El Destino Del Que Nadie Quiere Hablar

Posted on

ESJ-2020 0901-002

El Destino Del Que Nadie Quiere Hablar

POR MIKE GENDRON
Hay muchos destinos que a la gente le encanta discutir, pero hay uno del que raramente se habla y que a menudo se evita, se descarta o se ignora. Es el destino que espera a la mayor parte de la población mundial cuando toman su último aliento (Mat. 7:13). La mayoría de la gente se sorprenderá y se escandalizará cuando llegue porque pensó que sus buenas acciones superaban a las malas (Mat. 7:22). Una encuesta reciente reveló que el 52% de los cristianos creen en este error fatal. Otros se sorprenderán porque pensaron que su religión los salvaría en última instancia (Mateo 23:13). Si tan sólo hubieran leído la Palabra de Dios para descubrir la verdad sobre la eternidad. Tal vez sería prudente que los cristianos hablaran más sobre el terrible destino del infierno que espera a los que están siendo engañados. Sabemos por la Palabra de Dios que el propósito del infierno es castigar al diablo, junto con sus ángeles caídos y todos los pecadores que mueren sin fe en el Señor Jesucristo (Mateo 25:41). “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36).

Aquellos Que Están Muriendo Necesitan Ser Advertidos

Tal vez la razón por la que nadie quiere hablar del infierno es porque no es un tema agradable. Muchos pastores evitan el tema porque es demasiado negativo, demasiado sombrío y demasiado contraproducente para edificar “su” iglesia. Sin embargo, el Señor Jesús habló más sobre el infierno que todos los demás en la Biblia juntos. Continuamente hablaba del infierno y advertía a los pecadores de su horrible realidad. Su misión era buscar y salvar a los pecadores del justo castigo del infierno (Lucas 19:10). Cuando nuestro Señor ascendió al cielo, le dio esta misión y responsabilidad de vital importancia a su iglesia. Sólo los cristianos están en posición de rescatar a los que están pereciendo y de buscar a los que no buscan a Dios. Debemos emular a nuestro Salvador advirtiendo a la gente del destino que les espera si no se arrepienten y creen en su Evangelio.

La Justicia Divina Debe Ser Satisfecha

Todo pecado que haya sido cometido por todos los que han vivido debe ser castigado por Dios, que es santo, justo y equitativo. Sin embargo, algunas personas todavía se preguntan, “¿Cómo puede un Dios amoroso enviar a alguien al infierno?” Deberían preguntarse, “¿Cómo puede un Dios santo permitir a los pecadores entrar en el cielo?” Ambas preguntas son respondidas en la persona y la obra de nuestro Señor Jesucristo. Nuestro Dios amoroso proveyó una forma de escapar del castigo del infierno enviando a su único Hijo a pagar la pena (Juan 3:16; Rom. 5:8). Jesús satisfizo la justicia divina para todos los que confían en Él como su sustituto para expiar su pecado (Rom. 3:21-28). Su perfecta, todo-suficiente, obra redentora, no sólo salva a los creyentes del castigo del infierno, sino que su justicia es su único pasaporte al cielo. Dios hizo a Jesús “que no conoció pecado para ser pecado por nosotros, a fin de que fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Cor. 5, 21). El Salvador imputa a los creyentes el don de su perfecta justicia y cancela su deuda de pecado eterno.

La Biblia Describe La Realidad Del Infierno

Los que mueren en sus pecados van a un lugar de tormentos donde conscientemente experimentan dolor y sed de un fuego ardiente. El horror y la desesperanza son tan grandes que quieren advertir a sus seres queridos en la tierra. El eterno estado de castigo por sus pecados es irreversible, no hay una segunda oportunidad y no hay escapatoria. (Lucas 16:19-31). El infierno es el lugar de la vergüenza y el castigo donde la deuda eterna por el pecado nunca puede ser pagada o cancelada (Daniel 12:2). Es el lugar de la desesperanza y la desesperación, la terrible tortura, la terrible agonía y el remordimiento desgarrador donde hay llanto, lamento y crujir de dientes para siempre (Mateo 13:42; 2 Tesalonicenses 1:8-9; Apocalipsis 14:10). La esperanza nunca entra ahí. La luz nunca brilla allí, sólo el dolor, la penumbra, la agonía inquieta y el tormento indescriptible (Mateo 8:12; Hebreos 10:26-31; 2 Pedro 2:17). Después del juicio del gran trono blanco el infierno será lanzado al lago eterno de fuego (Apocalipsis 20:14-15; 21:8).

Dios Ha Proporcionado Sólo Una Manera De Escapar

La salvación se encuentra sólo en Jesucristo (Hechos 4:12). Él es el único camino al Padre y el único mediador entre Dios y el hombre (Juan 14:6; 1 Tim. 2:5). “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.” (Rom. 10:9-10). La gente necesita saber que todos nacen espiritualmente muertos, esclavos del pecado y condenados al infierno por el pecado de Adán (Rom. 5:12-19). Algunos argumentarán que no es justo que los descendientes de Adán sean condenados por su único acto de desobediencia. Sin embargo, la maldición del pecado puede ser revertida a través de Jesucristo. A través de su único acto de obediencia, muchos serán justificados cuando reciban el regalo de la gracia de Dios de su justicia (Rom. 5:17-20). “Por tanto, ya no hay condenación para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Los que están en Cristo han sido vivificados mientras que los que están en Adán permanecen espiritualmente muertos (1 Cor. 15:22).

Muchos Caminos Conducen A La Gente Al Infierno

Hay tantos caminos al infierno como religiones en el mundo. Todas ellas enseñan un sistema de justicia por obras para ganar el favor o el perdón de Dios. Un estudio de la historia de la iglesia muestra que la religión siempre ha sido un enemigo de Cristo y su Evangelio. Los líderes judíos entregaron a Cristo a los romanos para ser crucificados (Juan 19:6-7). El catolicismo romano niega la suficiencia de Jesucristo y distorsiona Su Evangelio con una salvación basada en las obras. El Islam ofrece un Jesús falso que no fue crucificado y no es Dios. Todas las demás religiones rechazan o distorsionan el Evangelio de Dios que mantiene a su pueblo en el amplio camino al infierno. Esto no debería sorprendernos porque Satanás sabe que el Evangelio es el poder de Dios para la salvación de todos los que creen (Rom. 1:16). Él usa la religión como una de las herramientas más efectivas para cegar a las personas de la luz del Evangelio y la gloria de Cristo (2 Cor. 4:4). La única esperanza para los pecadores es cambiar su religión sin valor por una relación eterna con Dios a través de Jesucristo (Fil. 3:3-11).

Debemos Decir La Verdad En El Amor

Un vistazo momentáneo del intenso sufrimiento y la terrible tortura que está ocurriendo en el infierno ahora mismo motivaría a más cristianos a advertir a los incrédulos de su peligro pendiente. Si realmente amamos a la gente les diremos sobre la aterradora realidad del infierno y la única forma de escapar. Aquellos que eligen evitar hablar del infierno están ayudando e incitando al diablo que quiere mantenerlo en secreto. Si los incrédulos no saben que están guardando la ira de Dios para ellos mismos en el próximo día de juicio, no estarán interesados en un Salvador (Rom. 2:5). Debemos aprovechar todas las oportunidades para contarle a la gente la gracia y la misericordia de Dios que ofrece a través del Salvador. “Porque no nos ha destinado[a] Dios para ira, sino para obtener salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Ts. 5:9). Todo creyente puede descansar en esta promesa: “El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a[a] su reino celestial. A Él[b] sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén” (2 Tim. 4:18).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s