin embargo, las desigualdades económicas se desarrollarían debido a las diferencias en la diligencia, la inteligencia, la capacidad física, la calidad del terreno, el suministro de agua, la opresión de los compañeros israelitas, la invasión de extranjeros o las tragedias naturales. Excepto cuando resultaron de opresión o invasión, sin embargo, estos no fueron injustos. Pero para preservar la unidad familiar y la posesión de la tierra, así como para impedir que una persona desperdiciara toda la riqueza de sus descendientes contrayendo deudas que no podía pagar, Dios le dio a Israel las regulaciones del Jubileo.

De acuerdo con estas regulaciones, la tierra en el antiguo Israel no debería venderse permanentemente, porque Dios afirmó una propiedad especial de ella más allá de lo que Él afirma sobre toda la tierra (Levítico 25:23). Sin embargo, podría “venderse” temporalmente, y su precio constituiría un préstamo por un plazo que no excedería los años hasta el próximo Jubileo. El precio era el valor de las cosechas intermedias (presumiblemente excluyendo aquellas durante los años sabáticos, cuando la tierra no debía ser trabajada) (Levítico 25:13-16), “porque es un número de cosechas lo que te está vendiendo” (versículo 16). El ingreso que el comprador (prestamista) obtuvo de la tierra durante el plazo del préstamo constituiría el reembolso. Entonces la tierra sería devuelta al final ya que el préstamo habría sido reembolsado. Además, si el vendedor (prestatario) ofreció pagar el préstamo antes de que finalizara su plazo, el comprador (prestamista) tuvo que aceptar la oferta, el precio nuevamente calculado por el valor de las cosechas en los años intermedios (Levítico 25:25-28) . La tierra, en otras palabras, habría funcionado como garantía. Se hicieron arreglos similares con respecto a las casas (Levítico 25:26-34) y al trabajo (versículos 39-54). Todo el sistema funcionó de manera similar a los préstamos hipotecarios modernos: cuando el prestatario paga el préstamo, el banco ya no tiene una hipoteca sobre la propiedad, sino que debe titularle al propietario.

Un examen cuidadoso de las regulaciones del año del Jubileo refuta las afirmaciones de que requería una redistribución o igualación de la riqueza. Las reglamentaciones no cancelaron ni perdonaron ninguna deuda, sino que garantizaron el reembolso y luego la devolución de la garantía. Además, las regulaciones en particular no dicen nada de la riqueza recién creada. Si un agricultor producía mucho más por acre que otro o ganaba riquezas a través de la industria o el comercio, las reglamentaciones del Jubileo no requerían ninguna redistribución de esa riqueza ni ninguna igualdad de resultados entre él y sus vecinos.

Intercambio De Bienes En La Iglesia De Jerusalén

Los progresistas pueden tratar de justificar la redistribución y la igualación apelando a la llamada “comunidad de bienes” practicada por los primeros cristianos en Jerusalén. Hechos 2: 44-45 y 4: 34-35 nos dicen que los creyentes “tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno.” En esta comunidad cristiana, “y ninguno decía ser suyo lo que poseía, sino que todas las cosas eran de propiedad común.”

Un escritor evangélico llega a decir que debido a esta “propiedad privada era una imposibilidad”. [5] Un teólogo de la liberación comenta que aquí Lucas insiste en “la universalidad del comunismo” y agrega: “Si [la gente] quisiera ser Cristianos, la condición era el comunismo.” [6]

Pero estas afirmaciones ignoran algunos hechos importantes.

Primero, la donación siempre fue voluntaria, como muestra otro incidente que Lucas registra. Cuando Ananías y Safira vendieron la tierra y pusieron parte del precio a los pies de Pedro, pero alegaron que lo habían dado todo, Pedro respondió: “Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder?” (Hechos 5:3-4). Pedro reprendió a la pareja, no por retener sus recursos, sino por mentir.

En segundo lugar, la venta y el otorgamiento ocurrían periódicamente en respuesta a necesidades específicas, no todas a la vez, como se hubiera requerido si la meta era la redistribución y la igualación. ¿Como sabemos? Porque Lucas no escribe que los cristianos “vendieron sus posesiones y distribuyeron las ganancias”, sino que “vendían. . . y compartían.” Esto traduce los verbos griegos en el tiempo imperfecto, que denota una acción que comenzó en el pasado y continuó. La gente vendía trozos y piezas de su propiedad de vez en cuando, entregando los ingresos a medida que surgía la necesidad. Si hubieran vendido todo a la vez, no podrían haber continuado vendiendo.

