Viendo Las Naciones Desde La Perspectiva De Dios: Iglesia

Posted on

ESJ-2019 0115-002

Viendo Las Naciones Desde La Perspectiva De Dios: Iglesia

El Dr. Mark Tatlock, presidente y director de The Master’s Academy International, ha dedicado su vida a servir al Señor entre las naciones. Una de sus muchas contribuciones incluye un capítulo útil en el libro Think Biblically, que brinda una explicación detallada de la enseñanza bíblica sobre las naciones. A lo largo de una serie de publicaciones, publicamos una serie de extractos de este capítulo para presentar un entendimiento claro del diseño de Dios de las naciones y nuestro llamado a ministrarlos. Hasta ahora, hemos visto la creación de Dios de las naciones, el amor de Cristo por las naciones y la comisión de la Iglesia de llevar el evangelio a las naciones. En este post, observamos el trabajo de la Iglesia para alcanzar a las naciones con el evangelio.

IGLESIA

Hechos 1: 8 explica cómo el plan de redención de Dios para todos los pueblos se implementaría geográficamente. Comenzando en Jerusalén, extendiéndose a lo largo de Judea, a Samaria, iría a todas las demás naciones, es decir, “las partes más extremas de la tierra”. Este mandato honra la promesa de Dios de ofrecer salvación primero al judío y luego al gentil.

“La misión tiene lugar en un mundo de culturas. El libro de Hechos muestra la progresión del evangelio de los judíos ‘judíos’ de Jerusalén al campo de Judea, luego a los samaritanos y a los judíos helenizados, y de estos últimos a los gentiles en Antioquía, y finalmente a las múltiples culturas de El imperio romano y el mundo “.[1]

Hechos proporciona una narrativa histórica del crecimiento emergente de la iglesia primitiva, que demuestra cómo primero Pedro y Santiago, luego Felipe, y finalmente Pablo y sus compañeros siguen el mandato explícito de Cristo de extender geográficamente su misión salvífica. El libro de Hechos presenta a la iglesia como el principal vehículo de Dios para extender su plan redentor.

Testigos en Jerusalén

A Pedro, el apóstol a quien Cristo le expresó personalmente su visión de la iglesia (Mt 16:18), se le encomienda predicar el primer sermón del evangelio para inaugurar la iglesia (Hechos 2:14-39). Esto ocurrió durante el tiempo de Pentecostés, solo diez días después de la ascensión de Cristo. Pentecostés, también conocida como la fiesta de las semanas o la cosecha, requería que todos los varones judíos aparecieran en el santuario para esta fiesta. Debido a la dispersión de los judíos debido a la persecución durante el período Intertestamental, los judíos habían ocupado muchos países en el Imperio Romano. Estos hombres judíos, no hablantes nativos de arameo o hebreo, pero hablantes del idioma de su país natal, presenciaron la venida del Espíritu Santo y la proclamación del Evangelio (Hechos 2:5-15).“Personas de todos los continentes del mundo conocido de entonces estaban allí. Asia, África y Europa estuvieron representados. . . . Desde su inicio, la iglesia tuvo un enfoque tan grande como el mundo.”[2] En la gran sabiduría y poder de Dios, Él demostró su plan de gran alcance para la redención. Los hombres que regresaban a sus países de origen después de la fiesta, escucharon el Evangelio en su propio idioma. El hecho de que estos hombres eran judíos, nuevamente afirma el plan del pacto de Dios para extender la salvación, comenzando primero con el pueblo judío. A través de ellos, los gentiles de otras naciones serían confrontados en su idolatría.

En el sermón de Pedro, ensaya la promesa de Dios a la nación de Israel, que a través de ellos vendría el Mesías prometido (Hechos 2:29-36). Más tarde, Pedro serviría como el consejo principal para la iglesia de Jerusalén cuando estuvieran tentados a excluir a cualquier gentil de la verdadera comunión como iguales en el reino. Dios prepara a Pedro en Hechos 10:1-11:18 dándole una visión y enviándolo a la casa del centurión romano Cornelio. A través de la obra del Espíritu Santo, Pedro reconoce que el significado de la visión es que todas las personas, judíos y gentiles, deben ser consideradas iguales en la promesa del pacto de salvación. Este incidente es crítico porque: 1) Pedro, el “apóstol de los judíos” ahora entendió que la iglesia debía incluir a personas de todas las razas étnicas y 2) Pedro luego llevó a la iglesia judía a aceptar a los creyentes gentiles como iguales en el eventual Concilio de Jerusalén descrito en Hechos 15.

Testigos en Judea y Samaria.

