Usando La Tristeza Para Luchar Contra La Pornografía

Posted on Actualizado enn

ESJ-2020 0922-002

Usando La Tristeza Para Luchar Contra La Pornografía

POR HEATH LAMBERT

Ryan se sentó en mi oficina sollozando. No llorando, sino sollozando. Sus manos estaban ocupadas limpiando océanos de lágrimas de su cara mientras lloraba confesiones de pecado y arrepentimiento. Su esposa se sentó a su lado con un rostro tan duro que parecía tallado en granito. Ryan y Lisa habían estado casados durante quince años y tenían tres hijos. Se reunían conmigo porque su década y media de matrimonio estaba llena del amor de Ryan por la pornografía. Tras años de repetidos descubrimientos, el desánimo inicial de Lisa se había convertido en desesperación, y ahora su desesperación se había convertido en desdén. Lisa estaba acabada. Quería llevarse a los niños y alejarse de Ryan. Los gemidos y súplicas de Ryan para que se quedara con él eran tan desesperados y ruidosos que atrajeron la atención de la gente en el pasillo.

Dave tenía una historia similar. Había estado casado con Marie durante veinte años. Periódicamente se metía en la pornografía, comprando una revista de vez en cuando. En el último año, sin embargo, había descubierto la pornografía en Internet. Cuando se le introdujo en la facilidad y el anonimato de ver pornografía en la web, Dave se volvió totalmente esclavo. Pasó horas mirándola y eventualmente se desinteresó de su esposa. Marie sabía que algo era diferente pero no estaba preparada cuando descubrió que su marido estaba enganchado a la pornografía. Horrorizada, dejó su casa para quedarse con un amigo. Como Ryan, Dave suplicó con fuertes lágrimas a Marie que lo perdonara. Le suplicó que lo perdonara. Juró que cambiaría. Juró no volver a ver pornografía nunca más. Lloró de rodillas, llorando a los pies de Marie en total ruptura.

Dave y Ryan no se conocen, pero tienen mucho en común. Ambos tienen serios problemas con la pornografía y los tienen desde hace tiempo. Ambos son “hombres de familia” con una esposa e hijos. Ambos se arriesgan a perder a su familia por su pecado. Ambos están en situaciones desesperadas mientras lloran y suplican por la reconciliación.

Conozco a Dave y Ryan, y sé cómo se desarrollan sus historias. Puedo decirte que sólo uno de ellos cambió realmente. Sólo uno de estos hombres se reconcilió con su esposa y se restauró a una vida feliz y libre de pornografía con su familia. El otro está ahora divorciado de su esposa y totalmente separado de sus hijos. Uno de ellos está restaurado y viviendo una vida feliz con su familia y no está mirando pornografía. Uno de ellos estaba interesado en un cambio real en ese día; el otro no. ¿Cuál crees que cambió?

Es difícil de decir, ¿no? A ambos hombres se les rompió el corazón. Ambos eran sinceros. Ambos mostraron un aparente compromiso con su familia. Ambos parecían dispuestos a hacer lo que fuera necesario para cambiar su estilo de vida pecaminoso. A pesar de sus similitudes externas, estos dos hombres son tan diferentes como los perros y los gatos. Aunque ambos mostraron dolor, sus lágrimas fueron extraídas de dos pozos totalmente diferentes.

Dos Tipos de Tristeza

En una carta que el apóstol Pablo escribió a los cristianos de la ciudad de Corinto, nos ayuda a entender la diferencia entre los dos hombres. Pablo tenía una relación complicada con los corintios. Ellos estaban pecando de numerosas maneras y siendo engañados por falsos maestros, y era el trabajo de Pablo reprenderlos y llamarlos a la fidelidad. Estas medidas correctivas produjeron algunas declaraciones firmes de Pablo y condujeron a una respuesta dolorosa de los Corintios. Después de que los Corintios comenzaron a ser restaurados a Cristo, Pablo les escribió estas palabras acerca de la tristeza que experimentaron a lo largo del camino.