Tercero, Lucas dice ” y ninguno decía ser suyo lo que poseía.” Él no dice “todos dijeron que lo que pertenecía a alguien pertenecía a todos”. El punto de Lucas no es sobre la propiedad privada, protegida por la Octavo Mandamiento: “No robarás”. En lugar de abolir la propiedad privada, los cristianos consideraron que lo que les pertenecía (obsérvese la afirmación de la propiedad) les fue confiado por Dios para servir a sus hermanos cristianos. Cuando un hablante de español dice: “Mi casa es tu casa,” no pretende negar el título sino darle la bienvenida hospitalariamente a su hogar. Esta era la actitud de los cristianos en Jerusalén, y debería ser la nuestra.

Las Colectas Paulinas: “Para Que Haya Igualdad”

La cuarta enseñanza bíblica en cuestión es lo que Pablo escribe sobre la benevolencia: el objetivo de las colecciones que tomó de las iglesias de todo el Mediterráneo para aliviar a los creyentes que sufren hambruna en Jerusalén. La Biblia de las Américas traduce 2 Corintios 8:13-14 de la siguiente manera: “Esto no es para holgura de otros y para aflicción vuestra, sino para que haya igualdad; en el momento actual vuestra abundancia suple la necesidad de ellos, para que también la abundancia de ellos supla vuestra necesidad, de modo que haya igualdad.”

Si los otros pasajes que hemos examinado no prueban que las Escrituras requieran igualdad económica, ¡seguramente esta sí que lo hace! De hecho, Ronald J. Sider escribió que este pasaje “muestra claramente que Pablo enuncia el principio de igualdad económica entre el pueblo de Dios.” [7]

¿Está justificada esta interpretación? Usted decide. Si Pablo quiso decir igualdad económica, entonces su dicho “en el momento actual vuestra abundancia suple la necesidad de ellos, para que también la abundancia de ellos supla vuestra necesidad, de modo que haya igualdad” implicaría que los corintios deberían dar materialmente a los creyentes en Jerusalén ahora para que cuando las condiciones se invirtieran los de Jerusalén podían darles. ¿Es eso consecuente con el dicho de Jesús en Lucas 6:27-35 que debemos dar sin esperar recibir nada a cambio? ¿Encaja con los motivos que Pablo dijo que deberían subyacer a la gracia, el gozo, la generosidad y el amor (2 Corintios 8:1-9)?

¿Qué quiso decir Pablo? Al escribir “en el momento actual” y usar verbos cuyo tiempo implica una acción instantánea, Pablo enfatizó que el efecto de la entrega de los corintios, que su abundancia llenaría la falta de los santos de Jerusalén. A su vez, la abundancia de los santos de Jerusalén llenaría la falta de los corintios. Habría igualdad inmediata y simultánea. Es decir, Pablo no pretendía dar ninguna pista de que los corintios deberían dar ahora para que sus hermanos y hermanas en Jerusalén pudieran dar más tarde para que entonces pudiera haber igualdad. Por el contrario, en el instante en que los corintios dieron, la falta de los santos de Jerusalén sería suplida por la abundancia de los corintios, y la falta de los corintios sería suplida por la abundancia de los creyentes de Jerusalén, y habría igualdad.

Pero, ¿qué era la abundancia de los jerosolamitas? ¿Y qué era la falta de los corintios? Parece al principio como si los corintios tuvieran toda la abundancia y aquellos en Jerusalén toda la carencia. Sin embargo, Pablo insiste en que los corintios tienen tanto una abundancia como una carencia, ahora. De manera similar, los santos en Jerusalén tienen tanto falta como abundancia ahora. Pero en el momento en que los corintios dan de su abundancia para llenar la falta de los jerosolimitanos, la abundancia de los jerosolamitas se encontrará con la falta de los corintios. ¿Como puede ser?

