Día: 13 febrero 2009

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Posted on

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Miércoles, Feb 11, 2009

(Por John Street)

El post de hoy es adaptado del capítulo del Dr. Street sobre el aconsejar a aquellos en la iglesia que la luchan con la tentación homosexual. El artículo completo puede ser encontrado en nuestro nuevo libro, Right Thinking in a World Gone Wrong.

La identidad debe formarse “en Cristo”.

La comprensión teológica del ser cristiano “en Cristo” es crítica para aquellos que luchan contra la homosexualidad (cf. Gal. 3:26–29; Rom. 8:1; Efes. 1:1; Fil. 1:1; 2 Tim. 1:1). Algunas veces, al principio del discipulado, expresarán en pocas palabras, “soy un homosexual”. Se han convencido por su lucha infructífera con sus debilidades sexuales o por el ritmo implacable del mundo de que son genéticamente de nacimiento así y no pueden cambiar.  Por supuesto, ésta es una mentira cultural que despoja de esperanza a su aconsejado.

Lo que son “en Cristo” debe ser el planeta alrededor del cual todos sus pensamientos y sus acciones giren. Esto es más que simplemente una metáfora, tiene que ver con cómo los cristianos se ven a sí mismos – como pecadores indignos que disfrutan de las provisiones misericordiosas y de la justicia de Cristo con el fin de tener la plena aceptación con Dios Padre. Es fundamental establecer desde el principio el asesoramiento centrado en el evangelio y el discipulado.

Cuando el pensamiento de vida es practicado “en Cristo” trae esperanza y cambio a los pensamientos, los deseos y los comportamientos. Piensan y actúan en nuevos maneras de abandonar el vestido homosexual y afeminado, las palabras y los manierismos. Es especialmente eficaz enseñar fielmente los principios de Romanos 6:1–14 y a la vez recordando el contexto anterior de Romanos 1:24–27. El cómo se ven los cristianos así mismos y a su posición en Cristo afectará enormemente su cambio y crecimiento en la santificación. ¡Un cristiano tentado por los deseos homosexuales (o lesbianos) no es un homosexual, él o ella es un cristiano! Este pensamiento y toda su riqueza teológica es vital para comprender si su aconsejado va a poseer la perseverancia para derrotar a este enemigo.