Confiando en el Carácter de Dios

Posted on

ESJ-blog 20201205_02

Confiando en el Carácter de Dios

por Bev Moore

No hay duda de ello, estamos viviendo en tiempos sin precedentes. Casi parece que el mundo está fuera de control. Hay tanto miedo, tristeza, ira y problemas en este momento que es difícil no perder la esperanza. Desde la pandemia, a las dificultades económicas, a las tensiones raciales, a la violencia en las calles, hay mucho que perturba nuestros corazones y mentes. Estamos experimentando aislamiento y soledad debido al distanciamiento social y a un contacto físico muy limitado. Tan poco de la vida se siente "normal" en estos días.

Estos problemas nos han llevado a cuestionar muchas de nuestras antiguas creencias. Muchos de nosotros creemos que eventualmente todo se arreglará, que la verdad prevalecerá, que se hará justicia, que se restaurará la paz. Es como si esperáramos que Dios muestre su mano fuerte y salve el día. No pensamos que tendríamos que esperar tanto tiempo.

Es cierto, como sabemos por el último libro de la Biblia, que un día todo se arreglará y Dios salvará el día. Un día, algún día, Dios nos dará un nuevo cielo y una nueva tierra, y Él morará con nosotros y seremos su pueblo. Apocalipsis 21:4 dice: “Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.”

Hasta ese día, ¿cómo deberíamos pensar y funcionar? ¿En qué deberíamos poner nuestra esperanza? ¿Cómo animamos a otros que están pasando por pruebas que nunca soñaron que tendrían que soportar? ¿Cómo nos animamos a nosotros mismos? Estos tiempos en los que todos nos encontramos son duros, pero debemos ser conscientes de que las cosas podrían ponerse más difíciles.

Como los hijos de Israel que vagaron por el desierto durante 40 años, nosotros también estamos experimentando un desierto propio. Dios condujo a los israelitas al desierto para humillarlos y probarlos para saber qué había en sus corazones, si cumplirían o no sus órdenes (Deuteronomio 8:2). Podemos sorprendernos por lo que las circunstancias actuales han revelado sobre nuestros corazones. Dios orquesta nuestras circunstancias para revelar nuestro carácter. Es fácil confiar en Dios cuando los cielos son azules, los pájaros cantan, y todo parece correcto en nuestro pequeño mundo. ¿Cómo vamos con la confianza en Dios en estos días?

Durante estas tormentas de la vida, necesitamos un ancla para nuestras almas. Esa ancla tiene que ser la verdad de lo que Dios nos ha revelado sobre sí mismo, sobre Su carácter. Demasiado a menudo queremos determinar cómo es Dios a través de nuestras circunstancias. Nuestras circunstancias nunca fueron pensadas para ser usadas para evaluar el carácter de Dios.

Si queremos ver el carácter de Dios, cómo es realmente, debemos mirar la vida de Jesús como se revela en las Escrituras. Dios se nos revela en la vida de su Hijo. Jesús le dijo a su discípulo Felipe que cualquiera que haya visto a Jesús ha visto al Padre (Juan 14:9). Aquí hay algunos pasajes que nos dan una idea del carácter de Dios:

1. Jesús nos muestra el amor de Dios al morir en la cruz para redimirnos (Juan 3:16; Romanos 5:8).

2. Jesús nos muestra la compasión de Dios al sanar a los enfermos, alimentar a los hambrientos y permitir que los pecadores se acerquen a Él (Mateo 8:14-17; Marcos 8:1-10; Mateo 9:9-13).

3. Jesús nos muestra la gracia de Dios al perdonar a los que le negaron y abandonaron (Juan 21:15-17).

4. Jesús nos muestra la fidelidad y la bondad de Dios al decirnos qué esperar en este mundo y cómo nos proveerá (Juan 16:33; Juan 14:16-18).

5. Jesús nos muestra la misericordia de Dios cuando muestra su bondad con los marginados (Juan 8:3-11; Juan 4:7-26).

6. Jesús nos muestra el gobierno soberano de Dios sobre toda la creación y todo lo que sucede en el mundo (Lucas 8:24; Juan 9:3; Juan 19:11a). Dios controla las tormentas y las dificultades que encontramos en esta vida.

Al centrarnos en el verdadero carácter de Dios, podemos encontrar esperanza en las promesas de Dios para ayudarnos a perseverar.

1. Dios promete que está haciendo una buena obra en nuestras vidas en este momento (Filipenses 1:6).

2. Dios promete que usará nuestras difíciles circunstancias para conformarnos a la semejanza de su Hijo (Romanos 8:28-29).

3. Dios promete estar siempre presente con nosotros en nuestro problema y nunca dejarnos o abandonarnos (Salmo 46:1; Hebreos 13:5). Puede parecer que Dios ha olvidado o no ve, pero Él siempre está con nosotros.

4. Dios promete estar cerca de los quebrantados de corazón mientras clamamos al Señor en nuestro dolor y confusión (Salmo 34:18). Dios nos ha dado Salmos de lamento para ayudarnos a poner palabras a nuestras heridas y temores y nos invita a venir a Él.

5. Dios promete consolarnos en medio de nuestros problemas (2 Corintios 1:4).

6. Dios promete usar las circunstancias para refinar nuestra fe y probarla como genuina para que resulte en alabanza, gloria y honor cuando Jesucristo sea revelado. (1 Pedro 1:6-7).

7. Dios promete disciplinar a los que ama (Hebreos 12:10-11). La disciplina no es agradable, pero al estar nuestros corazones expuestos a las cosas temporales a las que nos aferramos, aprenderemos a valorar verdaderamente aquellas cosas que poseen un valor eterno (2 Corintios 4:17-18)

Hay tantas cosas que podrían tentarnos a desesperarnos, y es fácil sentirse abrumado por lo que está pasando ahora y lo que podría pasar en el futuro. Es vital recordar que no estamos solos en nuestras situaciones. Tenemos que ser fieles para mantener nuestros corazones y mentes enfocados en el Señor.

El carácter de Dios no ha cambiado. Dios sigue en su trono, sigue en control soberano, y sigue y seguirá siendo bueno. El propósito de Dios para sus hijos nunca renuncia, sin importar las circunstancias actuales. Centrándonos en el verdadero carácter de Dios, y por su gracia y a través de sus promesas, perseveraremos en estos días difíciles.

Dios usará estos tiempos difíciles para revelar lo que pasa en nuestros corazones y donde hemos puesto nuestra esperanza. Necesitamos ser fieles para crecer en nuestro conocimiento de las Escrituras para que perseveremos y estemos preparados para lo que está por venir mientras nos regocijamos en la esperanza y la gloria de Dios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s