Proverbios 22:6—¿Promesa…o Advertencia?

Posted on

ESJ-blog 20200619_01

Proverbios 22:6—¿Promesa…o Advertencia?

POR DAN PHILLIPS

La Tradición

En el capítulo 8, llamé a Proverbios 22:6 una “advertencia.” Cuando escribí eso, en mi mente pude escuchar a algunos lectores estallar:

“¿Advertencia? Pero… ¡me encanta ese versículo! Es una promesa preciosa. Significa que, si le enseño a mi hijo acerca de Dios, y luego se aleja de Dios en el momento en que tiene la posibilidad de elegir, de todos modos se salva, y eventualmente regresará a Dios. Incluso le dije eso al pequeño Bucky. ¿Estás diciendo que me equivoqué?”

Si ese es su entendimiento de este versículo, agárrese a su sombrero. A mi juicio, éste es uno de los versículos de la Biblia que más se utilizan (y se traducen mal). Pero es un versículo importante, dado lo mucho que los padres se preocupan por sus hijos.

Hildebrandt lo ha dicho así: “Este proverbio ha aportado ánimo, esperanza, ansiedad y culpa a innumerables padres que se han enfrentado a la incertidumbre y la confusión de la crianza de sus hijos.”[1] La pregunta que quiero plantear y responder es: ¿Es este versículo una promesa o una advertencia?

Analicemos una serie de traducciones de Proverbios 22:6-

Educa al niño en el camino que debe seguir

y cuando sea viejo, no se apartará de él. (KJV)[2]

Instruye a los niños en el buen camino

y cuando sean mayores no se desviarán. (NRSV)

Instruye al niño en el camino que debe seguir, [3]

y cuando sea mayor no se apartará de él. (NAS)

Enseña a los niños el camino que deben seguir,

y aun cuando sean viejos no se apartarán de él. (TNIV)

Educa al niño de acuerdo con sus necesidades vitales;

incluso cuando sea viejo no se desviará de él. (MLB)

Enseña al niño el camino en que debe andar,

y aun cuando sea viejo no se apartará de él. (LBLA)

Aunque las versiones muestran algunas variaciones, son casi unánimes en añadir un modificador a “camino” en la línea A. Es decir, las traducciones toman “camino” como específicamente el camino correcto, el camino moralmente obligatorio: “el camino que debe seguir” o “el camino correcto.”

Lo Esencial

Pero ahora, por el contrario, considere una traducción extremadamente literal:

Inicia [4] al niño en la boca de[5] su camino;

incluso cuando sea viejo no se apartará de él.

Muy diferente, ¿no? La escueta redacción está llena de interrogantes. ¿Cómo es que “iniciar” significa “entrenar”? ¿A dónde va el “debe ir”? Sólo dice “su camino,” sin modificador más allá del pronombre, sin “bueno” o “correcto” o “debería ir.” ¿Qué tipo de camino es “su camino”? ¿El camino de quién? ¿El de Dios? ¿El camino del niño? Sólo soy un padre. ¿Qué se supone que debo hacer? ¡Ayuda!

Tradicionalismo

Al iniciar nuestro estudio, pues, tomemos nota de las perspicaces palabras de Douglas Stuart: “Cuanto más conocida es una expresión de la Biblia, más vacilan las traducciones modernas en apartarse de ella.”[6] Stuart tiene toda la razón.

Dicho esto, comencemos nuestro estudio, un examen que ilustrará la corrección del punto de vista de Stuart, particularmente cuando se trata de las conocidas palabras de Proverbios 22:6.[7]

DOS PUNTOS DE VISTA POPULARES

La Opinión de la Mayoría

El Significado del Punto de Vista

¿Qué debemos hacer los padres, según este punto de vista? Debemos educar al niño en el camino que debe seguir. ¿Qué camino es ese? Es el camino de Dios, el camino de la sabiduría y la justicia.

Para obtener ese significado, debemos tomar la expresión literal del hebreo “su camino” y sustituir “su” por algún tipo de modificador, como “bueno” o “correcto” o “debe ir.”[8] Obsérvese que la mayoría de las traducciones enumeradas anteriormente modifican “camino” de forma muy similar. En concreto, observe en que muchas traducciones incluyen alguna forma de la frase “el camino que debe seguir.”[9] Asimismo, los comentaristas afirman que la referencia debe ser al camino correcto, el camino adecuado, el camino de la sabiduría.[10]

Promesa Absoluta

¿Qué ocurrirá si traducimos y entendemos el versículo de esta manera? Para muchos cristianos, Proverbios 22:6 nos da una promesa irrefutable.[11] Salomón permite aquí supuestamente que nuestro hijo pueda sembrar su avena salvaje en la adolescencia o al principio de la edad adulta. Aun así, se anima a los padres piadosos a que se aferren a la promesa de este versículo de que el hijo se volverá un día. Tal vez ocurra cuando sea literalmente “viejo,” en una conversión al estilo del lecho de muerte, o en una reconversión. Aunque el muchacho se desvíe, un día volverá a las enseñanzas de su infancia.[12] Es una “promesa preciosa.”[13]

Principio general prometedor

La forma absolutista de este punto de vista no es fácil de encontrar impreso, ni siquiera entre los partidarios el “camino” modificador como se ha sugerido anteriormente. Sin embargo, Waltke utiliza el lenguaje de la promesa: “En resumen, el proverbio promete al educador que su iniciativa moral original, y temprana, tiene un efecto permanente en la persona para bien.” Sin embargo, Waltke añade: “Pero esa no es toda la verdad sobre la educación religiosa.”[14]

Sin embargo, la exposición de Waltke va en la línea de presentar el proverbio como un principio asegurado. Se señala la palabra traducida “incluso,” y (en contra de la opinión popular) opina que “probablemente pretende evitar la interpretación errónea de que puede haber un lapso moral entre la dedicación y la vejez.”[15]

La mayoría de los comentaristas señalan correctamente que Proverbios presenta principios y aforismos, no promesas legales. Por ejemplo, John A. Kitchen es partidario de el “camino” modificador como en el caso anterior.[16] Pero Kitchen se pregunta a continuación: “¿Exige esto de forma dogmática que, si se emplea una crianza adecuada, todos los niños de la casa caminarán con Dios de forma obediente?” La respuesta de Kitchen es sensible y pastoral, ya que recuerda tanto la naturaleza de principio general de los proverbios como el misterio de la interacción entre la soberanía de Dios y la voluntad humana.[17]

Resumen

La opinión mayoritaria considera que Proverbios 22:6 es una promesa de que, si un padre educa bien a un hijo, ese hijo se quedará con esa educación. Este es el punto de vista dominante, imbuido con la fuerza y la tenacidad de la tradición y el sello de la amada KJV. Si la verdad se decidiera por el voto de la mayoría, la interpretación de la “preciosa promesa” ganaría ampliamente.

Sin embargo, hay razones significativas y convincentes para rechazar el punto de vista mayoritario.

Los Problemas el Punto de Vista Mayoritario

Veo al menos dos fallos importantes en la opinión mayoritaria.

Primero: adiciones injustificadas

Este defecto es casi fatal, por sí mismo. Es simplemente esto: Salomón no proporcionó ningún modificador más allá del pronombre. Así es. No hay nada en el texto hebreo -ni una palabra, ni una sílaba, ni una pizca- que corresponda o justifique el “debe ir” que la mayoría de las traducciones insertan.[18] La única palabra que modifica “camino” es el sufijo pronominal que significa “su” (darkô). Esto es un simple hecho de lectura, no una afirmación interpretativa.[19]

¿”Su camino” = “el camino de Dios”? ¿De quién es “su” camino? El texto original no proporciona nada parecido a una “S” mayúscula para decirnos si es “su camino” (es decir, el camino del niño), o “Su camino” (es decir, el camino de Dios). De hecho, el texto hebreo no tiene mayúsculas, por lo que tal indicación no es ni siquiera una posibilidad.[20] Por lo tanto, el texto hebreo no indica ni puede indicar su significado mediante la variación de la letra.