8 Porque si bien os causé tristeza con mi carta, no me pesa; aun cuando me pesó, pues veo que esa carta os causó tristeza, aunque solo por poco tiempo; 9 pero ahora me regocijo, no de que fuisteis entristecidos, sino de que fuisteis entristecidos para arrepentimiento; porque fuisteis entristecidos conforme a la voluntad de Dios, para que no sufrierais pérdida alguna de parte nuestra. 10 Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte. 11 Porque mirad, ¡qué solicitud ha producido en vosotros esto, esta tristeza piadosa, qué vindicación de vosotros mismos, qué indignación, qué temor, qué gran afecto, qué celo, qué castigo del mal! En todo habéis demostrado ser inocentes en el asunto..

2 Corintios 7:8–11

Pablo hace una distinción entre dos tipos de tristeza en este pasaje. Estas dos tristezas poseen rasgos diferentes y producen resultados opuestos, pero fácilmente las confundimos porque comparten el elemento más obvio: la tristeza misma. Rara vez cuestionamos el remordimiento profundo, el arrepentimiento punzante o las súplicas apasionadas de perdón. Pablo lo sabe mejor que nada. Usando una comparación, muestra a los Corintios que no todas las tristezas son iguales.

Un tipo de tristeza del que habla Pablo es la tristeza mundana. La tristeza mundana es un dolor legítimo. Hay una tristeza real, ruptura y lágrimas cuando una persona experimenta este tipo de dolor. La cuestión no es si una persona está triste, sino por qué está triste. El punto central de la tristeza mundana es el mundo. Las personas que experimentan la tristeza mundana se angustian porque están perdiendo (o temen perder) cosas que el mundo tiene para ofrecer. La pérdida puede ser una reputación, trabajo, dinero, familia, satisfacción sexual o incluso acceso a la pornografía, cualquier cosa que traiga seguridad, comodidad o placer. Algunas de estas cosas son buenas, y algunas de estas cosas son pecaminosas, pero todas son cosas. Una persona triste y consumida por el dolor mundano se preocupa por perder cosas, no importa cuán honorables o deshonrosas sean.

Este tipo de dolor mundano conduce a la muerte. Es letal porque fluye del mismo tipo de corazón que quería ver pornografía en primer lugar. Esta conexión es crítica para que usted entienda. Un corazón pecador que desea ver pornografía dice: tendré lo que quiera cuando quiera. No me importa si es dañino, si lastima a Dios o a los que amo. Tendré lo que quiera. Este tipo de corazón peca en busca de sus propios placeres. La tristeza mundana está obsesionada con mantener estos objetos de deseo egoísta. Todas las lágrimas y todo el dolor son en realidad por la pérdida de sus cosas. Estás llorando por las cosas que estás a punto de perder y que te gustaría conservar. Miraste la pornografía porque estabas viviendo la vida por ti mismo. Ahora estás triste porque estás a punto de perder cosas que te gustaría conservar. La orientación egocéntrica de tu corazón es la misma, ya sea que veas lujuriosamente la pornografía o que expreses con lágrimas en los ojos la tristeza del mundo. Es aterrador pensar que incluso nuestra pena por el pecado puede ser egoísta y pecaminosa.

Hay otro tipo de tristeza. Pablo lo llama tristeza piadosa. Puede parecer tan triste como la variedad mundana, pero algo muy diferente está sucediendo en el corazón. El dolor mundano es triste por perder las cosas del mundo, mientras que el punto central de la tristeza divina es Dios mismo. La tristeza divina se siente por la ruptura de la relación con Dios. Se le rompe el corazón por el hecho de que Dios ha sido afligido y ofendido. Las lágrimas de la tristeza divina fluyen de la tristeza de que la amorosa y santa ley de Dios haya sido quebrantada. Por supuesto, hay lugar en la tristeza divina para la pérdida de la familia, relaciones heridas u otras consecuencias. No tienes que amar las consecuencias prácticas del pecado. Sin embargo, el dolor de estos castigos no es lo que produce la tristeza divina; la tristeza divina está motivada y orientada hacia Dios

