Estudio Bíblico Práctico: Viviendo el Texto

Posted on

ESJ-2020 0826-001

Estudio Bíblico Práctico: Viviendo el Texto

Por Brad Klassen

Etapa 4: Aplicación

[Esta entrada de blog es la última parte de una serie de cuatro partes que resumen un enfoque sólido del estudio de la Biblia..]

“Lo que este pasaje significa para mí.” Sin duda ya se ha encontrado con estas palabras antes. Son algunas de las más repetidas en los estudios bíblicos de grupos pequeños. Incluso después de escuchar una cuidadosa exposición de un texto de acuerdo a su contexto original, a menudo hay esa persona que, con un tono tanto de perplejidad como de contención, habla y da un significado diferente, uno inextricablemente ligado al contexto de “yo.”

Ciertamente, hay algunos que usan estas palabras por una convicción establecida en lo que podemos llamar “perspectivismo hermenéutico.” Operan desde la creencia de que la propia perspectiva personal, cultural o social del lector es esencial para determinar el significado del texto bíblico, por lo menos el significado que es autoritativo para ellos. Según este enfoque, el proceso de estudio de la Biblia no comienza con un enfoque en el contexto del escritor bíblico y su texto,[1] sino con un enfoque en el propio ser y la contribución que puede hacer al significado del texto bíblico. [2] Esta autoconciencia, esta perspectiva personal, se convierte en el motor para impulsar el resto del proceso de estudio de la Biblia. Lamentablemente, esta hermenéutica se está convirtiendo rápidamente en el pilar de los seminarios y es una causa principal de la creciente enemistad que infecta a los segmentos de la iglesia de hoy en día. Cuando el carro se pone delante del caballo, el aterrizaje en la zanja es inevitable.[3]

Sin embargo, hay otros que usan estas palabras por una confusión de terminología, más específicamente, un uso equivocado del término “significado.” Su deseo es no socavar la singular autoridad del escritor bíblico, la única perspectiva que realmente importa en el esfuerzo por entender el texto. Reconocen que el texto bíblico es vivo y activo, ejerciendo tanta autoridad sobre sus propias vidas hoy como la ejercida sobre las vidas de la audiencia original hace miles de años. Sin embargo, usan el término “significado” cuando realmente deberían usar el término “aplicación.” En lugar de decir: “Esto es lo que el texto significa para mí,” deberían decir: “Así es como el texto se aplica a mí.”

Como ya se ha dicho, el “significado” se refiere al contenido de una comunicación que un escritor ha querido transmitir conscientemente por medio de las palabras y la gramática que ha utilizado[4]. Sin embargo, el término “aplicación” se refiere a la relación consecuente del contenido de ese texto con su lector. El significado de un texto nunca cambia. Es singular. Es determinado de una vez para siempre por el escritor en el momento en que expresó su intención por escrito. Existe independientemente de que el lector lo reconozca o no. Sin embargo, este significado trae consigo una relación necesaria y consecuente con cualquiera que esté bajo su autoridad. Y como los que están bajo su autoridad varían en sus circunstancias personales, culturales y sociales, los matices de esta relación también variarán.

La labor de aplicación se convierte así en el ejercicio de identificar la relación adecuada, de establecer la conexión correcta entre el significado invariable del texto y la vida cambiante del intérprete. Lograr esto no siempre es fácil. Como Stanley Porter lo dijo:

El paso del texto original de la Escritura, con todo su carácter temporal, a las verdades teológicas para la vida de hoy es una de las tareas intelectuales más exigentes que se puedan imaginar. … Cualquiera que proclame lo fácil que es hacer esto es probablemente prevaricador, o es muy malo en la tarea, o tiene tanta experiencia en ello que ha olvidado la tarea intelectual y espiritual que es.[5]

Para contrarrestar esta dificultad, le doy cinco principios generales para empezar:

1. Reconocer la autoridad inquebrantable de las Escrituras.

Dios media Su señorío a través de Su palabra. Por consiguiente, el intérprete debe reconocer que toda la Biblia se relaciona con él personalmente (2 Tim. 3:16-17; Heb. 4:12). No hay partes que sean “aplicables” y partes que no lo sean. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento poseen una jurisdicción absoluta sobre el intelecto (creencias), la voluntad (toma de decisiones) y los afectos (deseos) del lector. Nada -ni la razón, tradición o intuición humanas- puede mitigar o anular esta autoridad.

