¿Debemos Predicar A Cristo De Cada Texto?

Posted on

ESJ-2019 0828-003

¿Debemos Predicar A Cristo De Cada Texto?

Por Abner Chou

Al pensar en la hermenéutica cristocéntrica, debemos dar un paso atrás y considerar la importancia de la predicación. La predicación es un mandato de Dios, vital para la iglesia, fundamental en nuestros ministerios y, por supuesto, importante para Dios.

Observe en el texto de 2 Timoteo 2:15, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.” Nuestra responsabilidad en la predicación finalmente va ante el Señor. Necesitamos, por lo tanto, preocuparnos por predicar, enseñar y corregir el texto tanto como Dios lo hace.

Así que, necesitamos determinar si debemos predicar a Cristo de cada texto de la Escritura.

Es de enorme seriedad cuando la gente sugiere que la predicación que no es cristocéntrica no honra a Cristo. Estoy seguro de que ninguno de nosotros quiere ser culpable de deshonrar a nuestro Salvador. Más bien, queremos exaltar a Cristo y proclamar la verdad. Tal sugerencia debería hacernos preguntarnos si la predicación expositiva, basada en una hermenéutica gramatical-histórica, es suficiente para honrar al Señor Jesucristo.

Explicando la hermenéutica Cristocéntrica

En esencia, la hermenéutica cristocéntrica intenta encontrar a Cristo como sujeto o tema de cada texto. Desea mostrar que cada texto se relaciona directamente con Cristo, por lo que algunos dicen que es el único método verdadero de predicación cristiana.

El problema surge cuando la hermenéutica cristocéntrica aplica esta mentalidad a textos que no la requieren. Algunos de los resultados te harán sentir un poco incómodo.

Por ejemplo, la hermenéutica cristocéntrica ha argumentado que la oscuridad que rodeaba a Abraham en la fundación del pacto abrahámico es paralela a la propia oscuridad de Cristo en la cruz. El rechazo de Sansón a su tribu refleja cómo Jesús sería rechazado. David y Goliat es un cuadro de cómo el último David volverá a vencer al pecado, a Satanás y a la muerte. La muerte de Natán a manos de un falso testimonio es una imagen de la propia muerte de Cristo a manos de un falso testimonio. La voluntad de Ester de sacrificar su propia vida es un cuadro de la voluntad de Jesús de sacrificar Su propia vida. Estas son sólo algunas de las maneras en que la hermenéutica cristocéntrica interpreta la Escritura.

¿Por qué la hermenéutica cristocéntrica aborda el texto de la manera en que lo hace?

Los partidarios de esta hermenéutica señalan textos como 1 Corintios 1:23, 1 Corintios 2:2, y 2 Corintios 4:5 que hablan de predicar a Cristo para decir que hay un mandato bíblico para hacer esto en cada sermón.

La gente que usa la hermenéutica cristocéntrica argumenta que la forma en que el NT usa el AT justifica su método. Ellos sostienen que basado en las mismas palabras de Jesús (Lucas 24:45), hay un significado más profundo de las escrituras del AT, uno que los profetas no necesariamente conocían. Así, para entender plenamente el AT, el creyente debe tener acceso al significado cristológico y tipológico completo del AT desbloqueado por Cristo.

Evaluando la Hermenéutica Cristocéntrica

En primer lugar, debemos considerar los aspectos positivos de este enfoque hermenéutico.

Es grandioso que los partidarios de esta teología hermenéutica enfaticen en una época desprovista de doctrina. Es maravilloso que enfaticen la unidad de las Escrituras y la historia redentora. Dios tiene un plan, y necesitamos reconocerlo. También es bueno que quieran apoyar su posición basada en las Escrituras.

Sin embargo, hay problemas con el método. Los pasajes que la hermenéutica cristocéntrica apela no necesariamente justifican su enfoque. 1 Corintios 1:23, 1 Corintios 2:2, y 2 Corintios 4:5 contextualmente no hablan de predicar a Cristo como la única doctrina de las Escrituras. Después de todo, Pablo no hace eso. Habla de varias doctrinas del AT, como la resurrección (cf. 1 Corintios 15:54-55). En cambio, estos pasajes hablan de predicar a Cristo en oposición a uno mismo (2 Corintios 4:5) como el punto central del mensaje del evangelio (1 Corintios 2:2). Estos textos no van tan lejos como los deseos hermenéuticos cristocéntricos.

Del mismo modo, el uso del NT del AT no justifica la hermenéutica cristocéntrica. Aunque el tema exige más atención, al menos podemos observar la hermenéutica de Jesús en busca de respuestas. Él usa el AT para hablar del matrimonio (Mateo 19:5-6), escatología (Mateo 24:15), y amar a Dios (Lucas 10:27). No reinterpreta esos textos del AT, sino que apela a lo que dicen.

En esa línea, Lucas 24:25, un pasaje citado a menudo por la hermenéutica cristocéntrica, afirma que Jesús afirma que “todos los profetas han hablado.” Con eso, Él afirma la intención de los escritores del AT como lo que el AT quiso decir en todos sus detalles. Es en esencia una hermenéutica gramatical-histórica. De esta manera, la hermenéutica del Señor no sostiene una hermenéutica cristocéntrica, sino una gramatical-histórica.

En este punto podrías decir: “¿A quién le importa? ¿Tiene esto alguna ramificación en mi vida? ¿Esto es sólo un asunto académico?”

Esto sí es importante.

Cuando elevamos una verdad, comienza a excluir y distorsionar otras partes de la Escritura. Si predicamos a Cristo de cada texto, nos perdemos lo que esos pasajes dicen sobre otras doctrinas. Podríamos perdernos verdades clave para nuestras vidas.

Más aún, la Escritura tiene una perfecta articulación de la verdad. Es inerrante. Es la Palabra de Dios. Al no manejar las Escrituras cuidadosamente, podemos fácilmente malinterpretar las doctrinas y las ramificaciones precisas que deben tener en nuestras vidas. Si vamos a tratar con todo asunto de la vida, necesitamos todo el consejo de la Palabra de Dios, y eso exige una interpretación apropiada.

Establecimiento De La Suficiencia De Un Enfoque Gramatical-Histórico

¿Cómo honramos a Cristo en nuestro estudio y proclamación de las Escrituras? Veneramos a Cristo no sólo exaltándolo en el púlpito, sino también por la obediencia hermenéutica en el estudio. Después de todo, hemos visto que Jesús afirmó la intención de los profetas como el significado del AT. Este enfoque gramatical-histórico es el enfoque de los profetas que culminan en Cristo (Hebreos 1:1-2) y los apóstoles que fueron enviados por Él (Juan 16:13). Esta es la hermenéutica de la Escritura.

Esto no disminuye la gloria de Cristo en las Escrituras. Más bien, la desencadena. Al estudiar la teología del Antiguo Testamento, obtenemos la amplitud teológica completa de la Escritura. Este marco no sólo nos dice la verdad y cómo vivir, sino que también amplifica la persona y la obra de Cristo. Necesitamos tener confianza en que el método prescrito en las Escrituras es suficiente para mostrar la gloria completa de Cristo. No necesitamos forzar a un texto a conectarse con Cristo, sino más bien invertir el tiempo y esfuerzo en ver la manera en que los escritores bíblicos conectan la Palabra de Dios con la Palabra. Entonces, al exponer el pleno consejo de Dios, podemos glorificar a Cristo en obediencia hermenéutica al proclamarlo plenamente.

Fuente


El Dr. Abner Chou comenzó a enseñar griego en The Master’s University en 2004 y continúa enseñando tanto en la universidad como en el seminario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s