Para Los Padres En Duelo Por La Pérdida De Un Hijo

Posted on

ESJ_BLG_20220628_01Para Los Padres En Duelo Por La Pérdida De Un Hijo

Por Kevin Carson

La historia de nuestros hijos que han muerto acaba de empezar. La Biblia nos da una esperanza diferente.

Hoy es el día en el calendario que nos recuerda específicamente la pérdida de nuestra dulce hija por la enfermedad y la muerte. En este día, me gusta escribirme a mí mismo y a ustedes que también han perdido a un hijo, nieto o hermano por una muerte temprana. Hoy, considero nuestro dolor como el de aquellos que han experimentado la pérdida de un hijo.

La Biblia enseña que los que conocemos a Jesucristo como nuestro Salvador y tenemos esperanza eterna por medio de Él no nos afligimos como otros que no tienen esperanza (1 Tesalonicenses 4:13). En cambio, la Biblia enseña que nos afligimos con esperanza. Sí, todavía nos afligimos. Nuestros corazones todavía se rompen, lidiamos con la tristeza, y un agujero permanece en nuestras vidas aquí en la tierra. Sin embargo, no sólo tenemos la tierra para contemplar, considerar y meditar. Tenemos otro capítulo.

La historia de nuestros hijos, la historia de nosotros y la historia de los redimidos no termina con una fecha en el calendario, una fecha inscrita en una lápida o una fecha grabada en nuestros corazones. Afortunadamente, el día del calendario en que murió nuestro hijo es sólo el final de un capítulo, el final de un viaje terrenal para nuestros hijos, y un tiempo de separación. Al igual que nos despedimos de un familiar, un amigo o un vecino que viaja y al que pensamos volver a ver, nos despedimos temporalmente de nuestro hijo que ha muerto. Pero, esta historia no ha terminado; no ha acabado. La historia de nuestros hijos que han muerto acaba de empezar. La Biblia nos da una esperanza diferente.

Dios se asegura en la Biblia de que su dolor tenga un fundamento. Aquellos sin la verdad de la Biblia que han perdido un hijo se afligen mucho más profundamente que los que tenemos una relación con Jesucristo. ¿Por qué? Porque Dios nos aclara que la historia de su hijo no ha terminado, y que el capítulo más largo aún está por escribirse.

Piensa en la vida de tu hijo como un capítulo de tu vida. El capítulo en el que está tu hijo, dependiendo de muchas circunstancias de la vida, tiene una duración particular. Hubo capítulos en tu vida antes de tu hijo. Habrá capítulos en tu vida terrenal sin tu hijo. Pero el capítulo más largo de tu vida -con tu hijo incluido- te espera. El capítulo más largo está aún por escribir, pero está garantizado. En el plan de Dios, ya está escrito; sólo que aún no hemos realizado esa parte de nuestra historia. He aquí un pequeño vistazo a ella.

Un nuevo cielo, una nueva tierra y una nueva Jerusalén

La Biblia enseña que en el futuro, Dios hará un nuevo cielo, una nueva tierra y una nueva Jerusalén. Este nuevo mundo será el comienzo de nuestra eternidad junto a Él. La descripción de ese día es increíble. Considere cómo lo describe un escritor:

Los cielos y la tierra actuales llevan mucho tiempo sometidos a la maldición de Dios a causa del pecado de la humanidad. Toda la creación «gime como con dolores de parto» (Romanos 8:22) mientras espera el cumplimiento del plan de Dios y que «los hijos de Dios se manifiesten» (versículo 19). El cielo y la tierra pasarán (Marcos 13:31), y serán reemplazados por los nuevos cielos y la nueva tierra. En ese momento, el Señor, sentado en su trono, dice: «¡Todo lo hago nuevo!». (Apocalipsis 21:5). En la nueva creación, el pecado será totalmente erradicado y «no habrá más maldición» (Apocalipsis 22:3).

El nuevo cielo y la nueva tierra también se mencionan en Isaías 65:17, Isaías 66:22 y 2 Pedro 3:13. Pedro nos dice que el nuevo cielo y la nueva tierra serán «donde mora la justicia». Isaías dice que «las cosas anteriores no serán recordadas, ni vendrán a la memoria». Las cosas serán completamente nuevas, y el viejo orden de cosas, con el dolor y la tragedia que lo acompañan, desaparecerá.

La nueva tierra estará libre de pecado, maldad, enfermedad, sufrimiento y muerte. Será similar a nuestra tierra actual pero sin la maldición del pecado. Será la tierra tal y como Dios la concibió originalmente. Será el Edén restaurado.

Una característica importante de la nueva tierra será la Nueva Jerusalén. Juan la llama «la Ciudad Santa… que desciende del cielo desde Dios, preparada como una novia hermosamente vestida para su esposo» (Apocalipsis 21:2). Esta gloriosa ciudad, con sus calles de oro y sus puertas perladas, está situada en una tierra nueva y gloriosa. Allí estará el árbol de la vida (Apocalipsis 22:2). Esta ciudad representa el estado final de la humanidad redimida, para siempre en comunión con Dios: «La morada de Dios está ahora en medio del pueblo, y él habitará con él. Ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y será su Dios. . . . Sus siervos le servirán. Verán su rostro» (Apocalipsis 21:3; 22:3-4).

En los nuevos cielos y la nueva tierra, dice la Escritura, hay siete cosas notables por su ausencia, siete cosas que «ya no existen»:

  • no más mar (Apocalipsis 21:1)
  • no más muerte (Apocalipsis 21:4)
  • no más luto (Apocalipsis 21:4)
  • no más llanto (Apocalipsis 21:4)
  • no más dolor (Apocalipsis 21:4)
  • no más maldición (Apocalipsis 22:3)
  • no más noche (Apocalipsis 22:5)

El siguiente capítulo

Todo esto y más te espera si tienes una relación personal con Jesucristo. Tu próximo capítulo te espera. Incluye a tu hijo, a ti, a Jesucristo, a los santos de las épocas, a una nueva tierra, a un nuevo cielo y a una nueva Jerusalén. Oh, compañero de fatigas, Dios nos dice estas cosas -nos promete estas cosas- para que nos aflijamos con esperanza. Por muy grande que sea nuestra pérdida hoy, ahora mismo, llegará un día en el que no sentiremos más pérdida. Nuestras lágrimas, la tristeza y el dolor en un momento como si uno se despertara de un sueño se irán para siempre. Dios lo promete. Esta nueva realidad está en la primera página del siguiente capítulo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s