Judea y Samaria representan la segunda fase de la expansión de la iglesia. Felipe demuestra con éxito esta expansión predicando el reino a los samaritanos en Hechos 8:5-25. A él se unen Pedro y Juan (v. 14) que oran para que los samaritanos reciban el Espíritu Santo. Aquí vemos a la iglesia extendida a través de su testimonio a esta gente previamente rechazada. Felipe, entonces, es llamado por un ángel del Señor para dejar Samaria y viajar a la parte sur de Judea. En este viaje, no se encuentra con un judío, ni con un medio judío, sino con un gentil africano. Este hombre, referido con más frecuencia como el eunuco etíope, es un oficial de alto rango en la corte de Candace, reina de Etiopía. No es un error que este relato de un gentil africano, conducido a Cristo a través de los escritos de Isaías en el Antiguo Testamento, se incluya en el libro de Hechos. Ilustra perfectamente la inclusión de Dios de los pueblos de naciones remotas en su plan redentor. Además, es profético en anticipar la próxima fase de expansión de la iglesia a las partes más extremas.

Testigos De Los Confines De La Tierra.

Los viajes de Pablo manifiestan su comprensión del método misionero prescrito por Dios. Al ingresar a una ciudad y proceder directamente a la sinagoga, Pablo muestra el deseo de Dios de que se le brinde a los judíos la primera oportunidad de recibir el mensaje del Evangelio. Encontrado con hostilidad y persecución directas, Pablo luego se dirigía a los foros gentiles como el salón de clases de Tirano en Éfeso, el mercado como en Corinto o el centro de debate filosófico como en Atenas. Su autoría de múltiples epístolas de la iglesia durante estos viajes, nos ayuda a ver estos libros de la Biblia no solo como epístolas generales o pastorales, sino también cartas a las iglesias misioneras; cada una muestra el trabajo redentor de Dios entre los pueblos principalmente no judíos.

La declaración de Pablo en 2 Corintios 5:20, es útil como tema general para su vida: “Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios!” La alusión a un embajador como una imagen de su ministerio de plantación de iglesias proporciona una connotación efectiva. Es un embajador que tiene la tarea principal de negociar la paz entre reinos en guerra. El hombre, que representa el reino caído de este mundo, y Dios, definiendo Su reino celestial perfecto y justo, encuentran a su agente de paz en aquellos que están funcionando como embajadores espirituales. Cristo mismo sirve como el máximo embajador, y la iglesia sus representantes comisionados. Porque es en su autoridad, y solo en Él, que los seguidores de Cristo proclaman el mensaje lleno de esperanza de reconciliación y paz (Mt 12:18). “Pablo dice mucho sobre misiones y evangelismo. Supremo exponente y propagador del evangelio, esperaba que las iglesias primitivas fueran del mismo tipo (Romanos 10:12-18; 1 Corintios 9:16-18; Efesios 3:1-12; Filipenses 2:14-16; 1 Tm 2:1-7)”[3].

“En la sabiduría infinita Dios diseñó la salvación; en gracia infinita ya un costo infinito, Dios procuró la salvación en Cristo Jesús, su Hijo unigénito; en poder infinito Dios envió al Espíritu Santo para actualizar la salvación en el individuo y en la historia; en compasión infinita, Dios instituyó la misión y las misiones, primero a través de Israel y ahora a través de su iglesia, para que la humanidad desesperada pueda escuchar, conocer y creer las buenas nuevas en la infinita salvación de Dios para la humanidad.”[4]

La iglesia de hoy se encuentra en el centro de esta época del mandato de la misión. Continuamos mirando hacia la extensión del evangelio en todo el mundo, penetrando en cada grupo de personas en el mundo.

“El libro de los Hechos demuestra la progresión del mensaje de Cristo hasta lo ‘último de la tierra’, que para Lucas es Roma, el centro del Imperio Romano. Las ‘todas las naciones’ de Lucas 24:27, sin embargo, no reciben la predicación del Evangelio en el libro de Hechos, y esta dimensión de la promesa del Antiguo Testamento todavía no se ha cumplido por completo hoy. “El cumplimiento de este mandato se promete en el Antiguo Testamento debería dar a la iglesia confianza y urgencia a medida que avanza para cumplir la tarea”.[5]

El lector de las Escrituras reconoce la imagen de la eternidad trazada en la consumación de todas las épocas humanas para ser el restablecimiento del Reino único de Dios. En este Reino, hombres y mujeres de todos los pueblos manifestarán la realización del plan del pacto de Dios y la asignación de una gran comisión.

Fuente

  1. Roger E. Hedlund, The Mission of the Church in the World: A Biblical Theology (Grand Rapids, MI: Baker, 1991), 205.
  2. Ron Blue, Evangelism and Missions: Strategies for Outreach in the 21st Century  (Nashville, TN: Word, 2001), 70.
  3. George W. Peters, A Biblical Theology of Missions (Chicago, IL: Moody, 1972), 133.
  4. Ibid.,18.
  5. W. Edward. Glenny, “The Great Commission: A Multidimensional Perspective”, in Missions in a New Millennium (Grand Rapids, IL: Kregel, 2000), 107.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s