La clave es lo que Pablo ha observado entre los corintios: una tendencia a jactarse de una generosidad que aún no habían ejercido. Pablo quiere que prueben el amor del que se jactaron (versículo 8). Habían comenzado la colecta un año antes, pero no la habían terminado (versículo 10). Ahora necesitan completarla, para que su “buena voluntad para desearlo, así también la haya para llevarlo a cabo según lo que tengáis” (versículo 11). “Por tanto, mostradles abiertamente ante las iglesias la prueba de vuestro amor, y de nuestra razón para jactarnos respecto a vosotros,” Pablo les dice en conclusión (versículo 24).

Lo que les falta a los corintios es el cumplimiento de su promesa y su deseo de dar generosamente; en el momento en que lo hagan, su falta se cumplirá, y también la falta financiera de los que están en Jerusalén. Lo que los santos en Jerusalén tienen en abundancia es precisamente su carencia material, y el momento que se llena con la ofrenda de los corintios, así será la falta de aquellos en Corinto.

Y esa será la igualdad alcanzada: una igualdad en la que una falta material se convierte en una abundancia material y una falta espiritual se convierte en una abundancia espiritual.[8]

Conclusión

Si bien la Biblia instruye claramente al pueblo de Dios a dar generosamente a los pobres e incluso advierte del propio juicio de Dios por no hacerlo (Deuteronomio 15), en ningún lugar hace que tal otorgamiento se pueda hacer cumplir por la ley humana. Es decir, nunca autoriza al estado para forzar tal donación, ya sea a través de un sistema de impuestos y bienestar o de cualquier otra manera.

La redistribución forzada de la riqueza exigida en nombre de la “justicia social” es realmente una injusticia. ¿Por qué? Porque viola la justicia tal como la define la Biblia: rinde imparcial y proporcionalmente a cada persona conforme al estándar justo de la ley moral de Dios, una definición que he defendido en mi folleto Justicia Social vs. Justicia Bíblica: Cómo las Buenas Intenciones Socavan la Justicia y el Evangelio y mi libro anterior Prosperidad Y Pobreza: El Uso Compasivo De Los Recursos En Un Mundo De Escasez.


Calvin Beisner, Ph.D., ex profesor asociado de Teología histórica y ética social en Knox Theological Seminary (2000-2008) y de estudios interdisciplinarios en Covenant College (1992-2000) , es fundador y portavoz nacional de  The Cornwall Alliance for the Stewardship of Creation , autor de una docena de libros que incluyen Psalms of Promise: Celebrating the Majesty and Faithfulness of God y Answers for Atheists, Agnostics, y Other Thoughtful Skeptics: Dialogs about Christian Faith and Life. Escribe frecuentemente para una amplia variedad de publicaciones.

Fuente

Notas al final

1. Robert Higgs, “El tirón persistente del comunismo”, The Beacon Blog , 9 de diciembre de 2010, en línea el 11 de diciembre de 2010, en http://www.independent.org/blog/index.php?p=8826.

2. Francis Brown, SR Driver, y Charles A. Briggs, edd., Un léxico hebreo e inglés del Antiguo Testamento(Oxford: Clarendon Press, 1907, 1953, 1978), p. 1030; en negrita y paréntesis original.

3. Ibídem.

4. El verbo shamat aparece en otras partes del Antiguo Testamento solo cinco veces (2 Samuel 6:6 [paralelo a 1 Crónicas 13: 9], 2 Reyes 9:33, Salmo 141: 6, Jeremías 17: 4). En ninguno es una caída permanente implícita, y en el último el contexto muestra que debe ser temporal.

5. Arthur G. Gish, Viviendo en la Comunidad Cristiana (Scottsdale, PA: Herald Press, 1979), 70.

6. José Porfirio Miranda, El Comunismo en la Biblia , traducido por Robert R. Barr (Maryknoll, NY: Orbis, 1982), 7.

7. Ronald J. Sider, Cristianos Ricos en la Era del Hambre , 2ª ed. (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1984), 96, 98.

8. Ver RCH Lenski, La Interpretación de I y II Corintios (Minneapolis: Augsburg, 1963), 1145-1147.

Un comentario sobre “¿Requiere La Biblia la Redistribución De Riqueza Y La Igualación?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    29 septiembre 2018 en 6:40 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s