La Opción Nuclear, Retención de Griego 4ª. Pte.

Posted on

ESJ_BLG_202100830_02

La Opción Nuclear, Retención de Griego 4ª. Pte.

Por Clint Archer

Después de discutir muchas estrategias diferentes para recuperar y retener el griego previamente aprendido, un profesor me dijo: “Y si todo eso falla, necesitarás la opción nuclear.” Lo que quería decir era la estrategia más drástica de todas: ¡empezar de cero!

Bueno, no del todo desde cero, pero más o menos.

Si has seguido la miniserie sobre cómo retener o readquirir el griego que aprendiste en el seminario, y que posteriormente has perdido, espero que este post te sea útil. Utilicé la opción nuclear para poner en marcha mi fluidez en la lectura del griego después de que se estancó debido a la negligencia.

Como dije, no es que no estuviera usando el griego en absoluto, de hecho, lo estaba usando semanalmente… pero débilmente. Me apoyaba mucho en un software bíblico que analizaba las palabras por mí y me proporcionaba una glosa (una simple traducción al inglés). Lo que yo quería era poder leer rápidamente y en griego, comprendiendo lo que estaba viendo, y quería pensar en griego, no "traducir rápidamente" cada palabra al inglés. Esto es lo que traté la semana pasada. Esto es lo que hice para desfibrilar el pulso detenido de mi fluidez lectora en fase de aplanamiento…

Me subí a un avión. No, no volé a Grecia para sumergirme en el griego moderno, aunque creo que eso también habría ayudado, pero con el costo, los visados y la pandemia, encontré un lugar más barato que Grecia: Kentucky.

Me arriesgué, saqué una semana de mi agenda y me inscribí en un curso de repaso de griego de cinco días en persona en el Southern Seminary, impartido por el Dr. Rob Plummer, seguido de la conferencia de dos días “Griego Para la Vida.” Y funcionó.

De lunes a viernes, de 8 de la mañana a 5 de la tarde, con algunos descansos de cafeína, todo lo que hicimos fue (re)aprender griego. El primer día empezamos literalmente con el alfabeto, y al quinto día ya estábamos leyendo, en voz alta y sin herramientas ni ayudas, el capítulo 3 de Juan. Y lo hacíamos con seguridad, con fluidez, con una pronunciación inteligible y con plena comprensión. Es cierto que el evangelio de Juan es uno de los griegos más fáciles de la Biblia, pero para sólo cinco días de repaso, estaba contento con los resultados. El curso también incluía la memorización de vocabulario específico, tareas de traducción y la preparación de paradigmas para un examen diario.

Este curso no era para personas que no habían aprendido griego antes; era para aquellos que lo habían aprendido y lo habían perdido.

Además, permítanme decir que todo lo que hicimos podría haberse hecho de forma autodidacta, pero no lo habría hecho. Lo que quiero decir es que, sí, podría haber trabajado con una gramática griega para principiantes durante una hora al día a lo largo de unos meses, y memorizar vocabulario y paradigmas, y leer en voz alta a mi perro. Pero no lo hacía, y me conozco lo suficiente como para saber que nunca lo haría con la suficiente constancia como para ver resultados. Había algo en la camaradería de los otros estudiantes (éramos unos 80 en la clase), el ritmo, la sensación de urgencia por memorizar antes del examen, la presión de leer en voz alta a alguien que sabe si lo estás haciendo bien, y la posibilidad de hacer preguntas aclaratorias al profesor en lugar de distraerse por tener que buscarlo uno mismo. El intenso ambiente de aprendizaje hizo que el trabajo fuera divertido y ayudó a que las lecciones se quedaran grabadas.

¿Y ahora qué? Ahora, volveré a perder mi fluidez lectora, a menos que siga utilizándola. Ahí es donde el post de la semana pasada fue útil. Construir un hábito diario de lectura sin interrupciones ni distracciones (incluyendo la búsqueda de vocabulario y formas verbales desconocidas), ha demostrado ser extremadamente beneficioso para mi retención. No sólo he retenido lo que he aprendido, sino que estoy mejorando a un ritmo alentador.

Si quieres hacer RCP en tu griego, te recomiendo encarecidamente esta drástica opción. Pero también entiendo que es un lujo tener un trabajo y una esposa que me permiten la posibilidad de tomar una semana fuera de la ciudad para estudiar el idioma. ¿Y si no puedes escaparte? ¿Cuál es la opción más cercana a la opción nuclear?

Te diré qué hacer para llevar el curso de repaso de griego a tu propia casa… la semana que viene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s