Siete Grandes Amenazas A La Iglesia De Cristo

Posted on

ESJ-2020 0515-002

Siete Grandes Amenazas A La Iglesia De Cristo

Por Manny Pereira

“¿Cuál es la mayor amenaza para la iglesia en nuestra cultura?”

Obligado a responder pastoralmente, trato de mostrar que hay una interconexión y progresión de varias grandes amenazas que la iglesia de Cristo enfrenta hoy en día. Sin duda, la iglesia está en el mundo (aunque no es de él) y sentirá diferentes desafíos y ataques en diferentes culturas. Pero al final, sus amenazas son más trascendentales. Propongo lo siguiente como siete de las mayores amenazas que enfrenta la iglesia de Cristo hoy en día.

1. La Falta De Pastoreo

La iglesia corre un gran peligro por la falta de pastoreo centrado en Cristo. En la última reunión del apóstol Pablo con los ancianos de Efeso les dice: “28 Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él compró con su propia sangre. 29 Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, 30 y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos[d] hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos.” (Hechos 20:28-30) De nuevo, Pablo dice en 1 Timoteo 4:16: “Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.” La iglesia necesita un pastorado centrado en Cristo, un liderazgo que cuide del rebaño y mantenga la doctrina.

2. Cambiar la iglesia

Hay muchos hoy en día consideran más la iglesia en lugar de Cristo. Eliminarían las distinciones entre la iglesia y el mundo, perdiendo así de vista su comisión y su pasión por las misiones y el evangelismo. Es una gran amenaza para la iglesia cuando la iglesia cambia la iglesia.

3. Desvirtuar la imagen de Dios

Esto puede ir de una de dos maneras y ambas son mortales. Una forma es deificar al hombre, haciéndolo parecer más que una criatura humilde. Muchos cultos y falsos maestros van por este camino, diciendo que puedes ser un pequeño dios. La otra forma de desviar la imagen de Dios es disminuir al hombre, su dignidad y la singularidad de la humanidad entre toda la creación. Cuando cambiamos la iglesia cambiamos nuestra comprensión de quiénes somos corporativamente. Cuando cambiamos la imagen de Dios cambiamos nuestra comprensión de quiénes somos individualmente. Los dos van en tándem.

4. Olvidarse del cielo y el infierno

Hacemos esto de muchas maneras diferentes. Lo olvidamos en el mensaje porque queremos suavizar el mensaje; lo olvidamos en nuestra conciencia porque no creemos que lo necesitemos; lo olvidamos en nuestro materialismo, porque nos hemos vuelto muy cómodos, especialmente en nuestra cultura. Lo olvidamos porque nos hemos vuelto demasiado cómodos con la maldición.

5. Desviarse de la Palabra de Dios

Cada una de ellas se construye sobre la otra, y debajo de todas ellas hay un alejamiento de la Palabra de Dios en dos dimensiones clave: su fiabilidad y su verdad. Es un alejamiento de su fiabilidad, su supremacía, su inerrancia, su suficiencia y su infalibilidad. Cuando esto sucede, no tenemos autoridad para definir la humanidad o lo que sucede después de la muerte. La amenaza es de perder el evangelio. La iglesia es “columna y sostén de la verdad” (1 Timoteo 3:15) y siempre está en peligro de perder lo que se le ha confiado.

6. Eclipsar el amor por Cristo

¿Cuál es la mayor amenaza que enfrenta la iglesia? La falta de un verdadero y apasionado atesorar de Jesucristo, su Señor. Abandonar su amor por Cristo (Apocalipsis 2:4). Distraerse fácilmente y preocuparse por otras cosas. Descuidando darle la importancia a El en todo. Creo que eso es supremo.

7. No tener temor de Dios

La iglesia de hoy no teme a Dios. Cuando el temor de Dios está ausente todo lo demás se va. La santidad de Dios es abandonada. No se siente, no se ve, y los hombres ya no tiemblan. Este es el comienzo del conocimiento y la sabiduría (Proverbios 1:7; 9:10). Es el comienzo de toda amenaza.

Cada uno de estos nos recuerda que las mayores amenazas que la iglesia enfrenta hoy en nuestra cultura son internas, no externas. La iglesia nunca será verdaderamente amenazada por esos poderes y fuerzas sin ellos. Sus mayores peligros siempre vienen de dentro. Así que no tenemos que preocuparnos por el mundo, otras religiones, el ateísmo, las pandemias, los desastres naturales, las circunstancias del fin de los tiempos, o incluso los poderes del infierno. Nada puede penetrar en la fortaleza de la iglesia de Cristo. Su mayor amenaza está dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s