La tristeza divina produce arrepentimiento que conduce a la salvación de la cual no hay que arrepentirse. La tristeza divina produce vida. Marca un cambio desde el pecaminoso egocentrismo de ver porno y el igual egocentrismo de la tristeza mundana a una preocupación pura por Dios y vivir para su gloria. La persona llena de dolor piadoso tiene un corazón que quiere complacer a Dios en vez de a sí mismo. La tristeza divina motiva un cambio real y duradero.

Aunque Ryan y Dave se ven tristes por fuera, cosas muy diferentes están sucediendo por dentro, en sus corazones. Es una distinción que tiene todo que ver contigo y con tu propia lucha por liberarte de las garras de la pornografía. Cuando lees un libro como este, es muy probable que hayas producido lágrimas de un cuarto de galón en tu lucha. La pregunta apremiante para ti no es si Ryan y Dave tienen una tristeza mundana o divina. La pregunta más importante es, ¿qué dolor tienes tú? ¿Cómo puedes saber si tus lágrimas provienen de la preocupación por el mundo o de la preocupación por Dios?

Las Marcas De La Tristeza Piadosa

Aquí es donde 2 Corintios 7:8-11 se vuelve aún más práctico. Pablo no sólo destaca la diferencia entre el dolor sin vida y el dolor que da vida, sino que también describe en detalle cómo se puede notar la diferencia. Menciona seis marcadores diferentes para la tristeza piadosa.

1. La Tristeza Piadosa Es Sincera.

La tristeza mundana experimenta el pecado, se estremece ante el dolor y siente convicción por un tiempo. La tristeza mundana responde a esa convicción orando por un tiempo. La tristeza mundana está realmente decidida a luchar contra el pecado por un tiempo. El problema es que esta nueva convicción, esta dedicación a la oración y esta determinación emocional son de corta duración. El dolor de lo que has perdido (o el miedo a lo que podrías perder) se desvanece. Te das cuenta de que puedes vivir sin lo que has perdido o bien lo reemplazas con otra cosa. Una vez que esta comprensión llega, tu dolor desaparece como el aliento en una fría mañana de invierno.

La tristeza divina no es de corta duración. En cambio, es sincera. La tristeza divina se ocupa y busca fervientemente luchar contra el pecado en una batalla que dura y dura. El remordimiento bíblico por el pecado se extiende más allá de una momentánea mueca de dolor y una fugaz punzada de convicción. La tristeza divina está ocupada luchando contra la pornografía semanas, meses y años después de que la tristeza mundana haya abandonado la lucha. Si la tristeza que experimentas después de tu lucha con la pornografía no te lleva a una transformación real y duradera, entonces has experimentado la tristeza mundana y estás en una necesidad desesperada de cambio.

2. La Tristeza Divina Conduce a un Anhelo de Ser Limpio

Cuando tu tristeza fluya de un corazón orientado hacia Dios en vez de hacia ti mismo, estarás ansioso por limpiarte del pecado de la pornografía. La tristeza mundana se va y es rápidamente reemplazada por un renovado interés en la pornografía. Te encuentras en el camino de la indulgencia de nuevo. La tristeza divina anhela estar libre de la pornografía y busca ansiosamente maneras de erradicarla.

El anhelo de estar libre de la pornografía se expresa de dos maneras prácticas. Primero, buscas la responsabilidad. Necesitas ayuda en una lucha que es imposible luchar solo. La responsabilidad implica reclutar a otros cristianos que te ayuden a pensar en estrategias que no has considerado, que puedan controlarte activamente y que orarán diligentemente por ti. En segundo lugar, buscar con entusiasmo para limpiarte significa que buscas medidas radicales para asegurar que no tengas acceso a la pornografía. Este pecado esclavizante sólo es derrotado por medidas drásticas para cortarlo desde todos los ángulos.