Aquí es donde todos los seres. La autoridad es siempre la cuestión fundamental. El no reconocer esta cualidad más importante de la Escritura someterá la aplicación al capricho y la fantasía del lector.

2. Tómese el tiempo necesario para una interpretación precisa.

En muchos contextos, incluyendo los estudios bíblicos caseros, la prisa es llegar a la aplicación. En medio de agitadas agendas, la gente no quiere perder tiempo en un proceso. Están mucho más interesados en los resultados. Quieren los tres secretos de un matrimonio feliz, o las cinco claves para una relación exitosa, o los cuatro remedios para aliviar el estrés. La interpretación del texto bíblico sufre como resultado.

Pero el proceso es importante. La correcta identificación de la relación que existe entre el significado del texto y el lector del mismo sólo puede hacerse sobre la base de una correcta interpretación. Una interpretación errónea nunca conducirá a una aplicación correcta. Como explica J.I. Packer:

La Escritura puede regirnos sólo en la medida en que es entendida, y es entendida sólo en la medida en que es correctamente interpretada. Una Biblia mal interpretada es una Biblia mal entendida, que nos llevará fuera del camino de Dios en vez de en él. La interpretación debe ser correcta si la autoridad bíblica ha de ser real en nuestras vidas y en nuestras iglesias.[6]

Los lectores que se preocupan correctamente por ser hacedores de la palabra (Stg. 1:22-25) se tomarán el tiempo necesario para dominar las Escrituras con precisión (2 Tim. 2:15).

3. Distinguir entre textos prescriptivos y descriptivos.

La naturaleza de la relación que se establezca entre el significado del texto bíblico y su lector dependerá, en parte, de la función que se pretenda dar a ese texto. Una distinción que conviene recordar aquí es la diferencia entre los textos prescriptivos y los descriptivos.

Los textos prescriptivos son aquellas porciones de la Escritura que tienen el papel de prescribir creencias, comportamientos y actitudes particulares. Confrontan directamente al lector sobre las cosas que existen en su vida y no deben, o sobre las cosas que aún no existen pero deben. Estos textos ejercen autoridad al proveer instrucciones, dar advertencias y prometer bendiciones.

Los textos descriptivos son aquellas porciones de la Escritura que tienen el papel de describir las realidades. Narra eventos históricos, conversaciones, decisiones y consecuencias. Instruyen al lector sobre el carácter de Dios y cómo actúa en la creación, sobre el pecado y sus consecuencias, y sobre la fe y sus frutos. Ilustran lo que sucede cuando se obedecen o rechazan las prescripciones (cf. 1 Cor. 10:11; Rom. 15:4).

Ambas categorías de textos poseen autoridad, pero cada una de ellas media esa autoridad a los lectores a su manera. Un pincel ancho no servirá. Cada categoría requiere su propio tipo de contemplación y esfuerzo para trazar la relación adecuada.

4. Preste mucha atención a la audiencia original.

Siempre es importante responder a la pregunta, ¿De quién habla este texto o a quién se dirigió este texto? En algunas situaciones, no se hacen limitaciones; el texto describe algo común a todos, o prescribe una creencia, comportamiento o actitud a todos sin distinción. En otras situaciones, sin embargo, el contexto limita la descripción o la prescripción a un grupo único de personas, y reconocer esta limitación es vital.

Por ejemplo, 1 Corintios 7 contiene las prescripciones fundamentales de Pablo relacionadas con el matrimonio. Se dirige sistemáticamente a los que ya estaban casados, a los solteros, a los casados con incrédulos y a los viudos. El significado de sus instrucciones era el mismo para todos y tenía autoridad sobre todos ellos. Los casados no podían desentenderse de la instrucción de Pablo a los solteros. Los solteros no podían ignorar las instrucciones de Pablo a las viudas. Sin embargo, este significado se relacionaba con grupos específicos de maneras específicas.