Sin embargo, ahora debemos preguntar: ¿Qué es lo que la redacción del propio versículo habría sugerido que “su camino” significaba el camino de Dios? Recuerde, estos proverbios no tienen contexto, per se. Están solos. No podemos ir a los versículos anteriores o posteriores para averiguar de quién es “su camino,” como podríamos hacer en una epístola o en una narración. Sin embargo, podemos consultar el contexto del libro más amplio para ver si una determinada interpretación choca con el pensamiento del autor.

¿El camino de quién? Dicho esto, ¿sugiere el propio proverbio un referente para “su”? En efecto, lo hace. “El niño” es el referente más cercano: instruya al niño según su camino (es decir, el del niño), escribe Salomón. En términos del propio versículo, “su camino” no es difícil ni ambiguo. Lo que tenemos en mente es el camino del muchacho.

Podemos precisar esto aún más. Cuando me enfrento a opciones interpretativas difíciles, siempre me resulta útil preguntarme: ¿Cómo se podría haber dicho mejor cada punto de vista que compite? Si el escritor bíblico hubiera querido decir lo que sugiere esta interpretación -su camino piadoso, su camino sabio, su camino bueno-, ¿son éstas las mejores palabras en el mejor orden? ¿O podría haberlo dicho de forma más clara y menos ambigua?

Lamentablemente, Longman deja de lado este principio. Para empezar, su traducción es extraña, en el mejor de los casos:

“Educa a los jóvenes [sic] en su [sic] camino;

Entonces, cuando [sic] envejezcan, no se apartarán de él.” [21]

En su comentario, Longman señala que el versِículo “tiene algunas ambigüedades incorporadas” pero continúa diciendo que las traducciones tienen razón al añadir modificadores como “bueno,” “correcto” o “debe ir”[22], eliminando así la ambigüedad diseñada. Salomón fue deliberadamente ambiguo, dice Longman… ¡pero lo arreglaremos por él!

Hay que preguntarse hasta qué punto es firme la base para ser más específico de lo que Salomón, el autor inspirado, eligió ser. No es firme en absoluto, creo.

Preguntemos, entonces: ¿Cómo podría Salomón haber expresado más claramente la opinión de la mayoría? ¿Cómo podría haber dicho “según el camino que debe seguir,” o “el camino de Dios,” como sostiene esta interpretación?

Segundo: expresiones hebreas alternativas más claras disponibles

Salomón podría haber expresado claramente la opinión mayoritaria de bastantes maneras diferentes. Después de la analogía posterior de Isaías 48:17, Salomón podría haber añadido el verbo yēlēḵ (“caminará” o “debería caminar”), lo que habría comunicado el significado representado en la KJV y otros.

Así dice Yahvé, tu Redentor, el Santo de Israel: “Yo soy Yahvé, tu Dios, el que te enseña a sacar provecho, el que te hace pisar el camino que debes andar [maḏrîḵaḵā beḏerek tēlēk]". (DJP)[23]

Aunque eso habría hecho que el versículo fuera largo para un proverbio, no habría sido imposiblemente largo. [24]

O bien, Salomón podría haber utilizado la frase que su padre empleó en el Salmo 25:12 (énfasis añadido).—

Quién es el hombre que teme a Jehová?

A él instruirá en el camino que debe elegir [beḏerek yiḇḥār].

Sin embargo, es de suponer que Salomón podría haber utilizado la redacción de estos versos del Salmo 119[25] (énfasis añadido).—

Me he gozado en el camino de tus testimonios
Más que de toda riqueza. (119:14)

Hazme entender el camino de tus mandamientos,

Para que medite en tus maravillas. (119:27)

Escogí el camino de la verdad;

He puesto tus juicios delante de mí. (119:30)

Por el camino de tus mandamientos correré,

Cuando ensanches mi corazón. (119:32)

Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos,

Y lo guardaré hasta el fin. (119:33)

Frases más claras dentro de los Proverbios. Son bastantes opciones, cualquiera de las cuales habría dado el sentido de la opinión mayoritaria. Pero no necesitamos desviarnos de los propios Proverbios para encontrar formas alternativas. Si hubiera querido decir algo distinto al camino del niño, Salomón podría haber sustituido el sufijo pronominal por cualquiera de los siguientes (énfasis añadido):

Así andarás por el camino de los buenos,

Y seguirás las veredas de los justos. (2:20)

Por el camino de la sabiduría te he encaminado,

Y por veredas derechas te he hecho andar. (4:11)

Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz,

Y camino de vida las reprensiones que te instruyen, (6:23)

Dejad las simplezas, y vivid,

Y andad por el camino de la inteligencia. (9:6)

El camino de Jehová es fortaleza al perfecto;

Pero es destrucción a los que hacen maldad.. (10:29)

Corona de honra es la vejez

Que se halla en el camino de justicia. (16:31)

El hombre que se aparta del camino de la sabiduría

Vendrá a parar en la compañía de los muertos. (21:16)

Es un conjunto impresionante. Salomón tenía una gran variedad de opciones para dejar claro que “el camino” aquí es el buen camino, el camino de Dios, no el camino de los niños. No utilizó ninguna de ellas. En cambio, habló explícitamente de “su camino,” es decir, el camino del niño innatamente necio y pecador.

Por lo tanto, dado que (A) el hebreo no incluye las palabras que muchas versiones insertan, y que (B) Salomón podría haber escrito ese sentido claramente si hubiera querido hacerlo, ¿por qué tantas versiones incluyen las palabras? Recordemos una vez más la sabia observación de Stuart: “Cuanto más conocida es una expresión de la Biblia, más vacilan las traducciones modernas en apartarse de ella.”[26] Los viejos hábitos son difíciles de erradicar, incluso (¿especialmente?) para los comités de traducción.

Sin embargo, estamos a punto de ver que cuanto más examinamos las pruebas, menos probable parece la traducción tradicional mayoritaria.

El Punto de Vista de la Edad-Apropiada

Este punto de vista no es tan popular como el de la mayoría, pero tiene sus defensores. Reconoce que el “camino” es el del niño, lo que supone una mejora respecto a la opinión mayoritaria. Si admitimos que “su camino” es “el camino del niño,” ¿cuáles son las implicaciones?

Este punto de vista defiende la postura de que la educación del niño debe ser sensible a la edad.[27] No hay que esperar las capacidades de un adolescente en un niño pequeño. Hay que tener en cuenta el nivel de comprensión y capacidad del niño. El sentido sugerido es “de acuerdo con las capacidades físicas y mentales del joven en desarrollo.”[28] Garret defiende este punto de vista, pero a continuación introduce sigilosamente la opción anterior: “hay que entrenar a un niño utilizando vocabulario, conceptos e ilustraciones que un niño pueda entender…. hay que empezar a instruir a un niño en los principios elementales del bien y del mal tan pronto como sea posible.” [29]

Sin duda, hay sabiduría en este pensamiento. Pero, ¿es lo que quería decir Salomón? Probablemente no, por al menos tres razones.

En primer lugar, esta interpretación simplemente no da sentido a la línea B. Piensa en el significado resultante de todo el versículo: haz que el niño empiece de una manera apropiada para su edad; incluso cuando sea mayor, no se apartará de… ¿de qué? ¿De la manera apropiada a su edad? ¿De sus habilidades? ¿Será siempre como un niño de cinco años, de siete o de doce? Y si ese punto de vista tiene sentido, ¿merece la pena decirlo? Como Clifford observa tersamente, este punto de vista “descuida la distinción joven/viejo del dicho y es banal.”[30]

En segundo lugar, si se insiste en que el sentido es “no se apartará de su formación” en lugar de “de su camino,” remontándose a una definición insuficientemente justificada del verbo que inicia el versículo, mi respuesta sería triple:

1. “De él” se refiere más naturalmente a “según su camino” al final de la línea A, no a “Instruye,” al principio. El versículo no es quiástico.

2. El verbo significa simplemente “Instruye;” la noción de “formación” es, en el mejor de los casos, derivada y no enfatizada. Así, incluso si estamos dispuestos a retroceder hasta el comienzo del versículo, tendría que significar “no se apartará del comienzo que se le dio.”