La responsabilidad y las medidas drásticas se discutirán con más detalle en capítulos posteriores. Por ahora, entienda que si su tristeza no le lleva a abrirse a los demás y a cerrar su acceso a la pornografía, entonces su tristeza es el tipo de tristeza mundana que le conduce a la muerte.

3. La Tristeza Divina Conduce A La Indignación.

La tristeza divina produce indignación. Produce odio. La tristeza mundana produce odio, pero se dirige a otras cosas. La tristeza mundana odia las consecuencias del pecado. Las lágrimas de la tristeza mundana brotan de la vergüenza por la pérdida de un trabajo o ministerio, el disgusto por un cónyuge que piensa que eres terrible, la vergüenza por ser disciplinado por la escuela o los padres, o algún otro resultado doloroso del pecado. El odio de la tristeza mundana es el odio de ser atrapado.

La tristeza divina odia el pecado en sí mismo. La tristeza divina siente el horror de la desobediencia y llora por la realidad de un corazón que eligió la transgresión en lugar de la fidelidad. El fuerte dolor de la tristeza que conduce a la vida se produce por la conciencia punzante de que todo pecado quebranta el corazón de Dios, incluso si nadie más lo descubre. La tristeza mundana es triste porque la gente sabe de su pecado. La tristeza divina es triste porque Dios sabe de tu pecado. La tristeza mundana es triste por una relación interrumpida con el cónyuge, los hijos u otros. La tristeza divina es triste por una relación interrumpida con Dios. La tristeza es letal cuando se centra en uno mismo. Debemos arrepentirnos y decir con David: “Contra ti, contra ti solo he pecado” (Salmo 51:4).

4. La Tristeza Divina Conduce a un Estado de Alerta.

La tristeza divina produce alarma, una forma saludable de miedo. La tristeza mundana también produce alarma, pero está mal dirigida. El miedo a la tristeza mundana es el miedo a que la gente se entere. En la tristeza mundana no se ha tomado en serio y no se ha querido limpiar el pecado. Puede que hayas hecho una demostración de cambio, pero la sustancia nunca llegó. No te tomó mucho tiempo volver a mirar las mismas cosas que mirabas antes. Ahora vives con el temor de que la gente descubra -o vuelva a descubrir- que no eres real. Todo tu esfuerzo lo dedicas a que no te atrapen. Intentas esconderte en la oscuridad en lugar de exponer la oscuridad a la luz. Esto nunca llevará a un cambio duradero.

La tristeza divina no teme que la gente se entere de tu pecado. Más bien, teme que Dios, la única persona que en última instancia importa, siempre lo supo. Soy un hombre muy pecador con gran necesidad de la sangre de Jesús para perdonarme por todas las formas en que le he fallado a Dios. Cuando considero las formas en que he seguido pecando como cristiano, veo la arrogancia en mi corazón y soy consciente del daño que me hago a mí mismo en ese pecado. Siento el dolor que traigo a otros por mi pecado, y mi corazón se rompe por la decepción que mi pecado trae a Dios. Aunque soy pecador, Dios está lleno de perfección y pureza. No puede soportar mirar el egoísmo y la impureza del pecado. Estoy asombrado de que Dios me deje vivir durante esas temporadas de pecado. Aunque lo desafío, me da aliento, comida, refugio e innumerables otros regalos. La tristeza divina reconoce esta santa intolerancia al pecado. Es el miedo mezclado con la conciencia de la misericordia, de que Dios no nos dio el justo castigo que merecíamos.

5. La Tristeza Según Dios Lleva Al Anhelo Y La Preocupación Por La Restauración.

La tristeza divina está llena de anhelo y preocupación por las relaciones restauradas. Pablo alaba a los Corintios por su preocupación por ser restaurados para él después de que el pecado los distanciara el uno del otro (2 Corintios 7:7). El pecado nos separa de los demás, trayendo división en las relaciones, creando distancia en lugar de intimidad.