Lo mismo se aplica a los textos descriptivos. Lo que se describe con respecto a David como rey de Israel y destinatario de un pacto divino tendrá una aplicación diferente para el lector contemporáneo que lo que se describe con respecto al pueblo de Israel en su conjunto. Lo que se describe con respecto a Pablo como apóstol tendrá una relación diferente para el lector contemporáneo que lo que se describe con respecto a los creyentes en Berea. Tanto en los textos prescriptivos como en los descriptivos, la naturaleza de la audiencia afectará la naturaleza de la aplicación.

5. Examinar la revelación posterior.

Dios ha hablado en su palabra tanto “hace mucho tiempo… en muchas ocasiones y de muchas maneras” como “en estos últimos días… por su Hijo” (Heb. 1:1-2). Esta naturaleza progresiva de la revelación implica que mientras el significado de los textos bíblicos nunca cambia, la manera en que ese significado se relaciona con sus lectores puede cambiar y lo hace.

Es importante recordar que el proceso de interpretación requiere que el lector limite su enfoque al contexto histórico del escritor y a la revelación precedente que impactó a ese escritor. Pero ahora en el proceso de aplicación, el lector cambia su enfoque a la revelación que sigue al texto que ha estudiado. La pregunta clave que se hace ahora es, ¿la revelación posterior limita o cambia la aplicación de este texto?

Un ejemplo claro de este cambio puede verse en la aplicación de la Ley de Moisés por parte de los creyentes. Los textos que describen esta Ley significan a los lectores de hoy lo mismo que para los receptores originales de Moisés. Pero la aplicación de esta Ley ha cambiado con la realización del plan de redención de Dios. Como el apóstol Pablo afirma a la iglesia gentil de Galacia: “si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley” (Gálatas 5:18). Esto no es porque el significado o la veracidad de la Ley haya cambiado. El propio Pablo afirma que sigue siendo “santa, justa y buena” (Rom. 7:12). Pero Pablo también afirma que esta Ley hoy en día debe ser “usada legítimamente” (1 Tim. 1:8). Su relación con el pueblo de Dios ha cambiado.

En última instancia, es la revelación posterior por sí sola -no el progreso científico o social- la que puede cambiar la naturaleza de la relación entre el significado de un texto y su lector.

Pasar de ser un oyente de la palabra a un hacedor de la palabra es una obligación ineludible. No basta con decir: “Esto es lo que significa el texto.” Si creemos que el texto tiene autoridad sobre nuestras vidas, debemos también esforzarnos en decir: “Y así es como el texto se aplica a mí.”

Fuente


[1] Vea la primera parte de esta serie, “Estudio Práctico de la Biblia: Por Dónde Empezar.”

[2] Por ejemplo véase Elizabeth Mburu, African Hermeneutics (Carlisle, UK: Langham, 2019), 65.

[3]  Manténgase en sintonía para un próximo artículo de blog que tratará el perspectivalismo hermenéutico con mayor profundidad. Ver también Brian A. Shealy: “Redibujando La Línea Entre La Hermenéutica Y La Aplicación.” Master’s Seminary Journal, 8, no. 1 (Spring 1997): 83–105.

[4] Ver “¿Qué Significa Este Versículo Para Ti? Encontrando El Significado En Las Escrituras.”

[5] Stanley E. Porter, “Hermeneutics, Biblical Interpretation, and Theology: Hunch, Holy Spirit, or Hard Work?,” en Beyond the Bible: Moving from Scripture to Theology, ed. I. Howard Marshall (Grand Rapids: Baker, 2004), 121.

[6] J. I. Packer, “Give Me Understanding,” in Truth and Power Truth and Power: The Place of Scripture in the Christian Life (Wheaton, IL: Harold Shaw, 1996), 104.


El Dr. Brad Klassen sirve como Profesor Asociado de Exposición Bíblica en The Master’s Seminary.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s