3. Este significado (su edad-capacidad) no se ajusta a los usos de “su camino” en Proverbios, como voy a mostrar.

En tercer lugar, este punto de vista está en desacuerdo con los otros usos que hace Salomón de “su camino” en Proverbios. Permítanme explicar e ilustrar.

¿Cuál es el significado de “su camino” en Proverbios?

Cabe preguntarse si los traductores se vieron influidos por la forma en que Salomón utiliza “su camino” en Proverbios. ¿Quizás haya algún matiz especial que indique que “su camino” = “el camino de Dios,” o “el camino correcto”?

Esta forma exacta de la palabra, darkô,[31] aparece ocho veces en Proverbios.[32] En cada uno de esos casos, significa exactamente lo mismo. No hay ninguna variación. La palabra siempre significa “el camino que [la persona] elige,” a menos que algo cercano indique expresamente lo contrario.

Aquí están las otras siete ocurrencias (excluyendo 22:6):

“El Señor me poseyó al principio de su camino, [lit. "de Su camino", es decir,. el camino que Él eligió tomar],

antes de sus obras de tiempos pasados.” (8:22)

La justicia del íntegro enderezará su camino, [es decir, su estilo de vida elegido]

pero el impío caerá por su propia impiedad. (11:5)

La sabiduría del prudente está en entender su camino, [es decir, el camino que elegirá],

mas la necedad de los necios es engaño. (14:8)

La mente del hombre planea su camino, [es decir, el camino que elegirá]

pero el Señor dirige sus pasos. (16:9)

La senda de los rectos es apartarse del mal;

el que guarda su camino [es decir, su camino, sus elecciones y acciones] preserva su alma. (16:17)

La insensatez del hombre pervierte su camino [es decir, de la manera que él elija],

y su corazón se irrita contra el Señor. (19:3)

Por el Señor son ordenados los pasos del hombre,

¿cómo puede, pues, el hombre entender su camino [es decir, el propio camino del hombre, el curso de la vida]? (20:24)

Obsérvese que todos los casos se refieren a la forma elegida por el sujeto, sin ninguna connotación moral/espiritual inherente a la propia palabra. Obsérvese también que en todos los casos, con la única excepción formal de 16:17, “su” está especificado por un sustantivo que se nombra en la misma línea. En ningún caso el referente de “su” es un actor no mencionado en el versículo -como debemos suponer del 22:6 solamente, si tomamos “su camino” como significando “el camino de Yahvé” o “el camino de Dios.”

Significado resultante de “su camino”

Todo esto nos lleva a esta conclusión: en todos los demás usos, darkô significa “el camino que [la persona] elige.” Por lo tanto, como simple hallazgo de exégesis, lo más probable es que “educar al niño según su camino” en 22:6 signifique “según el camino que elija,” como en todos los demás versículos. ¿Se nombra el referente de “su” en la línea A? Sí, así es: “un niño.”

Como lectura más sencilla, la “navaja de Occam” favorecería esta interpretación. Si Salomón hubiera querido expresar otra idea, hemos visto que podría haberlo hecho sin ambigüedad de cualquiera de las diversas maneras.

Pero… ¿tiene eso sentido?

Los datos sobre “su camino” son bastante claros. Pero ahora parece que tenemos un problema de interpretación. Si “su camino” significa “el camino que el niño elige,” el versículo parece chocar con el resto de Proverbios. Como hemos visto (y reiteraremos), los Proverbios desaconsejan uniformemente que se deje a un niño hacer lo que quiera, advirtiendo con firmeza contra tal indulgencia. Dejar que los niños se salgan con la suya es una receta para el desastre, en muchos niveles. Sin embargo, aquí Salomón dice: “Haz que el niño se salga con la suya.” ¿No es una contradicción?

De hecho, no, no es una contradicción. Pero antes de desenredar el nudo, veamos otro punto de vista.

Punto de Vista de la Formación Adaptativa

Lo que yo llamo el punto de vista de la “formación adaptativa” es una variación del punto de vista de la “edad adecuada,” arriba mencionado. ¿Cuál es el significado de Proverbios 22:6 según esta interpretación?

La Explicación

El verbo traducido “instruye” se explica como crear un gusto o una sed dentro de un niño.[33] Se ha sugerido más específicamente que este verbo hebreo significa que los padres deben dar al niño un sabor dulce de la fe cuando son jóvenes.[34]

La preposición “en” es explicada por Swindoll de una manera que parece tratar de combinar en consonancia con, en co-operación con, de acuerdo con, y así según su camino.[35]

El sustantivo “su camino” se explica extensamente como la manera, el modo, las características, el temperamento, la vocación, la individualidad o incluso la inclinación del niño.[36] El erudito del Antiguo Testamento J. Barton Payne dijo que el versículo “se traduce tal vez con más exactitud, ‘Educa al niño según su camino [es decir, por métodos que se adaptan a sus propios intereses y capacidades especiales], y [entonces] incluso cuando sea viejo no se apartará de él.”[37] Swindoll es enfático en que no es el camino de los padres el que debe gobernar, es el camino del niño, como él lo explica.[38] Otros insisten en que es el deber de los padres fortalecer los intereses, hábitos y habilidades individuales del niño.[39]

Los Problemas con el Punto de Vista de la Formación Adaptativa

Sin embargo, esta interpretación tiene problemas fatales.

En cuanto al verbo

Por ejemplo, la explicación de este punto de vista del verbo traducido como “entrenar” es irremediablemente confusa, y se confunde aún más al introducir significados que nunca se encuentran en los usos bíblicos del término. Como explicaré en un momento, la etimología no siempre determina el significado de una palabra. Tampoco es válido tomar una cesta llena de sentidos y sugerir que un uso los combina todos.[41]

Cada uno de los usos bíblicos (aparte de Proverbios 22:6) se refiere a la dedicación de algún edificio, como veremos. El significado es comenzar, iniciar, inaugurar.

En cuanto al sustantivo

Remontarse a la etimología especulativa de una palabra (hebreo d-r-k, “inclinar”), cuando el propio sustantivo nunca se utiliza de ese modo, es una forma poco acertada de abordar la interpretación.[42] Hay que tener siempre presente que los escritores son comunicadores, no etimólogos. Utilizan las palabras en el sentido en que las emplean sus lectores, no en función de un hipotético origen en un oscuro pasado.

Por ejemplo, si se pudiera demostrar que “lindo” tenía un origen en el sentido de “piernas arqueadas,” no tendríamos ninguna base para decir que los hombres que llaman a las jóvenes “lindas” están diciendo realmente que tienen piernas arqueadas. Una palabra significa el uso empleado para significar, no lo que su raíz pudo significar originalmente para generaciones ya fallecidas.

Por lo tanto, el fundamento para ver la palabra hebrea directa y muy común dereḵ (“camino”) con el significado de “inclinar” simplemente no existe. Más específicamente, como hemos visto, “su camino” en Proverbios siempre denota el camino que la persona elige para ir o vivir. Y Salomón aconseja uniformemente no dar a un niño su camino. Versículo tras versículo advierte que no dejemos que nuestros hogares se conviertan en hogares centrados en los niños y dirigidos por ellos.

La vara y la reprensión dan sabiduría,

pero el niño consentido avergüenza a su madre. (29:15)

La necedad está ligada al corazón del niño;

la vara de la disciplina la alejará de él. (22:15)

El camino del necio [43] es recto a sus propios ojos,

mas el que escucha consejos es sabio. (12:15)

En cuanto a la idea

La idea de que los padres sigan las inclinaciones o habilidades de un hijo simplemente no se encuentra en Proverbios. Longman observa correctamente que la opinión “claramente no estaría apoyada por la comprensión del resto del libro de que se necesita trabajo, disciplina e incluso coerción física para animar a una persona a tomar la dirección correcta en la vida.”[44]

En cuanto al resumen

Además, existe el problema de que esta idea es irremediablemente confusa. ¿Qué deben hacer exactamente los padres? ¿Se supone que los padres deben adaptar su educación al temperamento de su hijo… para someterlo? Pero, si el niño determina lo que hacen los padres, entonces ¿quién se somete a quién? Así, es difícil que los padres o las madres sepan exactamente qué es lo que aconseja este punto de vista.