La tristeza divina se demuestra por una profunda preocupación por restaurar las relaciones que se rompieron. La tristeza divina es dolorosa por la cuña de separación que la pornografía trae entre tú y Dios. Anhela la restauración. La tristeza divina se rompe por la distancia que tu pecado ha creado en las relaciones con otros y anhela cerrar la brecha.

La tristeza mundana quiere dejar el pasado en el pasado. Predica sobre dejar el pasado en el pasado y dejar que los perros durmientes se acuesten. Cuando tus lágrimas resultan en que huyes de la gente en vez de ir hacia ellos, tus lágrimas son lágrimas mundanas. La tristeza mundana ignora a Dios en lugar de apoyarse más plenamente en su perdón y se siente cómoda con las relaciones rotas. La pena vivificante te infunde celo para restaurar cada una de las relaciones que se han roto. Tu dolor te lleva más profundamente dentro de ti mismo o hacia Dios y los demás.

6. La Tristeza Divina Conduce A Un Deseo De Justicia.

Una vez aconsejé a un hombre llamado Tyler que empezó a ver pornografía con la creencia equivocada de que él tenía el control. Aprendió por las malas que el pecado nunca te deja tener el control. El pecado es un amo severo, no un sirviente sumiso. A lo largo de los años, Tyler pasó más tiempo mirando formas más perversas de pornografía de lo que jamás pensó que fuera posible. Unas semanas antes de nuestro primer encuentro, fue arrestado por estar en posesión de pornografía infantil. Tyler necesitaba ayuda para cambiar, pero había una cuestión legal urgente que abordar.

Los oficiales que lo arrestaron habían cometido errores durante el arresto y establecieron un caso muy débil. El abogado de Tyler le aseguró que si iba a juicio y se declaraba inocente, podría ser fácilmente exonerado. Tyler se preguntó en voz alta qué pensaba que debía hacer. Mi única pregunta para él era si estaba o no en posesión de la pornografía. Admitió su culpabilidad ante mí. Le dije que podía declararse inocente si quería morir, pero que si quería vivir, debía declararse culpable y aceptar las consecuencias. Parecía sorprendido, hasta que le leí 2 Corintios 7:8-11. Tyler entendió mi punto de vista y se declaró culpable de su crimen.

Hacer lo que es correcto y justo no siempre te hace la vida más cómoda. Una prueba inmediata y crítica para saber si tu dolor es piadoso o mundano es si estás dispuesto a aceptar las consecuencias de tu pecado. Si es así, hay una gran posibilidad de que tu dolor sea del tipo piadoso que conduce a salvación. Si estás tratando de escapar de las consecuencias, hay una alta probabilidad de que tu tristeza sea del tipo mundano que se centra en ti.

Finalmente, Pablo escribe, “En todo momento han demostrado ser inocentes en este asunto”. Esta declaración podría sonar como si Pablo estuviera diciendo que los Corintios han demostrado ser inocentes de pecado. La inocencia no puede ser su enfoque, sin embargo, porque Pablo está describiendo su arrepentimiento del pecado. Al mostrar estas marcas de tristeza piadosa, los corintios demostraron ser inocentes no del pecado, sino de la tristeza mundana. La seriedad, el entusiasmo, la indignación, la alarma, el anhelo, la preocupación y el deseo de justicia de los corintios demostraron que no eran culpables de la clase de dolor que conduce a la muerte. En cambio, demostraron que su tristeza los había llevado al arrepentimiento y a la vida.

La Diferencia Entre Dave Y Ryan

Dos hombres fueron esclavizados a la pornografía. Cada uno lloró por su pecado, rogó a su esposa por otra oportunidad, suplicó perdón y juró cambiar. Pero hoy sólo uno está caminando con Cristo, dedicado a su esposa e hijos, y verdaderamente transformado.

