John Street

Esclavizado: Una Teología de la Adicción

Posted on

ESJ-2019 0813-004

Esclavizado: Una Teología de la Adicción

Por John Street

No vas a encontrar la palabra adicción en tu Biblia. La palabra viene de un término latino que significa una dependencia desesperada. Pero, ¿qué dice la Biblia sobre el tema de la adicción?

Cuando oigas la palabra adicción, piensa en esclavitud. La diferencia en la redacción es crucial: puedes ser liberado de la esclavitud, pero no puedes ser liberado de una adicción. ¿Por qué? Porque como el mundo tan alegre y pesimista exclama, una vez un alcohólico, siempre un alcohólico. Una vez adicto a la pornografía, siempre adicto a la pornografía. Leer el resto de esta entrada »

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Posted on

La Esperanza, la Santidad, y la Homosexualidad

Miércoles, Feb 11, 2009

(Por John Street)

El post de hoy es adaptado del capítulo del Dr. Street sobre el aconsejar a aquellos en la iglesia que la luchan con la tentación homosexual. El artículo completo puede ser encontrado en nuestro nuevo libro, Right Thinking in a World Gone Wrong.

La identidad debe formarse “en Cristo”.

La comprensión teológica del ser cristiano “en Cristo” es crítica para aquellos que luchan contra la homosexualidad (cf. Gal. 3:26–29; Rom. 8:1; Efes. 1:1; Fil. 1:1; 2 Tim. 1:1). Algunas veces, al principio del discipulado, expresarán en pocas palabras, “soy un homosexual”. Se han convencido por su lucha infructífera con sus debilidades sexuales o por el ritmo implacable del mundo de que son genéticamente de nacimiento así y no pueden cambiar.  Por supuesto, ésta es una mentira cultural que despoja de esperanza a su aconsejado.

Lo que son “en Cristo” debe ser el planeta alrededor del cual todos sus pensamientos y sus acciones giren. Esto es más que simplemente una metáfora, tiene que ver con cómo los cristianos se ven a sí mismos – como pecadores indignos que disfrutan de las provisiones misericordiosas y de la justicia de Cristo con el fin de tener la plena aceptación con Dios Padre. Es fundamental establecer desde el principio el asesoramiento centrado en el evangelio y el discipulado.

Cuando el pensamiento de vida es practicado “en Cristo” trae esperanza y cambio a los pensamientos, los deseos y los comportamientos. Piensan y actúan en nuevos maneras de abandonar el vestido homosexual y afeminado, las palabras y los manierismos. Es especialmente eficaz enseñar fielmente los principios de Romanos 6:1–14 y a la vez recordando el contexto anterior de Romanos 1:24–27. El cómo se ven los cristianos así mismos y a su posición en Cristo afectará enormemente su cambio y crecimiento en la santificación. ¡Un cristiano tentado por los deseos homosexuales (o lesbianos) no es un homosexual, él o ella es un cristiano! Este pensamiento y toda su riqueza teológica es vital para comprender si su aconsejado va a poseer la perseverancia para derrotar a este enemigo.