¿Puedes Ser Cristiano Sin Ir A La Iglesia?

Posted on

ESJ-2019 0828-002

¿Puedes Ser Cristiano Sin Ir A La Iglesia?

POR PHIL NEWTON

Lo he oído muchas veces. “Bueno, no tienes que asistir a la iglesia para ser cristiano.” “Asistir a la iglesia no te convierte en cristiano”. “No necesito la iglesia; adoro a Dios a mi manera.”

En cada caso, alguien intenta proporcionar una barrera para continuar la conversación sobre el evangelio y sus efectos en toda la vida de una persona. En el incómodo momento de confrontación (suave o firme) sobre el pecado, la muerte y resurrección de Cristo, el llamado al arrepentimiento y a la fe, y el llamado continuo del discipulado cristiano, esa persona quiere apartarse y aún así sentirse satisfecha sobre su posición con Dios.

Entonces, ¿puede ser cristiano sin ir a la iglesia? Si uno quiere decir si la asistencia a la iglesia salva a alguien, tenemos que estar de acuerdo en que no es así. Jesucristo salva. Ciertamente, la falta de asistencia a la iglesia probablemente inhibe la fe en Cristo al no estar bajo la proclamación del evangelio. Pero la pregunta no es realmente si asistir a la iglesia salva a alguien, eso es sólo un ardid para alejar la conversación de las realidades puntuales del evangelio. En cambio, ¿qué sucede una vez que una persona se une a Jesucristo a través de la fe en Él? ¿Puede esa persona, a pesar de su profesión de Cristo, mantener un enfoque independiente del cristianismo y ser legítimamente un verdadero creyente?

Consideremos algunas cosas que encontramos en la Escritura, ya que sólo la Escritura es el fundamento de nuestra fe y práctica. Nuestras opiniones e incluso nuestras tradiciones familiares (algunos no asisten a la iglesia pero profesan ser cristianos como lo han hecho sus padres) no importan en este momento.

Jesús estableció una comunidad con sus primeros seguidores (por ejemplo, Mateo 4:18-5:2). Llamó a un grupo de hombres que pasaron tres años con él discutiendo la verdad bíblica, escuchando sus enseñanzas, orando juntos, sirviendo juntos, teniendo compañerismo juntos, aprendiendo a vivir en relación unos con otros, y preparándose para dirigir las comunidades de creyentes que se multiplican en el primer siglo. Sabemos que no fueron sólo los hombres los que siguieron, sino también las mujeres las que se volvieron firmes en la iglesia primitiva (Lucas 8:1-3; 23:49). La única vez que Jesús no incluyó a un verdadero creyente en la comunidad que lo siguió fue con el hombre que Jesús liberó e hizo una nueva creación, que llamamos el endemoniado Gadareno. Quería seguir a Jesús y a su comunidad, pero Jesús lo envió en misión a su tierra natal de Decápolis, donde proclamó “las grandes cosas que Jesús había hecho por él” (Marc. 5:1-20).

Antes de Su ascensión, Jesús encargó a Sus seguidores que hicieran discípulos, los bautizaran, y luego los enseñaran a observar fielmente (obedecer, poner en práctica, vivir en) todo lo que Él les había enseñado (Mateo 28:19-20). La Gran Comisión dirigió la obra del evangelio que debía realizarse dentro del marco continuo de la comunidad cristiana. La enseñanza continua y el pastoreo hacia la fiel observancia de las enseñanzas de Cristo no se hace en forma aislada. Tampoco es necesaria la rendición de cuentas para mantener nuestros pies espirituales al fuego de la obediencia hecha en solitario. Necesitamos el cuerpo de Cristo si queremos seguir a Jesús. Jesús mismo se lo prescribió.

Me doy cuenta de que algunos rápidamente vuelven a ver cómo pueden ver la enseñanza cristiana en Internet o en la televisión o escuchar mensajes de audio. Ese es un suplemento maravilloso y una gran ayuda cuando uno está confinado en casa, pero no hace nada hacia la aplicación en el contexto de la comunidad. Muchos de los mandamientos en el Nuevo Testamento son relacionales. “Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” (Colosenses 3:12-13). Esas no son órdenes de confinamiento solitario en la casa de uno. Son órdenes de comunidad: aprender a aplicar el Evangelio y su poder y belleza en el contexto de las relaciones dentro de la iglesia local. De esa manera el evangelio brilla a través de la vida en común de la iglesia. Para reforzar aún más esa interpretación, el equilibrio de Pablo en ese párrafo de Colosenses tres apunta directamente hacia ” enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones” (Colosenses 3:14-17). Una vez más, estas son acciones que se llevan a cabo con referencia a la iglesia local. No son para los segregacionalistas espirituales que piensan que son demasiado buenos para reunirse con otros o que no necesitan a nadie más para vivir como cristianos o que nadie puede aportar a su manera superior de pensar.

¡Uno lee las escenas en el cielo y nunca, nunca se trata de ser aislacionista! Esas escenas alrededor del trono son siempre con las masas de gente redimida por la sangre de Cristo, que comparten las alegrías de Su presencia juntos para siempre (por ejemplo, Apocalipsis 5:11-14; 7:9-17).

¿Puedes ser cristiano sin ir a la iglesia? Mejor pregunte, ¿cómo puede alguien que profesa ser redimido por la sangre de Jesucristo pensar en no reunirse con su cuerpo cada semana? (Hebreos 10:25) Aunque asistir a la iglesia no salva a nadie, no encontramos ni una pizca de evidencia bíblica de que los verdaderos cristianos no buscaban reunirse unos con otros. Por el contrario, el peso de la evidencia en los Evangelios, Hechos, las Epístolas y el Apocalipsis es que Cristo nos salva para unirnos a Su cuerpo, el cual Pablo declara que es la iglesia (Ef 1:22-23). A través de los siglos, los cristianos han sacrificado literalmente sus vidas para reunirse con el cuerpo de Cristo, la iglesia. Gracias a Dios, lo siguen haciendo hoy.

Declarar que uno no necesita asistir a la iglesia para ser cristiano es exponer una traición en el pensamiento y la práctica de la efectividad y el poder del evangelio. Los verdaderos cristianos y las congregaciones locales van juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s