Y lo que es más perjudicial, ¿cuál será el resultado? El versículo dice: Educa al niño según su camino (es decir, su temperamento, su “inclinación” natural, según este punto de vista), y aunque crezca, no se apartará de “ello.” Si el niño no se apartará de él, entonces: ¿qué es “ello”? Si “su camino” en la línea A significa “su inclinación natural,” entonces ¿qué es lo que el niño no dejará de hacer en la línea B?

¿Sugiere esta opinión que el niño no se apartará de su temperamento? Si es así, ¿qué sentido tiene? ¿Y si el temperamento del niño es perjudicial? ¿Qué pasa si tiene mal genio, es perezoso o impulsivo? ¿No nacemos todos pecadores y, por lo tanto, nacemos con temperamentos que, en el mejor de los casos, son problemáticos? ¿No significaría esto que debo armonizar mi educación con el temperamento pecaminoso y destructivo de un niño?

Nos vemos obligados a concluir que el punto de vista de la formación adaptativa no hace realmente justicia a la redacción del versículo ni al contexto de la Escritura; además, acaba por no tener mucho sentido.

PUNTO DE VISTA DE ADVERTENCIA (PREFERIDA)

Traducción

Extremadamente literal: Inicie a [45] -el-niño-en-la-boca-de-su-camino;

Incluso cuando sea viejo, no se apartará de él.

Traducido: Inicia a un joven según su propio camino;

aunque envejezca, no se apartará de él.

Paráfrasis interpretativa: “Inicia a un joven según su propio camino

-y nunca se apartará de él.”

Interpretación

Veamos esto cláusula por cláusula:

“Inicia”

Significado y uso

El verbo traducido como “iniciar” es חֲנֹ֣ךְ (ḥanōk). Significa iniciar, inaugurar o dedicar (en el sentido de dedicar una casa en su primer uso). Sólo se utiliza cinco veces en el Antiguo Testamento, siempre con algún tipo de edificio como objeto -excepto en Proverbios 22:6.[46] Naudé observa correctamente: “Aunque suele traducirse como dedicar, una traducción más precisa es comenzar, iniciar o inaugurar.”[47]

Deuteronomio 20:5 nos dará una idea del uso canónico habitual del verbo.

Y los oficiales hablarán al pueblo, diciendo: «¿Quién es el hombre que ha edificado una casa nueva y no la ha estrenado[ḥanâḵô]? Que salga y regrese a su casa, no sea que muera en la batalla y otro la estrene [yaḥneḵennû].”

Entenderemos mejor el versículo después de situarlo en su contexto. En los versículos 5-7 de Deuteronomio 20, hay tres categorías humanitarias de exención del servicio en una guerra. Cada una implica algo que un hombre ha logrado, pero no ha tenido la oportunidad de “ponerse en marcha”:

1. El primero es un hombre que ha construido una casa nueva, pero que aún no ha vivido en ella ni la ha acondicionado (v. 5).

2. El segundo es un hombre que ha plantado una viña, pero aún no ha podido aprovechar sus frutos (v. 6).

3. El tercero es un hombre que se ha comprometido a casarse, pero aún no ha consumado su matrimonio (v. 7).

En el contexto, pues, el versículo 5 no debe hacernos pensar en una ceremonia formal de “dedicación,” sino en el simple hecho de empezar a usar la casa.[48] Este mandato constituye una oferta de exención de gracia a los futuros soldados que habían construido casas nuevas, pero que aún no habían empezado a vivir en ellas. La idea es que no se habían instalado en estas nuevas casas, no las habían puesto en marcha, no las habían levantado y puesto en marcha como hogares. Además, los hombres no habían tenido la oportunidad de hacer las casas totalmente aptas y habitables para sus familias.

Aparte de Proverbios 22:6, los únicos otros usos de este verbo son 1 Reyes 8:63 y 2 Crónicas 7:5. Ambos tratan de la dedicación o inauguración del Templo por parte de Salomón, que llevó a cabo ofreciendo un gran número de sacrificios. Claramente, el énfasis no está en una ceremonia de dedicación en sí, sino en el hecho de que Salomón puso en marcha el Templo, lo puso realmente en funcionamiento al servicio de Yahvé.

Idea fundamental del verbo

El verbo, por tanto, tiene el significado de poner algo en marcha, iniciarlo, hacerlo funcionar. No hay nada inherente que sugiera ceremonias, ni mucho menos frotar el paladar con dátiles o un entrenamiento continuado per se, como algunos han sugerido. Aplicado a Proverbios 22:6, significaría simplemente poner en marcha a un muchacho, ponerlo en marcha, hacerlo funcionar, según su propio camino.

“al Joven” [49]

El sustantivo na’ar se utiliza en más de 250 versículos del Antiguo Testamento. Simplemente no es posible dar un significado refinado y preciso a la palabra. Como señala Hildebrandt:

.. el rango de edad es tan diverso que la edad no puede ser el foco principal de la palabra. Se utiliza para la infancia: para un niño que aún no ha nacido (Jue 13:5-12); para uno que acaba de nacer (1 Sam 4:21); para un niño que aún no ha sido destetado (1 Sam 1:22); o para un bebé de tres meses (Éxodo 2:6). Sin embargo, José a los 17 años -ya un hombre en esa cultura- también es llamado un [na’ar] (Gn 37:2). Cuando tiene 30 años -seguramente más allá de la infancia- se le sigue llamando [na’ar] (Gn 41:12, 46).[50]

El sustantivo na’ar se utiliza otras siete veces en Proverbios.[51] En todas las ocasiones representa a un niño que necesita instrucción. En 1:4 y 7:7, es paralelo a “el crédulo” (peṯayim). En 20:11 el joven es un niño que debe revelar su carácter por sus actos. En 22:15 vemos a un niño cuya densidad innata debe ser expulsada mediante la disciplina. En 23:13, es un niño al que el padre no debe negar la disciplina. En 29:15, se trata de un niño que avergüenza a su madre porque se ha salido con la suya.

Así que optamos por “joven” para destacar la inmadurez, sin ser demasiado específicos.

“Según”

La frase hebrea ‘al-pî muy literalmente “en la boca de.” Es, por supuesto, una expresión idiomática, que no debe tomarse más literalmente que nuestra frase “en la boca de.” Considere tres usos comunes en las Escrituras anteriores a Salomón:

1. Se refiere a la norma, la medida y el factor de control,[52] con la idea de según la medida de, según (Gn. 43:7; Éxodo 34:27; Lev. 24:12; 27:8, 18; Dt. 17:10-11).

2. Según el mandato de (Génesis 45:21; Éxodo 17:1; 38:21; Números 3:16, 39, 51; 4:27; Josué 19:50; 22:9).

3. En la boca de (Jos. 10:27 [una cueva]).

Esta frase, por tanto, responde a la pregunta: ¿Cómo iniciar a este niño? Respuesta: tras una determinada medida o norma. Entonces debemos preguntarnos: ¿Tras de qué norma? La siguiente palabra proporciona la respuesta.

“Su propio camino”

Como hemos señalado ampliamente, esto traduce la única palabra darkô, su camino, el camino del niño, el camino que el muchacho elige. Esa es la norma que prevé Salomón.

Pero, ¿es esto lo que promueve Proverbios, por no hablar del resto de la Biblia? ¿Debería permitirse a los niños elegir su propio camino, sus propios valores y principios operativos, según lo que haya en sus corazones? ¿Tiene razón Hollywood? ¿Es el “sigue tu corazón” el verdadero Evangelio?

No según los Proverbios, ni según el resto del Canon.

Un niño debe ser criado según la norma de la Palabra de Dios (Deut. 6:5ss, Sal. 119:9, 11; entre muchos otros). Como expresión de esa norma, debe ser criado de acuerdo con la norma de los padres que ellos mismos han abrazado y absorbido la Palabra de Dios (cf. Prov. 6:20-23).

