Fidelidad Ordinaria En Las Tareas Más Pequeñas

Posted on

ESJ-2019 0829-001

Fidelidad Ordinaria En Las Tareas Más Pequeñas

Por James Williams

El cultivo de hortalizas es un trabajo lento y constante. Se pasan horas y se queman calorías por lo que a menudo parece infructuoso (er, ¿vegetales?). Aunque el trabajo está en su punto más alto en la primavera, ciertamente no comienza allí. Las inversiones deben hacerse incluso ahora, lo que afectará a la próxima temporada. Hoy, la cáscara de la banana de mi hija irá a la pila de abono donde vivirá durante casi un año antes de ser cultivada en el jardín del próximo año. Las hojas que rastrille en el otoño serán recogidas para el mantillo de la próxima temporada.

Una vez que comienza la siembra real, hay semanas que pasan en las que el crecimiento es incremental. Durante ese tiempo, sin embargo, hay malezas que tirar e insectos que combatir. Si no soy diligente para arrancar las malas hierbas, se descontrolarán rápidamente. Se requiere mucho tiempo y esfuerzo sin resultados inmediatos, lo que choca con mi corazón impaciente que busca gratificación instantánea. En resumen, la jardinería implica una gran cantidad de tareas ordinarias y mundanas que deben ser completadas una y otra vez.

Me he dado cuenta de que uno de los aspectos más subestimados de la vida cristiana es la fidelidad ordinaria. Luchar por la excelencia en las pequeñas y mundanas tareas que Dios ha dado hoy, a menudo parece aburrido e insatisfactorio. Quiero ser como los hombres y mujeres de los que leí en las biografías que conquistaron a sus enemigos y dieron sus vidas por algo en lo que creían. Eso suena emocionante, pero hoy tengo que llevar a mi hijo a la práctica de béisbol y luego ayudar a minimizar la gran cantidad de platos que son traídos por una familia de siete personas. En lugar de presentarme ante gobernadores y reyes para defender mis creencias, hoy me presentaré ante mi hijo de tres años en un intento de convencerlo de que tiene que irse a la cama como cualquier otra noche. Eso no tiene el mismo atractivo ni parece material biográfico interesante.

Me doy cuenta de que esta angustia que siento a menudo no es algo único. Parece que muchos en la iglesia de hoy luchan por creer que Dios los ha llamado a una vida que parece tan mundana. Ya sea que se trate de un pastor ordinario llamado a una iglesia promedio, un vendedor que sólo trata de aumentar sus números trimestrales, o una madre que se queda en casa que no puede entender por qué obtuvo una maestría para cambiar pañales, todos podemos sentir esta angustia.

En Marcos 9, Jesús enseña a sus discípulos: “Porque cualquiera que os dé de beber un vaso de agua, por razón de vuestro nombre, ya que sois seguidores de Cristo, en verdad os digo que no perderá su recompensa” (v. 41). Darle a alguien un vaso de agua parece tan pequeño e insignificante. Con toda la incredulidad y el mal que vemos a nuestro alrededor, ¿cómo puede algo tan frívolo tener un impacto real? Estoy seguro de que la persona que provee el agua no siente que está haciendo nada de importancia. Sin embargo, Jesús enseña que incluso el pequeño acto de bondad es significativo y no será olvidado por nuestro Padre celestial.

Seamos fieles en las cosas pequeñas. Claro, servir en la guardería, proveer comida para una familia, o una simple llamada telefónica de aliento no suena tan “emocionante” como conquistar un reino, pero quizás lo que más necesita la iglesia es gente común dispuesta a arrancar malas hierbas. Nuestro Señor se preocupa por la tarea más pequeña, y dijo que no la olvidará incluso cuando le proporcionemos un vaso de agua fría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s