Dave fue el hombre que realmente cambió después de la reunión inicial en mi oficina y ahora está totalmente restaurado en su familia. Siento decir que Ryan finalmente volvió a su pornografía, eventualmente comenzó a conocer mujeres en línea, y se convirtió en un peligro para su familia. Ahora está divorciado de su esposa y no se le permite acercarse a sus hijos, e incluso ha pasado un tiempo en la cárcel porque su hábito se ha convertido en una actividad ilegal. Las lágrimas de Dave lo llevaron a una convicción sincera porque eran lágrimas de Dios. Las lágrimas de Ryan no pudieron sostener un cambio real porque nunca pasó de desear las cosas del mundo a desear las cosas de Dios.

La gran diferencia entre Ryan y Dave, y entre la tristeza mundana y la divina, es Dios. La tristeza mundana ocurre cuando sientes el aguijón del pecado, pero aún conservas un amor egoísta por el pecado en tu corazón. La tristeza divina ocurre cuando estás atrapado por tu separación pecaminosa de Dios y deseas ser restaurado a él a cualquier costo.

Mientras luchas por la pureza con el poder de la gracia, debes esforzarte por imitar la tristeza divina de Dave. Una persona llena de tristeza piadosa es una persona orientada hacia Dios y tiene un corazón y emociones que se inclinan hacia él. La tristeza mundana está orientada hacia ti mismo y tu amor por las seguridades, comodidades y placeres del mundo.

Si reconoces que sólo tienes tristezas mundanas, necesitas un cambio radical. Tu corazón y tus emociones deben orientarse lejos de ti mismo y hacia Dios y su reino. Nunca estarás libre de la pornografía si todos tus esfuerzos por detenerte son expresiones recicladas de tu propio egoísmo. Mientras su dolor sea como su pecado y se centre en las cosas que quiere, volverá a la pornografía una y otra vez. Hasta que Dios sea tu principal preocupación, hasta que pecar contra él sea lo que te rompa el corazón, nunca volverás a la esquina.

Ya sea que estés plagado de una ausencia de dolor o la presencia de dolor mundano, la solución es la misma. Necesitas la gracia perdonadora y transformadora de Dios. Necesitas la gracia perdonadora por tener el tipo de respuesta equivocada a tu pecado y necesitas la gracia transformadora para tener el tipo de corazón roto que honra a Dios. Esas gracias pueden ser tuyas ahora, sólo por el hecho de pedirlas. Antes de seguir leyendo este libro, déjame animarte a buscar a Cristo y pedir su gracia para perdonar y cambiarte mientras luchas por la tristeza divina.

Luchando Por La Pureza Con El Poder De La Gracia

1. Pase un tiempo en una reflexión honesta, preguntando si has sido sinceramente entristecido en tu lucha con la pornografía. Si es así, ¿por qué has estado triste? ¿Es tu tristeza por las consecuencias de ser atrapado o por la ruptura de tu relación con Dios? Pídele a Dios que te ayude a ser honesto en tu respuesta. Ten en cuenta que si has tenido una lucha constante con la pornografía, tu tristeza es probablemente mundana. Escribe las verdaderas razones de tu tristeza.

2. Pasa tiempo en oración pidiendo la gracia perdonadora de Cristo por tu dolor mundano o por la ausencia de dolor. Pide la gracia transformadora de Cristo para llenar tu corazón con la tristeza piadosa por tu pecado de ver pornografía. Crees que al confiar en Cristo, él te dará lo que pides.

3. Para alimentar tu tristeza piadosa, medita en pasajes de las Escrituras como el Salmo 25, el Salmo 32 y Tito 2:11-15. Considera lo que estos pasajes enseñan sobre la bondad de Dios y el horror del pecado. Pídele a Dios que te ayude a sentir el peso del daño que tu pecado hace a tu relación con Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s