¿Pero qué es lo que aparentemente recomienda este versículo como norma del niño? No el camino de Dios, sino el propio camino del niño.[53] ¿Y qué camino sería ese? ¿Qué nos hace creer la Escritura que es el camino que un niño elegiría naturalmente? Proverbios responde con una sola voz: elegiría el desastroso camino de la insensatez.[54]

Quizás el lector se sienta mareado en este punto. ¿Es esto cierto? ¿Es una orden -en las Escrituras– de que debemos iniciar a un niño según su propio criterio? ¿No según el camino de Dios, sino según su propio camino; su camino inmaduro, insensato y pecaminoso?

La respuesta es un “sí” parcial. El versículo prevé, en efecto, dejar que el niño sea y establezca su propia norma, sus propias directrices, de modo que sea él y no Dios (o la institución divina de la paternidad) la medida de su camino. Significa dejarle inventar sus propios valores, marcar su propio ritmo y formular sus propias metas, utilizando sólo su propio punto de vista humano como vara de medir.

Llegados a este punto, seguro que tenemos ganas de chisporrotear. ¿Cómo resultaría este tipo de “comienzo” en la vida? La noción moderna, indulgente, de la Nueva Era, centrada en el niño, es que la “naturaleza superior” del niño ganará, y él encontrará adecuadamente su propio camino interior. ¿Es esa la visión de Salomón?

Pero sabemos que no es cierto. Sabemos que la visión bíblica es radicalmente diferente. La Biblia reconoce la realidad del pecado innato. Todos nacemos muertos espiritualmente, nacidos muertos en delitos y pecados, objeto de la ira de Dios (Ef. 2:13). Esto es cierto para cada uno de los descendientes naturales de Adán (Génesis 5:3; Romanos 5:12 y siguientes).

¿Cómo se aplica esto a la formación de los hijos, en términos prácticos?

Significa que nuestros hijos no tienen una “naturaleza superior.” Tampoco la tenían sus padres. Nacido de dos pecadores, por naturaleza, la necedad está ligada a la mente del niño (22:15). Escogerá el camino de la destrucción por voluntad propia, que invariablemente le parecerá bueno (12:15). Su destino final será la muerte (14:12), si se le deja seguir “su propio camino.”

¿Empieza a sentir la tensión? A primera vista, este versículo es un consejo terrible. Si vemos en este versículo un mandato positivo real -como muchos han hecho- es quizás el peor consejo para la crianza de los hijos que se haya dado jamás. Por qué no lo han visto más expositores, es un misterio.

Hay una interpretación mucho mejor, pero la consideraremos después de estudiar el resto de los términos.

“Incluso si envejece”

La frase traducida como “Aunque envejezca” considera una situación hipotética.[55] No es un “hecho” que vaya a vivir hasta una edad avanzada, dadas las numerosas advertencias de Proverbios contra la rebeldía (cf. 1:24-32; 10:21; 11:19; 14:12; 15:10; 19:18). Este niño puede o no sobrevivir a la adolescencia. Puede que nunca “llegue a ser viejo.” Pero Salomón concede la posibilidad, sólo para decir que, si envejece cronológicamente, el joven no se apartará naturalmente del comienzo que le dieron sus indulgentes padres.

“No se apartará de él”

Los otros puntos de vista ven esto como una garantía de que el niño no abandonará la buena educación que tuvo, la formación buena y piadosa que le dieron sus padres. De hecho, algunos parecen leer a Salomón como si hubiera escrito: “Incluso cuando sea viejo, volverá a él (es decir, al buen camino),” sugiriendo un retorno posterior.[56]

Hasta ahora, la redacción real no ha sido favorable a este punto de vista. Este verbo, al final de la línea B, no es más favorable que las palabras precedentes.

El verbo sûr se utiliza unas diecisiete veces en Proverbios. Se utiliza tanto para apartarse de algo malo como para apartarse de algo bueno. La mayoría de las opiniones suponen que en Proverbios 22:6 se usa para apartarse de algo bueno, es decir, de la educación piadosa de los padres. El muchacho “no se apartará” de su buena educación.

Sin embargo, el uso real se opone a esta interpretación. De los otros dieciséis usos de este verbo, trece de ellos (el 81%) se refieren claramente a pasar del mal al bien. Permítanme desglosarlo:

· Pasar del mal al bien de alguna forma: 3:7; 4:24; 4:27; 9:4 (el crédulo que se dirige a la Dama Sabiduría); 9:16 (el crédulo que se dirige a la Dama Necedad -de mal en peor); 13:14, 19; 14:16, 27; 15:24; 16:6, 17; 27:22.

· De pasar del bien al mal en alguna forma: 5:7; 11:22; 28:9.

Dado que el 81% de las otras ocurrencias hablan de pasar del mal al bien, ¿cuál es el significado más probable en este verso? Si unimos las estadísticas de uso con el hecho de que la noción es de la persona mayor que se aparta de su camino infantil, y el hecho de que el propio camino del niño es siempre insensato, ¿cuál es el significado más probable de sûr en este versículo?

Salomón está diciendo que, cuando un niño se inicia a la medida de su propio camino elegido, necio e impío, aunque consiga llegar a viejo, no se convertirá del mal de ese camino al bien del camino de Dios.

¿Qué Clase de “Mandamiento” es Éste?

Es de esperar que uno sienta en este punto la imposibilidad de tomar seriamente este versículo como un mandato positivo. Las probabilidades de que Salomón esté instando a los padres a que empiecen a acostumbrar a sus hijos a salirse siempre con la suya y, por tanto, a cimentar un modelo de impiedad ensimismada, son nulas. Debe haber una forma mejor de ver el versículo.

De hecho, hay una forma mejor.

No es un Mandamiento en Absoluto

Proverbios 22:6 debe considerarse como un imperativo irónico. En su forma, un imperativo irónico es una orden, pero es una orden irónica. La intención es establecer un punto, no producir la acción ordenada.

De hecho, la intención de un imperativo irónico generalmente es producir lo contrario del sentido literal de la orden. Se trata de una orden que no está destinada a ser cumplida. Bullinger explica así la figura retórica de la ironía:

La figura se denomina así cuando el orador pretende transmitir un sentido contrario al significado estricto de las palabras empleadas: no con la intención de ocultar su verdadero significado, sino con el propósito de añadirle mayor fuerza.[57]

Watson también describe el uso de la ironía en la poesía hebrea. Aunque no menciona Proverbios 22:6, Watson describe la ironía como un caso en el que al tomar una declaración literalmente se obtiene exactamente lo contrario de lo que debe ser el significado de la declaración.[58] Watson sugiere que la forma de identificar la ironía es cuando la única manera de dar sentido a una declaración es invertir su significado prima facie.[59] Esto se aplica directamente a la interpretación de Proverbios 22:6, donde el significado imperativo es, de hecho, “sin sentido.”

Es difícil insistir en la importancia de detectar la ironía, cuando está presente. Especialmente en el caso de este versículo, prácticamente cada frase clama contra la interpretación estándar, convirtiéndola en un sinsentido banal que choca con el resto del libro y, de hecho, con el resto de la Biblia. Watson nos advierte de que no detectar la ironía puede hacer que se malinterprete completamente un texto [60] -lo que, según sostengo, ha sido el caso de Proverbios 22:6-.

En resumen, tomar un texto como éste como un imperativo irónico es el equivalente retórico de nuestro “Oh, claro, haz esa [cosa desastrosa]. Y cuando lo hagas, esto es lo que pasará.”

Ejemplos de “Imperativo Irónico”

La Biblia contiene numerosos ejemplos de mandatos irónicos.

