Cómo Orar En La Guerra Espiritual

Posted on

ESJ-2019 0902-001

Cómo Orar En La Guerra Espiritual

Por Iain M. Duguid

La Armadura No Es Suficiente

Según Pablo en Efesios 6, toda la vida es una guerra espiritual. En ese conflicto, él les recuerda a los Efesios que -aunque es importante- la armadura cristiana no es suficiente. Tú y yo también necesitamos estar en contacto constante con Dios, y el medio por el cual permanecemos en contacto es por medio de la oración (Efesios 6:18-20). Pablo no da una fórmula fija para la oración, sino que nos dice algunas cosas que deben caracterizar todas nuestras oraciones: debemos orar “en todo tiempo en el Espíritu, con toda oración y súplica” y debemos hacerlo “con toda perseverancia, suplicando por todos los santos” (Ef. 6:18).

Orar en el Espíritu

La oración en el Espíritu es simplemente la efusión de nuestra relación con Dios, una conversación que está arraigada y cimentada en su palabra. Pablo identificó la palabra de Dios como la espada del Espíritu (Efesios 6:17), así que la oración en el Espíritu es oración que fluye del entendimiento de su palabra. Al leer la Palabra, el Espíritu nos mueve a orar. Orar en el Espíritu no es, pues, una experiencia extraña y mística, sino más bien alabar, agradecer y pedir a Dios por las cosas que están en consonancia con las palabras de la Escritura, que el Espíritu mismo inspiró.

Orar En Todo Momento

Pablo también nos dice que las oraciones deben ser ofrecidas en todo tipo de ocasiones. La oración debe marcar tu vida no sólo en los días de angustia y problemas, ni siquiera en los momentos regulares del día, sino también en los momentos más alegres. Cuando tienes una relación cercana con alguien, quieres interactuar con él o ella regularmente, compartiendo alegrías y tristezas. Cuando mis hijos regresen a casa, quiero saber qué fue lo bueno, qué fue lo malo y qué fue lo indiferente. No tiene que ser de gran importancia. Me interesa porque soy papá. De hecho, consideraría que había fracasado como padre si la única vez que mis hijos me hablaban era cuando querían mi ayuda.

Esa es la relación que Dios desea tener contigo y conmigo. Él quiere que oremos en todo tipo de ocasiones porque eso es parte de tener una relación infantil con él. Los niños no almacenan sus noticias y peticiones de un tiempo especial de comunicación de treinta minutos al final del día; irrumpen en la presencia de sus padres tan pronto como tienen algo que compartir! Así también Dios desea que compartas con él tus pruebas y alegrías momento a momento durante todo el día, deleitándote con él en las cosas buenas y compartiendo las pequeñas luchas e inconvenientes, no sólo los terribles traumas de la vida. Usted puede lanzar breves acciones de gracias y peticiones a través de los altibajos de la vida diaria, reconociendo momento a momento la realidad del interés de Dios en su vida.

Ore toda clase de oraciones y súplicas

Nuestras oraciones a menudo están limitadas por nuestra pequeña imaginación y poca fe. Oramos para que los pequeños pecadores se conviertan en cristianos, pero no por los pecadores realmente grandes. Oramos por la victoria sobre los pecados pequeños, pero no sabemos cómo orar sobre esos grandes y arraigados hábitos pecaminosos. Oramos por un cambio en nuestro pequeño rincón del universo, pero no en el país en general o en todo el mundo. En lugar de orar con todo tipo de oraciones y peticiones, a menudo oramos con pequeños tipos de oraciones y peticiones.

Una manera de aumentar el alcance de sus oraciones es estudiar las grandes oraciones de la Biblia. Piensa en la oración de Jesús en Juan 17. La noche antes de morir, Jesús oró para que el Padre lo glorificara. Así también, podemos orar para que el Padre glorifique a Jesús en y a través de nuestras vidas – en nuestra fuerza o debilidad, en nuestra salud o enfermedad, en nuestra abundancia o pobreza. También oró por sus discípulos, y por aquellos que creerían a través de su testimonio, para que el Padre los mantuviera a salvo y unidos. Así que podemos orar por nosotros mismos y por nuestras iglesias para que seamos mantenidos seguros y unidos en Cristo.

Jesús también oró para que el Padre santificara a sus discípulos en la verdad, para que nosotros podamos orar para que Dios nos haga crecer diariamente en nuestra santidad y conocimiento de la verdad. Y Jesús oró para que finalmente pudiéramos estar con él en el cielo para ver su gloria. Así que podemos orar para que el poder sustentador de Dios nos permita a nosotros y a otros, débiles y titubeantes como somos, perseverar fielmente a lo largo del curso de nuestras vidas terrenales.

Nuestras oraciones no deben ser simplemente grandes y pequeñas; también deben ser amplias, abarcando todo el mundo, orando por todos los santos. En muchos países la iglesia está creciendo rápidamente, y necesita nuestras oraciones para que permanezca fiel a la Biblia. En otras áreas, los cristianos son una minoría perseguida y necesitan nuestras oraciones para que se mantengan firmes en lo que creen. También necesitamos las oraciones de nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo. Si aun Pablo necesitaba las oraciones de los Efesios para poder ser fiel en la proclamación del evangelio (Efesios 6:19), ¿cuánto más necesitan oración los pastores y misioneros contemporáneos alrededor del mundo?

El Que Intercede Por Nosotros

Algunos libros que he leído sobre la oración me dejaron sintiéndome aplastado e inadecuado, incapaz de concebir cómo alguien podría orar así. Pero si pensamos en la oración como el resultado de una relación, se convierte en una historia diferente. Si la oración es simplemente responder a los impulsos del Espíritu para clamar a mi Padre celestial con acción de gracias, peticiones, intercesiones y suspiros de confesión y arrepentimiento, entonces, de repente, no parece tan difícil.

Es más, Jesús sigue orando por nosotros. En Hebreos 7:25, leemos que Cristo vive siempre junto al trono de Dios Padre para interceder por su pueblo. El Espíritu también intercede por nosotros y con nosotros (véase Romanos 8:26). Con una compañía como esa orando por nosotros, ¿cómo no nos dará el Padre exactamente lo que necesitamos para nuestra guerra espiritual en este mundo oscuro y peligroso?

Iain M. Duguid es el autor de The Whole Armor of God: How Christ’s Victory Strengthens Us for Spiritual Warfare.


Iain M. Duguid (PhD, University of Cambridge) es profesor de Antiguo Testamento y decano de aprendizaje en línea en el Seminario Teológico de Westminster y pastor de la Iglesia Presbiteriana de Cristo en Glenside, Pennsylvania. También ha servido como misionero en Liberia, ha enseñado en el Westminster Seminary California y en el Grove City College, y ha plantado iglesias en Pennsylvania, California e Inglaterra.

Un comentario sobre “Cómo Orar En La Guerra Espiritual

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    4 septiembre 2019 en 11:12 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s