Jueces 10:14. En Jueces 10, leemos que Israel “Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos del Señor, sirvieron a los baales, a Astarot, a los dioses de Aram, a los dioses de Sidón, a los dioses de Moab, a los dioses de los hijos de Amón y a los dioses de los filisteos” y que “abandonaron a Yahvé y no le sirvieron” (versículo 6). Como consecuencia, Yahvé los abandonó a sus enemigos, que los oprimieron y aplastaron (vv. 7-9). Israel estaba humillado y desesperado, y leemos que “clamaron a Yahvé, diciendo: ‘Hemos pecado contra ti, porque hemos abandonado a nuestro Dios y hemos servido a los baales’” (v. 10).

¿Cómo respondió Yahvé? Les recordó sus bendiciones pasadas y su historial de falta de fe, y dijo que no los salvaría (vv. 11-13). Además, dijo esto: “Id y clamad a los dioses que habéis escogido; que ellos os libren en el tiempo de vuestra aflicción” (v. 14).

¿Qué es esto? ¿Les está ordenando Yahvé que adoren y busquen ídolos paganos? Formalmente, sí. En términos gramaticales, es una orden directa. Sin embargo, es evidente que Yahvé no quiere decir tal cosa. Por el contrario, los está condenando de su pecado por medio de un sarcasmo abrasador. Lo han abandonado una y otra vez por dioses falsos; ahora, que esos dioses los salven.

Con esto, Yahvé los despertó al hecho de que esos dioses no eran dioses en absoluto, y por lo tanto no podían salvar. Su ironía los llevó a un arrepentimiento humillado y roto (vv. 15-16).

1 Reyes 18:27. Como segundo ejemplo, podríamos considerar la contienda de Elías con los falsos profetas de Baal, en 1 Reyes 18. La hazaña consiste en invocar a su(s) dios(es), y “el Dios que responda por fuego, ese es Dios” (v. 24). En primer lugar, están los 450 profetas de Baal, que son incapaces de atraer el fuego del falso dios con su actuación.

Elías se burla de ellos.

“Clamad en voz alta, pues es un dios; tal vez estará meditando o se habrá desviado, o estará de viaje, quizá esté dormido y habrá que despertarlo.” (v. 27)

¿Está el profeta recomendando el culto a Baal? Gramaticalmente, sí; en realidad, por supuesto que no. Su orden es irónica. Elías se está burlando de ellos. Lo que les dice que hagan es lo contrario de lo que deberían hacer, como Elías está allí para demostrarlo, y ellos lo saben.

Juan 2:19. Ahora vete a Juan 2:18-22. En este pasaje, el Señor Jesús acaba de tomar su látigo hecho a mano y ha despejado el Templo. Afligidos, los líderes le preguntan: “¿Qué señal nos muestras, ya que haces estas cosas?” (v. 18 DJP). La respuesta de Jesús fue: “Destruyes este santuario, y en tres días lo levantaré.” (v. 19 DJP).

En forma gramatical, las palabras del versículo 19 son una orden: "Destruyan este santuario", dice Jesús, como si les estuviera ordenando hacerlo. ¿Pero lo está haciendo? ¿Les está ordenando que lo maten, para que no sea un pecado, sino una obediencia, cuando traicionen, inculpen y condenen al Señor Jesús? Cuando estén ante el juicio de Dios, ¿podrán alegar inocencia e insistir en que simplemente estaban obedeciendo el mandato de Jesús?

Por supuesto que no. Aunque la forma del verbo es un imperativo, el impacto de las palabras no es como un mandato genuino, o una expresión de la instrucción moral de Cristo a Sus oyentes. La acción (crucificarlo a Él, un Hombre inocente) sería un pecado horrendo. Es evidente que el Hijo de Dios no está ordenando a alguien que peque.

Pero, una vez más, lo sabemos por el contexto y otras consideraciones, más que por la mera forma gramatical del verbo lusate ("destruir") en sí.

Lo que Jesús quiere decir, entonces, es: “Sigue adelante y comete el horrendo pecado de matarme; pero yo mismo resucitaré.” Es una afirmación cargada de ácida ironía.[61]

Proverbios 22:6 como mandato irónico

Conectemos esto con Proverbios 22:6. Este versículo viene después de un capítulo tras otro en el que se advierte de la necesidad de disciplinar a los niños, y de dirigirlos por el camino de Dios en lugar de por el suyo propio. Salomón nos ha mostrado que los niños nacen ignorantes, crédulos, necios vulnerables. Él y sus lectores sabían que eran productos impuros de padres impuros (Job 14:4), concebidos en la iniquidad (Sal. 51:5), necesitados de disciplina (Prov. 13:24).

Ahora, abandonando el enfoque frontal, Salomón emplea la ironía. Tal vez espera despertar a los padres reacios, indulgentes y perezosos. “Adelante,” se encoge de hombros, en efecto. “Hazlo. Dale a ese muchacho su comienzo en la vida esperando seguir su propio camino y salirse con la suya. A ver cómo resulta. Ah, y por cierto… así es como resultará.”

Un trágico aparte: “Hombre Bebé”

¿Ha visto alguna vez un bebé en el cuerpo de un hombre? Tal vez haya visto niños inmaduros, pero nada como el difunto William Windsor, conocido como “Baby Man.”[62]

Windsor era un hombre de 54 años que recibió una buena herencia y la utilizó para financiar un estilo de vida como un bebé literal, 24 horas al día, 7 días a la semana. Aunque antes era cantante y actor, Windsor se puso un chupete en la boca y empezó a llevar (y usar) pañales y ropa de niña, con pelo rubio rizado y pendientes. Dormía en una cuna, se sentaba en una enorme silla alta y pagaba a la gente para que le diera de comer. La extraña historia de Windsor tuvo un final sorprendentemente triste, cuando se descubrió su cadáver en su apartamento. Tenía 57 años.[63]

La historia de Windsor es impactante y triste, y es extrema.

La madurez no es automática

Pero mucha gente que es cronológicamente adulta, y que no da señales alarmantes como las que dio Windsor, nunca ha crecido hasta alcanzar la sabiduría. El cuerpo ha madurado, pero el corazón, la mente, no.

La madurez no es automática. La sabiduría de temer a Yahvé debe ser inculcada por los padres con amorosa insistencia por medio de la vara y la reprensión. La sabiduría debe ser abrazada por el niño, eligiéndola, buscándola, ganándola, adquiriéndola y aferrándose a ella.[64] Si se inicia a un niño "según su propio camino", y se le deja en ese camino, el bebé envejecido no "evolucionará" naturalmente hacia el camino de Dios. No basta con proporcionar un "entorno nutritivo" (como oí decir una vez en la iglesia, para mi alarma) y dejar que el niño encuentre su propio camino.

Recuerde: Proverbio, No Disertación

Debemos tener en cuenta que este versículo es un proverbio enjundioso. En consecuencia, Salomón naturalmente no menciona la posibilidad de que una obra de la gracia de Dios cambie el corazón del niño adulto. Fiel al genio de los proverbios, este versِículo simplemente expone la forma en que las cosas serían naturalmente: “Si haces A [consentir a un niño], B [inmadurez egoísta de por vida] te seguirá.”

Jay Adams dice correctamente que el pasaje

Literalmente… se lee: “educa al niño según su manera de ser,” es decir, según la norma o manera en que quiere ser educado. El versículo no es una promesa, sino una advertencia a los padres de que si permiten que un niño se eduque según sus propios deseos (permisivamente) no deben esperar que quiera cambiar estos patrones cuando madure. Los niños nacen pecadores y cuando se les permite seguir sus propios deseos desarrollarán naturalmente respuestas de hábitos pecaminosos. El pensamiento básico es que tales patrones de hábito se convierten en profundos cuando han sido arraigados en el niño desde los primeros días. El corolario de este pasaje se encuentra en Proverbios 19:18, donde el escritor exhorta al lector: “Corrige a tu hijo mientras hay esperanza, pero no desee tu alma causarle la muerte.” [65]

Un Giro Extraño

A veces podemos obtener una mayor comprensión al poner una ley o un proverbio en su lugar. Si Dios nos advierte contra un determinado comportamiento, podemos aprender lo que debemos hacer, en cambio, averiguando lo que sería lo contrario de ese comportamiento. Por ejemplo, el mandamiento de no robar implica el corolario de tener un empleo remunerado; las prohibiciones del adulterio y del falso testimonio recomiendan la fidelidad matrimonial y la verdad, etc.

En consecuencia, si hacemos eso con este proverbio, el significado sería algo así:

1. Si inicias a un niño según su propio camino, nunca crecerá fuera de él.

2. Por lo tanto, no lo inicies según su propio camino; más bien, inícialo según el camino de Dios.

Así que vemos que, de una manera indirecta, somos llevados de vuelta al umbral de la opinión mayoritaria. Al desalentarnos de iniciar a un niño en su propio camino, Salomón nos dirige implícitamente hacia otro camino. Ese camino tendría que ser el de Dios, el de la sabiduría y la rectitud. En esto coinciden muchos proverbios, como 4:11; 6:23; 9:6; 10:29; 12:28; 13:6; y 21:16.

No veo necesariamente una promesa inversa de que el niño no crecerá fuera de una crianza piadosa, aunque ciertamente es la gran esperanza de la crianza piadosa. Una crianza piadosa consistente confrontará al niño con todo el consejo de Dios, y proveerá los medios normales usados por el Espíritu de Dios en la conversión y santificación de nuestros hijos.

Si un niño criado de esta manera elige el camino de la necedad y la impiedad, será a pesar de las sinceras oraciones de sus padres temerosos de Dios por la gracia, y de sus mejores, más serios y más insistentes esfuerzos por indicarle el camino salvador y santificante de Dios. En el juicio, tal niño no tendrá excusa.

Conclusión

El rey sabio quiere estar seguro de haber llegado a nosotros. Una y otra vez ha modelado y subrayado cómo todos nacemos necios, sin temor a Yahvé y sin modelo de vida. En nuestros corazones está la necedad y las semillas de nuestra propia destrucción.

Ahora Salomón deja de lado el enfoque frontal e intenta una nueva táctica.

"¿No me crees?", dice, en efecto. "¿Crees que tu hijo es una excepción? ¿Crees que lo mejor es dejarle su pista, que siga su propio curso? ¿Es demasiado problema para ti amar a Dios, asimilar su Palabra, seguirlo y enseñarle sus caminos a tu hijo? ¿Es demasiado difícil cruzar la voluntad de tu hijo, enseñarle, llegar a su corazón? ¿No eres tú, después de todo, más sabio y más fuerte que tu hijo? ¿Es demasiado difícil cuidar, y trabajar, y ser consecuente tanto en la enseñanza como en la disciplina?

"Bien, entonces", continúa Salomón. "Hazlo a tu manera. Déjalo ser. Que empiece a pensar que no hay un Dios al que responder, que no hay fronteras ni consecuencias, que no habrá un día de juicio. Deja que piense que es seguro seguir sus propios impulsos, sin juicios ni filtros. Que empiece a seguir su propio corazón insensato, sus propios deseos, sus propios impulsos. Que empiece a seguir su propio camino.

"Pero te diré una cosa: aunque llegue a la edad adulta -lo que no puedo garantizar- nunca, nunca, se apartará de ese mal camino en el que lo iniciaste.

“¿Te parece divertido?

“¿No?

“Entonces no lo hagas.”

Salomón dice todo eso, pero lo hace en ocho palabras.


1 “Proverbs 22:6a: Train Up a Child?” (Grace Theological Journal 9 [1988]), 3.

2 Así similarmente ASV, ESV, RSV, NIV, CSB.

3 Margin, “literalmente, según su camino.”

4 O a, o con respecto a. Véase la explicación más abajo.

5 Idioma que significa según, a la medida de. Véase la explicación más abajo

6 Douglas Stuart, Old Testament Exegesis, 2nd ed. (Philadelphia: Westminster, 1984), 52. Stuart se refiere específicamente a Proverbios 22:6, para el cual está a favor de la misma traducción e interpretación que recomendaré.

7 He revisado muchos comentarios y me ha sorprendido la frecuencia con la que se afirma simplemente la interpretación de este versículo, con muy poca lucha con las palabras reales del original hebreo. Waltke es una notable excepción, aunque no estoy de acuerdo con sus conclusiones; Kitchen, Longman y Clifford también interactúan más con la redacción, con resultados diversos. Garrett se las arregla tanto para observar el hebreo no siendo útil.

8 Longman ve aquí alguna inserción de este tipo como una necesidad interpretativa (comentario, 404-405)

9 La LBA en español tiene “Enseña al niño el camino en que debe andar”

10 Cf. Sid S. Buzzell, in John F. Walvoord, Roy B. Zuck and Dallas Theological Seminary, The Bible Knowledge Commentary: An Exposition of the Scriptures (Wheaton, IL: Victor Books, 1983; Logos version). Cf. also Fox, Proverbs, 2:698. Donald Hustad quiere incluir los buenos modales en la mesa, otras virtudes cristianas y la música (artículo “A Spiritual Ministry of Music Part III: Music for Worship, Evangelism, and Christian Education,” Bibliotheca Sacra, Volume 117, 468, 311 (Dallas, TX: Dallas Theological Seminary, 1960).

11 Como se señala en el capítulo 8, Fugate habla de este versículo como una "garantía" de que la formación adecuada de los padres tendrá éxito (http://www.foundationforbiblicalresearch.org/CT%20excerpt%203.htm/).

12 Así John P. and Judy V. Allison, “Parenting as Discipleship,” vol. 29, Ashland Theological Journal Volume 29, 52 (Ashland, OH: Ashland Theological Seminary, 1997).

13 Warren W. Wiersbe observa justamente que el versículo no promete una partida y un regreso; pero dice que es una promesa de que si los padres educan a sus hijos en los caminos de Dios, los hijos no se desviarán (Be Skillful, An Old Testament Study [Wheaton: Victor Books, 1996], 105. Más adelante, en una nota al pie de la misma página, Wiersbe añade que se trata de un principio, no de una garantía irrefutable.

14 Waltke, Proverbs, 2:206. Proverbios, 22:06. Anteriormente había observado que "el proverbio… no debe ser forzado a significar que el educador es en última instancia responsable de toda la educación moral de los jóvenes", y aludió al hecho de que los jóvenes aún pueden tomar decisiones desastrosas a pesar de su formación (ibid.).

15 Waltke, Proverbs, 2:205.

16 Kitchen lo explica como "el camino que se debe seguir, el camino correcto, el camino divino, el camino sabio y justo" (496).

17 Kitchen, Proverbs, 496–497.

18 A pesar de esto, la frase modificadora o alguna forma de ella se inserta por KJV, NKJV, ASV, RSV, ESV, CSB, NRSV, NAS, NIV, TNIV, y NEB, entre muchos otros. También se ve en las traducciones de los comentaristas Murphy (163), y McKane (245).

19 Allen P. Ross hace este curioso comentario: “La forma en que se ha traducido el versículo muestra que hay una norma de vida a la que debe dirigirse” (“Proverbs,” in The Expositor’s Bible Commentary, Volume 5: Psalms, Proverbs, Ecclesiastes, Song of Songs, ed. Frank E. Gaebelein, 1061 (Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1991). Pues sí, eso es lo que sugiere la traducción. Pero se supone que Ross (y yo) basamos nuestra interpretación en el texto hebreo, no en una traducción; y demostraré que el texto hebreo no "muestra" nada de eso.

20 Es decir, "su" no es una palabra separada en hebreo como lo es en español. En hebreo, el pronombre personal (es decir, su) se escribe normalmente como una o dos consonantes añadidas en lugar de una palabra separada. En este caso, se indica con la –ô of darkô (“camino-suyo”).

21 Longman, commentary, 404. Sin explicación, pluraliza "jóvenes", pero mantiene el singular "su"; luego vuelve a pluralizar los verbos singulares en la línea B, dejando "ello" en singular.

22 Longman, commentary, 404.

23 La redacción de los Salmos 32:8 y 143:8 es muy similar.

24 Nueve palabras frente a ocho, contando los pares de maqqēf como palabras sueltas. El último verso de este capítulo (Prov. 22:29) es un proverbio de nueve palabras

25 Suponiendo que este salmo sea Davídico, o al menos presolomónico.

26 Douglas Stuart, Old Testament Exegesis, 2nd ed. (Philadelphia: Westminster: 1984), 52.

27 Esta es la opinión de Garrett (Proverbs, Ecclesiastes, Song of Songs, electronic ed., Logos Library System; The New American Commentary [Nashville: Broadman & Holman Publishers, 2001], 187–88). So also Delitzsch, 2:86–87, and Lawrence O. Richards, The Bible Reader’s Companion, electronic ed., 391 (Wheaton: Victor Books, 1991).

28 Waltke, citando también a Saadia, Malbim and Delitzsch (2:205)

29 Garrett, 188.

30 Garrett, 197.

31 Yo digo “palabra!”; darkô is dereḵ (“camino”) más el sufijo masculino de tercera persona-ô: así, "camino-su").

32 Proverbios 21:29 es una posible novena, ya que algunos manuscritos y versiones leen "su camino" en lugar de "sus caminos" (cf. Waltke, Proverbs, 2:169). El plural representa la adición de la letra más pequeña del alfabeto hebreo. Si la lectura original fuera en singular, tendría el mismo significado que el resto: el camino que él elija. Las traducciones están divididas, con el singular representado por KJV, Geneva, Darby, CSB, NAS, y NKJ, y el plural por ASV, NAB, NET, NIV, RSV, TNIV, and ESV.

33 Cf. Charles Swindoll, You and Your Child (Nashville: Nelson, 1977), 19; and Growing Wise in Family Life (Portland, Multnomah: 1988), 90–91. Swindoll también trata de introducir la noción de sometimiento (You and Your Child, 19). Swindoll basa esta opinión en una etimología dudosa y en usos que nunca se encuentran en la propia Biblia. Como veremos, la Biblia simplemente emplea el verbo para inaugurar o dedicar algo, ponerlo en marcha.

34 Jim Townsend, artículo “Grace In The Arts: Grace Abounding—In Great Literature,” in vol. 3, Journal of the Grace Evangelical Society Volume 3, 2, 57 (Irving, TX: The Grace Evangelical Society, 1990).

35 Swindoll, You and Your Child, 20. Cf. also Kidner, 139.

36 You and Your Child., 20–21; Growing Wise in Family Life, 90–92. Similarly Gene Getz, “The Christian Home Part II,” Bibliotheca Sacra, Volume 126, 502, 112–13 (Dallas, TX: Dallas Theological Seminary, 1969). Getz se limita a afirmar que éste es el sentido del versículo, sin documentación ni justificación alguna.

37 Artículo “Israel, Religion of,” in Walter A. Elwell and Barry J. Beitzel, Baker Encyclopedia of the Bible (Grand Rapids, Mich.: Baker Book House, 1988), 1070.

38 You and Your Child, 20; Growing Wise in Family Life, 91.

39 Robert B. Hughes and J. Carl Laney, Tyndale Concise Bible Commentary, The Tyndale Reference Library (Wheaton, IL.: Tyndale House Publishers, 2001), 235

40 You and Your Child, 21

41  D. A. Carson denomina de forma memorable este error como "transferencia de totalidad ilegítima" (Exegetical Fallacies [Grand Rapids: Baker, 1984], 62)

42 Carson se refiere a esto como la "falacia de la raíz" (26-32).

43 La palabra "necio" aquí (ewîl) está relacionada con la "necedad" (’iwwelet) que está "atada" en el corazón de un niño (22:15). En otras palabras, el necio siempre piensa que su camino es el correcto, y ese tipo de necedad está en el corazón de un niño. Este último hecho es la razón por la que el niño necesita, no indulgencia, sino "la vara de la disciplina".

44 Longman, Commentary, 404.

45  O a, o con respecto a..

46 Jackie A. Naudé, article חנך, in NIDOTTE, 2:200.

47 Ibid. El sustantivo relacionado חֲנֻכָּה (anukkâ) aparece ocho veces, siempre con referencia a la dedicación de una parte o de todo el Templo, a su primer uso.

48 Cf. Peter C. Craigie, quien señala que "no hay evidencia clara … para la práctica de dedicar una nueva casa en el antiguo Israel", por lo que el "uso apropiado del verbo parece ser: ‘iniciar; comenzar a usar’” (Deuteronomy, New International Commentary on the Old Testament [Grand Rapids: Eerdmans, 1976], 272). Earl S. Kalland agrees, citing Rashi, Qunhi, O.S. Rankin, and S.C. Reif as forwarding the same view (“Deuteronomy,” Expositor’s Bible Commentary [Grand Rapids: Zondervan, 1992; used by permission]), 129. Kalland se inclina por traducciones como "fijar la residencia", "empezar a vivir" (ibíd.).

49 El hebreo es, muy literalmente, "empezar a la juventud". La preposición traducida "a" simplemente marca el objeto directo del verbo (Waltke, Proverbs, 2:194 [citando su libro de gramática]). Waltke sugiere que el artículo definido ("el") "puede implicar que debe ser evaluado individualmente para diseñar personalmente la iniciativa moral apropiada” (Proverbs, 2:205). Adaptando la interpretación asumida, yo sugeriría que indica el niño en particular: si el niño se inicia con la indulgencia, ese niño no la superará.

50 Hildebrandt, 10. El propio Hildebrandt aboga por un significado especializado en este verso de un joven escudero; como veremos, esa interpretación no es más probable que (digamos) "cocinero de poca monta.”

51 Proverbios 1:4; 7:7; 20:11; 22:6, 15; 23:13; 29:15, 21. Véase más adelante en el capítulo 2, bajo el cuarto beneficio prometido en el prefacio de Salomón.

52 Cf. BDB, article פֶּה.

53 Véase un análisis más detallado de esta frase a continuación.

54 Combine Proverbios 12:15, 22:15 y 29:15..

55 El sentido de la  כִּיי en este caso sería concesivo (cf. HALOT), "Aunque envejezca, no madurará, no dejará sus costumbres indulgentes". Esto responde a la objeción de Waltke. Waltke dice que tomar este verso como sarcástico o irónico, aunque es gramatical y retóricamente posible, "supondría entonces que el joven alcanzó la vejez en su locura", que en Proverbios es una recompensa de los sabios más que de los necios (Comentario, 2:205). Sin embargo, el verso no supone tal cosa. Salomón se limita a plantear una hipótesis: aunque llegue a la vejez, el mero hecho de envejecer no revertirá esta pauta autocomplaciente. (Cf. también BDB, artículo גַּם.)

56 Cf. sugerencias insinuadas en Matthew Henry, Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible: Complete and Unabridged in One Volume, Pr 22:6 (Peabody: Hendrickson, 1996); y John MacArthur, The Fulfilled Family (Chicago: Moody Press, 1997), np.

57 Ethelbert William Bullinger, Figures of Speech Used in the Bible, 807 (London; New York: Eyre & Spottiswoode; E. & J. B. Young & Co., 1898). Logos version.

58 Wilfred G. E. Watson, Classical Hebrew Poetry, 2nd edition (Sheffield: JSOT Press, 1986), 306–307.

59 Ibid., 307.

60 Ibid., 309.

61 Otros ejemplos de órdenes irónicas (o sarcásticas) son 1 Reyes 2:22; 18:27; 22:15; Isaías 2:10; Jeremías 7:21; Ezequiel 20:39; y Amós 4:4-5.

62. “‘Baby Man,” by Joe Watson, in the Phoenix New Times News (June 9, 2005; URL http://www.phoenixnewtimes.com/2005-06-09/news/baby-man/).

63 “ ‘Baby Man’ William Windsor Found Dead in Home, Autopsy Underway,” by Stephen Lemons, in the Phoenix New Times News (February 3, 2009; URL http://blogs.phoenixnewtimes.com/bastard/2009/02/baby_man_william_windsor_found.php).

64 Cf. Proverbs 2:1–5; 4:5–8; 16:16.

65 Jay Adams, Competent to Counsel (Grand Rapids: Baker, 1970), 158.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s